lunes, 29 de febrero de 2016

Atenti NOA, Atenti NOA!

Mientras comienza la carrera planetaria por los vehículos eléctricos, y mientras allá en el norte piensan que la papa está en Nevada, y mientras nuestra dirigencia cree que la mosca grande está en la soja, y antes de que a Mauricio se le ocurra privatizar todo el Noroeste, leamos primero la breve nota de Wikipedia:

Título: Triángulo del Litio

Texto: Se denomina «triángulo del litio» a la zona geográfica ubicada en América del Sur, en el límite de Argentina, Bolivia yChile, que concentra más del 85 % de las reservas de ese metal blando conocidas en el planeta.

Explotación y comercio potencial

El triángulo, cuyos ejes o vértices forman e incluyen el Salar del Hombre Muerto (Argentina), el Salar de Uyuni (Bolivia) y el Salar de Atacama (Chile), sumados a los salares que se ubican dentro del área comprendida, se ubican todos en altura, más precisamente en la región de la Puna de Atacama. 

Aunque en la zona no existen industrias que trabajan propiamente con el material, el trabajo que se realiza en la zona se limita únicamente a la extracción del mineral por empresas mineras extranjeras que exportan el material a naciones como Alemania, China, Estados Unidos, Países Bajos, Reino Unido y Rusia, entre otros, o a empresas como LG Group, Toyota, Mitsubishi y baterías Magna, entre muchas otras; sin embargo, son pocas las iniciativas que se han empezando a concretar, como aquellas de cooperación entre algunos países del triángulo de litio y naciones desarrolladas que cuentan con la tecnología para el aprovechamiento integral del litio. 

Según expertos, la zona del triángulo contiene recursos de litio equivalentes al petróleo existente en Arabia Saudita y es considerado como un «recurso estratégico» por su proyección a futuro debido a que el litio es un insumo imprescindible para la alimentación de energía en celulares, computadoras, autos modernos (híbridos y eléctricos) y a una amplia gama de tecnologías como vidrios, cerámicas, grasas lubricantes, en la industria farmacéutica entre otros, por lo que en los últimos años la zona es fuertemente apreciada tanto por países extranjeros como locales y por mineras y empresas privadas y multinacionales, siendo hoy estudiada por los países locales a fin de conocer su verdadero potencial industrial. 


A nivel industrial, el aprovechamiento del litio que se extrae se divide en:

* 29 % a la fabricación de baterías para automóviles y productos electrónicos de consumo masivo
* 20 % dirigido a la producción de aluminios
* 20 % en confección de vidrios y cerámicas
* 18 % destinado a múltiples industrias17
* 13 % volcado a la fabricación de lubricantes

Ahora pasemos a la noticia de ayer de Zero Hedge:

Título: Electric Car War Sends Lithium Prices Sky High

Texto: With lithium prices skyrocketing beyond wildest expectations, talk heating up about acquisitions and mergers in this space and a fast-brewing war among electric car rivals, it’s no wonder everyone’s bullish on this golden commodity that promises to become the ‘’new gasoline”.

Moreover, land grabs, rising price predictions, and expectations of a major demand spike are leaping out of the shadows of a pending energy revolution and a new technology-driven resource era.

For once, we have agreement across the board on a commodity: Demand for lithium will continue to rise throughout the year--and beyond--spurred by the rise of battery mega/gigafactories and a burgeoning energy storage business that will change the way we live.

That’s why Goldman Sachs calls lithium the “new gasoline”. It’s also why The Economist calls it “the world’s hottest commodity”, and talks about a “global scramble to secure supplies of lithium by the world’s largest battery producers, and by end-users such as carmakers.”

In fact, as the Economist notes, the price of 99%-pure lithium carbonate imported to China more than doubled in the two months to the end of December—putting it at a whopping $13,000 per ton.

But what you might not know is that this playing field is fast becoming a battlefield that has huge names such as Apple, Google and start-up Faraday Future throwing down for electric car market share and even reportedly gaming to see who can steal the best engineers.

Apple has now come out of the closet with plans for its own electric car by 2019, putting it on a direct collision course with Tesla. And Google, too, is pushing fast into this arena with its self-driving car project through its Alphabet holding company.

Then we have the Faraday Future start-up—backed by Chinese billionaire Jia Yueting--which has charged onto this scene with plans for a new $1-billion factory in Las Vegas, and is hoping to produce its first car next year already.

Ensuring the best engineers for all these rival projects opens up a second front line in the war. They’ve all been at each other’s recruitment throats for months, stealing each other’s prized staff.

And when the wave of megafactories starts pumping out batteries—with the first slated to come online as soon as next year--we could need up to 100,000 tons of new lithium carbonate by 2021. It’s an amount of lithium we just don’t have right now.

The war is definitely on, and lithium prices are the immediate and long-term beneficiary. It all depends on batteries, so it all depends on lithium.

The Lithium Oligopoly Ends Here, In Nevada

This is where the lithium oligopoly ends. It's where new entrants to the lithium mining game step in to forge a very lucrative future.

Right now, lithium isn't even traded as a commodity; rather, it is managed through an oligopoly of three or four major global suppliers who have managed supply and demand for decades. That's why everything is priced on a contract basis.

This year could see that change, which makes it a prime time to get in on lithium.
"The few major suppliers who have so far been responsible for all lithium supply and demand are not going to be able to meet new demand. This is why 2016 will be a very interesting year for anyone with the foresight to see the end of this oligopoly and the potential decoupling of lithium from other commodities," Dr. Andy Robinson, COO of Pure Energy Minerals (OTMKTS:HMGLF), told

Producers are now working quickly to stake their claims and position themselves strategically to become key suppliers.

So far, so good. Pure Energy, for one, is the only player in Nevada that has managed a conditional agreement with a company building the world’s largest battery factory, which is located only four hours from Pure Energy’s proposed mine.

There has been other movement in this space as well--broader, global movement that gives us even more reason to be bullish on lithium.

The fourth quarter of 2015 and the beginning of this year have seen a lot of talk about Australia's mining giant Rio Tinto considering entering the hot lithium space.

A Major Long-Term Game

This is an energy revolution that is still in its early days, but it’s such a hot commodity right now that chances to get in on the long-term game are narrowing by the day. And Nevada—ground zero in this revolution--is already raking in the benefits because it is the only U.S. state that both produces lithium and holds vast new resource potential.

In 2013 alone, Nevada doubled lithium production capacity, according to the USGS--and that is just the tip of the iceberg given all of the new exploration going on and the fast and furious land-grabbing.

The next wave of battery factories are expected to increase global battery capacity by some 150% by 2020. Within this prediction, electric vehicles will have a projected 20-30% compounded annual growth rate through 2025, so the demand for lithium appears endless.

Some say the lithium market is already at a supply deficit, and the rising prices make new projects even more attractive.

The lithium oligopoly is already a dinosaur, and new lithium projects on highly prospective land forwarded by companies with lower market caps and strong management are what investors will be looking for.

The brine is the place to be, and right now Pure Energy has the only brine resource in North America. It is also directly adjacent to the only producing lithium mine in North America, Albermarle Silver Peak Mine (NYSE:ALB). Lithium sourced from brine, or salty water, is the most cost-effective out there because it is easier and cheaper to extract.

There are billions of reasons to be bullish on lithium, and bullish on Nevada.Goldman Sachs gets it. Not only will lithium feed massive portable energy storage applications, but it will be a "key enabler of the electric car revolution and replace gasoline as the primary source of transportation fuel.”

This commodity that isn't yet a commodity in trading terms is about to break free from the oligopoly. Get there first.

El Klan llama a votar

Las crisis del capitalismo desembocan en fascismo, chicos; esa es la gran lección del Siglo XX. Por eso no nos sorprende que esa ONG humanitaria, el Ku Klux Klan, esté llamando a votar por Donald Trump esta temporada. En fin, un pasito más hacia el abismo. Leemos en La Nación

Título: El Ku Klux Klan llamó a votar por Trump y el magnate no lo rechazó

Subtítulo: El ex líder del grupo de extrema derecha dijo que el magnate millonario representa la herencia del grupo

Texto: WASHINGTON.- La xenofobia, la supremacía de la raza blanca, el antisemitismo, el racismo y el anticomunismo. Esos son los pilares de la organización de Estados Unidos y de extrema derecha Ku Klux Klan.

La construcción de un muro en la frontera con México, la prohibición del ingreso de musulmanes al país, la deportación de 11 millones de inmigrantes. Estas son algunas propuestas de Donald Trump en su campaña política para conseguir la candidatura presidencial republicana.

Por eso, no votar por Trump sería "traicionar nuestra herencia", según dijo esta semana David Duke, antiguo líder del grupo supremacista blanco Ku Klux Klan (KKK).

Duke, quien fuera el guía de los Caballeros del Ku Klux Klan en Estados Unidos, insistió a sus seguidores para que dieran su voto al empresario y les pidió que incluso se alistaran como voluntarios para su campaña, porque encontrarían afinidades.

"Están pidiendo a gritos voluntarios -instó Duke en un discurso dirigido a los simpatizantes del KKK-. Vayan allí, conocerán personas con la misma mentalidad que ustedes".

"No estoy diciendo que esté de acuerdo con todo lo relacionado con Trump. De hecho, yo no lo habría apoyado formalmente. Pero sí apoyo su candidatura, y sostengo votar por él como una acción estratégica. Espero que haga todo lo que esperamos de él", reiteró el líder supremacista, quien ya había mostrado sus simpatías por él el pasado verano.

Coincidiendo con estas declaraciones, un grupo de acción política alineado con el nacionalismo blanco anunció también su respaldo al aspirante republicano y comenzó una campaña telefónica en el estado de Vermont a favor del magnate.

En diciembre, Rocky Suhayda, el líder del Partido Nazi Americano, aplaudió el plan del precandidato presidencial republicano para impedir que los fieles del islam pisaran suelo estadounidense de manera temporal frente a la amenaza del terrorismo jihadista.

Y Andrew Anglin, editor de la página web neonazi The Daily Stormer, escribió un texto titulado "Heil Donald Trump, el último salvador", en apoyo a esa propuesta.

Al final de su artículo, no contento con su guiño a Hitler, Anglin concluyó parafraseando al propio magnate: "Make America White Again!" ("Vuelve a hacer blanco de nuevo a Estados Unidos").

Además de prohibir la entrada a los musulmanes a raíz del tiroteo ocurrido el pasado diciembre en San Bernardino (California), atribuido a la radicalización jihadista de sus autores, Trump también instó a crear una base de datos para registrar a todos los musulmanes en EE.UU. después de los ataques ejecutados por el grupo Estado Islámico (EI) en París hace unos meses.

Trump, no tan a disgusto

El candidato presidencial republicano despertó duras críticas por haber evitado condenar al Ku Klux Klan y a su ex líder, David Duke, quien hizo explícito su apoyo al candidato. Consultado por CNN acerca de Duke, Trump respondió: "No sé nada sobre David Duke, ¿okey? No sé ni siquiera nada de lo que están hablando sobre supremacía blanca o supremacistas blancos".

Presionado por el entrevistador Jake Tapper sobre los vínculos de Duke con el Ku Klux Klan, Trump evitó denunciarlos explícitamente. Luego escribió en Twitter que había "repudiado" su apoyo durante una conferencia de prensa el viernes.

Los competidores republicanos de Trump salieron a condenarlo rápidamente, como así también los candidatos demócratas Hillary Clinton y Bernie Sanders. "No podemos ser un partido que nomina a alguien que rechaza condenar a supremacistas blancos y al Ku Klux Klan", dijo en un acto en Virginia el senador por Florida, Marco Rubio. "¿Cómo haremos crecer nuestro partido con un candidato que rechaza condenar al Ku Klux Klan? No me digan que él no sabe lo que es el Ku Klux Klan", expresó.

Libia: libertad y democracia

A casi cinco años de la restauración de la libertad y democracia en Libia, tenemos un país destruido hasta los cimientos; eso sí, parece que también monárquico. El chabón de la foto suena para comandar la rapiña de lo que alguna vez fue el país con mayor nivel de vida del continente africano. Reproducimos dos notas de Red Voltaire. La primera no lleva firma; la segunda es de Manlio Dinucci. Una vez más, gracias, Hillary; gracias, NATO.

Título: Washington se plantea restaurar la monarquía en Libia

Texto: El New York Times menciona la posibilidad de restaurar la monarquía para sacar a Libia del caos actual.

En 2011, el plan inicial de la OTAN para Libia incluía poner en el poder al rey Mohammed el-Senussi (en la foto). Washington incluso escogió como estandarte de la «revolución»... la bandera del ex rey Idris [2], colaborador histórico de los anglosajones contra los movimientos nacionalistas árabes. Este proyecto contó con el respaldo de la región de Cirenaica, pero fue duramente rechazado por las regiones de Tripolitania y Fezzan.

El rey Idris, impuesto en 1951 por el ejército británico, era el emir de la Orden Senussi, una hermandad sufista nacida en Arabia Saudita y muy cercana al wahabismo.


Título: Libia, el plan de conquista

Epígrafe: Los dirigentes occidentales nos habían asegurado que la operación militar que emprendían contra la Yamahiria Árabe Libia no apuntaba a apoderarse de las reservas de petróleo del país ni a dividirlo en tres partes sino que se trataba de proteger a la población civil de la amenaza del dictador. Después de una guerra que provocó en Libia más de 120 000 muertes, ahora están iniciando la segunda fase de aquella operación. Y esta vez nos dirán que hay que proteger a la población civil contra el Emirato Islámico, cuando en realidad se trata de tomar posesión de los yacimientos de petróleo.

Texto: Después del linchamiento de Muammar el-Kadhafi, la entonces secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton declara entre carcajadas: «¡Fui, vi y él murió!».

«El año 2016 se anuncia como muy complicado en el plano internacional, con tensiones difusas, incluso en nuestro país. Italia está allí y cumplirá con su parte, con el profesionalismo de sus mujeres y de sus hombres y con el compromiso de los aliados». Así anunciaba Matteo Renzi a los militantes del Partido Democrático la guerra en la que Italia participará próximamente, otra guerra contra Libia, 5 años después de la primera.

El plan está en marcha. Las fuerzas especiales británicas SAS, según reporta el Daily Mirror [1]– ya se encuentran en Libia para preparar la llegada de 1 000 soldados británicos. La operación, «acordada entre Estados Unidos, el Reino Unido, Francia e Italia», implicará la participación de 6 000 soldados estadounidenses y europeos para «bloquear a unos 5 000 extremistas islamistas que se han apoderado de una docena de los mayores campos petrolíferos y que, desde la guarida del Emirato Islámico en Sirte, se preparan para avanzar hacia la refinería de Marsa el-Brega, la más grande del norte de África». La acción en el campo de batalla, donde los SAS están instruyendo a «comandantes militares», cuya identidad se desconoce, prevé el uso de «tropas, tanques, aviones y navíos de guerra». Para bombardear nuevamente Libia, el Reino Unido está enviando aviones adicionales a Chipre, donde ya están basados 10 Tornado y 6 Typhoon para las incursiones en Siria e Irak, mientras que un navío de guerra se dirige hacia Libia. La publicación electrónica italiana Difesa Online confirma que varios equipos de Navy Seal estadounidenses ya se encuentran en Libia.

El conjunto de la operación estará formalmente «bajo dirección italiana». Pero lo que eso quiere decir es que Italia cargará con la parte más pesada y costosa, poniendo tanto sus bases como sus fuerzas militares a la disposición de la nueva guerra en Libia, sin tener por ello el mando verdadero de la operación, que en realidad seguirá estando únicamente en manos de Estados Unidos.

Y, por supuesto, un papel clave será el del U.S. Africa Command (AfriCom), el Mando de las fuerzas militares estadounidenses en África, que acaba de anunciar, el 8 de enero de 2016, el «plan quinquenal» de una campaña militar para «enfrentar las crecientes amenazas provenientes del continente africano». Entre sus principales objetivos anuncia el AfriCom el de «concentrar los esfuerzos en el Estado fallido de Libia, conteniendo la inestabilidad en el país». En 2011, fue el AfriCom quien dirigió la primera fase de la guerra contra Libia, antes de ser rápidamente relevado por la OTAN –también bajo las órdenes de Estados Unidos–, que mediante el uso de fuerzas infiltradas y 10 000 ataques aéreos destruyó Libia transformándola en un «Estado fallido».

Ahora el AfriCom está listo a intervenir nuevamente para «contener la inestabilidad en el país». Y también lo está la OTAN, cuyo secretario general Jens Stoltenberg la ha declarado «lista para intervenir en Libia».

Y nuevamente será Italia la principal base que servirá de trampolín a la operación. En suelo italiano hay dos mandos subordinados al AfriCom : en Vicenza está el del U.S. Army Africa (el ejercito terrestre de Estados Unidos en África) y en Nápoles el de las U.S. Naval Forces Africa (las fuerzas navales de Estados Unidos en África). Este último mando está a las órdenes de un almirante estadounidense, que también está al mando de las fuerzas navales estadounidenses en Europa, del JFC Naples (Mando Conjunto de las fuerzas de la OTAN) y, cada 2 años, también tiene bajo su mando la Fuerza de Respuesta de la OTAN.

Ese almirante estadounidense se subordina directamente al Comandante Supremo de las fuerzas aliadas en Europa (SACEUR), un general estadounidense nombrado directamente por el presidente de Estados Unidos. Este último general también está al mando del EuCom, o sea el Mando estadounidense para Europa.

Ese será el marco de la «dirección italiana» de la nueva guerra en Libia, guerra cuyo verdadero objetivo es la ocupación de las zonas costeras económica y estratégicamente más importantes. Y, como en 2011, la nueva guerra será presentada como una «operación de preservación de la paz y de carácter humanitario».

domingo, 28 de febrero de 2016


Ayer comenzó una tregua en Siria entre las fuerzas gubernamentales y grupos de rebeldes dispersos por el país. El acuerdo, promovido por Rusia, excluye a los grupos terroristas de origen islámico como Al Nusra e ISIS. La primera noticia que reproducimos es del diario español El País. Las tres notas breves que siguen son del sitio web libanés Al Manar:

Título: La tregua se mantiene en Siria a pesar de algunos incidentes

Subtítulo: Rusia suspende los bombardeos aéreos. Un jefe rebelde denuncia ataques del régimen

Texto: Los esfuerzos de la diplomacia derrotaron este sábado a la lógica de la guerra para que los sirios vivieran su primera jornada con las armas silenciadas tras casi cinco años de conflicto civil. Aunque no afectó a todo el territorio de Siria y pese a que se registraron varios incidentes armados, el cese de hostilidades que entró en vigor a las cero horas fue acatado en general tanto por las fuerzas gubernamentales como por las milicias rebeldes. La aviación de Rusia, aliada del presidente Bachar el Asad, suspendió todas sus operaciones para evitar “errores” que pudieran malograr el inicio de la tregua.

 Los habitantes de Damasco o de Alepo parecían sentirse desorientados al no escuchar ni el estruendo de la artillería ni el eco de los bombardeos, según relataban periodistas locales que trabajan para las agencias internacionales de prensa. En medio de una calma inhabitual paseaban por las calles sin tener que mirar al cielo, en un cambio radical a su vida cotidiana desde marzo de 2011. “Hoy me siento más optimista. Por primera vez me despierto sin oír disparos”, dijo a France Presse Amar, estudiante de medicina de 22 años en la capital siria.

Los dos padres del acuerdo, los jefes de la diplomacia de Estados Unidos, John Kerry, y de Rusia, Serguéi Lavrov, se telefonearon para felicitarse por el éxito de la tregua en su primer día de aplicación. “Ambos conversaron sobre las perspectivas de reanudar el proceso de negociaciones de paz”, según un comunicado del Ministerio de Exteriores ruso. El futuro papel de El Asad en una eventual salida política a la guerra sigue siendo el principal escollo.

Pero las complejas relaciones entre algunos grupos rebeldes —que han acatado el alto el fuego aunque colaboran con el Frente Al Nusra, la filial de Al Qaeda en Siria, excluido al igual que el Estado Islámico o ISIS del acuerdo— hacen temer que el cese de hostilidades no pueda mantenerse en algunas zonas. Este es el caso de la localidad de Daraya, próxima a Damasco, que el régimen de El Asad no ha querido incluir en las zonas de alto el fuego al considerar que se trata de una base del Frente Al Nusra.

Ataque en Damasco

La relativa calma en los frentes de batalla se vio interrumpida por varios incidentes armados. Incluso en Damasco llegaron a caer algunos proyectiles de mortero, sin que el Ejército gubernamental denunciara una violación del cese de hostilidades. En otro incidente calificado de menor, dos personas perdieron la vida en un tiroteo en Alepo.

El comandante Fares al Bayush, que dirige las brigadas Fursan al Haqq de la oposición, integradas en el Ejército Libre de Siria, dijo a la agencia Reuters que las tropas gubernamentales habían detenido los combates en algunas zonas mientras proseguían su ofensiva en otras, en una clara violación de la tregua.

Al menos seis personas murieron en un atentado con coche bomba en Salamiya, provincia de Hama, en el centro del país, atribuido al Estado Islámico.La milicia opositora Jaish al Islam también denunció la muerte de dos de sus combatientes en Ghuta del Este, en la periferia de Damasco, donde helicópteros gubernamentales lanzaron barriles bomba.

La guerra no se tomó tampoco un respiro en el noroeste de Siria, donde el ISIS lanzó una ofensiva contra las milicias kurdas Unidades de Protección del Pueblo en las poblaciones de Tel Abiad y Suluk, próximas a la frontera turca. La coalición internacional encabezada por Estados Unidos lanzó 10 ataques aéreos para frenar el avance de los yihadistas.

La jornada tuvo poco que ver con la de un día normal en la guerra que durante un lustro ha causado al menos 260.000 muertos y ha forzado la expulsión de sus casas de la mitad de los 22 millones de sirios. Seis millones son desplazados internos y el resto se ha refugiado en Líbano, Jordania o Turquía, o ha buscado el exilio en Europa.

El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos confirmó que la aviación rusa no realizó ninguna operación desde su base en Latakia. Moscú, cuya intervención en el conflicto desde el pasado septiembre ha dado un vuelco al conflicto en favor del régimen de El Asad, ha anunciado que dejará de bombardear la llamada zona verde, determinadas áreas provinciales donde se concentran los grupos rebeldes que acatan el alto el fuego y que apenas suman el 10% del territorio sirio. El desértico este del país apenas está habitado, en tanto que el Estado Islámico y el Frente Al Nusra controlan amplias zonas en el noreste y el centro.

Naciones Unidas aún tiene que delinear las áreas en las que operan ambos grupos terroristas, a los que no ampara la tregua. La llamada Fuerza Especial del Cese de Hostilidades, integrada por los 17 países —con EE UU y Rusia a la cabeza— que impulsan una salida negociada al conflicto sirio, se ha reunido en Ginebra para establecer las condiciones del alto el fuego y el régimen de sanciones por la violación del acuerdo, que pueden llegar hasta una represalia internacional. La ONU efectuó una evaluación positiva de las primeras horas del cese de hostilidades, a pesar de haber constatado varios incidentes. Los países reunidos en Ginebra esperarán previsiblemente hasta el lunes, tras el comienzo de la semana laboral en Siria, para presentar un informe sobre la tregua.


“Recemos para que se mantenga la tregua porque, francamente, esta es la mejor oportunidad que el pueblo sirio ha tenido en los últimos cinco años de pensar en un futuro mejor en paz”, declaró a la prensa la noche del viernes en Ginebra el mediador de la ONU para Siria, Staffan de Mistura. El Consejo de Seguridad acababa de ratificar en Nueva York por unanimidad el acuerdo de alto el fuego, que estaba a punto de entrar en vigor.

De Mistura recapituló por videoconferencia un proceso que arrancó el 30 de octubre en Viena, cuando las grandes potencias y los países vecinos acordaron buscar una solución política al conflicto al cerciorarse de que la intervención rusa en favor del régimen de Damasco había cerrado la vía de una solución militar.

“Esta es una noche excepcional y mañana [por el sñabado] será un día excepcional para los sirios”, trasladó el enviado de la ONU al Consejo de Seguridad, antes de anunciar que convocaba a las partes a reanudar las negociaciones el próximo 7 de marzo si el cese de hostilidades era respetado.


Lo que comenzó como una protesta ciudadana contra el régimen en 2011, en el marco de las revueltas árabes, se convirtió en unos pocos meses en una guerra civil.

Han muerto al menos 260.000 personas (la ONU dejó de contarlas hace 18 meses). El Observatorio Sirio de Derechos Humanos estima que más de 120.000 eran civiles.

La mitad de los 22 millones de personas que vivían en el país al inicio de la contienda han tenido que abandonar sus hogares. De ellos, seis millones siguen en Siria; otros cinco millones se concentran sobre todo en Líbano, Jordania y Turquía. Un millón ha llegado a Europa.

El presidente Bachar el Asad sigue en el poder.


Ahora pasemos a las tres notas breves del sitio web Al Manar:

Título: Inteligencia alemana: la victoria de Assad es inevitable

Texto: La prensa alemana se ha llenado en los pasados días de titulares sobre Siria. Entre los más destacados figuran algunos como “Putin ha probado sus afirmaciones sobre el terreno” o “El triunfo de Assad es inevitable”.

“Expertos militares del Servicio de Seguridad alemán han confirmado que las victorias del Ejército sirio no se detendrán, aunque en el contexto del cese el fuego, ellas se obtengan a costa del EI y el Frente al Nusra. “Eventualmente, Assad obtendrá la victoria y tendremos que aceptarla y coordinarnos con él en los terrenos de seguridad y políticos”, dijo Markus Wiener, un periodista del Frankfurter Allegemeine.

“La oposición armada siria retrocede y está al borde del colapso. Ellos se irán para nunca volver y Assad restaurará su control sobre Alepo dentro de un corto período. Una intervención de Turquía o Arabia Saudí es improbable, a pesar de las declaraciones retóricas”, señaló.

Wiener que los grupos armados opositores sirios “sólo pueden llevar a cabo pequeñas operaciones contra el Ejército sirio en un lugar u otro, con poca efectividad”. Rusia ha llegado y con ella una estrategia a largo plazo para Siria donde Moscú tiene ahora una segunda base militar. El número de aviones ha ascendido de 40 a 120 de los tipos más avanzados del mundo.

Alemania ha mantenido tradicionalmente una actitud más moderada hacia Siria que la de otros países occidentales y ha defendido desde hace tiempo el diálogo con el poder sirio.


Título: Terroristas huyen de la provincia de Idleb ante avance del Ejército

Texto: Según la agencia rusa Sputnik, cientos de militantes del Ejército de la Conquista, la coalición de grupos terroristas liderada por el Frente al Nusra, la rama siria de Al Qaida, están huyendo desde la ciudad de Yisr al Saguir, en la provincia de Idleb, hacia la frontera turco-siria tras los recientes ataques aéreos de los aviones rusos y sirios y los avances del Ejército sirio y sus aliados sobre el terreno.

Algunas fuentes señalan que los militantes sufren una aguda escasez de todo, incluyendo armas y municiones, y esto les les estaría obligando a abandonar el campo de batalla. Los aparatos rusos han estado llevando a cabo ataques aéreos contra las posiciones de los terroristas y éstos parecen temer que dichos bombardeos lleven a la aniquilación de la mayor parte de sus miembros.

Existen también informes sobre la evacuación del Frente al Nusra de su cuartel general en la provincia de Idleb poco antes del inicio del cese el fuego, que Al Nusra ha condenado, pero de la que teme que permita al Ejército sirio y a las fuerzas aéreas rusas concentrar su poder de fuego contra él.

Por otro lado, comandos sirios han entrado en las últimas horas en la provincia de Idleb después de destruir las últimas líneas de defensa de los grupos militantes y capturar la localidad de Ein al Beidha, en el este de la provincia de Latakia.

Los comandos sirios cruzaron el límite estratégico con la provincia de Idleb después de varios meses de continuos combates contra los terroristas del Frente al Nusra en la provincia de Latakia.

El viernes por la mañana, el Ejército sirio junto con los Marines sirios, combatientes del Partido Nacionalista y Social Sirio (SSNP), Liwaa Suqur al Sahra (la Brigada de los Halcones del Desierto) y las Fuerzas de Defensa Nacional capturaron Ein al Beidha, en la frontera con Idleb.

Con la captura de esta ciudad, las fuerzas sirias entraron por fin en la provincia de Idleb, tras nueve meses de estar fuera de ella debido a la ofensiva exitosa del Ejército de la Conquista, apoyado por Turquía y Arabia Saudí, durante la pasada primavera.

Informes anteriores señalaron que el Ejército sirio y Hezbolá están a punto de tomar dos colinas estratégicas en la provincia de Latakia, lo cual llevará a la captura de regiones estratégicas en la vecina provincia de Idleb.

Las colinas de Al Ra´yi y Al Qala, en la provincia de Latakia, dominan la provincia de Idleb y su captura llevará al Ejército sirio a efectuar rápidos avances en la provincia de Idleb.

Si las fuerzas del gobierno sirio y los combatientes de la Resistencia toman el control de estas dos colinas, Al Yunsiyah, Al Tafahiya, Ein al Hur y Zaituniya, situadas en la provincia de Idleb, caerán en las manos del Ejército sirio y, en tal caso, éste estará a tan sólo 3 kilómetros de la frontera turca.


Título: Putin: Continuaremos los ataques aéreos a los grupos terroristas en Siria

Texto: El presidente ruso, Vladimir Putin, subrayó que la Fuerza Aérea rusa continuará sus operaciones contra el EI, el Frente al Nusra y otras organizaciones terroristas reconocidas por la ONU.

Él añadió que las operaciones bélicas continuarán contra dichos grupos con la mayor firmeza hasta su aniquilación.

Putin hizo estas declaraciones durante un encuentro con oficiales de la Agencia de Seguridad Federal (FSB), el servicio de seguridad interna, el viernes 26 de febrero.

Él añadió que las operaciones del Ejército sirio y la Fuerza Aérea Rusa no irán dirigidas contra aquellos grupos que hayan aceptado el cese el fuego.

Putin dijo que EEUU y Rusia anunciaron el día 22 de febrero el cese de las hostilidades en Siria y señaló que el objetivo del cese el fuego es estimular un acuerdo político para poner fin al conflicto.

Él dijo que una vez que el cese el fuego sea implementado se iniciará un diálogo político con la participación de todas las fuerzas políticas sirias.

Abortar la injerencia extranjera en las elecciones rusas

El presidente Putin dijo en el mismo encuentro que había visto datos de inteligencia específicos que sugieren que los enemigos extranjeros de Rusia se están preparando para interferirse en las elecciones parlamentarias de finales de este año y ha ordenado al servicio de seguridad que se prepare para abortar cualquier injerencia extranjera.

Él dijo que los servicios de inteligencia extranjeros incrementaron su actividad en 2015 y que las actividades de más de 400 espías habían sido abortadas. Veintitrés de ellos han sido encarcelados con cargos criminales.

Él señaló que las elecciones parlamentarias de septiembre son vistas por algunas potencias extranjeras como una ocasión para desestabilizar Rusia.

“Debemos abortar cualquier intento extranjero de interferirse en las elecciones y en nuestra vida política interna”, dijo Putin. “Debemos saber que existen tipos de tecnologías (políticas) para la desestabilización y ellas han sido ya usadas en muchos otros países”.

viernes, 26 de febrero de 2016

Siria: mueven los chinos

La noticia del sitio web Al Manar en español es breve pero significativa: China entra en Siria con "boots on the ground", o sea, soldados sobre el terreno. Cinco mil para ser precisos. Cada vez más cerca de la mega-internacionalización del conflicto, chicos. Las guerras mundiales comienzan así.

Título: China envía fuerza de élite de 5.000 hombres a Siria para luchar contra el EI

Texto: Unos 5.000 soldados chinos de élite han sido enviados a la zona de guerra de Siria para ayudar a Rusia a combatir al EI. Esta información parece haber horrorizado al Pentágono, señala la publicación norteamericana

Un grupo de las fuerzas especiales chinas, los llamados “Los Tigres de Siberia” o “Los Tigres de la Noche”, ha recibido del Congreso del Pueblo Chino la autorización de desplegarse en Siria después de que China haya aprobado su primera ley antiterrorista, que autoriza a los soldados del Ejército Popular de Liberación a participar en misiones antiterroristas fuera de sus fronteras.

China juzga grave la amenaza que suponen para su seguridad nacional el EI y el servicio de inteligencia turco (MIT). Seymour Hersh, periodista especializado en temas militares norteamericanos, señaló en un reciente artículo que “China considera la crisis siria desde tres perspectivas: la ley y la legitimidad internacional, el posicionamiento estratégico mundial y las actividades de los terrorista uigures, en la provincia occidental de Xinjiang”.

Esta última es fronteriza con ocho países -Mongolia, Rusia, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Afganistán, Pakistán e India- y, desde el punto de vista de China, sirve de lugar de paso al terrorismo internacional y a su introducción en China.

Muchos combatientes uigures en Siria son conocidos por ser miembros del Movimiento Islámico del Turkestán Oriental, una organización separatista que quiere instalar un estado independiente uigur en Xinjiang.

El hecho de que ellos hayan sido ayudados por los servicios de inteligencia turcos a pasar de China a Siria atravesando Turquía ha provocado una enorme tensión entre los servicios de inteligencia chino y turco, señala la publicación. China está preocupada por el hecho de que el papel de Turquía en el apoyo a los combatientes uigures en Siria pueda en el futuro extenderse a su acción en el propio Xinjiang, que es otro objetivo de los proyectos expansionistas de Erdogan.

Tumbas no lloradas

Los refugiados sobre todo de Siria, pero también de otros países de Medio Oriente y el norte de Africa, tienen nombre, historias, dolores. Algunos llegan a contarlos, otros no pueden. La nota que sigue, de Irene López Alonso para Pú, relata el destino de los que ya no pueden hablar:

Título: El cementerio de las tumbas no lloradas

Epígrafe: Una sucesión de tumbas cavadas directamente en la tierra, tapadas con montones de arena, sólo identificadas con unas pequeñas losas en las que se puede leer 'Desconocido', es donde descansan las personas que mueren en las costas de Turquía.

Texto: LESBOS- La mañana del sábado en que 40 personas naufragaron frente a las costas de Turquía, Fania Zaglakuuti, miembro de la Academia Helénica de Salvamento, se encuentra, como cada día, oteando el horizonte desde la playa de Skala, en la isla griega de Lesbos. A su lado, un señor de pelo cano mira también el mar, y le pide con gestos que le preste sus prismáticos. Es el Padre Ángel García, fundador y presidente de Mensajeros de la Paz, que ha viajado a la isla para visitar los proyectos con los que su ONG está dando comida caliente a los refugiados. 

Es inevitable, desde esas calas, pensar en los que no llegan. O en los que llegan, pero ya sin vida. Le pregunto a Fania qué hacen con los cadáveres que de cuando en cuando el mar arrastra hasta la orilla, como desechos orgánicos. Me cuenta que al principio los enterraban en el cementerio principal de Mitilene, pero que ya se han quedado sin espacio. Sin embargo, la guardacostas no explica dónde los están enterrando ahora. Elude la pregunta, se escuda en la diferencia idiomática y se hace la esquiva. Así que me encamino, con el Padre Ángel, hacia el cementerio de Mitilene.

Siguiendo la silueta de los cipreses llegamos sin pérdida a la acrópolis de la capital isleña, la parte más alta de la ciudad, donde se encuentra el camposanto. Preguntamos al guardés por las tumbas de los refugiados, dos palabras que entiende perfectamente. Sin embargo, como no habla más que griego, nos responde con un monólogo tan incomprensible como los caracteres con los que, a continuación, escribe una dirección en mi libreta. Con esa pista paramos un taxi y le pedimos que nos guíe hacia el lugar indicado: otro cementerio, que esta vez encontramos cerrado. Sin embargo, el Padre Ángel siempre ha tenido su particular ángel de la suerte, que quizá hizo aparecer en aquel momento a una mujer que hablaba inglés y que, al vernos ante la puerta del monumental cementerio, nos contó que ése también se les ha quedado pequeño para tanta muerte, y nos dio el nombre del lugar donde se están produciendo los últimos enterramientos.

Se trata de un pueblo a 20 kilómetros de donde nos encontrábamos. Metemos el nombre en el navegador y ponemos rumbo hacia allí, con prisa, porque ya está anocheciendo. Al llegar al pueblo preguntamos a un tendero, que le dice a un muchacho que estaba comprando que nos guíe hasta el camposanto. El chico obedece, se sube a su moto y nos hace atravesar callejuelas intrincadas por donde a duras penas conseguimos pasar con nuestro 4x4. Pronto se acaba el pueblo y cae la noche por completo, y nos vemos siguiendo al chiquillo a través de un camino de tierra rodeado de olivares.

De repente el muchacho se para, da media vuelta con la moto y, mientras acelera, señala la puerta de un terreno y sale escopetado, apremiado seguramente por la superstición. Ya era noche cerrada.

Bajamos del coche con escepticismo. Alrededor sólo hay olivos, ninguna iluminación y silencio... de cementerio. Caminamos bastantes metros hasta dar con lo que ya no esperábamos encontrar: una sucesión de tumbas cavadas directamente en la tierra, tapadas con montones de arena, sólo identificadas con unas pequeñas losas en las que se puede leer 'Desconocido', la edad del difunto (que según me explicó la socorrista Fania, es estimada por un forense) y la fecha de defunción. En algunos casos (los pocos en los que se encuentra el cuerpo acompañado de algún tipo de documentación), se inscribe en la placa también su nacionalidad. Pero en general son tumbas anónimas, rudimentarias, ocultas entre árboles en la más absoluta soledad. “Estas tumbas no las llora nadie, ni nadie las reza”, dice el Padre Ángel visiblemente conmovido. “Si no te importa, voy a dedicarles un Padrenuestro”.

El sacerdote pronuncia su oración en ese particular monte de los olivos del mar Egeo, ante esas improvisadas tumbas que seguramente nadie visita. Ni rastro de flores, ni velas, sobre los montículos de arena. En cambio, un objeto junto a una tumba llama mi atención, a pesar de la oscuridad que nos envuelve: un flotador desinflado. Un salvavidas de caucho negro, como los que habíamos visto esa misma mañana en la playa de Skala. Cómo habría llegado ese flotador al cementerio, o cómo transportarán los cuerpos desde la costa hasta ese pueblito a las afueras de Mitilene, son preguntas que no quise hacerme. Y me pareció la corona mortuoria más cruel que puede haber sobre una tumba: un flotador que no consiguió salvar la vida de todas esas víctimas del mar.

Víctimas a las que posiblemente ni sus familias busquen (no sabrían dónde). Víctimas que descansan inadvertidamente en un campo de olivos de un pueblo, de una isla, de un país... por el que seguramente nunca antes habían pasado, hasta que les sorprendió la muerte sin saber nadar. 

Quién les iba a decir que iban a acabar ahí, ignorados por todos, en un cementerio casi clandestino, al que las autoridades no quieren que lleguen curiosos, y en el que probablemente el Padre Ángel fue la primera persona que se paró a rezar: “Por su descanso eterno, aunque sé que ya lo tienen”.

Por fin

Bueno, bueno. Por fin un político europeo que no está dispuesto a bajarse los calzones ante cada caprichito del Imperio. Lo que sigue fe escrito por el ex diplomático francés Michel Raimbaud y apareció publicado hoy en Red Voltaire. El tema? Siria. Acá va:

Título: Mentiras, náuseas y sanciones

Epígrafe: Ex embajador de Francia en Siria, Michel Raimbaud denuncia el carácter horrendo de las sanciones occidentales contra el pueblo sirio. Resalta además la necesidad de poner fin de inmediato a la política bárbara que representó el ahora ex ministro francés de Exteriores Laurent Fabius.

Texto: El peor ministro de Relaciones Exteriores impuesto a Francia [Laurent Fabius] finalmente sale del cargo. Tras él deja una diplomacia en plena bancarrota, desacredita y desmoralizada. Aunque fuesen los mejores del mundo, nuestros diplomáticos no pueden hacer milagros cuando se les obliga a defender únicamente expedientes que no tienen defensa posible, que los ponen sistemáticamente del lado equivocado de la Historia. Ahí reside el problema.

La partida de un ministro tan lejano de lo que deben ser las Relaciones Exteriores, que sólo se despertaba cuando oía el nombre de Bachar al-Assad, será motivo de lamentos únicamente de parte de él mismo y de sus cómplices. Pero deben desconfiar los eternos optimistas, que se llenaron de esperanzas durante el espacio de un adiós: si nunca estamos seguros de que vaya a suceder lo peor, que lo mejor llegue a suceder es todavía menos seguro.
El que se va era un pilar del «Grupo de Amigos de Siria», cuya lista de países miembros era la perfecta demostración de la bien conocida frase “con esos amigos no hacen falta enemigos”. Retomando la antorcha que Francia blandió durante la agresión de la OTAN contra Libia, Fabius hizo todo lo que pudo por poner a nuestro país en la vanguardia de los guerreristas de la virtuosa «comunidad internacional». ¿Acaso no fue él quien, entre despechado y goloso, estimaba en julio de 2012 que «todavía quedan algunas posibilidades de recrudecimiento en materia de sanciones»?, insistiendo para que Grecia suspendiera la importación de fosfato sirio.
El club Elisabeth Arden (Washington, Londres, Paris), que desde hace un cuarto de siglo pretende encarnar la «comunidad internacional», se ha transformado estos los últimos años en un directorio de flageladores que encuentran su fuente de inspiración en los neoconservadores del «Estado profundo» de los países de Occidente y de otras regiones del mundo, y que tienen por aliados privilegiados a los regímenes del Medio Oriente que más afición sienten por la flagelación como forma de castigo. En 2011, después de Irak, Sudán, Afganistán, Somalia, Palestina, Yugoslavia, Irán y Ucrania, entre otros, nuestros padres flageladores, a pesar de lo absortos que estaban en su tarea de aquel momento, reservan a Siria un tratamiento especial. Comienzan así a llover las sanciones desde los primeros días de primavera.
En julio de 2012 (por decencia nos abstendremos de mencionar el nombre del diario y los de los periodistas), aparece en internet un video con un título en forma de pregunta asesina: «De qué sirven las sanciones contra Siria?». Este país, señala el comentario escrito, «es desde hace un año objeto de medidas de represalia de parte de la comunidad internacional, con un éxito desigual». Hay que «castigar y ahogar economicamente al regimen de Bachar al-assad, que reprime de manera sangrienta a sus opositores: ese es el objetivo». Todavía hoy seguimos oyendo la misma cancion.
Aquel video precisa que, el 23 de julio de 2012, la Unión Europea adoptó un nuevo paquete de sanciones, por décimoseptima vez en un solo año. La Unión Europea recuerda además que Estados Unidos, Canadá, Australia, Suiza, Turquía y la Liga Árabe (secuestrada por Qatar y los regímenes del Golfo) tomaron medidas equivalentes.
Sin llegar al extremo de citar una lista interminable de las sanciones impuestas, renovadas y reforzadas durante los años siguientes, no resulta inútil recordar de paso, para los distraídos, los ignorantes o quienes presumen de buenos sentimientos, el guión general de la obra maestra de los dirigentes occidentales y sus sádicas burocracias:
1- Primeramente vienen las sanciones clásicas de «puesta en situación» por parte del Consejo de Seguridad de la ONU, adoptadas en mayo de 2011:
Las primeras medidas de la Unión Europea proscriben (negación de visas) a 150 personalidades del «régimen sirio» y congelan sus haberes.
Por otro lado, unas 50 firmas que «respaldan el régimen» son sometidas a un boicot. Se encuentran entre ellas 5 organismos militares, conforme al embargo adoptado «contra las exportaciones de armas y de material susceptible de ser utilizado con fines represivos». Se prohíbe así la exportación hacia Siria de equipamiento, tecnologías o programas informáticos destinados a vigilar o interceptar comunicaciones a través de internet o por vía telefónica.
2- El 10 de agosto de 2011, el gobierno de Estados Unidos adopta sanciones económicas contra las empresas sirias de telecomunicaciones y los bancos vinculados a Damasco, impidiendo a los ciudadanos estadounidenses hacer negocios con el Banco Comercial de Siria, el Banco Comercial Sirio-Libanés y Syriatel. Los fondos de esas empresas en Estados Unidos son congelados, podría decirse robados. Hillary Clinton anuncia al mismo tiempo un embargo total de todas las importaciones de petróleo y de productos petroleros provenientes de Siria.
Imitando presurosamente al amo, la Unión Europea decide varios paquetes de medidas suplementarios, incluyendo un embargo sobre el petróleo.
La última andanada apunta a reducir los intercambios comerciales para estrangular la economía del país.
3- Vendrían después las sanciones diplomáticas (retirada de los embajadores para consulta) decididas en el otoño de 2011, después del doble veto ruso-chino contra el proyecto de resolución islamo-occidental tendiente a provocar en Siria un proceso al estilo del que ya se había provocado anteriormente en Libia. Dado el hecho que Estados Unidos había retirado de Damasco su embajador de tercer tipo, varios países de la Unión Europea también se apresuraron a retirar los suyos.
El entonces ministro francés de Relaciones Exteriores, Alain Juppé, retiró el suyo por primera vez el 17 de noviembre de 2011: «error fatal» para el ministro-computadora. Después de un falso regreso [a Damasco], la partida definitiva [del embajador de Francia en Siria] se produce en febrero de 2012. Al ser nombrado jefe de la diplomacia francesa, Fabius irá aún más allá: en cuanto toma posesión del cargo, Fabius expulsa a la embajadora de Siria en París, olvidando que esta diplomática es también representante de su país ante la UNESCO y que, por consiguiente, el gobierno francés no puede obligarla a irse.
4- En 2012, se ordena el cierre de la compañía aéreaSyrian Air en París y, posteriormente, se prohíbe todo enlace aéreo entre Francia y Siria e incluso, más generalmente entre las capitales europeas y Damasco.
Ciertos expertos declaran contritos que no todo el mundo está de acuerdo, desgraciadamente, para instaurar un embargo [contra Siria], lo cual limita los resultados de los que sí lo hacen. Ha dejado de existir la bella unanimidad que, desde 1991 hasta 2001, reunió a los 5 miembros permanentes del Consejo de Seguridad alrededor de las decisiones auspiciadas por los 3 miembros permanentes occidentales, y esto constituye un factor determinante que permite quebrar la arrogancia y la preponderancia de las potencias de la OTAN. Dedos acusadores señalan a «ciertos países que no juegan como se debe (sic).
Pero, ¿es esto un juego? Rusia y China apoyan el gobierno y el Estado sirios. Se les insta entonces a que «se unan a la comunidad internacional» (sic). Siria puede contar también con la ayuda multiforme de su aliado iraní, pero este último también se encuentra a su vez bajo el peso de duras sanciones. Otros países, como Brasil, no apoyan a los occidentales. Además, en el seno de la Unión Europea algunos Estados se hacen de rogar y se multiplican las fallas en la aplicación de los compromisos asumidos en contra de Damasco.
Este bloqueo que asfixia progresivamente a Siria es ciertamente difícil de aplicar. Pero, para consuelo de quienes pretenden que sea perfecto, es indiscutible la existencia de los resultados que de él se esperaban. Al cabo de 5 años de sanciones y saña colectiva contra Siria, el pueblo sirio está exhausto y vive en condiciones terribles. Nuestros grandes dirigentes, tan buenos y tan púdicos, ¿desconocen acaso la verdad? Y no hablamos de la verdad de sus protegidos emigrados, que viven al calor y a la sombra de sus protectores, sino de la verdad de los sirios que a pesar de todo se han mantenido en su país. Lejos del paraíso de la “revolución” en la que fingen creer los primeros, lejos del paraíso al que aspiran los yihadistas democráticos y los terroristas moderados, los sirios de la verdadera Siria están viviendo un infierno creado por el fanatismo de sus «liberadores» y de sus aliados turcos o árabes, así como por el sadismo del «Eje del Bien», padrino de los terroristas y gran ejecutor de castigos ante Dios.
Las sanciones han logrado destruir un país que era más bien próspero, que casi no tenía deudas, autosuficiente en cuanto a sus necesidades esenciales y globalmente bien situado. Las sanciones han logrado afectar el tejido nacional sirio, basado en una tolerancia «laica» bastante ejemplar, aun que sin lograr destruir su estructura. El objetivo de este politicida era (y sigue siendo) desmoralizar a los sirios, llevándolos a perder confianza en la legitimidad de su Estado, de su Gobierno, de sus dirigentes, de sus instituciones, de su ejército, dándoles a la vez la impresión de que Occidente está ahí (¡felizmente!) para «salvarlos del tirano que los masacra» y acoger en su seno a los refugiados y tránsfugas.
El terrible balance ya registrado anteriormente en Irak –un millón y medio de muertos, entre ellos medio millón de niños– nos recuerda que las sanciones son un arma de destrucción masiva que los «dueños del mundo» utilizan con total cinismo. Madeleine Albright [1], para quien todos esos muertos no pasan de ser «daños colaterales», declaró en su momento que «valió la pena». Hoy vemos el resultado.
En Siria, no son mejores las intenciones de los «castigos» occidentales. Lo que buscan es someter a un pueblo que resiste y obligarlo a aceptar la fatalidad de un cambio de régimen, o al menos llevarlo a huir, a desertar… aunque para lograrlo haya que desangrar el país privándolo de su juventud ya formada, de sus cuadros, que aspiran a vivir mejor en un clima de paz… aunque haya que convertir a esos refugiados en un pueblo de mendigos, a merced de todo tipo de traficantes: prueba de ello son esas mujeres y niños que grupos inquietantes ya instalan de noche en las esquinas de los bulevares parisinos.
Desde hace 5 años, nuestros retorcidos políticos, nuestros periodistas complacientes, nuestros intelectuales extraviados o desviados, participan –con muy pocas excepciones– en la enorme conspiración de la mentira que presenta la Siria soberana y legal como usurpadora y culpable de masacres, mientras que quienes la agreden y sus padrinos –orientales y occidentales– son presentados como revolucionarios liberadores.
Además del horror que infunden las imágenes de esta guerra salvaje, ¿cómo no sentir náuseas ante la ceguera, voluntaria o no, de nuestras élites, que prefieren dar crédito a las mentiras de sus aliados y protegidos, ignorando los innumerables testimonios de las víctimas que señalan claramente a sus verdugos? ¿Cómo es posible no sentir náuseas ante esta complicidad asumida, a penas disimulada por una omerta sistemática? ¿Cómo es posible ver impasibles el aplomo y el derroche de supuestos “buenos sentimientos” de quienes modelan nuestra «opinión pública»?
La solución no es acoger en Europa a los refugiados que de una u otra manera hemos creado al alimentar la guerra universal de agresión y la yihad contra Siria. Hay que levantar de inmediato, sin dilación ni condiciones, las sanciones destinadas a quebrar la voluntad de todo un pueblo. Hay que poner fin a la guerra, en vez de dedicarse a agravar su impacto recurriendo a los métodos despreciables, taimados e inicuos que son las sanciones al estilo de Occidente.

Hay que lograr que se haga justicia al pueblo sirio martirizado y humillado. Y lo más elemental de esa justicia, lo primordial, es no cubrir con un manto de virtud a los feroces criminales que, en nombre de la intolerancia, tratan de destruir la Siria tolerante. Esa justicia implica también no seguir dando nuestro aval a los flageladores que impunemente castigan soberbiamente a los demás. Basta ya de mentiras. Basta ya de hipocresía. Basta ya de supuestas lecciones.

Repitámoslo. Hay que levantar las sanciones criminales y espurias que están matando a Siria y su pueblo. Pero hay que hacerlo ahora, no en un mes o en un año. No es una cuestión de diplomacia sino una cuestión de honor. Y Francia recobraría algo de su honor si decidiese, unilateralmente y a título nacional, el levantamiento de las sanciones.

miércoles, 24 de febrero de 2016

El fenómeno Trump

El Imperio, en crisis terminal, comienza las primarias presidenciales con un candidato sorpresa: Donald Trump, millonario fanfarrón y patotero, alternativamente comparado con Hitler y Mussolini, arrasa en las preferencias del electorado republicano. El fenómeno Trump comienza a ser asimilado recién ahora por una clase política en la cual, últimamente, la diferencia principal entre demócratas y republicanos parece ser el color de la corbata o cosas así. Las notas que siguen son del diario español El País:

Título: Donald Trump confirma en Nevada su dominio absoluto de las primarias

Epígrafe: El millonario gana el caucus con más del 40% de los votos en uno de los estados más diversos. Marco Rubio y Ted Cruz mantienen un virtual empate en el segundo puesto

Texto: Empiezan a faltar palabras para definir el dominio del millonario Donald Trump sobre las primarias del Partido Republicano. Ya no transmite la sensación de que puede ganar la nominación. Eso era la semana pasada. Con su victoria este martes en Nevada por 20 puntos de diferencia sobre el segundo, la sensación es de bola de nieve imparable. Con una cuarta parte de las mesas escrutadas, Trump ha arrasado con más del 43% del voto, mayor que cualquiera de sus victorias hasta ahora, ganando entre hombres, mujeres, casi todas las edades y razas. Lo que Trump llama “el movimiento” llega al momento crucial de las primarias convertido en un tornado que succiona todo a su alrededor.

No había pasado un minuto desde que empezaron a revelarse los resultados, a las nueve de la noche, cuando Associated Press, CNN, CBS, y NBC dieron al unísono el titular de que había ganado Trump. Era evidente solo con el recuento de algunas mesas clave. Cuando Trump quiere decir que algo es muy bueno, suele decir “el número dos ni siquiera existe”. Se puede aplicar en este caso. El recuento era lento y a medianoche, las nueve de la mañana en España, aún estaba en el 40%, pero las cifras no variaban.

La victoria en New Hampshire creó lo que se llama momentum en la campaña de Trump (esa sensación general de que alguien va lanzado), la victoria en Carolina del Sur demostró que puede ganar en el sur religioso y dejó sin argumentos a Ted Cruz. Este martes arrasó con todavía más diferencia en Nevada, uno de los estados más diversos de Estados Unidos, y dejó sin argumentos a Marco Rubio y su supuesto tirón entre minorías y la clase media asalariada. ¿Alguien se acuerda de quién ganó en Iowa?

Se acuerda Ted Cruz. Tan importante como el ganador esta noche era deshacer el empate virtual en el segundo puesto de esta carrera entre Cruz y el senador Marco Rubio, que se disputan el puesto de ser la alternativa que una a todos los republicanos que no quieren a Trump. Rubio y Cruz mantenían con el 40% escrutado un virtual empate en el segundo puesto cerca del 24% cada uno. En las últimas horas el senador cubanoamericano ha sumado importantes apoyos del establishment republicano que sugieren que es el elegido para dar la batalla.

Cualquier esperanza de que Cruz se retirara fue contestada en un discurso desafiante: “La historia nos enseña que nadie ha ganado la nominación sin ganar una de las tres primeras elecciones. Y sólo hay dos personas que hayan ganado una de esas. Donald Trump y nosotros. La única campaña que ha vencido a Trump y puede hacerlo es esta”, dijo Cruz.

La posible ventaja de Rubio sobre Cruz en Nevada no fue tal y además palidece ante la potencia de Trump. El millonario prácticamente tantos votos como los dos juntos. Trump se volvió a reír anoche con sus seguidores de quienes hacen el cálculo de que un solo candidato tendría posibilidades contra él. “No se dan cuenta de que según se van retirando candidatos, nosotros recogemos parte de ese voto”, presumió.

Para Rubio es una noche agridulce. Fue el único de los tres que no se quedó en Nevada para el recuento. Este estado tenía que ser su cortafuegos, la primera vez que ganara algo. Es hijo de inmigrantes, vivió aquí parte de su infancia, sus padres trabajaron en los casinos, fue mormón, nadie habla de tú a tú a los votantes de Nevada como Rubio. Y ha sido no solo aplastado por Trump con unas cifras inimaginables hace dos meses (como dijo el propio Trump), sino que Cruz le aguanta el paso. Una nota positiva la aportaba la encuesta a pie de urna de CNN, que mostraba que Rubio ganaba con el 41% entre aquellos que se han decidido en la última semana. También supera a Trump entre los menores de 30 años. Pero no ha ganado nada aún y no está claro qué puede ganar si no es Florida.

Durante su discurso de celebración, Trump destacó que había ganado en prácticamente cualquier categoría que se quiera dividir al electorado. “Somos los más listos y los más leales”, dijo. Pero sobre todo destacó un dato: “Lo dije desde el principio. ¡Hemos sacado el 46% entre los hispanos! Estoy muy contento con eso”. Los hispanos son el 28% de la población de Nevada. En el condado de Clark (Las Vegas), que concentra el 70% de la población del estado, Trump tiene alrededor del 50% del voto, el doble que Rubio, un hispano que habla español. El partido calcula que el 10% de sus votantes en Nevada son latinos.

La impresionante victoria en Nevada llega a una semana del supermartes, cuando votan 11 estados y la carrera se vuelve verdaderamente de ámbito nacional. Esto eran solo pruebas en estados laboratorio. A partir de ahora, frenar a Trump es cada vez más difícil y cada vez más caro. No es lo mismo hacer campaña en estados de dos millones de habitantes que en Texas. Mientras la carrera siga dividida con otros cinco candidatos es imposible saber si hay una mayoría de los republicanos que no quiere a Trump. Y según avanzan las primarias, ganando estados con un 35%-40% del voto, sigue sumando delegados para la Convención Republicana. Eventualmente, evitar que sea el nominado será matemáticamente imposible.


Título: De Obama a Trump

Epígrafe: La posibilidad de que el magnate ganase las presidenciales era descabellada: hoy sigue siendo remota, pero ya no es inverosímil

Texto: Hace ocho años, Estados Unidos estaba a punto de elegir a su primer presidente negro. El demócrata Barack Obama prometía terminar con décadas de divisiones. Era un político inusual: mesurado, paciente, capaz de analizar todos los aspectos de un problema antes de adoptar una decisión, consciente de los límites de su poder y el de su país, pragmático y al mismo tiempo visionario.

Hoy un hombre de negocios deslenguado y fanfarrón, con una tendencia irrefrenable al insulto y un mensaje xenófobo que recoge las tradiciones más sombrías de la política estadounidense, tiene opciones claras de lograr la nominación del Partido Republicano a las elecciones presidenciales de noviembre.

La victoria de Donald Trump, el martes, en Nevada, el cuatro estado en votar en el proceso de primarias y caucus (asambleas electivas), no significa que él vaya a ser el nominado, ni mucho menos que gane las presidenciales. Esta es una carrera de fondo.

Los obstáculos son enormes: en un país diverso y, más allá de las caricaturas, políticamente centrado, el Partido Republicano se arriesga a convertirse en una fuerza marginal si presenta a Trump. Pero hasta ahora ha desmentido todos los pronósticos sobre su inminente caída. Hasta hace unas semanas la posibilidad de que Trump sucediese a Obama era descabellada; hoy sigue siendo remota, pero ya no es inverosímil.

¿Cómo se ha llegado hasta aquí? Algunos señalan a la inacción de los dirigentes del Partido Republicano o de sus líderes de opinión: o bien, como la mayoría de observadores, nunca creyeron que Trump llegase tan lejos, o se lo tomaron a chiste. El ascenso del heterodoxo Trump —un candidato sin ideología definida, con retórica ultraderechista en inmigración y casi de izquierdas respecto al comercio internacional o el poder de las farmacéuticas— representa una OPA hostil al Partido Republicano. Al mismo tiempo, Trump es un espejo deformado e hiperbólico de la visceralidad de los republicanos durante los años de Obama.

Trump ha contado con un aliado valioso en los medios de comunicación, que se hace eco de cada astracanada suya y le regala horas y horas de pantalla. Ningún candidato, de ningún partido, ha contado con tanta cobertura televisiva como Trump, un showman capaz de mantener durante un mitin de 45 minutos la atención del público. Su personalidad —un triunfador, un multimillonario— es su atractivo.

Obama debía unir Estados Unidos, pero, cuando abandone la Casa Blanca en enero, dejará un país polarizado política y racialmente. Como demuestra el bloqueo en el Tribunal Supremo tras la muerte del juez Antonin Scalia, la parálisis en Washington continúa. Los años de Obama habrán sido, también, los de las tensiones por el trato policial a los negros, el miedo de sectores de la mayoría blanca a perder su estatus en un país más multicultural, y la erosión continuada de la clase media.

Trump —el anti-Obama: no sólo por sus ideas políticas, sino por su personalidad— es la expresión última del malestar.


Título: Donald Trump transforma al Partido Republicano

Subtítulo: El favorito del 'Grand Old Party' conecta con la base conservadora reventando dogmas

Texto: Donald Trump, guste o no a los dirigentes de la derecha estadounidense y a sus líderes de opinión, es el nuevo referente del Partido Republicano. El Grand Old Party —el gran y viejo partido de Lincoln, Eisenhower, Reagan y los Bush— puede caer en manos de un magnate de la construcción y los casinos que ofrece una síntesis ideológica extraña: una mezcla de propuestas ultraconservadoras con otras asociadas en Estados Unidos a posiciones progresistas. Y un punto en común: la improvisación.

Ni de izquierdas ni derechas, sino todo lo contrario: Trump, un político novato que en el pasado tuvo simpatías demócratas, redefine al Partido Republicano. Era el partido del big business, los intereses de las grandes corporaciones y los grupos de presión. Controlado por un establishment férreo, lograba imponer a un candidato pragmático y con experiencia para la nominación a las elecciones presidenciales.

Las tradiciones y las familias contaban. Su último presidente, George W. Bush, no era popular, tampoco en el partido, pero era un tabú, entre cualquier republicano con aspiraciones, cuestionar la invasión de Irak de 2003 y menos su papel en los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Para los republicanos, el apoyo a Israel era incondicional. La ortodoxia prescribía asimismo promover el comercio internacional frente al proteccionismo asociado a la base sindical del Partido Demócrata. Era el partido que se oponía al intervencionismo estatal y defendió una reducción al mínimo del estado del bienestar.

Estos son algunos de los dogmas que Trump ha reventado. La victoria en Carolina del Sur, el sábado, llega después de acusar a Bush de mentir sobre la guerra de Irak y sugerir que no protegió a EE UU ante el 11-S, una declaración que bordea las teorías conspirativas de los truthers, los que ponen en duda la verdad de los atentados.

Trump ha dicho que, ante el conflicto entre israelíes y palestinos, se considera neutral. Elogia al presidente ruso, Vladímir Putin, señalado como uno de los peores rivales de EE UU por el establishment republicano. Y sostiene que programas públicos como las pensiones de jubilación y la sanidad para mayores de 65 años deben mantenerse intactos, sin las reformas irrenunciables para su partido.

Trump combina estas propuestas, algunas de las cuales desbordan por la izquierda al Partido Demócrata, con posiciones próximas a la extrema derecha. La propuesta de cerrar las fronteras a los musulmanes, la de expulsar a los once millones de inmigrantes sin papeles y la retórica ultranacionalista (“Debemos cuidad de nuestra gente”, dijo en el último debate) dinamitan los esfuerzos de las élites republicanas para atraer a las minorías, clave en las elecciones presidenciales del futuro.

Si Trump se convierte en el nominado para las presidenciales de noviembre, será el líder de facto del Partido Republicano. Su ideología será la línea oficial delGrand Old Party. ¿Cómo definirla?

“Es el ‘trumpismo’”, responde a EL PAÍS, David Frum, uno de los conservadores que en artículos y conferencias ha intentado entender el fenómeno Trump. A Frum se le atribuye la autoría de la famosa frase del eje del mal en un discurso de George W. Bush, para quien escribió discursos cuando Bush era presidente.

“El trumpismo”, continúa Frum, “es la creencia en que Donald Trump es maravilloso y tiene respuesta a todos nuestros problemas”.

Frum ve improvisación detrás de muchas de las posiciones de Trump, más que a una doctrina definida. Un ejemplo es su equidistancia ante Israel y Palestina.
“Si le digo a usted que hay una elección en el estado indio de Bihar y hay un partido comunista y un partido extremista hindú, y le preguntó a favor de quién está. ¿Qué dirá? 'No lo sé'", dice. "La respuesta no valdría mucho la pena porque no habría pensado en ello. Muchas de las respuestas [Trump] se le ocurren al momento. Sería un error decir: esto significa esto o aquello, porque mañana quizá dará otra respuesta”.

Frum cree que Trump ha sabido conectar con los votantes republicanos en un momento en que las élites del partido se habían desconectado. Las élites defendían una política exterior agresiva, una reducción del estado del bienestar y una reforma migratoria. Los votantes, todo lo contrario. Trump lo ha entendido mejor que nadie.

Subnota: Versión exagerada de la retórica más conservadora

Texto: No es seguro que Donald Trump sea el nominado del Partido Republicano, pero su influencia se deja notar. La inmigración no era un tema de debate cuando él declaró su candidatura en junio: sus propuestas han obligado a la mayoría de republicanos a endurecer sus posiciones. A veces Trump va a contracorriente del partido, pero también es una versión desquiciada de los sectores más combativos —con la inmigración, por ejemplo— y dela retórica inflamada de la derecha en los años del presidente demócrata Barack Obama.


Título: Los candidatos ‘antiestablisment’

Epígrafe: Bernie Sanders se presenta como la némesis de Trump, pero los dos intentan responder a un electorado desengañado

Texto: Las victorias de Bernie Sanders y Donald Trump en las primarias de New Hampshire, el pasado 9 de febrero, no representan exactamente una premonición, pero ilustran la pujanza del populismo en la carrera hacia la Casa Blanca, y establecen una conexión 'antiestablishment' entre dos candidatos al mismo tiempo antagónicos: hombre rico-hombre pobre, cristiano-judío, xenófobo-filántropo, instinto-neuronas, pistolero-pacifista, antipolítico-político, carismático-corriente, ultraliberal-socialista, individualista-colectivista.

Podría añadirse en este juego de las diferencias la más convencional de todas, republicano-demócrata, pero las expectativas de Trump y de Sanders se explican precisamente por la distancia que han adoptado respecto al viejo paradigma. Necesitan ambos matizar su distancia del sistema, responder a la congoja de un electorado desengañado, descreído, aunque hayan emprendido caminos contrapuestos de proselitismo. Trump erige su mesianismo desde el miedo, apelando a las vísceras y a la buena salud del chivo expiatorio. Bernie Sanders lo hace desde la utopía, estimulando el eslogan de un mundo mejor y más justo, confortado en el idealismo.

Ahí radica su adhesión orgánica y retórica a los fenómenos políticos que han prorrumpido en Grecia, Reino Unido y España, trasladando los síntomas y las ambiciones de una internacional de nuevas izquierdas sobre el cadáver de la antigua o anticuada socialdemocracia. Lo dijo el propio Sanders cuando Jeremy Corbyn se convirtió en el líder de los laboristas el pasado mes de septiembre: “Necesitamos un líder en cada país del mundo que recuerde a los millonarios que no pueden tenerlo todo” (The Huffington Post).

No podía sospechar entonces Sanders que las primarias fueran a convertirlo en la opción estadounidense, precisamente en perfecta oposición al icono de millonario insaciable. Trump es la expresión del mal. Un populismo al que se debe y puede combatir con otro populismo, dotado este último de una legitimidad moral porque extiende la mano al inmigrante, abandera el pacifismo, clama por la redistribución de la riqueza, devuelve al Estado un papel tutelar y fomenta la conciencia medioambiental, a expensas de los petroleros que están corrompiendo el planeta.

El ideario lo ha hecho suyo el papa Francisco. O ha sido el pionero en divulgarlo, de tal manera que la agonía de la izquierda populista en América Latina —Kirchner constituye el último ejemplo— se produce al mismo tiempo que la resucita el páter bonaerense Bergoglio, un pontífice muy político, cuyas condenas al dinero y a la injusticia social, vinculadas a la épica de la teología de la liberación, se han granjeado la admiración de los nuevos líderes izquierdistas. Empezando por Pablo Iglesias y por la rehabilitación coyuntural de una doctrina católica que evoca los escritos de Léon Bloy (1846-1917) y su azote a la casta abyecta de los millonarios. Concibió el autor francés el ensayo La sangre del pobre (1909) para denunciar la ecuación según la cual la riqueza de unos se produce por la pobreza de los otros, o a expensas de ellos, estableciendo una causalidad de la que discrepan muchos economistas —no sólo liberales— y en la que coinciden Sanders, Corbyn e Iglesias.

Se han hecho los tres franciscanos y no han podido reclutar a Alexis Tsipras, porque el pionero del desafío a las políticas de austeridad ha sido castrado por Angela Merkel, domesticado como el Hediondo de Juego de tronos, y expuesto incluso como un escarmiento a las ideas revolucionarias.

Otra cuestión es interpretar el gatillazo de Tsipras como un accidente prosaico, casi inevitable, en la construcción de una internacional a la izquierda de la izquierda que tanto denuncia la inanición de la socialdemocracia —el socialismo francés y la sinistra italiana han mutado hacia posiciones conservadoras—, como se contrapone al populismo feroz, excluyente, identitario de la extrema derecha —Francia, otra vez, y también Orban o Farage— un populismo de cualidades pedagógicas, evangélicas.

“En su naturaleza volátil, el populismo puede encenderse desde la reforma o desde la reacción, desde el idealismo o desde los enemigos exteriores”, escribía George Packer en la revista The New Yorker matizando las diferencias —y las connivencias— entre Trump y Sanders. “El populismo es una actitud y una retórica más que una ideología. Se plantea la batalla del bien contra el mal, aportando soluciones simples a problemas complejos”, añadía.

Sanders ha localizado la zona cero en Wall Street. Igual que ha hecho el papa Francisco. Y se les han adherido Iglesias y Corbyn con un programa embrionario, voluntarista e ingenuo que aspira a convertirse en criterio general de regeneración democrática. Se trata de presionar fiscalmente a las rentas altas, de poner límites y condiciones a los tratados de libre comercio —muchos de ellos fomentados por Obama…—, de devolverle al Estado antiguas prerrogativas —cuestionando incluso la cesión de soberanía que justifica el proyecto comunitario—, de afrontar con sentido humanitario las emergencias de los flujos migratorios, de discutir el papel geopolítico de la OTAN, de fomentar el pacifismo y de asumir una responsabilidad específica en la protección del planeta.

Es una alianza de intereses que no exige contraprestaciones metafísicas, ni obediencia eclesiástica. De hecho, la credibilidad iconoclasta de las nuevas fuerzas políticas consiste en haber abjurado de cualquier expresión del sistema. Bernie Sanders repudia el dinero con que quieren financiarlo algunos millonarios demócratas, del mismo modo que Jeremy Corbyn representa la contrafigura del laborismo convencional. Y reivindica para sí, como Iglesias, una suerte de sinceridad, de virginidad, respecto a los grupos de presión económica, o frente a la abstracción de los poderes fácticos, sabiendo además que su discurso asambleario seduce a las clases desfavorecidas tanto como interesa a los urbanitas y a los universitarios.

El gran desafío consiste en la modulación del diagnóstico a las soluciones. Y en el salto de la retórica y del voluntarismo a la realidad, con el problema que supone la exageración del gasto público, el tratamiento sentimental del problema migratorio y hasta la candidez del pacifismo en tiempos de probada ubicuidad terrorista. Incurriría este populismo en el idealismo, incluso en la demagogia, pero el populismo de Trump y de Le Pen, construido desde la psicosis, la pureza étnica y la identidad, despierta los peores fantasmas de la sociedad, y nos lo hemos tomado a broma hasta que la Casa Blanca y el Elíseo se les han puesto a tiro de piedra.


Título: Nadie quiere ser 'establishment'

Subtítulo: El gran argumento en las primarias de Estados Unidos es el ataque contra una liga de poderosos en la que ninguno se siente incluido

Texto: Todos atacan al establishment. Pocos saben exactamente qué es y quiénes son sus miembros.

El aspirante republicano Ted Cruz habla del cártel de Washington, una especie de organización semicriminal dedicada a hacer la vida imposible a los ciudadanos y acabar con sus libertades. Otros, como el candidato demócrata Bernie Sanders, apuntan a Wall Street, el conglomerado financiero que con su influencia desmedida en la política y la economía pone en riesgo la cohesión social. El mayor detractor del establishment es el favorito del Partido Republicano, el magnate inmobiliario Donald Trump, hijo de millonario, neoyorquino, miembro ilustre de la elite de la Costa Este de Estados Unidos que, históricamente, se ha asociado con el establishment.

Desde que el término se popularizó en los años sesenta, el establishment (literalmente, el establecimiento) siempre es el otro.

“Una característica de la mayoría de pensadores y escritores que se han dedicado a este tema es que lo definen de tal manera que ellos se colocan fuera de él e incluso se sitúan como víctimas”, escribió el periodista Richard Rovere enThe American Establishment, un ensayo publicado en 1961. Rovere se burlaba de las teorías conspirativas según las cuales una élite formada por financieros, empresarios, políticos y profesores del nordeste de EE UU movía en la sombra los hilos del poder. Lo comparaba con la jerarquía soviética. The New York Timesera su principal órgano de información y la revista Foreign Affairs "disfrutaba, en su campo, de la autoridad de Pravda o Izvestia".

Se atribuye la invención del término a otro periodista, Henry Fairlie, que lo usó por primera vez en 1955, referido a la política británica. “Por establishment no me refiero sólo a los centros del poder oficial —aunque sin duda forman parte de él— sino más bien a todo el entramado de relaciones oficiales y sociales en el que este poder se ejerce”. Una década después, Fairlie admitió que, por su “vaguedad y carácter informe”, la palabra puede usarse “en casi cualquier país y aplicarse a casi cualquier cosa”. Otros lo llama casta.

Hace unos días, cuando le preguntamos en Washington qué era el establishment, un veterano de la Casa Blanca de George W. Bush dijo: “La gente usa el término y no significa nada. Dicen que son los lobistas, pero ellos no tienen poder, son empleados. Distrae más que ayuda”.
El repudio de establishment está inscrito en los genes de EE UU, país nacido con una revolución contra el establishment por excelencia de la época: la monarquía británica. Hoy podría ser K Street, la calle de los lobbies en Washington. O el Congreso. También la Casa Blanca y los aparatos del partido republicano y demócrata. La lista es larga: Wall Street; las universidades de la Ivy League, la exclusiva liga de la hiedra; los gobernadores de los 50 estados; los medios de comunicación liberales (progresistas en EE UU), como dicen los conservadores para referirse a los diarios y televisiones generalistas; dinastías como los Bush o los Clinton.

La derrota de Jeb Bush, hijo y hermano de presidentes, y el ascenso de Trump en la carrera por la nominación republicana, es la derrota del establishment: si alguien mueve los hilos, los mueve muy mal. Pero, de acuerdo con esta teoría, el establishment no está muerto: la favorita demócrata es Hillary Clinton, miembro insigne del club.

El problema es que se trata de un club “vago e informe”, por citar a Fairlie. Quien ayer era antiestablishment hoy lo representa (los mismos padres de la patria, que se rebelaron contra la monarquía británica, era el establishment local).

En 1993, el Times de Londres escribía que “el establishment está alarmado por la exhibición abierta de poder político” de la entonces primera dama, Hillary Clinton. El senador Marco Rubio, aspirante a la nominación republicana, logró su escaño en 2010 como candidato contrario al establishment y ahora es la última esperanza del establishment para frenar a Trump. Y Trump, que procede del establishment neoyorquino y es ahora el terror del establishment, se convertiría en su máximo líder si ganase las elecciones presidenciales de noviembre.

Ningún candidato quiere ser el establishment, pero todos están destinados a encabezarlo si logran el objetivo de la presidencia.