viernes, 5 de febrero de 2016

Turquía: jugando a la ruleta rusa


Otra buena nota de Ghassan Kadi sobre la precaria situación de Turquía en relación con el "conflicto" "revolucionario" de Siria y las tristes opciones que le quedan al presidente turco, Tayyip Erdogan. La nota apareció, al igual que la de ayer, en el sitio thesaker.is. Acá va:


Título: Coming to a head in Syria

Texto: What started as a “War On Syria”, allowed to grow and fester unabated, fueled and sponsored by eighty three nations spearheaded by Turkey, Saudi Arabia, Qatar, Israel and NATO and all pro-NATO nations, is undoubtedly coming to a head.

Geneva III seems dead in the water, just like Geneva I and II were. This time however, Syria and its allies are calling the shots, and they are playing the cat-and-mouse game, and why not? After all, the ball is in their court and it wasn’t easy coming. It’s the spoil of blood and sacrifice.

That said, whichever way one looks at what I call the “War On Syria” or truly believe it is a revolution and choose to call it the “Syrian Revolution” or any other name for that matter, recent events are indicating a coming to head; one way or the other.

The time of stalemates has long gone. If anything, the stalemates were the result of a series of stagnant conditions on the battlefield which didn’t allow for victors or losers to emerge except in certain specific areas, but as the Syrian Army is now making sweeping advances in many territories and on many fronts under the aerial support of Russia, the stalemate is no longer.

Any whichever way one looks at the recent developments in Syria, favourably, unfavourably, or indifferently, one has to be able to see that there are some serious changes on the horizon. Those changes will eventually culminate into new directions and the coming to head of an outcome cannot be too far away.

Some of the head figures that were involved in the original orchestration of the “War On Syria” have already faced their own coming to head and came down crashing. Saudi Prince Bandar Bin Sultan was perhaps the most infamous “victim”. Few conspirers throughout history have fallen on their own swords in a more humiliating manner than the way he was demoted from a potential crown prince and king to a virtual nobody.

The outcome that has thus far been achieved by the collaboration of the aerial Russian might with the Syrian Army on the ground is tightening the noose on Erdogan and giving him a few bitter options. The Saudis are not in a much better situation, but Saudi Arabia does not have common borders with Syria and Saudi Arabia does not have Kurds.

Now that Erdogan has finally shown his true colours to the Kurds and spewed his hatred upon them in Syria, Iraq and within Turkey itself, he can no longer rewind the clock and restore his pre-“War On Syria” diplomacy status with them.

Erdogan must be shuffling his cards, contemplating different options and weighing out their risks. Without reaching some agreement with Russia, he cannot save face. But his window for diplomacy with Russia has been deadlocked and Russia will not sit at a negotiating table with him, not after he shot down the Su-24 and had his thugs kill the pilot as he parachuted. Realistically, he cannot emerge with any win, modest and insignificant as it might be, without some military action. But as his biggest military gamble in Syria was beginning to fail even before Russia intervened, what hope of military gain does he have now with Russia on Syrian soil and in her skies?

But if he sits back and allows Syria to win, among other things, he will be accepting to face serious and grave domestic repercussions. As a matter of fact, those repercussions have already started, and a quick look at Diyarbakir and its surrounds says it all.

The only other option Erdogan has is to have a military showdown with Russia, but to do this, he needs help.

The Saudis have expressed willingness to send troops into Syria to fight alongside the USA against Daesh (ISIS), wink wink. We all know what this means. This is their way of saying that they intend to use Turkey as a route and work alongside Turkish troops in attacking Syria. Ironically however, Saudi Arabia, that has a military budget higher than that of Russia, has not yet been even able to score a military win in Yemen, and probably never will. The recent announcement about sending troops into Syria sounds like a practical joke. That said, Erdogan does not need the Saudi Army. The Turkish Army has enough muscle power of its own, but not anywhere near strong enough to engage with Russia, and any Saudi involvement will probably be tokenistic. Furthermore, the Saudis might have been keen to fight against Syria, but they will not engage in battle against Russia.

Turkey will never be able to have a war with Russia unaided, but all indications are that it is picking on a fight with the Big Bear in the hope the NATO will support it. The ally Erdogan is counting on is NATO not Saudi Arabia, and this is not such a great revelation. Erdogan has been playing the NATO card long before the downing of the Su-24 last November.

If Turkey ever needed to be a NATO member, the reason was always Russia. The animosity between the two nations is centuries old and the dispute was not only over territory, but also religious. After all. The Ottomans have invaded the entire region of Orthodoxy, decimated the Byzantine Empire, and only Russia was able to spare herself from their iron fist rule.” But as fate took a turn and the Ottoman Empire was no longer and Russia herself became a superpower, when NATO was founded in 1949, Turkey had no reason at all to join it other than fear of the USSR.

For five years now, the enemies of Syria have been pushing their luck trying to engage the USA and NATO directly in fighting the Syrian Army but to no avail. The so-called East Ghouta chemical attack massacre was framed on the Syrian Army in a desperate attempt to get a UNSC resolution akin to the one made against the government of Libya a couple of years earlier, but this time Russia vetoed the decision.

But Erdogan never gave up trying to engage Uncle Sam. When he ordered his troops to down the Su-24, it was clear that this was yet another attempt to drag NATO into an intervention that it does not need and a UNSC resolution, but his plea seemed to have gone to deaf ears. The extra-ordinary NATO meeting that Erdogan immediately requested following the incident, clearly stated that Turkey and Russia should work together to settle their problems. That was NATO’s clear message to Turkey to leave NATO out of it.

But Turkey did not stop its attempts to pick on a fight with Russia. A few days ago, unoccupied Syrian towns close to Turkish borders were bombed as Turkey was apparently providing a cover for retreating Jihadists. As a matter of fact, the news today is reporting Russian awareness of a Turkish preparation for sending troops into Syria. Russia is warning, and Erdogan is definitely stirring the pot unabated.

With or without NATO’s support, it takes a madman to aim for war with Russia, but Erdogan is now as mad as a cornered rabid dog. All of his actions, ever since the downing of the Su-24 are indicative of getting into a military confrontation with Russia. This is what he is aiming for. A war of this nature has the potential to develop into a global war and a multitude of regional wars that will not only include the super powers, but also regional powers. Millions of lives can be lost, and no human in his/her right mind would wish it to happen. But how can one put a harness on a madman and stop him in his tracks?

Erdogan is taking an enormous and dangerous gamble here, not only in deliberately trying to engage with a superpower, but also in hoping that NATO will come to its supposed end of the bargain.

If a limited conflict develops between Turkey and Russia, NATO will probably weigh in, but the question is this, if a full scale war does break out between Russia and Turkey, will NATO enter the theater to protect Erdogan’s hide? No one knows, but a quick guess says unlikely.
Cynics and critics might say that NATO, and the USA in particular, will never let go of their regional interests in Turkey. This is true, but defending Erdogan and defending Turkey are two different things.

If faced between having to cut Erdogan loose to face his destiny or engaging in an all-out war with Russia, the USA and NATO might choose the former and sacrifice Erdogan personally. In fact, this would be a perfect scenario for a colour revolution, and what stops America from orchestrating one in Turkey? After all, they are the experts of turning against their allies.

A good look at the map of northern Syria and the recent advances of the Syrian Army clearly indicates that the western region of that border will soon be back into the hands of the Syrian Army, and soon could mean a few weeks. In a few weeks, if not probably less, the city of Aleppo will go back to the custody of the state and government of Syria. This will constitute a huge blow to Erdogan. Considering that the Turkish-Syrian border in the Hatay region is quite mountainous and difficult to penetrate militarily, once it goes back to Syrian hands, it will be virtually impossible for Turkey to take that it back. The eastern side of the border however is quite flat and any advancing troops will be sitting ducks for aerial attacks.

The other risk factor for Erdogan stems from the fact that during an election year, America is highly unlikely to commit itself to a new war, any new war, let alone a major war with Russia.
The fall of Erdogan on his head is bound to happen one way or the other, and the huge popularity he gained after reforming the economy is getting eroded gradually, and even though he won the last round of elections, if Turkey faces more domestic strife and gets dragged by its leader into a major war, not only the economic reforms will fall by the wayside and push turkey back to the economic abyss, but this will open the political doors to all possibilities, with or without a colour revolution.

As the clock is ticking however, and as forces loyal to Erdogan within Syria lose more territory and nerve, Erdogan’s need to gamble becomes more dire, and he finds himself pushed more and more into a corner, forced to play roulette, the Russian style.

Puertas que se abren en Turquía


Posteamos una hipótesis posible sobre el por qué del espasmódico ingreso a Europa de refugiados musulmanes procedentes de Medio Oriente y el Norte de Africa. La nota apareció hoy en el sitio web TheSaker.is y fue escrita por Ghassan Kadi. Acá va: 

Título: Turkey’s Gates To Europe

Texto: The story of refugees flocking into Europe, and the avalanche of repercussions that followed, remains to be a conundrum that many involved individuals, including some seasoned analysts, are at pains to unravel.

Any denial that those refugees had brought with them very bad elements is a denial of a truth that is so loud and clear. And when some highly competent authors wrote about this and were attacked and called Fascists and racists, those who made those accusations must be living in a dungeon that lives by rules that do not exist anywhere on this planet. Not that I wish any harm to anyone, but I would just wonder what would those critics do or say if it was their own sisters, girlfriends, daughters and mothers getting ganged raped in the streets!

Many theories have been put forward to explain what is really happening in Europe, but with all due respect to many authors whom I greatly respect and admire, I find that none of those theories add up in a manner that is convincing and complete.

Apart from politics and political analysis, the influx of refugees was either a natural consequence of many wars and economic difficulties that have adversely affected millions of people, or it was something that has been orchestrated by an invisible plotter.

The former possibility seems remote because even though the wars in Afghanistan, Iraq, Syria and Libya have indeed disadvantaged millions of people, one would expect a steady trickle of refugees, not a sudden human tsunami.

This points towards the direction of having an invisible hand behind this, but whose hand is it?
Unless theories that attempt to explain what is happening are able to connect the dots in a manner that explains what made all of those refugees move in such huge numbers all at the same time, who is the plotter behind this, and what benefits the plotter gets out of it, then that theory is incomplete and therefore inaccurate. This of course excludes that other possibility and that is case of a plot-gone-wrong. Of course such a possibility cannot be zeroed out, but once again we are back to square one; who was the original plotter and how did his plot fail?

Many are quick to accuse the USA and the CIA for anything that goes wrong at any time and everywhere. I am the last person to defend “The Empire”, but we should not be blinded to facts and rationality. I can see how the USA can benefit from partially destabilizing Europe in order to keep it under the American yoke of submission especially in regard to the anti-Russian stand. But I cannot see how the USA can benefit from the influx of thousands, and possibly tens of thousands, of Jihadists infiltrating into Europe and threatening its peace and wellbeing! Any such accusations are totally absurd and do not make any sense at all.

Then there are those accusing Merkel, and she is not a saint to be defended either. However, for Merkel to welcome in migrants knowing that Jihadists were hiding within them is not something that anyone would expect a German leader to do no matter how corrupt or stupid he/she is. With all of her downfalls, Angela Merkel would not deliberately welcome in Jihadists. Let us be rational.

Other theories have accused George Soros, Nuland, NATO, and even the EU itself. But in all of those instances, the pieces of the puzzle do not fit in a manner that shows a clear beneficiary in all of this. So is this a plot that has gone wrong? Perhaps not, or at least not yet.

Thus far, the only beneficiaries out of this whole kerfuffle are the European ultra-right wing parties, and we haven’t seen anything yet. European elections in the next few years will clearly see a huge surge in their support, and this will only be a normal reaction to the trauma that Europe is now suffering from and the fear and xenophobia it is creating. That said, we cannot in our wildest of imagination think that it was the far right in Europe that has plotted, orchestrated and executed this whole ordeal.

This really leaves us with Turkey, or should we say Erdogan.

Perhaps we will never know what is really happening in Europe, but an analysis of all of the events surely and clearly points at one and only one potential plotter and beneficiary, and this is none other than Erdogan.

To understand this, we must rewind the clock here and go back to the early days of the Ottoman Empire.

After the Ottomans established their rule in Asia Minor (Anatolia), their next step was to control the Bosphorus and to put a foot on European soil. This eventuated in 1453 with the fall of Constantinople (renamed Istanbul). This was followed by the capture of the Balkans and most of Eastern Europe. The Ottomans wanted to avenge Europe for the Crusader era in a big sweeping manner and move into Europe and declare the whole of Europe an Ottoman territory.

On the Southern front, it was rather easy for the Ottomans to move to conquer Syria and Mesopotamia. The Arab/Muslim World was at the beginning of its nadir that it hasn’t yet pulled out of, and the ill-organized Levantine troops could not face the well-organized Ottoman invaders and the battle of Marj Dabek in 1516 was decisively won by the invading Turks. Soon after, the Ottomans took control of Mecca, the trophy of all Muslim conquerors, given that whoever is in control of Mecca becomes inadvertently in control of Islam and Muslims.

Not too many years later, in 1529 to be exact, the Ottomans made their first attempt to capture Vienna. The second attempt was made in 1683, and both attempts failed. Land topography was paramount those days when troops were powered by horses and mules, and the location of Vienna would have created a passage for Ottoman troops to easily move into the rest of Western Europe, but this was not to happen.

Back to the present.

What many observers fail to see and remember is that Erdogan is both an Islamist and a nationalist, but first and foremost an Islamist. That said, Islamism and Nationalism in Turkey take a peculiar twist; they come hand-in-gloves. To Turkish Islamists, the Ottoman Empire provided the perfect model; a vast Muslim empire headed by Turkey.

Ideally for them, this empire should be restored and expanded as much as possible breaking old barriers that the Ottoman predecessors were unable to surpass.

The pain of the humiliating defeat virtually at the gates of Vienna in 1683 is still alive in the hearts and minds of Islamist-Nationalist-Turkish zealots, and no one embodies those passions more than his “eminence” himself; President Erdogan.

So leaving Syria behind for a moment, Erdogan feels he has a score to settle with the Christian infidel Europe.

Plan A for Erdogan was to keep the refugees in Turkey, dislocate Syrian Kurds from northern Syria, and then relocate the refugees in the newly-created Kurd-free buffer zone and thereby separating the rest of Syrian and Iraqi Kurds from Turkish Kurds and putting an end to their hopes of forming a state that can eventually encroach into Turkish territory.

His plot was refused by Turkey’s best allies; the USA, NATO and the EU. This left a very bad taste in Erdogan’s mouth, and with the EU having the soft underbelly in this triangle of allies that stabbed Erdogan in the back, it was revenge time for Erdogan; and the best revenge he could think of was to send those hundreds of thousands of Muslim refugees into Europe. After all, they became useless for him in light of the latest developments and especially after the Russian intervention.

In the EU itself, left-wingers and humanitarians, well-meaning as they may be, often live in total darkness of all sorts of wheeling and dealing that go on around them. They stood up and coerced their governments to welcome in refugees, and Erdogan knew they would, and he banked on this too.

On the other hand, Merkel might have been tempted by the idea of bringing in a massive cheap labour force that is badly needed for German manufacturing industries, and feeling supported by the calls of the home-grown humanitarians, she considered that a mandate strong enough to enable her to take daring steps.

If there was a plot-gone-wrong, it was that of Merkel and the EU in general. Their plot however was restricted to killing two birds with one stone; bringing in cheap labour, all the while cloaking themselves with the guise of caring for refugees. The EU plot could not have been to inundate Europe with Jihadi terrorists and rapists.

Only Syria and Russia understand Erdogan’s mind and what agendas he is hiding, and this is why they know where to hit him where it hurts the most, and right now, Syrian troops, supported by Russian air power, are moving on the ground and approaching Turkish borders in both of the Lattakia and Aleppo provinces.

The West on the other hand is, generally speaking, often short-sighted and even stupid. What adds to the short-sightedness and stupidity of its politicians is that section of humanitarians who are noisy and who do not know the difference between a true refugee in need and a rascals taking advantage of their lofty principles.

Thus far, it is all plot-gone-wrong for Erdogan in Syria, but his contingency plan B in Europe, if there is one indeed, is going pretty well. However, there is a big twist here. In the case of the “War On Syria” there were thousands of Syrians and their friends who knew exactly what the enemies of Syria were up to. They took upon themselves to stand up to tell the rest of the world the true untold story of Syria. Europeans and their supporters on the other hand seem to be none-the-wiser and totally unaware of the new Turkish plot. They have no idea at all that the Sultan is revamping old Islamist-Nationalist Turkish dreams. This spells grave danger.

It is possible that EU leaders are waking up, but we cannot be sure. The bribe funds given to Erdogan on the surface seem to have no justification at all. If anything, they look like rewarding bad behavior, but it is possible that those payments are made for Erdogan to stop further human flow , because he is the one in control of who leaves for Europe, when and how many.

Erdogan would not care if those Islamists flocking into Europe are pro-Saudi Wahhabists or whether they are under his control or not. As a matter of fact, he seems to have learnt from the mistake of Bandar Bin Sultan who was delusional enough to think that he could control what became ISIS. Erdogan simply wants to flood Europe with Muslims, radical Sunni Muslims of any persuasion.

I stand to be corrected, but I cannot see any other explanation of the truth of the sudden rush of Muslim refugees into Europe, who would or could plot such a rush, and who would benefit from it other than Erdogan.

To be fair to Erdogan, his dreams are not any better or worse than the dreams of an American hegemony, or any other national, racial, religious, sectarian empire-building dreams. It’s the sad story of human greed that can be blind and boundless. One would wonder if humanity would ever learn.

jueves, 4 de febrero de 2016

La cotiodiana idiotización de las masas. Hoy: Reino Unido


La idiotización de las masas continúa, inalterada, en un Occidente que de por sí ya deja demasiado que desear. Esta vuelta se le explica al público británico que los rusos son realmente malos, que si los dejan sueltos te arman la Tercera Guerra Mundial, y que Putin es, sinceramente, chicos, un ser malvado que le pega a la vieja los fines de semana en la dacha del Mar Negro. Pensar que alguna vez pensamos que la BBC era objetiva. En fin, leemos más detalles en este artículo de Russia Today.


Título: Nuevo programa de la BBC: Rusia invade Letonia y ataca con armas nucleares al Reino Unido

Epígrafe: El nuevo programa de la cadena BBC muestra un salón de situación, en el que ex altos militares y diplomáticos británicos están jugando a un conflicto bélico en el continente europeo.

Texto: La BBC 2 ha estrenado este miércoles 'World War Three: Inside the War Room' ('La Tercera Guerra Mundial: En la sala de guerra'), un nuevo programa de televisión cuyo argumento se basa en una imaginaria invasión rusa de Letonia y posterior lanzamiento de un ataque nuclear contra el Reino Unido.

El programa, de casi una hora, muestra un salón de situación, en el que ex altos militares y diplomáticos británicos están jugando a un conflicto bélico en el continente europeo.

Según el escenario ficticio, que, de acuerdo con la BBC, fue "desarrollado durante muchos meses de investigación y en consulta con militares, expertos diplomáticos y políticos de todo el mundo", los llamados 'separatistas pro-Kremlin' se apoderan de decenas de ciudades en la frontera entre Rusia y Letonia, y Moscú invade al país miembro de la OTAN para apoyarlos.
En respuesta, EE.UU. y el Reino Unido lanzan una ofensiva terrestre contra "las tropas de Putin", después de lo cual, según la BBC, Rusia pulsa el 'botón rojo' y lanza un ataque nuclear contra un buque de guerra de la Armada Real, mientras que al cuarto de guerra se le informa de que Putin ha elegido Londres como su próximo objetivo.

Si se representa a Rusia como un chico malo y al presidente Putin como un ogro que amenaza a la paz mundial, poco a poco la gente aceptará eso

"Tras la crisis de Ucrania y participación de Rusia en Siria, el mundo está más cerca de una confrontación entre superpotencias que en cualquier momento desde el final de la Guerra Fría", sostiene la BBC en el avance del programa, que fusiona escenarios ficticios con imágenes de archivo.

"Este programa tiene como objetivo examinar un escenario que ha sido considerado por los estrategas occidentales desde hace algunos años, es decir, el malestar entre la población de habla rusa en el Báltico, que en el pasado se han quejado de la discriminación, y el potencial de la intervención militar rusa subsecuente en los Estados del Báltico", comentó la cadena británica a RT.


Guerra psicológica

"Eso se llama 'guerra psicológica'", explicó a RT el historiador británico y experto en Rusia Martin McCauley.

"La forma en que se influye en las personas es a través de la repetición, diciendo una y otra vez la misma cosa. Si se representa a Rusia como un chico malo y al presidente Putin como un ogro que amenaza a la paz mundial, poco a poco la gente va a aceptar eso", detalló.

No es la primera vez que Rusia es retratada y recreada como agresor contra un Estado europeo. En otoño del año pasado, Noruega estrenó su serie de televisión más cara,'Okkupert' ('Ocupados'), basada en una imaginaria invasión rusa apoyada por una amplia coalición internacional. La Embajada rusa en Oslo no expresó ninguna protesta formal, mientras que el portavoz de la legación explicó que "la histeria no es el estilo de Rusia".

Conspiraciones


Alguien se pregunta: "Oia, qué raro que justito justito pasa esto, y acto seguido el gobierno de los EEUU hace esto otro, como si ya tuviera preparada la respuesta". Inmediatamente decimos: "El tipo ve conspiraciones por todos lados / el tipo anda con teorías conspirativas todo el tiempo". En fin; quince años ya. No pasa un mes sin que algo nos llame la atención al respecto. Reproducimos hoy una oportuna nota de Paul Craig Roberts, publicada anteayer en su sitio web http://www.paulcraigroberts.org. Habla de todo esto, de Occidente, del público, de los medios, de los gobiernos. No te la pierdas. 


Título: There Is No Freedom Without Truth

Epígrafe: “This conjunction of an immense military establishment and a large arms industry is new in the American experience. The total influence — economic, political, even spiritual — is felt in every city, every statehouse, every office of the federal government. We recognize the imperative need for this development. Yet we must not fail to comprehend its grave implications. Our toil, resources and livelihood are all involved; so is the very structure of our society. In the councils of government, we must guard against the acquisition of unwarranted influence, whether sought or unsought, by the military–industrial complex. The potential for the disastrous rise of misplaced power exists, and will persist. We must never let the weight of this combination endanger our liberties or democratic processes. We should take nothing for granted. Only an alert and knowledgeable citizenry can compel the proper meshing of the huge industrial and military machinery of defense with our peaceful methods and goals so that security and liberty may prosper together.” --President Dwight D. Eisenhower

Texto: Dwight D. Eisenhower was a five-star general in charge of the Normandy Invasion and a popular two-term President of the United States. Today he would be called a “conspiracy theorist.”

Were Ike to be issuing his warning from the White House today, conservative Republicans like Senators Lindsey Graham (R-SC) and Marco Rubio (R-FL) would be screaming at Ike for impugning the motives of “the patriotic industry that protects our freedom.”
Neoconservatives such as William Kristol would be demanding to know why President Eisenhower was issuing warnings about our own military-industrial complex instead of warning about the threat presented by the Soviet military.

The presstitute media would be implying that Ike was going a bit senile in his old age, a tactic the presstitutes used against President Reagan as he struggled to end stagflation and the Cold War.

By January 17, 1961, when Eisenhower issued his warning in his farewell address to the American People, it was already too late. Cold Warriors had had their hooks into the American taxpayer for 15 years after the end of WW II, and the military-industrial complex had replaced “mom and apple pie” as the most venerated and entrenched US interest. The Dulles brothers ran the State Department and CIA and overthrew governments at will. (Read The Brothers)

The military-industrial complex had learned that regardless of the protestations of high-ranking military officers, no cost-overrun, no matter how egregious, went unpaid. Armaments industries and military bases were spread all over the country and were important considerations for every senator and many congressional districts. The chairmen of House and Senate military appropriations subcommittees and armed services committees were already dependent on campaign contributions from the military-industrial complex and for cushy jobs should they lose an election.

The Cold War was a profitable business that served many, and that is why it lasted so long.

There was never any threat of the Red Army invading Europe. Stalin declared “socialism in one country” and purged the Communist Party of the Trotskyist element that preached world revolution. An accommodation could have been reached, except that for the first time ever the military-industrial complex saw that it could keep the war business going for decades and perhaps forever.

George F. Kennan predicted that should the Soviet Union “sink tomorrow under the waters of the ocean,” another adversary would have to be invented. “Anything else would be an unacceptable shock to the American economy.”

When the Soviet Union collapsed in 1991, the “Soviet threat” was replaced with the “Muslim threat” and the “War on Terror” took over from the Cold War. Despite a succession of false flag attacks and warnings of a “thirty years war,” a few thousand lightly armed jihadists were an insufficient replacement for the Soviet Union and its thousands of nuclear ICBMs. It was an uncomfortable notion that the “world’s only superpower” could not dispose of a few terrorists.

So we are back to the Cold War with Russia. The propaganda is fast and furious. “Putin is the new Hitler.” “Russia invaded Ukraine.” Russia is about to invade the Baltics and Poland.” “Putin is a corrupt multi-billionaire.” “Putin is scheming to recreate the Soviet Union.” These accusations become headlines despite US military spending being a dozen or more times higher than Russian military spending and the Russian government expressing no hegemonic aspirations.

Eisenhower’s sucessor, John F. Kennedy, realized that the military-security complex was a threat, but he underestimated the threat and paid for it with his life when he stood up to the military-security complex. In stating this fact I have joined Eisenhower as a conspiracy theorist. (For a hair-raising account of the threat posed to President Kennedy by General Lyman Lemnitzer, Chairman of the Joint Chiefs of Staff, read chapter three in Richard Cottrell’s book, Gladio, NATO’s Dagger at the Heart of Europe.)

Conspiracies are real. There are many more of them than people are aware. Many government conspiracies are heavily documented by governments themselves with the official records demonstrating the conspiracies openly available to the public. Just google, for example, Operation Gladio or the Northwoods Project. These conspiracies alone are sufficient to chastise those uninformed Western peoples who go around saying, “our government would never kill its own people.”

Perhaps Russian studies provided my introduction to government conspiracies against their own people. I learned that the Tsar’s secret police set off bombs and killed people in order to blame and arrest labor agitators. I was skeptical of this account and wondered if it was a reflection of left-wing bias against Tsarist Russia. Some years later I asked my colleague, Robert Conquest, at the Hoover Institution at Stanford University if the account was true. He replied that the story is true as is known from the released secret police files that are part of the Hoover Institution’s archives.

False flag attacks are used by governments in order to pursue secret agendas that they cannot publicly acknowledge. If President George W. Bush and Vice President Dick Cheney had said: “We are going to attack Iraq and a half dozen other countries in order to exercise hegemony over the Middle East, steal their oil, and clear the path for Israel to steal the entirety of the West Bank of Palestine, diverting taxpayers’ resources from serving the American people into the pockets of the armaments industries and spilling the blood of your parents, spouses, children, and siblings," even the American sheeple would have resisted.

Instead, following the famous advice of Hitler’s chief propagandist, they said: “Our country has been attacked!”

Generally speaking, an observant person with a bit of education can recognize a false flag attack. However, few people pay attention beyond what the official media says, and the media no longer investigates and questions but simply repeats the official story. Therefore, only a few realize what has really happened, and when these few open their mouths they are discredited as “conspiracy theorists.”

This method of control might be wearing thin. There have been so many false flag “terrorist attacks” in the 21st century that there are now thousands of experts labeled as “conspiracy theorist.” For example, the 9/11 Truth Movement consists of thousands of high rise architects, structural engineers, demolition experts, nano-chemists, physicists, firefighters and first responders, civilian and military pilots, and former high government officials. Collectively these experts represent far more knowledge and experience than the 9/11 Commission, which did nothing but write down whatever the government told the commission, NIST, a collection of people whose incomes and careers depend on the government, and the presstitutes who can barely manage arithemetic, much less the mathematics of controlled demolition.

The neoconservatives, who controlled the George W. Bush regime, called for a “New Pearl Harbor” so that they could begin their wars of conquest in the Middle East. A “New Pearl Harbor” is what 9/11 gave them. Was this a coincidence or a Gulf of Tonkin or a Reichstag fire or a Tzarist secret police or Operation Gladio bomb?

The charge, “conspiracy theory,” is used to prevent investigation.

9/11 was not investigated. Indeed, as many experts have pointed out, there was a conscious effort to remove and destroy the evidence before it could be investigated. The 9/11 families had to lobby and protest for a solid year before the Bush regime consented to the totally controlled 9/11 Commission.

The Boston Marathon Bombing was not investigated. A scripted story was issued and repeated by the media. The San Bernardino shootings were not investigated. Again, a pre-scripted story took the place of investigation.

The success of false flag attacks in the US led to their use in the UK and France. The Charlie Hebdo affair was not investigated and the official explanation makes no sense. The story has been closed with all the loose ends dangling. For example, why did a French police official investigating the crime allegedly commit suicide in his police office in the early hours of the morning, and why was his family denied the autopsy report? What happened to this disappeared story? Why did the police finger a third participant in the attack as the “getaway driver” who had an iron clad alibi? If the police were so totally wrong about this member of the gang, how do we know they are right about the two men they shot to death. How come alleged perpetrators of “terrorist attacks” are always killed before they can talk? How come the only story we ever get is what the government says? How can people be so gullible after the Gulf of Tonkin, Operation Gladio, etc.?

Apparently the Charlie Hebdo attack was insufficient for the purpose, and now France has had what is called “the Paris attack,” an even more unbelievable event, evidence for which is missing. This false flag attack was too much for Kevin Barrett who assembled a collection of skeptical essays from 26 people into a book, Another French False Flag: Bloody Tracks From Paris To San Bernardino. 

Twenty-four of these contributors do not believe the official story. Does this make them “conspiracy theorists,” or does this make them brave souls who are concerned that Reichstag fire type events are replacing Western civil liberty with fascist police states?
Ask yourself, why are those trying to preserve liberty denounced?

What incentive does contributor A.K. Dewdney, Professor Emeritus at the University of Western Ontario, author of ten books about science and mathematics, have to be a conspiracy theorist?

What incentive does Philip Giraldi, former CIA case officer and Executive Director of the Council for the National Interest, have to be a conspiracy theorist?

What incentive does Anthony Hall, Professor of Globalization Studies at the University of Lethbridge in Alberta, Canada, whose latest book has been endorsed by the American Library Association as “a scholarly tour de force,” have to be a conspiracy theorist?

What incentive does Mujahid Kamran, Vice Chancellor of Punjab University, Lahore, Pakistan, a Fulbright Scholar and recipient of numerous awards, have to be a conspiracy theorist?

What incentive does Stephen Lendman, syndicated columnist and host on the Progressive Radio News Hour, have to be a conspiracy theorist?

What incentive does James Petras, Bartle Professor of Sociology at Binghamton University, have to be a conspiracy theorist?

What incentive does Alain Soral, one of France’s public intellectuals, have to be a conspiracy theorist?

What incentive does Robert David Steele, former CIA Clandestine Services Officer, have to be a conspiracy theorist?

The neocons’ whores in the Western media who call these people “conspiracy theorists” are so stupid and unintelligent as to be unqualified to express any opinion.

Dear Western Peoples, if you wish to be able to walk down the streets of your cities without being accosted by police, demanded to present identity papers, searched, detained indefinitely or assassinated without due process of law, if you wish to be able to express your opinion about “your” government and its use of your tax payments, if you wish to be able to discuss current affairs or your personal affairs without being recorded by the NSA or the equivalent in your own country or by both, if you wish to be able to act on your moral conscience and to protest the violence the West applies to Muslims and others unfavored by powerful Western interests, such as Palestinians, if you wish to live in the freedom that was achieved in the West after centuries of struggle, wake up, find time from less meaningful pursuits to become aware of what is being stolen from you. It is late in the game. If you do not stand up for truth, you will have no freedom as there is no freedom without truth.

miércoles, 3 de febrero de 2016

Siria: luz al final del túnel


Van cuatro notas recientes sobre la situación en Siria. La primera y la última vienen del sitio libanés Al Manar en español. La segunda y la tercera son de Red Voltaire. Parece que los chicos malos del ISIS no lo eran tanto. Parece que llega la paz a Siria. Astroboy se pregunta: quién pagará la reconstrucción de ese país?


Título: Cientos de terroristas huyen a Turquía ante la ofensiva del Ejército sirio

Texto: Cientos de terroristas takfiris están huyendo de las provincias de Alepo y Latakia debido al rápido avance del Ejército sirio, que ha tomado en las últimas horas varias localidades del norte y cortado rutas de abastecimiento de los grupos armados que discurren desde Turquía.

Los terroristas han sufrido además fuertes pérdidas por el avance del Ejército sirio en la parte norte de la provincia de Alepo. Decenas de militantes han muerto y varias decenas más han resultado heridos en combates con los militares sirios y sus aliados, que han llevado a cabo varios asaltos esta semana.

Una de las causas de esta huida masiva hacia Turquía ha sido el hecho de que el Ejército está cortando las vías de suministros, y también de escape, de los militantes. El martes, el Ejército sirio anunció que había cortado una de las principales rutas utilizadas por los terroristas, que está situada al sur de Ratyan, una localidad recién tomada por los militares en el noroeste de la provincia.

“La principal ruta de suministros de los militantes, que conecta las ciudades de Hayyan, Anadan, Hairatan y Maayer, fue cortada en un ataque del Ejército”, dijo un comunicado militar el martes.

“El corte de esta ruta de abastecimiento obligará a los terroristas a hacer frente a un grave problema en las partes norte y oeste de la provincia, en especial en estos días cuando las fuerzas del gobierno han lanzado una operación masiva para liberar Nubbul y Zahra”, añadió el Ejército.


Artillería turca cubre la retirada de los militantes

Por otro lado, las Fuerzas Armadas de Turquía cubren con fuego de artillería la huida de los terroristas en el norte de la provincia siria de Latakia, denunció una fuente militar citada por Sputnik.

"La artillería turca abría fuego cada vez que los destacamentos terroristas retrocedían, permitiendo que los radicales huyan al territorio turco", señaló la fuente.

Además, ella precisó que las tropas del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, atacan las posiciones del Ejército sirio.

Asimismo aseguró que algunos proyectiles turcos han golpeado zonas civiles.

El lunes el Gobierno sirio exigió a Turquía cesar la violación de la soberanía del país y respetar las normas internacionales después de que las fuerzas turcas atacaran el norte de Latakia causando víctimas entre la población civil.


***


Título: El Emirato Islámico enfrenta ola de deserciones

Texto: Como cualquier ejército envuelto en una guerra demasiado prolongada y abocado a la perspectiva de una derrota, el Emirato Islámico está enfrentando una oleada de motines e deserciones masivas.

Hasta hace relativamente poco tiempo, el Emirato Islámico parecía haber logrado garantizar la lealtad de sus elementos recurriendo a la confiscación de sus pasaportes, medida que ya viene resultando insuficiente.

Ya en septiembre de 2014, el Emirato Islámico había organizado una verdadera purga al proceder a la liquidación de los oficiales tunecinos que se habían apoderado del aeropuerto de Raqqa –ciudad siria que esa organización yihadista presenta como su actual capital– para reemplazarlos por nuevos oficiales provenientes de varias repúblicas ex soviéticas y de China.

Pero posteriormente, la cúpula de ese movimiento yihadista ha comenzado incluso a implantar procedimientos disciplinarios para mantener la cohesión de sus fuerzas.

* El 15 de noviembre de 2015, 10 combatientes fueron condenados a muerte y ejecutados por haber tratado de huir ante la ofensiva de las fuerzas iraquíes.

* El 20 de diciembre de 2015, 10 combatientes fueron condenados a muertes y ejecutados por alta traición.

* El 29 de enero de 2016, más de 20 combatientes fueron condenados a muerte y ejecutados en la ciudad de Mosul (Irak) por haber tratado de desertar.

Todas las ejecuciones se desarrollaron en público y en presencia de los compañeros de armas de los ejecutados.


***


Título: Hacia la paz en Siria, sin la oposición armada

Autor: Thierry Meyssan

Texto: Las negociaciones de Ginebra 3 por la paz en Siria acaban de comenzar luego de que la oposición prosaudita finalmente aceptara plegarse a los llamados del Departamento de Estado para que participara. Thierry Meyssan observa que, si bien Washington y Moscú contaban en diciembre con una paz rápida y adoptaban la resolución 2254 en el Consejo de Seguridad de la ONU, Estados Unidos tiene ahora la profunda convicción de que los líderes seleccionados por Riad son incapaces de ejercer el poder.

Las negociaciones previstas por el Consejo de Seguridad de la ONU para resolver el conflicto sirio debían comenzar en Ginebra hoy, 1º de febrero de 2016, con una semana de retraso. Contrariamente a lo que los neoconservadores y los halcones liberales esperaban al principio de la guerra, no será cosa de poner por escrito la capitulación de la República Árabe Siria y reemplazarla por un «Órgano de Transición» dominado por la Hermandad Musulmana sino que habrá que negociar un alto al fuego y organizar después la redacción de una nueva constitución y elecciones abiertas a todos.


El descrédito de la ONU

En primer lugar, el principio mismo de las negociaciones bajo el patrocinio de la ONU se ha visto cuestionado a partir de la publicación de informaciones sobre el papel secreto desempeñado –desde 2005– por el secretario general adjunto de las Naciones Unidas, el estadounidense Jeffrey Feltman, y por su experto, el universitario alemán Volker Perthes [1].

Resulta, en efecto, que la ONU no es neutral sino que está participando en el conflicto. La ONU organizó la Comisión Mehlis y el Tribunal Especial para el Líbano, encargados de acusar, juzgar y condenar a los presidentes del Líbano, Emile Lahoud, y de Siria, Bachar al-Assad, por el asesinato del ex primer ministro libanés Rafic Hariri. La ONU pagó testigos falsos, creó un Tribunal sin hacerlo aprobar ni por el gobierno, ni por el parlamento libanés y también fue la ONU quien se negó posteriormente a dar a conocer su propio informe sobre la reconstitución del asesinato de Hariri. La ONU redactó además, en julio de 2012, el plan Perthes-Feltman de capitulación total e incondicional de la República Árabe Siria y luego dilató intencionalmente las negociaciones de paz, tratando así de ganar tiempo en espera de una victoria indiscutible de los yihadistas.

El hecho que Rusia y Estados Unidos hayan optado por no divulgar el plan Perthes-Feltman, sin lograr por ello contener la belicosa acción de la secretaría general de la ONU, salvó a las Naciones Unidas de una crisis existencial. Pero también le hizo perder toda credibilidad, al menos en cuanto al tema sirio.

De hecho, los opositores a la República Árabe Siria saben que los organizadores onusinos se han convertido en aliados inútiles para ellos, puesto que ahora se hallan bajo la presión de Rusia y de Estados Unidos. Por el otro lado, la delegación de la República Árabe Siria mantiene la posibilidad de rechazar la imposición de un acuerdo, basando ese rechazo en las anteriores acciones secretas de los organizadores onusinos.

Es por ello que Ginebra 3 no parece ya una iniciativa de la ONU sino más bien un arreglo ruso-estadounidense.
    

Los nuevos líderes de la oposición se han marginado a sí mismos

En segundo lugar, Estados Unidos, que hasta ahora quería destruir la República Árabe Siria, o al menos imponerle un compromiso, ya no halla su interés en ello. Como bien había analizado la Rand Corporation, ya hace un año, cualquier otro gobierno sirio sería peor, tanto para Moscú como para Washington.

Efectivamente, al inicio de la guerra, la oposición estaba representada por intelectuales que la CIA había comprado en años anteriores y por miembros de la Hermandad Musulmana que trabajaban para la propia CIA al menos desde 1953. Pero ya no es así. Los intelectuales, que tenían suficiente capacidad para gobernar, han tenido que ceder su lugar a los jefes de guerra reclutados y financiados por Arabia Saudita. Pero el reino saudita es un régimen tribal que sólo reconoce los vínculos tribales entre señores y vasallos. Riad seleccionó por tanto a esos señores de la guerra en función de su pertenencia u origen tribal. Al cabo de varios años, hasta los que provienen de familias urbanas han adoptado comportamientos tribales y, al hacerlo, ya sólo serían capaces de representar a los nómadas del desierto siro-saudita.

En cuanto a los miembros de la Hermandad Musulmana, esa cofradía no logró conservar el poder en Túnez ni en Egipto. Por consiguiente, Washington ha dejado de considerarlos aptos para gobernar un país.

La nominación en Riad de un presidente y un vocero del Comité de Negociaciones, seleccionados entre los ex ministros baasistas desertores, no logra disimular la realidad de los jefes de guerra.

Por cierto, esa es precisamente una lección de esta guerra: la alianza contra natura de los occidentales con la dinastía de los Saud ha llegado a un callejón sin salida. Lo que puede parecer tolerable para que los Saud lo hagan en su propio reino no lo es en el extranjero. La expansión del wahabismo plantea ahora un problema para los europeos… en sus propios países, y el problema del tribalismo existente en el Medio Oriente sería una catástrofe para todos ya que significaría una «somalización» de la región. Claro, ese era el objetivo de los discípulos de Leo Strauss, pero no es el del presidente Obama. Nunca se subrayará lo suficiente la incompatibilidad de los Estados modernos con las sociedades tribales, factor que por cierto condujo todos los Estados modernos a sedentarizar sus poblaciones.
    

¿Puede Damasco lograr la reconciliación sin Ginebra 3?

En tercer lugar, la República Árabe Siria, que se vio obligada a negociar en 2012 para sobrevivir, ya no está hoy en esa situación. En todas partes, con excepción del noreste, el Ejército Árabe Sirio está reconquistando el territorio que había perdido. La República Árabe Siria participa en las discusiones de Ginebra únicamente porque está convencida de que es necesaria una reconciliación con el 10% de su población que apoyó a la Hermandad Musulmana.

Teniendo en cuenta la ausencia de delegación de la oposición durante toda la semana pasada, Damasco se interrogó nuevamente sobre sus otras opciones. El gobierno sirio no necesitó a las grandes potencias para concluir acuerdos locales de reconciliación y probablemente podría lograr hacerlo también a nivel nacional, si la oposición aceptara renunciar a «derrocar el régimen».

Conclusión: las negociaciones de Ginebra no pueden llegar a otro resultado que no sea la integración de ciertas facciones de la oposición en el seno de un gobierno de unión nacional. Pero esto sigue siendo imposible debido a las posiciones de los padrinos de dicha oposición (Arabia Saudita, Turquía y Qatar). Bajo su actual formato, nada puede resultar de esos soliloquios.
    

Elementos fundamentales: 

El equipo de negociadores de la ONU (Jeffrey Feltman, Staffan De Mistura y Volker Perthes) ha perdido su aparencia de neutralidad desde que se reveló su compromiso secreto en contra de la República Árabe Siria. 

La oposición apadrinada por Arabia Saudita, a pesar de sus dos caras públicas, se compone ahora únicamente de jefes de guerra provenientes de tribus siro-sauditas, lo cual le impide pretender representar a los sirios en su conjunto. 

Siria ya no necesita a las grandes potencias para lograr la reconciliación nacional.


***


Título: Irán: La victoria de Siria reviste una importancia vital para la región

TextoUn alto responsable iraní ha señalado que la resolución de la crisis siria reviste gran importancia para Irán y Rusia y señaló que un éxito a este respecto es crucial para la seguridad regional.

"Uno de los ejemplos de interés común de Irán y Rusia es la resolución de la crisis siria. Un éxito en esta esfera es de vital importancia y puede asegurar la integridad territorial del país, y de otros como Iraq, así como la estabilidad en la región", dijo Ali Akbar Velayati.

Él realizó estas declaraciones en Moscú durante un encuentro con Alexei Pushkov, jefe del Comité de Asuntos Exteriores de la Duma rusa. Él se entrevistó también con otros líderes rusos.

"El doctor Velayatí, asesor del Líder Supremo de Irán para asuntos internacionales, mantuvo en la tarde del lunes, 1 de febrero, otro importante y prolongado encuentro con Alexandr Lavrentiev, enviado especial del presidente ruso para Siria", dijeron fuentes de la Embajada iraní en Moscú.
Durante la reunión, las partes intercambiaron opiniones sobre "temas y asuntos importantes que afectan a Siria y la región, así como la cooperación ruso-iraní, en particular en el marco de la coalición cuatripartita" antiterrorista, explicó.
Velayatí y Lavréntiev coincidieron en que el arreglo en Siria debe producirse sin injerencia externa y sin implicación de grupos terroristas, según las fuentes de la embajada.
"Tras analizar en el encuentro distintos asuntos regionales relacionados con la solución política integral de la cuestión siria, las dos partes coincidieron en hacer hincapié en la vía intersiria y el respeto del derecho legítimo del pueblo sirio a decidir su futuro sin intervención externa y sin implicación de grupos terroristas", indicaron.


Cooperación estratégica ruso-iraní

Velayati añadió asimismo que Irán y Rusia tienen "intereses estratégicos de largo alcance y hacen frente a amenazas comunes".

Él citó al "extremismo" en la región como un desafío común, que "se está expandiendo hacia Asia Central y el oeste de China". Él subrayó que la cooperación entre ambos países era crucial para hacer frente a esta amenaza". 

Velayati visita Moscú poco después del primer viaje del presidente ruso, Vladimir Putin, a Teherán en ocho años. Durante esta visita, Putin se entrevistó con él Líder Supremo de Irán, Ayatolá Sayyed Ali Jamenei.

El afirmó que "el curso de la cooperación estratégica a largo plazo entre los dos países es irreversible y la República Islámica de Irán está dispuesta a incrementar su cooperación con Rusia todas las esferas".

"La cooperación bilateral, en especial después de la victoria de la Revolución de Irán, no tiene precedentes en la historia de los dos países y estamos dispuestos a desarrollar los vínculos con el Este, en especial con Rusia, de acuerdo a la visión estratégica del Líder Supremo".

El responsable iraní aseguró que "las relaciones con Rusia son muy fuertes".

El pasado mes, Irán dio también un fuerte impulso a sus relaciones con Europa, tras el viaje del Presidente iraní, Hassan Rohani, a Italia y Francia, y con China, tras la visita del presidente chino, Xi Jinping, a Teherán. 

"Irán y Rusia están seriamente comprometidos con sus relaciones estratégicas a largo plazo. Ellos tienen también la intención de aprobar medidas prácticas dirigidas a facilitar el incremento de sus intercambios económicos", afirmó Velayati.

martes, 2 de febrero de 2016

Elecciones en el corazón del Imperio (2)


Así vienen las cosas en el corazón del Imperio, chicos: el mundo festeja porque el fascista mayor perdió la interna republicana contra un fascista de segunda. Empate entre los demócratas, que tampoco ofrecen gran cosa. En fin; leemos en el diario español El País:


Título: Ted Cruz derrota a Donald Trump en los ‘caucus’ de Iowa

Subtítulo: El resultado apretado abre una lucha larga y reñida para la nominación a la Casa Blanca

Texto: Donald Trump, el magnate y showman neoyorquino que ha revolucionado la política estadounidense con su retórica agresiva y sus exabruptos xenófobos, es falible. Decía que él siempre ganaba, pero la noche de este lunes, en Iowa, perdió.

El senador por Texas Ted Cruz, un conservador ortodoxo e intransigente, es el ganador republicano de los caucus o asambleas electivas de este Estado. Cruz, con un amplio apoyo de la derecha cristiana, ha derrotado a Trump al sacar un 27,65% de los apoyos y ocho delegados. El magnate, favorito en los sondeos, ha obtenido un 24,31% y siete delegados. El tercero es el senador por Florida Marco Rubio, con un 23,09% y siete delegados.

En el campo demócrata, la ex secretaria de Estado Hillary Clinton empata con el senador socialista de Vermont, Bernie Sanders, uno de los vencedores morales de la noche.

El resultado igualado, en el campo demócrata y en el republicano, indica que la lucha por la nominación de ambos partidos en las elecciones presidenciales de noviembre será larga y reñida.
Iowa ofrece una de las paradojas fascinantes que da la política estadounidense: un Estado con más de un 90% de blancos no hispanos en el que el Partido Republicano, que es el partido de los blancos, da la victoria real y moral a dos latinos, hijos de inmigrantes cubanos que, además, defienden políticas de mano dura con la inmigración.

Tras conocerse el resultado, Trump compareció en un hotel de West Des Moines, junto a la capital de Iowa. Fue uno de los discursos más extraños que se le recuerdan. Extraño, por su normalidad: breve, sin exabruptos ni insultos a sus rivales.

El discurso de Rubio fue el de un vencedor, aunque quedara tercero. En el tono, esperanzado y patriótico, exhibiendo su biografía como un programa, recordaba al que Obama pronunció después de derrotar a Clinton en los caucus de Iowa en enero de 2008, una victoria que le catapultó a la nominación y a la Casa Blanca.

De los caucus de Iowa no sale un favorito claro entre los republicanos. La victoria de Cruz no le convierte en favorito: está demasiado escorado a la derecha como para apelar a un electorado más centrista que el de Iowa.

En el otro lado, aunque Clinton gane, el buen resultado de Sanders —la mitad de participantes en las asambleas le han apoyado— revela que las divisiones ideológicas en el Partido Demócrata son profundas.

La ex secretaria de Estado afronta los recelos de una parte del electorado, pero disfruta de una organización sólida sobre el terreno en los Estados clave y de un apoyo leal de las minorías latina e hispana, decisivas en la nominación demócrata.

Los caucus de Iowa —y el proceso de primarias en general— son un juego de expectativas. El buen resultado del senador por Florida Marco Rubio, por encima de lo esperado, le proyecta como el hombre del momento, el aspirante capaz de frenar a Trump, un electrón libre que ha desquiciado al Partido Republicano.

Sin tiempo para digerir los resultados de este lunes, la campaña se trasladará este martes a New Hampshire, el estado de Nueva Inglaterra donde, tras loscaucus de Iowa, se celebran el día 9 las primeras elecciones primarias. En New Hampshire, con 1,3 millones de habitantes, los favoritos son Trump, para el Partido Republicano, y Sanders para el demócrata.

Iowa, un Estado de 3,1 millones de habitantes en el Medio Oeste, nunca decide la nominación, un proceso que dura cinco meses y en el que participan los 50 Estados. Pero sí sirve para descartar. El primer damnificado de Iowa es el exgobernador de Maryland Martin O’Malley, aspirante demócrata que se retirará después de sacar menos del 1% de apoyos. El republicano Mike Huckabee también anunció que abandona la campaña.

Iowa no decide, pero puede alterar la dinámica. De este Estado surge una alternativa creíble a Trump: el senador Rubio, un hijo de inmigrantes cubanoamericanos con un discurso de republicano clásico, favorable al libre mercado, en lo económico; halcón en la política exterior; y partidario de políticas migratorias rigurosas pero sin ser ofensivo como Trump.

Rubio es la gran esperanza del establishment republicano, que históricamente ha logrado que sus candidatos en los caucus y primarias fueran los nominados a las presidenciales. El buen resultado de Rubio es también un alivio para unestablishment golpeado por la ola populista de Trump y Cruz.
El resultado de Trump, por debajo de lo que él mismo esperaba, no termina, ni mucho menos, con sus aspiraciones, pero le da una dimensión más terrenal. Hasta el lunes, Trump jamás se había sometido a una votación: el fenómeno Trump se basaba sobre todo en la popularidad en los sondeos, en las multitudes que atraía a sus mítines y en la atención mediática que despertaba.
La política real es más complicada que la virtual.

Trump vendió que era un triunfador; se paseaba por los platós televisivos y los estrados de los mítines dando por casi segura la victoria. Una mayor modestia —palabra inexistente en el diccionario Trump— le habría permitido alardear de un resultado mejor de lo esperado. Ahora, el hombre que decía no perder nunca, que fanfarroneaba sobre sus éxitos inapelables, deberá gestionar su primera derrota.


***


Título: Clinton y Sanders empatan en Iowa

Subtítulo: La ex secretaria de Estado cuenta con un 49,9% de respaldo frente al 49,5% de su rival, con el 99% del escrutinio completado

Texto: Hillary Clinton y Bernie Sanders cerraron con un empate técnico esta noche de lunes el caucus de Iowa. Sin saberse los resultados definitivos, ambos candidatos comparecieron ante sus seguidores para darles las gracias. Solo mencionó la palabra empate el senador de Vermont. La ex secretaria de Estado fue la primera en aparecer, marcando el terreno, dejando su huella y de paso pisando eldiscurso de victoria a Ted Cruz, al que las cadenas de televisión cortaron para dar paso a la ex primera dama.

Para Hillary Clinton, es 2008 una y otra vez. Pierda o gane, la noche del caucusde Iowa es su particular día de la marmota, que por cierto, se celebra este martes 2 de febrero. Si pierde, no habrá enterrado los demonios de hace ocho años,cuando un casi desconocido senador -negro- de Illinois la relegaba a un tercer puesto en el ranquin de votos. Pero también podría ser que la ex secretaria de Estado reinterpretase la escena que protagonizaron en 2012 Mitt Romney y Rick Santorum, cuando se declaró ganador por ocho votos al exgobernador de Massachusetts para arrebatarle la victoria 16 días después a favor del exsenador de Pensilvania.

Para Sanders, el 1% volvía a ser causa de su desgracia, se ironizaba en Twitter en referencia a sus habituales críticas al 1% más rico de la población. Aunque, sin duda, el viejo socialista era el ganador moral de la jornada. En junio, Sanders tenía poco más de un 10% de intención de voto en Iowa. Clinton se consideraba a sí misma la candidata inevitable, la favorita absoluta que esta vez sí, esta vez tenía al alcance de la mano la nominación demócrata a la Casa Blanca.

Se especulaba con que lo único que podría parar entonces a Clinton, si tal cosa era posible, sería un escándalo o un problema de salud. Pero resultó ser un senador de la costa Este, gruñón y autodefinido como socialista, el que echó freno al gran nombre y la poderosa marca que es Clinton.

Con el 99% del escrutinio completado, la ex secretaria de Estado ha logrado el 49,9% de respaldo frente al 49,5% de su rival. Esto implica que los dos principales candidatos demócratas se reparten los 44 delegados en juego.

La noche resultó extraña. Tras el revolcón que Ted Cruz daba a Donald Trump, se necesitaba un titular impactante del lado demócrata para cuadrar balance, para hacer leyenda de los vencedores y vencidos. Y sin embargo no sucedió.

La comparecencia de Clinton fue extraña, como parada en el tiempo de un día, una semana o incluso un mes antes. Sus palabras se vieron forzadas a ser lasmismas que en campaña. “Soy una progresista que logra que las cosas se hagan”, dijo Clinton a sus seguidores, flanqueada por su hija Chelsea y su marido, Bill Clinton. Para después, disertar sobre sanidad, educación y derechos. Como en campaña.
Tras concluir Clinton, dando las gracias a Iowa, apareció Sanders. Exactamente el mismo guion. El discurso de campaña a falta de una victoria que cantar o una derrota que conceder. “Nunca es fácil perder”, dijo el senador, en referencia a la retirada de la carrera de Martin O'Malley. Desde luego, no hablaba de sí mismo. Pase lo que pase cuando se resuelva el empate, Bernie Sanders, el viejo socialista, ya ha ganado.


lunes, 1 de febrero de 2016

Elecciones en el corazón del Imperio


Lo hemos dicho más de una vez: la gran lección del Siglo XX es que las crisis del capitalismo devienen en fascismo, y que el fascismo termina en guerra, chicos. Muy a propósito de todo esto, acá van cuatro notas del diario español El País sobre la fase actual de las primarias republicanas y demócratas, con vistas a las elecciones de fines de este año en los EEUU. Hay miedo en el mundo. 


Título: Estados Unidos mide la fuerza del descontento y del fenómeno Trump

Subtítulo: Los candidatos atípicos aspiran a trastocar el statu quo en los caucus de Iowa

Texto: Estados Unidos mide hoy la fuerza del descontento con las élites y con una economía más desigual. Los candidatos atípicos —un multimillonario de Nueva York imprevisible y fanfarrón, y un veterano senador socialista que propugna una revolución política— aspiran a trastocar el statu quo en loscaucus, o asambleas electivas, de Iowa. La elección del presidente, un proceso a cámara lenta que durará casi un año, arranca en el pequeño estado agrícola del Medio Oeste.

Iowa es el primero de los 50 estados en votar. Su extensión es poco mayor que la de Inglaterra, pero la población, unos tres millones de habitantes, es 17 veces inferior. Por primera vez, un grupo de estadounidenses expresará en sus preferencias entre una quincena de candidatos, demócratas y republicanos, para suceder al demócrata Barack Obama en la Casa Blanca.

Al ser el primer estado en votar, su influencia es desproporcionada a su peso real. Aquí raramente se elige a los presidentes, aunque la victoria de Obama en los caucus de 2008 le impulsó a la nominación y a la presidencia, pero se descarta a los candidatos más débiles y se identifica a aquellos con fuerza para continuar en un proceso de votaciones, Estado a Estado, hasta el verano.

Durante los últimos meses, los candidatos a la presidencia han surcado las carreteras entre campos de maíz y soja, han llamado puerta a puerta, han conversado con centenares, quizá miles, de ciudadanos y han escuchado preguntas incómodas.

Los caucus son uno de los rituales más atípicos de la democracia estadounidense: reuniones vecinales, a partir de las siete de la tarde, en las que los votantes se pronuncian por una opción. Los republicanos votan tras escuchar discursos de partidarios de cada candidato. Los demócratas deciden sin voto secreto por un complejo método asambleario. En ambos casos, difícilmente loscaucus cumplen los estándares internacionales de rigor democrático. La participación y representatividad también es escasa: en los caucus de 2012 cuatro de cada cinco republicanos se quedaron en casa.

Y, sin embargo, EE UU mirará esta noche a Iowa para tomarle la temperatura política al país y despejar incógnitas. Es la hora de la verdad para Donald Trump, un político no profesional, magnate de la construcción y los casinos, que desde el verano domina los sondeos del Partido Republicano. Nunca se ha presentado a una elección. En Iowa debe traducir en votos efectivos su capacidad para atraer a las multitudes a los mítines. No es fácil, puesto que gran parte de quienes le declaran su apoyo en los sondeos no acude a los caucus.


Primer test de Trump

Una victoria en Iowa, como la que vaticina el último sondeo del diario Des Moines Register, demostrará que Trump no es un globo a punto de pinchar, sino un candidato de primer rango que no sólo habrá transformado la política estadounidense sino que aspira a lo más alto. Una derrota no liquidará a Trump, pero lo hará más terrenal y puede impulsar a algún candidato alternativo. En Iowa, su máximo rival es el senador Ted Cruz, un conservador ortodoxo que apela a la derecha cristiana. Un buen resultado de Marco Rubio, senador por Florida de origen cubano y cercano a republicanismo clásico, puede impulsarle como alternativa a Trump y Cruz.

Iowa también es la hora de la verdad para la exprimera dama y ex secretaria de Estado Hillary Clinton. Una derrota ante el senador socialista Bernie Sanders en los caucus demócratas cuestionará el carácter inevitable de su candidatura.

La duda es si Sanders y Trump lograrán movilizar a sus votantes, o si estos se quedarán en casa. Una victoria de ambos será un aviso al establishment de ambos partidos y una confirmación de que estas son las elecciones del descontento, de que, pese a la recuperación económica, la caída del paro y el fin de las guerras, la desafección, a izquierda y derecha, es el factor central de las elecciones.

Después de Iowa, votará New Hampshire, y después, Carolina del Sur y Nevada. Así hasta las convenciones de los partidos, que en julio proclamarán a los nominados que hayan acumulado más delegados en las primarias y los caucus, y después las elecciones presidenciales del 8 de noviembre. El vencedor jurará el cargo el 20 de enero de 2017. En un año, uno de los hombres o mujeres que hasta hoy han hecho campaña en Iowa será presidente del país más poderoso del mundo.


Subnota: IOWA NO ES TODO EL PAÍS

“¿Funcionará en Peoria?” La frase se utilizaba en el mundo del vodevil. El público de Peoria (Illinois) era tan exigente que las obras que tenían éxito en Peoria triunfaban en todo el país.

Después, se extendió al mundo del márketing y de la política. Peoria era lo más típico de Estados Unidos; el estadounidense medio vivía en Peoria.

Steve y Linda Lohmeier son un matrimonio de Peoria. El fin de semana recorrieron Iowa siguiendo a los candidatos. Son turístas políticos. “Esto es una parte central de la vida americana”, dijo Steve mientras esperaba al senador Marco Rubio en un mitin. Los Lohmeier son republicanos, pero recelan de los favoritos en Iowa: el magnate Donald Trump y el senador conservador Ted Cruz. Les molesta el carácter ofensivo de Trump y el tono de telepredicador de Cruz. Se inclinan por el exgobernador de Florida, Jeb Bush, él; y Rubio, ella.

Si Peoria sigue siendo representantivo, el republicano medio está alejado del extremismo de Trump y Cruz. La historia reciente lo confirma: el vencedor en Iowa —Mike Huckabee en 2008 y Rick Santorum en 2012— no es el nominado. Iowa no es EE UU.


***

Título: Donald Trump, y tal y tal

Subtítulo: El discurso simplificado y mesiánico del magnate sobrepasa el paradigma republicano-democráta

Texto: La amistad común hacia Plácido Domingo me hizo coincidir hace unos días con un adinerado empresario californiano que financiaba la campaña de Jeb Bush. Financiaba quiere decir que ha dejado de financiarla. Considera un despilfarro perseverar en la apuesta de la dinastía. Y considera inevitable en las primarias la victoria de Donald Trump, inevitable pero preferible, en su juicio, a la victoria de Ted Cruz.

El matiz cualitativo guarda relación con la heterodoxia y la ortodoxia. Me explicaba el magnate californiano que prefería a Trump porque su discurso es más visceral que estructurado. Y que el peligro de Cruz, al contrario, consiste en tener el suyo perfectamente elaborado y hasta racionalizado. Sería un ultraconservador profesional. Y sus posiciones sobre el aborto, la inmigración, la seguridad, las armas y la identidad provienen de un programa contrastado en una convicción y en una naturaleza política.

Donald Trump, en cambio, abjura de ella, de la política. Su pujanza se explica no desde la afinidad republicana, sino desde el fervor del populismo. Quiere decirse que puede llegar tan lejos como Cruz en la xenofobia, el patriotismo y el liberalismo, como puede reclutar muchos votantes entre los compatriotas desengañados, extrapolando a EE UU la expectativa de los fenómenos mesiánicos que Berlusconi inoculó en Europa y cuyas réplicas supersticiosas se han ensanchado desde Farage hasta Orban.

Trump es el menos ortodoxo de los republicanos pero el más conveniente entre ellos para disputar la Casa Blanca. Sobre todo porque el discurso de Cruz se expone al rechazo de las minorías negra e hispana, a la incertidumbre del voto femenino y al recelo de las clases urbanistas en las costas este y oeste de Estados Unidos.

Podría ocurrirle lo mismo a Trump si no fuera porque el magnate ha sobrepasado el paradigma republicano-demócrata. Y lo ha hecho amalgamando el carisma, la autoridad, la demagogia y la reivindicación de su escepticismo hacia la política. No vive de ella. Y promete a los compatriotas la expectativa de su propia prosperidad, llevando al extremo el principio de la simplificación: si los terroristas son musulmanes, expulsemos a los musulmanes y no los dejemos entrar. ¿Y si los mafiosos son italianos? ¿Habría que evacuarlos por idénticas razones?

Donald Trump puede disputar la Casa Blanca como Marine Le Pen va a disputar el Elíseo. Con dos diferencias. La primera es que Trump añade al bagaje del populismo la distinción de la antipolítica, el orgullo del outsider. Y la segunda, más inquietante aún, consiste en que puede ganar. Quedaría verificada entonces la paradoja de Waldo, un muñeco animado de la serie Black Mirror cuya popularidad entre los espectadores a cuenta de sus bromas e iconoclasia termina convirtiéndolo en candidato a la presidencia como quintaesencia del antisistema.



***


Título: El Partido Republicano culmina su giro a la derecha

Subtítulo: Los conservadores se alejan de las bases más moderadas

Texto: Cuando la gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, dio un toque de atención a las “voces enfadadas” de su Partido Republicano, a las que pidió “bajar un poco el volumen” retórico, elestablishment conservador y su base electoral más moderada dieron un suspiro de alivio. Al fin una voz fuerte del partido que ansía recuperar la Casa Blanca se atrevía a pedir algo de moderación a la decena de candidatos presidenciales que han hecho de la ira su hoja de ruta electoral.

El candidato Donald Trump firma un póster de un seguidor. Christopher Furlong AFP
El alivio duró poco. Dos días después de las palabras de Haley, la republicana conciliadora elegida para dar la réplica al último discurso sobre el estado de la Unión del presidente Barack Obama, los aspirantes republicanos volvían a blandir el discurso catastrofista, iracundo y ultraconservador —menos gobierno, oposición frontal al aborto, deportación de inmigrantes indocumentados, portazo a los refugiados, mano dura en política exterior— en un nuevo debate electoral. Y una semana más tarde, Sarah Palin, el fantasma radical del pasado reciente republicano, resurgía para apoyar públicamente al candidato en cabeza, Donald Trump.

“El Partido Republicano se ha convertido en un insurgente atípico en la política estadounidense. Es ideológicamente extremo, desprecia las normas sociales y económicas heredadas, desdeña el compromiso, permanece inmutable frente a conceptos demostrados por hechos y la ciencia y desdeña la legitimidad de la oposición política”. La descripción corresponde a los politólogos Thomas E. Mann y Norman J. Ornstein. Procede de su libro ‘Es peor incluso de lo que parece’, en el que alertan del giro extremista que estaba dando la formación conservadora, alejándose de las convenciones del juego político y apostando por la paralización partidista. La obra fue escrita en 2012.

Cuatro años más tarde, esta descripción sigue siendo citada. Los actores son en parte nuevos, pero el espíritu es el mismo pese a que, tras la derrota presidencial de 2012, la cúpula republicana reconoció que tenía que hacer un giro hacia la moderación si quería recuperar algún día la Casa Blanca.


¿Cómo se ha llegado aquí?

Antes de Trump, ya estaba Palin, la controvertida exgobernadora de Alaska elegida para la vicepresidencia en la fórmula del candidato republicano John McCain, que en 2008 perdió frente a Obama. Mientras McCain volvía a su escaño en el Senado, Palin disfrutó durante unos años más de una gran popularidad, impulsada por el ultraconservador movimiento Tea Party que surgió como respuesta al fenómeno Obama y que logró en los pasados años impulsar las carreras de muchos legisladores que han dominado el Congreso. Dos antiguos favoritos del Tea Party están ahora en lo alto de las quinielas para hacerse con la candidatura presidencial republicana: el senador por Texas Ted Cruz y su colega de Florida Marco Rubio.

Muchos analistas consideran que la radicalización del Partido Republicano repuntó tras la elección del demócrata Obama, como una fórmula para deshacer, sobre todo por la vía legislativa, las acciones del presidente, especialmente su reforma sanitaria, conocida como Obamacare, pero también sus políticas medioambientales, económicas o internacionales, como su disposición a hablar con enemigos de Estados Unidos como Irán o Cuba.

Los hay que remontan el giro del Partido Republicano a una época anterior al fenómeno Obama. Para Ornstein y Mann, parte de las “raíces” de la evolución de la formación conservadora están en los años 90 y en una figura clave: Newt Gingrich. En esa época, el que en 2012 volvió a intentar ser candidato presidencial fue el primer presidente republicano de la Cámara de Representantes tras 40 años de dominio demócrata. Gingrich, considerado el artífice de la “revolución republicana”, impulsó el “Contrato con América”, un documento firmado en septiembre de 1994, justo antes de la reconquista republicana del Congreso, en la que los legisladores conservadores se comprometían a impulsar en los primeros cien días de la nueva Cámara Baja una serie de iniciativas legislativas que reflejaban los principios más conservadores del partido.

Según dijo Ornstein, analista del think tank conservador American Enterprise Institute (AEI), en una entrevista a finales de 2015 en Bloomberg, Gingrich “deslegitimizó el Congreso” y logró crear la imagen de Washington y el Gobierno como una “fosa séptica”, y a los demócratas como el “enemigo”. Una terminología recurrente hasta hoy entre las figuras más radicales del Partido Republicano que buscan presentarse como la antítesis de Washington, considerado el responsable de todos los males de la nación (junto a Obama).

Otros historiadores se remontan aún más lejos. Como el analista del Brookings Institution y columnista de “The Washington Post” E.J. Dionne. En su último libro, “Por qué la derecha se equivocó: el Conservadurismo desde Goldwater al Tea Party y más allá”, el autor sostiene que “el radicalismo del conservadorismo actual” del Partido Republicano data de mediados de los 60, con la emergencia del senador y frustrado candidato presidencial Barry Goldwater, apodado “Mr. Conservador”. Pese a fracasar en su carrera hacia la Casa Blanca, Goldwater logró imponer en su partido los principios más conservadores que perviven hasta ahora. Para Dionne, el Tea Party es “el verdadero heredero de la ideología de Goldwater” y el origen de los males actuales de la oposición conservadora. “El movimiento purista hizo más que echar a los moderados del Partido Republicano, también derrotó definiciones alternativas de lo que es ser conservador”, afirma.


***

Título: Los candidatos demócratas ponen el punto de mira en la izquierda con medidas progresistas

Subtítulo: Clinton y Sanders intentan demostrar que pueden ir más allá de las medidas de Obama

Texto: “Llámame dentro de un año y pregúntame otra vez en qué está centrado el debate”. La respuesta dela senadora Elizabeth Warren a un periodista en 2015 fue premonitoria. El reportaje sobre la “aspirante virtual” del Partido Demócrata retrataba el papel de Warren en la campaña electoral sin necesidad de presentarse como candidata a la presidencia de Estados Unidos. Los meses siguientes demostraron su influencia en el giro a la izquierda del partido, con apuestas de aspirantes como Hillary Clinton o Bernie Sanders que ni siquiera había defendido la valiente campaña del cambio de Barack Obama en 2008.

Además de haber cumplido su sueño de acercar a los ciudadanos a un sistema de salud universal, Barack Obama también aprobó presupuestos multimillonarios para becas, perdonó deudas estudiantiles por coste de las matrículas universitarias, convirtió a Estados Unidos en líder mundial de la lucha contra el cambio climático, renunció a la construcción del oleoducto Keystone y reescribió las reglas del juego financiero. El presidente elevó a lo más alto el listón de las medidas progresistas que puede defender un mandatario demócrata, pero la campaña ha demostrado que hay espacio para ir más lejos.

George Packer retrató en ‘El desmoronamiento’ el declive estadounidense que comenzó “de muchas maneras, en muchos momentos” hace más de medio siglo y que ha dejado a millones de ciudadanos “solos en un paisaje sin estructuras, forzados a improvisar sus propios destinos, escribir su propia historia de éxito y salvación”. Los candidatos demócratas a la presidencia aspiran también a ganar el premio del más compasivo con esta nueva realidad del sueño americano. Compiten por demostrar que son los más cercanos a las necesidades de las víctimas de ese “desmoronamiento” que acentuó la última recesión económica.

Los aspirantes han convertido Wall Street en sinónimo de los problemas económicos de los ciudadanos, hablan de impuestos y de negociar el salario mínimo con la comodidad en que antes se argumentaba sobre las guerras y han dado por zanjado el acceso a un seguro médico a todos los estadounidenses. Los republicanos han tachado a Obama de “socialista”, pero Sanders presume hoy del mismo calificativo. Clinton reitera que los ejecutivos de las empresas ganan “300 veces más que el trabajador medio”. El senador de Vermont es el primer candidato desde los años 80 en pedir subidas de impuestos. La ex secretaria de Estado pide igualdad salarial real entre hombres y mujeres. Su rival en la campaña responde que acabará reformas pendientes de la Administración Obama: desde la modificación del sistema penal hasta una reforma de inmigración mucho más ambiciosa de la que nunca pudo defender el presidente.

La extrema derecha ha empujado al Partido Republicano hacia posturas que, llegadas las presidenciales en noviembre, deberán suavizar para convencer al electorado más moderado. Esa es la misma baza que tendrá que negociar el Partido Demócrata, pero acentuando el centrismo del candidato que logre la nominación —ya sea Clinton, Sanders o Martin O’Malley—, una moderación que han cambiado hasta ahora por las propuestas más liberales que se han planteado en los últimos años.

La responsabilidad de ese giro corresponde en parte al trabajo de Warren. Investigó la ley de bancarrota durante más de tres décadas, convirtió esta experiencia en los cimientos de su trabajo en la Administración Obama y después en el Senado representando al Estado de Massachussets. Por el camino, Warren alimentó el fuego de la izquierda de Estados Unidos y hoy los demócratas compiten por esos votos más progresistas. Tras recibir a la senador a en Washington, Clinton reconoció su papel con un artículo en la revista TIME en el que recordó que “Warren nunca duda en poner a los poderosos en su sitio: banqueros, lobistas, miembros del gobierno e incluso a aspirantes a la presidencia”.

El discurso de la senadora, a veces mucho más honesto de lo que se atreve a pronunciar cualquier político en Washington, ha empujado a los candidatos hasta un lugar en que sus palabras apenas difieren de las de los pensadores más progresistas del país. Robert Putnam, politólogo de la Universidad de Harvard y consultor del presidente Obama en repetidas ocasiones, alertó en su trabajo ‘Our Kids: The American Dream in Crisis’ que “El verdadero riesgo es que ignoremos la conexión más profunda entre la desigualdad de oportunidades y la creciente desigualdad económica”.

Las denuncias de Clinton y Sanders sobre la pobreza infantil o la amenaza que supone la desigualdad para la economía parecen sacados de esta obra publicada el año pasado. La serie de recomendaciones con las que concluye Putnam bien podrían haber servido, meses después, para articular el programa de propuestas sociales de los candidatos demócratas: crecimiento económico y la lucha contra la desigualdad, participación en procesos democráticos a través de leyes que protejan el derecho a voto, refuerzo de las estructuras familiares mediante propuestas de conciliación y acceso a un sistema universal de educación infantil, y mejoras en las escuelas públicas para garantizar una educación igualitaria.


***


Título: Hillary Clinton aspira a enterrar la derrota de 2008

Subtítulo: Los sondeos apuntan que Bernie Sanders, amenaza con hacerle tanto daño como Obama

Texto: Hillary Clinton sabrá este lunes si puede enterrar el pasado y dejar atrás la derrota que sufrió en 2008 frente a Barack Obama en el caucus de Iowa. Los sondeos apuntan que su mayor adversario, el senador por Vermont Bernie Sanders, amenaza con hacerle tanto daño o más que entonces Obama. La campaña de la ex secretaria de Estado hacia la Casa Blanca se enfrenta, además, a la investigación por el uso de un servidor privado en sus correos.

Un día más en Iowa y Hillary Clinton sabrá si puede enterrar el pasado. Las encuestas le silban al oído que su famosa inevitabilidad está en peligro. Que los votantes prefieren a un idealista como Bernie Sanders a una pragmática política como ella, por mucho que el primero lleve más tiempo formando parte del engranaje político de Washington. Los sondeos le advierten de que hay un candidato que le ha pasado por la izquierda y amenaza con hacerle tanto daño o más que Barack Obama en 2008 (Clinton 45%; Sanders 42%). Un día más para saber quién pierde y quién gana en el inicio del mayor espectáculo político del planeta.

“¿Quiere un selfie?”, ofrece la candidata demócrata Hillary Clinton a una mujer joven con su hija de meses en brazos tras concluir el mitin de Cedar Rapids del sábado por la noche. Entre ambas se apañan para que las tres entren en la foto, ante la indiferencia del bebé por estar al lado de la que podría ser la primera presidenta de Estados Unidos. No importa que alrededor de la ex secretaria de Estado estén tres miembros del servicio secreto. Clinton ha sabido limar las capas de protección adquiridas en Foggy Bottom (sede del Departamento de Estado) y bajar al ruedo del pueblo que decidirá su destino en Iowa.

La historia del selfie se repite tras cada evento que celebra la aspirante a la nominación demócrata. En ocasiones, la ex primera dama se ofrece a enseñar cómo se hace el autorretrato a una señora de avanzada edad. “Es mejor candidata ahora de lo que era en 2008, es más real”, asegura Jordan Nelsen. A su lado, una mujer levanta una pancarta: “227 años de hombres. Es su momento”.

Clinton, de 68 años, sacó la artillería pesada en Cedar Rapids el sábado y repetiría el domingo por la noche en Des Moines. Sobre el mismo escenario se juntaron tres Clinton, tres personas que representan el pasado, así como el presente y puede que el futuro de EE UU. La exsenadora recurrió a su marido, el expresidente Clinton, y a su hija Chelsea para sus últimos eventos en Iowa. Nueve en total durante un fin de semana que comenzó el viernes y le llevaría a cruzar de norte a sur, y de este a oeste el Estado. Bernie Sanders, de 74 años, habrá hecho un total de 14 eventos cuando el domingo toque a su fin.

Si no hubiera sido porque el viernes el Departamento de Estado anunciaba que más de 20 correos electrónicos de los entregados por la ex secretaria de Estado en la investigación del FBI sobre el uso de un servidor privado por parte de Clinton nunca verían la luz del día por ser considerados “altamente secretos”, el fin de semana habría sido casi perfecto para la aspirante en una Iowa con un tiempo idílico para ser enero.

Ese día quedó probado que la campaña por la Casa Blanca de Clinton se enfrenta a problemas muchos más serios que los republicanos o el viejo socialista de Vermont. “Su problema es el FBI y el Departamento de Justicia de Obama”, relataba Peter Baker, de The New York Times, a John King, de CNN. “Aunque no lo dicen, los demócratas están aterrados ante la posibilidad de que llegue el verano y haya citaciones judiciales para gente cercana a ella o incluso para ella misma..., algo que suponga que los demócratas se encuentren ante un absoluto desastre al no tener tiempo de cambiar de caballo”. La carrera ha comenzado.