lunes, 13 de abril de 2015

Sobre el qat


A propósito del qat, mencionado en el primer párrafo del post anterior, leemos en Wikipedia:

Catha edulis, qat o khat, de la familia Celastraceae, también conocido como cat, tschat o miraa, es una fanerógama, originaria de zonas tropicales del África oriental. Es un arbusto o árbol pequeño, que crece unos 5-8 m de alto, con hojas perennes de 5-10 cm × 1-4 cm. Las flores surgen en cortos racimos axilares de 4 a 8 cm de largo, pequeñas y con cinco pétalos blancos. El fruto es una cápsula trivalvada oblonga que contiene de 1 a 3 semillas.

El qat es un estimulante vegetal que se masca, usado tradicionalmente en Yemen, Etiopía, Somalia y otros países árabes vecinos del Cuerno de África. Se trata de la planta con las propiedades psicoestimulantes más potentes que se conoce hasta el momento. Sus principios activos son los alcaloides psicotrópicos catina y catinona. Ambas son moléculas psicoestimulantes, derivadas de la fenetilamina, y emparentadas química y funcionalmente con las anfetaminas. En particular, la catinona es la más activa de las dos, y es conocida, además, porque sirve de sustrato para la obtención de una poderosa droga, la metcatinona. Esa síntesis química se realiza de manera relativamente sencilla y a bajo costo, en laboratorios clandestinos distribuidos a lo largo de EE. UU., y su mercado es creciente a causa de la semejanza de la metcatinona con la metanfetamina. Sin embargo, la fuente y precursores para producir este derivado sintético no salen de la planta, sino de los mismos compuestos que se usan para producir metanfetamina, como la efedrina y otros derivados similares.

Los efectos de esta droga son similares a los de otras aminas simpaticomiméticas, produciendo estimulación del Sistema Nervioso Central y sensación de estimulación y euforia a nivel psíquico. A pesar de lo dicho por algunos medios, sus efectos poco tienen que ver con los de la cocaína y su uso moderado no plantea problemas, siendo esa la razón por la que el Reino Unido optó por no prohibirla, pero su abuso sí puede acarrear problemas para el consumidor. Su precio es bajo en países como el Reino Unido, donde es actualmente legal. Un manojo de la misma, que se usa de forma similar a la planta de coca, mascándose, cuesta actualmente allí 3 libras esterlinas. En otros lugares puede alcanzar un precio de unos 300 euros el kg, como en los países occidentales, y hasta 600 dólares/kg en Estados Unidos.



Daño cognitivo


El uso de qat ha sido recientemente investigado sobre funciones cognitivas cerebrales. El consumo regular de esta planta afecta a la habilidad de inhibir respuestas comportamentales, mediante la tarea de stop-signal. Esta tarea requiere que los sujetos reaccionen rápidamente y con exactitud pulsando una tecla como respuesta a la dirección a una flecha verde que apunta hacia la derecha o izquierda. Sin embargo, si la flecha cambia a roja, se ha de inhibir la respuesta y no pulsar la tecla. En comparación con los controles libres de la sustancia, los consumidores de qat ejecutan de forma similar la respuesta de inhibición, aunque necesitan más tiempo para inhibir estas respuestas ante la señal.

Algunas fotos de mascadores de qat, tomadas de Internet:












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada