jueves, 2 de abril de 2015

Hay acuerdo


Finalmente hay acuerdo entre las potencias de Occidente e Irán. Se advierte cautela pero optimismo en las declaraciones. Ofrecemos tres visiones periodísticas de los acuerdos alcanzados. La justicia argentina debería tomar nota de este acuerdo. Si los hechos futuros (las negociaciones sobre la letra chica del acuerdo marco) prosperan, la Argentina tendrá una oportunidad para investigar sin trabas el atentado a la AMIA de 1994. Habrá que admitir, también, que la muerte del fiscal Alberto Nisman fue una de tantas otras escaramuzas inútiles en torno a Irán en estos últimos tres años.


Así lo cuenta el diario español El País:


Título: Irán reducirá su programa nuclear en un acuerdo marco con EE UU

Subtítulo: Tras ocho jornadas de negociación, las potencias mundiales y Teherán alcanzan un acuerdo para limitar el programa a cambio de un levantamiento de sanciones

Texto: Tras una semana maratoniana de reuniones y dos días después del plazo fijado para llegar a un acuerdo preliminar, seis grandes potencias e Irán llegaron este jueves en Suiza a un entendimiento conjunto sobre el programa nuclear iraní. Teherán limitará su capacidad nuclear a cambio del levantamiento de las sanciones que estrangulan su economía y lo aíslan internacionalmente.

El pacto preliminar allana el camino para alcanzar a finales de junio un acuerdo final, según el plazo fijado por los negociadores. Durante al menos 10 años la capacidad nuclear iraní pasará de estar a entre dos y tres meses a un año de distancia de adquirir el material para producir una bomba, según los detalles del acuerdo sellado en Lausana entre las seis potencias (EE UU, Francia, Reino Unido, Rusia, China y Alemania e Irán.

Irán -que niega estar desarrollando una bomba nuclear- reducirá en más de dos tercios sus centrifugadoras que producen el uranio que podría emplearse para la construcción de una bomba nuclear, desmantelará un reactor que podría producir plutonio y aceptará una mayor verificación internacional a su programa.

Si cumple dichos compromisos, según el pacto preliminar, las sanciones se levantarán. Las impuestas por EE UU y la Unión Europea se suspenderán una vez el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) verifique que Irán ha tomado todos los pasos pactados. Si Irán incumple los acuerdos, las sanciones volverán a imponerse. También se levantarán las penalizaciones decretadas por la ONU, aunque se mantendrán ciertas restricciones.

El presidente de EE UU, Barack Obama, calificó de "histórico" el pacto preliminar. En una declaración a la prensa en la Casa Blanca, dijo que el acuerdo es "con diferencia, la mejor opción" y que el mundo estará "más seguro" tras la firma definitiva del mismo. "Es la solución más integral y a largo plazo", subrayó.

Israel y varios países árabes recelan del compromiso iraní en el acuerdo, que podría alterar los equilibrios geopolíticos en Oriente Próximo. Obama explicó que habló por teléfono con el rey de Arabia saudí y que lo hará en las próximas horas con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

"Hace más de un año dimos los primeros pasos para llegar hasta aquí. Recuerdo que había muchos escépticos y, sin embargo, hemos culminado con éxito. Irán ha cumplido sus compromisos", dijo el presidente estadounidense. Y  señaló que "en toda la cadena de suministro del programa nuclear va a haber supervisión constante y si vemos algo sospechoso se llevará a cabo una investigación".

Poco antes, la Alta Representante comunitaria había subrayado, en rueda de prensa, que el futuro acuerdo entre las potencias occidentales e Irán reducirá la capacidad de enriquecimiento de uranio del país asiático. "Se ha dado un paso importante", ha subrayado Mogherini. "Las instalaciones nucleares iraníes serán de uso no militar y un grupo internacional conjunto ayudará a modernizar los reactores", ha afirmado. A cambio, Occidente se compromete a levantar las sanciones que pesan sobre Irán tanto en el plano económico como en el plano diplomático.

El documento final del pacto, leído por la propia Mogherini y por el ministro de Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, y cuyos detalles técnicos y legales se negociarán hasta el 30 de junio, prevé que la planta de enriquecimiento de Natanz sea la única en Irán y que la instalación subterránea de Fordo se reconvierta en un centro científico civil.

El acuerdo marco incide en los "controles estrictos" a los que se someterán todas las instalaciones nucleares iraníes durante los próximos 25 años. Esta labor de supervisión la llevará a cabo el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

El máximo responsable de la diplomacia iraní ha destacado, por su parte, que el acuerdo alcanzado este jueves permitirá que su país pase de una situación mala para toda la comunidad internacional a otra en la que todas las partes salen beneficiadas. "Estábamos en una situación en la que nadie se fiaba de nadie; ahora todo el mundo gana. A partir de este momento podemos avanzar y resolver los problemas". Los ministros de Exteriores de Francia —Laurent Fabius—, Reino Unido —Philip Hammond— y Alemania —Frank-Walter Steinmeier— también se han congratulado por el acuerdo.

Las seis potencias, encabezadas por EE UU, e Irán llevan desde el jueves pasado negociando en Lausana un acuerdo preliminar que limite el programa nuclear.

Las principales discrepancias entre los negociadores han sido el calendario de levantamiento -Irán quiere que sea inmediato- de las sanciones internacionales, que estrangulan la economía iraní y aíslan al país. Y en qué grado se permitirá a Teherán mantener su investigación nuclear en centrifugadoras avanzadas.

Tras 15 meses de negociaciones, las seis potencias (EE UU, Francia, Reino Unido, Rusia, China y Alemania) quieren que durante al menos 10 años la capacidad nuclear iraní esté a un año de distancia de adquirir el material para producir una bomba. A cambio, levantarían las sanciones contra Irán, que ha negado estar desarrollando una bomba nuclear, lo que podría alterar los equilibrios geopolíticos en Oriente Próximo.


***


El Telegraph de Londres lo pone así:


Título: Global powers agree 'key parameters' of Iran nuclear deal

Subtítulo: Iran and six major powers outline agreement of the future of Iran's nuclear programme
           
Texto: The world powers and Iran announced on Thursday night that they had taken a “decisive step” towards a comprehensive agreement that would restrict Iran’s nuclear programme for a least a decade in exchange for lifting crippling economic sanctions.

The agreement-in-principle came at the end of a marathon eight-day negotiating session in Lausanne, Switzerland led by John Kerry, the US secretary of state, and his Iranian counterpart Javad Zarif, who at times negotiated through the night in search of a mutually acceptable compromise.

Although several critical details remained unclear, the two parties said they had reached agreement on the “key perameters” for a deal and would produce a final agreement, complete with technical annexes, by June 30.

Among the highlights of the potential deal was an agreement by Iran not to enrich uranium at its top-secret underground nuclear facility at Fordow, which nearly triggered Israeli bombing raids after it was discovered in 2009.

Barack Obama, speaking from the White House, cautioned that the final deal still needed to be signed, but hailed the proposed template as an “historic understanding” that could pave the way to a new understanding with Iran.

“If there is backsliding on the part of the Iranians, if the verification and inspection mechanisms don't meet the specifications of our nuclear and security experts, there will be no deal,” he said.
“But if we can get this done and Iran follows through on the framework that our negotiators agreed to, we will be able to resolve one of the greatest threats to our security and to do so peacefully."

Philip Hammond, the Foreign Secretary, also heralded the provisional agreement as the basis for what could be “a very good deal”.

However hinting at the potential difficulties that lie ahead, particularly over the actual scope and timing of UN inspections, the French president Francois Hollande said that the international community needs to see a “credible, verifiable” deal.

Benjamin Netanyahu, the Israeli prime minister, who has been a fierce opponent of any deal, said that any final agreement must “significantly roll back Iran's nuclear capabilities and stop its terrorism and aggression.” He was due to speak to Mr Obama late last night.

Under the announced terms, Iran will be allowed to continue enriching uranium at its Natanz facility for “specific durations” as well as continuing research on its centrifuge programme “on a scope and schedule that has been mutually agreed.”

Iran will reduce its centrifuges by two-thirds, down from approximately 19,000 today to 6,104 of its first-generation centrifuges, while not enriching Uranium above 3.67 per cent for 15 years.
The Fordow facility will be converted into a nuclear technology centre, without any fissile material, while its plutonium reactor at Arak will be redesigned to create a civilian reactor that cannot produce weapons-grade material.

Iran, which has evaded international inspections in the past, has also agreed to submit to inspections by the International Atomic Energy Agency (IAEA) on both past and present nuclear activities, with “announced access” and “through agreed procedures”. It is not precisely clear what these will be.

In return, the EU and the US have agreed to lift crippling economic sanctions “simultaneously” with the IAEA verification that Iran had met “its key nuclear commitments”.

Mr Obama has faced intense opposition at home to the deal that both Democrats and Republicans in Congress fear has made too many concessions to Iran, a country they believe fundamentally cannot be trusted.

Ed Royce, the Republican chair of the House foreign affairs committee remained sceptical about whether Iran would ever full submit to inspections.

“After ten years-plus of negotiations…we need the inspectors to have the ability to go in there and verify,” he said on CNN, “And until that happens, it looks to me, like we’re being ‘rolled’, and I know that’s the view of many members of Congress on both sides of the aisle right now.”

Addressing those critics, Mr Obama cited John F Kennedy’s maxim “let us never negotiate out of fear but let us never fear to negotiate” in justifying his decision to reach out to Iran from the start of his presidency in the hope of reaching a deal.

Congress has already teed up several pieces of legislation that would enforce new sanctions on Iran, or impose sanctions if Iran slid back on any deal.

However Mr Obama urged Congress to play a “constructive oversight role” and not seek to wreck a deal.

“If Congress kills this deal not based on expert analysis, and without offering any reasonable alternative, then it's the United States that will be blamed for the failure of diplomacy," he warned. "International unity will collapse, and the path to conflict will widen.”


***


Russia Today es, también, cautamente optimista:


Título: El Sexteto e Irán logran "encontrar soluciones"

Texto: El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Javad Zarif, ha declarado que se ha logrado "encontrar soluciones" con el Sexteto y se puede comenzar a elaborar un proyecto de acuerdo.

En un comunicado de prensa conjunto, el Sexteto negociador e Irán aseguran que los progresos alcanzados durante las negociaciones serán suficientes para continuar las conversaciones el 30 de junio, informó Reuters citando un borrador de la declaración.

"Las partes han acordado los principales puntos del texto final", reza la cuenta de Twitter de autoridades alemanas.

Irán acuerda disminuir en más de dos tercios su capacidad actual de enriquecimiento de uranio. Es decir, la república islámica reducirá sus centrifugadoras de 19.000 a 6.000.

Además, Irán acordó trasladar las centrifugadoras 'extra' y el equipo para el enriquecimiento de uranio a los almacenes bajo el control del OIEA. Irán se compromete a permitir la supervisión internacional de todos sus programas de enriquecimiento de uranio durante los próximos 25 años.

La UE y EE.UU. empezarán el levantamiento de las sanciones unilaterales contra Irán paralelamente con el de las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU, informó la alta representante de la UE para Asuntos Exteriores y la Política de Seguridad, Federica Mogherini.

Kerry también escribió en su cuenta de Twitter que el Sexteto e Irán ahora "tienen parámetros para resolver importantes cuestiones sobre el programa nuclear iraní". "Volveremos a trabajar pronto en un acuerdo final", añadió.

Irán se comprometió a no construir nuevas instalaciones de enriquecimiento de uranio durante 15 años, según la Administración estadounidense.


Obama: EE.UU. ha llegado a la "comprensión histórica con Irán"

El presidente de EE.UU., Barack Obama, afirmó que se logró llegar a la "comprensión histórica con Irán". Según el mandatario, "el acuerdo pacífico con el país es la mejor opción" encontrada hasta el momento.

Obama aseguró que se alcanzó "un buen acuerdo que satisface los objetivos centrales" y añadió que los detalles del documento serán finalizados en junio.

El mandatario estadounidense aseguró que "nuestro trabajo aún no está hecho, el acuerdo no se ha firmado". Obama advirtió al Congreso de que si el acuerdo no se concreta, EE.UU. sería culpado por el "colapso de la diplomacia".

Obama agregó que próximamente planea discutir el acuerdo por teléfono con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y advirtió que "si Irán llega a violar el acuerdo, EE.UU. puede volver a las sanciones".

"Este es el mejor resultado posible", afirmó, por su parte, el secretario de Estado de EE.UU. Según Kerry, el acuerdo de Irán reducirá las reservas de uranio enriquecido en un 98% durante 15 años.


Kerry indicó que los inspectores tienen derecho a supervisar todas las instalaciones nucleares de Irán. "La gran mayoría de las centrífugas de Irán serán removidas", destacó el político. Según sus palabras, EE.UU. levantará las sanciones cuando el OIEA confirme que Irán cumple sus obligaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada