miércoles, 31 de diciembre de 2014

El año del conflicto

Notable artículo de Paul Craig Roberts publicado hace un par de días, y que anda circulando ampliamente por la web. Cuando alguien que no es un traidor pide la destrucción de su propio país, en beneficio de la Humanidad, debería ser escuchado. Si se trata de P. C. Roberts (http://www.paulcraigroberts.org/), más todavía.

Título: Washington Has Shaped 2015 to Be a Year of Conflict. The Conflict Could Be Intense

Texto: Washington is the cause of the conflict, which has been brewing for some time. Russia was too weak to do anything about it when the Clinton regime pushed NATO to Russia’s borders and illegally attacked Yugoslavia, breaking the country into small easily controlled pieces. Russia was also too weak to do anything about it when the George W. Bush regime withdrew from the ABM treaty and undertook to locate anti-ballistic missile bases on Russia’s borders. Washington lied to Moscow that the purpose of the ABM bases was to protect Europe from non-existent Iranian nuclear ICBMs. However, Moscow understood that the purpose of the ABM bases was to degrade Russia’s nuclear deterrent, thereby enhancing Washington’s ability to coerce Russia into agreements that compromise Russian sovereignty.

By summer 2008 Russian power had returned. On Washington’s orders, the US and Israeli trained and equipped Georgian army attacked the breakaway republic of South Ossetia during the early hours of August 8, killing Russian peacekeepers and civilian population. Units of the Russian military instantly responded and within a few hours the American trained and equipped Georgian army was routed and defeated. Georgia was in Russia’s hands again, where the province had resided during the 19th and 20th centuries.

Putin should have hung Mikheil Saakashvili, the American puppet installed by the Washington-instigated “Rose Revolution” as president of Georgia, and reincorporated Georgia into the Russian Federation. Instead, in a strategic error, Russia withdrew its forces, leaving Washington’s puppet regime in place to cause future trouble for Russia.

Washington is pushing hard to incorporate Georgia into NATO, thus adding more US military bases on Russia’s border. However, at the time, Moscow thought Europe to be more independent of Washington than it is and relied on good relations with Europe to keep American bases out of Georgia.

Today the Russian government no longer has any illusion that Europe is capable of an independent foreign policy. Russian President Vladimir Putin has stated publicly that Russia has learned that diplomacy with Europe is pointless, because European politicians represent Washington’s interest, not Europe’s. Foreign Minister Sergei Lavrov recently acknowledged that Europe’s Captive Nation status has made it clear to Russia that Russian goodwill gestures are unable to produce diplomatic results.

With Moscow’s delusion shattered that diplomacy with the West can produce peaceful solutions, reality has set in, reinforced by the demonization of Vladimir Putin by Washington and its vassal states. Hillary Clinton called Putin the new Hitler. While Washington incorporates former constituent parts of the Russian and Soviet empires into its own empire and bombs seven countries, Washington claims that Putin is militarily aggressive and intends to reconstitute the Soviet empire. Washington arms the neo-nazi regime Obama established in Ukraine, while erroneously claiming that Putin has invaded and annexed Ukrainian provinces. All of these blatant lies are echoed repeatedly by the Western presstitutes. Not even Hitler had such a compliant media as Washington has.

Every diplomatic effort by Russia has been blocked by Washington and has come to naught. So now Russia has been forced by reality to update its military doctrine. The new doctrine approved on December 26 states that the US and NATO comprise a major military threat to the existence of Russia as a sovereign independent country.

The Russian document cites Washington’s war doctrine of pre-emptive nuclear attack, deployment of anti-ballistic missiles, buildup of NATO forces, and intent to deploy weapons in space as clear indications that Washington is preparing to attack Russia.

Washington is also conducting economic and political warfare against Russia, attempting to destabilize the economy with economic sanctions and attacks on the ruble. The Russian document acknowledges that Russia faces Western threats of regime change achieved through “actions aimed at violent change of the Russian constitutional order, destabilization of the political and social environment, and disorganization of the functioning of governmental bodies, crucial civilian and military facilities and informational infrastructure of Russia.” Foreign financed NGOs and foreign owned Russian media are tools in Washington’s hands for destabilizing Russia.

Washington’s reckless aggressive policy against Russia has resurrected the nuclear arms race. Russia is developing two new ICBM systems and in 2016 will deploy a weapons system designed to negate the US anti-ballistic missile system. In short, the evil warmongers that rule in Washington have set the world on the path to nuclear armageddon.

The Russian and Chinese governments both understand that their existence is threatened by Washington’s hegemonic ambitions. Larchmonter reports that in order to defeat Washington’s plans to marginalize both countries, the Russian and Chinese governments have decided to unify their economies into one and to conjoin their military commands. Henceforth, Russia and China move together on the economic and military fronts. http://www.mediafire.com/view/08rzue8ffism94t/China-Russia_Double_Helix.docx

The unity of the Bear and the Dragon reduces the crazed neoconservatives’ dream of “an American century” to dangerous nonsense. As Larchmonter puts it, “The US and NATO would need Michael the Archangel to defeat China-Russia, and from all signs Michael the Archangel is aligned with the Bear and its Orthodox culture. There is no weapon, no strategy, no tactic conceivable in the near future to damage either of these rising economies now that they are ‘base pairs.’”

Larchmonter sees hope in the new geopolitics created by the conjoining of Russia and China. I don’t dispute this, but if the arrogant neoconservatives realize that their hegemonic policy has created a foe over which Washington cannot prevail, they will push for a pre-emptive nuclear strike before the Russian-Chinese unified command is fully operational. To forestall a sneak attack, Russia and China should operate on full nuclear alert.

The US economy - indeed the entire Western orientated economy from Japan to Europe - is a house of cards. Since the economic downturn began seven years ago, the entirety of Western economic policy has been diverted to the support of a few over-sized banks, sovereign debt, and the US dollar. Consequently, the economies themselves and the ability of populations to cope have deteriorated.

The financial markets are based on manipulation, not on fundamentals. The manipulation is untenable. With debt exploding, negative real interest rates make no sense. With real consumer incomes, real consumer credit, and real retail sales stagnant or falling, the stock market is a bubble. With Russia, China, and other countries moving away from the use of the dollar to settle international accounts, with Russia developing an alternative to the SWIFT financial network, the BRICS developing alternatives to the IMF and World Bank, and with other parts of the world developing their own credit card and Internet systems, the US dollar, along with the Japanese and European currencies that are being printed in order to support the dollar’s exchange value, could experience a dramatic drop in exchange value, which would make the import-dependent Western world dysfunctional.

In my opinion, it took the Russians and Chinese too long to comprehend the evil that has control in Washington. Therefore, both countries risk nuclear attack prior to the full operational capability of their conjoined defense. As the Western economy is a house of cards, Russia and China could collapse the Western economy before the neoconservatives can drive the world to war. As Washington’s aggression against both countries is crystal clear, Russia and China have every right to the following defensive measures.

As the US and EU are conducting economic warfare against Russia, Russia could claim that by wrecking the Russian economy the West had deprived Russia of the ability to repay loans to the Western banks. If this does not bring down the thinly capitalized EU banks, Russia can announce that as NATO countries are now officially recognized by Russian war doctrine as an enemy of the Russian state, Russia can no longer support NATO’s aggression against Russia by selling natural gas to NATO members. If the shutdown of much of European industry, rapidly rising rates of unemployment, and bank failures do not result in the dissolution of NATO and thus the end of the threat, the Chinese can act.

The Chinese hold a very large amount of dollar-denominated financial assets. Just as the Federal Reserve’s agents, the bullion banks, dump massive shorts onto the bullion futures markets during periods of little activity in order to drive down the bullion price, China can dump the equivalent in US Treasuries of years of Quantitative Easing in a few minutes. If the Federal Reserve quickly creates dollars with which to purchase the enormous quantity of Treasuries so that the financial house of cards does not implode, the Chinese can then dump the dollars that they are paid for the bonds in the currency market. Whereas the Federal Reserve can print dollars with which to purchase the Treasuries, the Fed cannot print foreign currencies with which to buy the dollars.

The dollar would collapse, and with it the power of the Hegemon. The war would be over without a shot or missile fired.

In my view, Russia and China owe it to the world to prevent the nuclear war that the neoconservatives who control US policy intend by simply replying in kind to Washington’s economic warfare. Russia and China hold all the cards. Not Washington.

Russia and China should give no warning. They should just act. Indeed, instead of step by step, they should just let loose all barrels at once. With four US banks holding derivatives totaling many times world GDP, the financial explosion would be the equivalent to a nuclear one. The US would be finished, and the world would be saved.

Larchmonter is correct. 2015 could be a very good year.

martes, 30 de diciembre de 2014

Cuando ya no se puede parar

Interesante (aunque discutible en algún punto) nota de Mikhail Khazin reproducida ayer en el blog The Vineyard of the Saker. Por qué el Imperio ya no puede parar, y el papel de Rusia en la seguridad global. La traducción (del ruso al inglés) es pobre, pero es lo que hay, y se agradece igual.

Título: Why America Can't Stop

Subtítulo: Or an attempt to describe how US problems correlate with international security. 

Texto: On several past occasions I have written that the United States is deliberately destroying the entire system of international security, the same system that they had built together with the USSR. Why did they start dismantling the international security system is also understandable, in the 1990s the generation of “victors” came to power in that country, these people are convinced that they had “defeated” the USSR (as our theory explains it is obviously not so, please refer to http://worldcrisis.ru/crisis/188291 ) and because they are “victors” they may do anything they please. They decided that collective security arrangements are onerous, and that they need their own security system, the one that only they will have control over. 

If we were to evaluate rhetoric of individuals who were in charge of the states that were admitted as new NATO members in the last 20 years, then we can figure out the logic that stands behind the expansion (and perhaps a bit even farther still). “We are being threatened and the USA is our only possible protection, therefore we must all be integrated within a US-centered security structure.” This was all going on while Russia, as a matter of principle, was not participating in affairs of those countries (not even in those of the Ukraine, which was abandoned to its own devices, something that has to a great extent caused the recent events in that country), Russia was not a threat to anyone (and of course it is not a threat to anyone now), the point of this all was deliberate destruction of the old global security system, in which Russia used to play a key role. 

Obviously constructing a new security system from scratch is an endeavor that is both expensive and slow, and that is the prime reason why on some issues (such as nuclear disarmament) the United States continued to talk with Russia although the background of those communications can be best expressed through a formula: we only talk about questions which we consider to be of interest to us, and the rest is not really your business. The trouble is that all those plans, which were developed in the 90s and which they began to implement during 2000s (quite possibly, the events of September 11, 2001 [http://worldcrisis.ru/crisis/86502] were organized to launch the execution of those plans, same way as the Pearl Harbor was staged to extract the United States from its “embrace of isolationism”), so those plans had been based on the premise of continuous economic growth, itself founded upon the primacy of America's resources. Instead they ended up with a crisis, which has significantly reduced those available “resources.” 

I must note that the period of capture of former Socialist Commonwealth's markets has indeed become “the golden age” of American economy, even their budget scored a surplus. But our work in 2001 in which we evaluated the balance between different branches of American economy in the 1998 showed that ( http://worldcrisis.ru/crisis/73174 ) already then the US economy was standing on the brink of abyss comparable to where it found itself in the early 1930s. Today's picture is far more frightening and what can be done about it unclear as well. The old security model has been destroyed. Trust cannot be restored, a new model does not exist, there are some elements of it here and there, but they function only if the US directly intervenes into the process. Intervention factually consists of allocating large sums of money to all participants in the process, and it is faulty: Palestine, ISIS, etc. 

This is happening while the situation inside the US worsens. The problem is that for a long time they have a barrier in place that has separated the elite from the rest of the society, the barrier of the kind that's only being built here (in Russia). American educational system, and I mean educational system that prepares societal leaders, has been destroyed already back in the 1960s, an average citizen (the sheep in the parlance of the elite) has actually no chances of advancement to an upper “elite” level, the one from which the society is being governed. A successful marriage could serve as a theoretical exception, but this social advancement mechanism cannot be employed in a systemic fashion. However for those few who are born active, unless the punitive psychiatry destroys them at a tender age or they fall victim to juvenile justice, something that now gets written a lot about, for them there are still mechanisms for upward social mobility which could bring them up to the level of technocratic elite. 

The trouble is that in the course of this half of a century they've had accumulated lots of people who are absolutely unprepared to tolerate a sharp decline in their standards of living. But along with the worsening of the economic crisis, in order to maintain their grip on power and their status the “actual” elites must most definitely reduce the living standard of these population strata of the American society. And that can push the system up onto the critical level of mutual contradictions. Because internal resources necessary for maintenance of the quality of life of this so called upper middle class are depleted, they need to find some substitute external resources. To phrase it differently: the United States can only preserve domestic social stability at the expense of someone else. 

Here we stumble upon remnants of the old security system. The Bretton Woods system was based upon a premise that all assets of participating member states will be dollar denominated. So fresh dollars were printed along with introduction of new assets into the system, and the US elites could then work out how those dollars are to be shared with the elites of those new countries (or regions) that were about to be incorporated within this dollar zone. How those regional elites were going to split those dollars with their own population was their own concern. But there are no more assets to be brought into the system, consequently no new dollars are being printed, and worse than that, existing dollars are being redistributed for America's benefit through US controlled world dollar system. This makes internal conflicts in many of the world's countries all but unavoidable. 

Some of those conflicts are at their beginning stage while others are already burning hot, but their essence is all he same, counter-elites, the ones who were not let into the proverbial dollar cookie jar now make claims upon existing elites demanding either to restore the scale of support they get (that means that the old elites must commence financing of the economy from their own pockets) or yield power and get out of the way. Most obvious that because those existing elites are all pro-American, the scenario is developing under accompaniment of increasingly anti-American rhetoric. 

We would like to remind you that similar processes already took place in Latin America after the investment flows from the United States changed their direction in aftermath of the Second World War. There the finale was either a breakdown of the economy or emergence of new forces at the helm of the state, frequently personified by brutal dictators, and sometimes, like in Chile, both a combination of both developments. What is going to happen to the world's regions is an open question, but the choice of means to control the situation which remains at America’s disposal is shrinking dramatically. 

The United States are obviously witnessing these processes and are impotent to do anything about them. From that standpoints, Obama's officials are no different from Putin, he might not like Nabiullina's policies but he cannot just fire her because giving her the boot would destroy the consensus of the elites (and he's too hesitant as doesn't venture to reign in the elites), likewise the administration team in the US is unable to go against their elites, which adamantly refuse considering anything that might somehow threaten their status. And that in turn means that rocking the boat is forbidden! 

That can be defined as: sudden moves that can be interpreted as a game changer which in turn might alter the very rules that the United States has introduced in the decade of 2000 and such moves are not allowed. For example, you cannot just change borders. Possibly, if the United States could turn the clock back, then they might have left the Pandora's box safely closed and would not have amputated Kosovo from Serbia, but what's done is done, besides that all happened during prosperous 90s. But to permit the phenomenon of Crimea (or anything similar) is just impermissible. Because if we allow to change borders on a regional level, then entire Eastern Europe, the Middle East and many other areas will turn into serious war theaters. 

Essentially we are the ones who understand that this is unavoidable, but American elites will never come to grips with that (and that's why our economic theory is something they would never agree with), this why they will do whatever it takes to postpone their own end, they'll drag it until the whole structure collapses upon them on its own. In that sense, it is implausible to expect that they would remove sanctions or that they will somehow agree to us acting independently. Perhaps they would be happy to but they are prisoners of their own system.

lunes, 29 de diciembre de 2014


En el día de hoy, y casi en coincidencia absoluta con el Año Nuevo, nuestro blog cumplió las cien mil (100.000) visitas. Dos tercios de las mismas ocurrieron este año, lo que sugiere que la mano viene exponencial. Para un sitio que surgió más que nada como una libreta de campo personal, sin un destinatario fijo, nos resulta estimulante.

Astroboy En Multiverso está escrito en la República Argentina, si bien rara vez toca temas de la política nacional. Por el contrario, ofrece una mirada posible de los eventos globales. El marco general que acompaña nuestra visión es el que se ofrece en uno de los primeros posts de este blog ("Decíamos ayer", http://astroboy-en-multiverso.blogspot.com.ar/2012_02_01_archive.html).

Astroboy En Multiverso constituye una interpretación posible de diversos aspectos relacionados con la política y la estrategia internacionales. Está hecho desde el sur y, mayoritariamente, para la gente del sur del mundo. Sin embargo, la política y la estrategia internacionales se deciden en otra parte, por lo que el grueso de los temas que tratamos ocurrió, y ocurre, en el Hemisferio Norte. De allí, tal vez, que muchos de nuestros lectores vengan de ese hemisferio. 

En la actualidad, Astroboy En Multiverso es visitado diariamente por unas 250 personas de todo el mundo. El 39% de las visitas a este blog fue realizado por lectores de la República Argentina; un 21% de las mismas es de los Estados Unidos de América; el 14% es de origen europeo (Alemania: 6%, Francia: 2.8%, España: 2.2%, Ucrania: 1,6%, Rusia: 1,4%). Finalmente, un 26% pertenece a otros países del mundo, de los cuales calculamos que alrededor de la mitad corresponde a América Latina. De esta última región, y exceptuando a la Argentina, los mexicanos son los que más nos leen, con un 1.4% de las visitas. De la India y de China procede un 3% (1,5% de visitas cada uno).

A partir de comienzos de este año hemos intentado postear al menos una vez por día. En la medida de lo posible continuaremos con esta frecuencia. La misma no debería ser confundida, claro está, con ningún tipo de "plenitud informativa". Queda claro que no somos una agencia de noticias sino, más bien, un espejo de reflexiones producidas por otros y que a nosotros se nos antojan de alto valor explicativo. 

La idea, entonces, es pensar y ayudar a pensar sobre los hechos del presente estratégico de los pueblos del mundo, más que a informar pormenorizadamente sobre todo lo que ocurre en cada lugar. Alguna vez este papel fue cumplido por los diarios. Hoy ya no: la prensa corporativa no sirve más que para vender coca cola e idiotizar a las masas. Hoy en día el internauta, en su diario circuito por las junglas del ciberespacio, se genera a sí mismo una imagen del mundo; dicha imagen estará más o menos distorsionada, será más o menos detallada, dependiendo sólo de sí mismo, de su percepción e inteligencia. Astroboy aspira a ser un paso más, una ciberetapa más, en el diario peregrinar del Ciudadano que busca el sentido de las cosas. 

Gracias a todos y que tengan un feliz año 2015. Volveremos.

viernes, 26 de diciembre de 2014

Navidad en Nueva Rusia

Alexandr Zajárchenko, líder de Donetsk, Nueva Rusia

Acá van dos notas sobre la situación actual en la Nueva Rusia, más precisamente en la región de Donbass. Frías, tristes navidades este año por allí. Mandamos un cálido saludo a todo el pueblo de la Nueva Rusia.

La primera nota viene del diario El País de España:

Título: Canceladas las negociaciones de paz para el este de Ucrania

Subtítulo: Tras retomar el diálogo el miércoles, los dos bandos cancelan la reunión de este viernes

Texto: La reunión entre el Gobierno de Kiev y los rebeldes prorrusos para negociar la paz en el este de Ucrania, programada para este viernes en Minsk, ha sido cancelada, según confirmaron tanto los separatistas como el ministerio bielorruso de Asuntos Exteriores.

"Los representantes de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk no tomaremos parte en las negociaciones de este viernes", anunció el negociador jefe de los sublevados de Lugansk, Vladislav Deinego, citado por las agencias rusas.

La cancelación de la segunda reunión del Grupo de Contacto de Minsk, formato en el que negocian los dos bandos enfrentados en el este de Ucrania, con mediación de Rusia y la OSCE, fue confirmada por el secretario de prensa de la cancillería bielorrusa, Dmitri Mirónchik.

Una fuente cercana a las autoridades ucranianas aseguró a Interfax que los sublevados han incumplido el compromiso de intercambiar prisioneros antes de este viernes, alcanzado hace dos días en la capital bielorrusa.

Tanto los separatistas como el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU, en sus siglas en ucraniano, antiguo KGB), confirmaron el jueves el acuerdo para intercambiar 150 soldados ucranianos por 225 rebeldes, que según Kiev debía llevarse a cabo antes de la mañana de la reunión.

Sin embargo, Deinego aseguró este viernes que el plazo acordado para ese primer intercambio de prisioneros no vence hasta el próximo martes 30 de diciembre.

Poco antes, el negociador jefe de los rebeldes de Donetsk, Denís Pushilin, aseguró que los prorrusos habían "completado a través de la OSCE todos los procedimientos" para acudir hoy a la cita en Minsk, pero han sido "ignorados por Ucrania".

Con la salvedad del intercambio de prisioneros, las partes no alcanzaron acuerdos en firme sobre el resto de la agenda anunciada por la OSCE antes de la reunión del miércoles, entre ellos la retirada del armamento pesado de la línea de contacto entre los dos bandos y la apertura de corredores para cargas humanitarias.

Aunque el repliegue del armamento pesado y la creación de una zona de seguridad de 30 kilómetros fue sellado en el Memorándum de Minsk el pasado 20 de septiembre, más de tres meses después este acuerdo sigue sin ser una realidad.

Por último, reproducimos un artículo de Nahia Sanzo para Slavyangrad.es, sobre los potenciales escenarios de guerra o paz en la región del Donbass, y su (aparentemente, improbable) expansión hacia otras regiones de la Nueva Rusia.

Título: El peligroso invierno ucraniano y el International Crisis Group

Texto: El  pasado 18 de diciembre, el International Crisis Group (ICG) presentó su primer informe relevante sobre la situación en el Este de Ucrania (Eastern Ukraine: A Dangerous Winter Europe Report N°235). La importancia de este informe radica en que el ICG presenta, en cada conflicto que analiza, el punto de vista dominante entre los principales representantes de la comunidad euroatlántica y aunque en ocasiones tenga más relación con la narrativa oficial de la diplomacia y la prensa occidental que con la realidad, puede dar una idea sobre el curso que pueden tomar los acontecimientos, especialmente el proceso de paz de Minsk. Rusia, agresora y culpable de que la rebelión no fuera derrotada en verano, aparece también como única defensora de un proceso al que apenas se le otorga posibilidad de evitar la ofensiva de una de las partes.

El documento trata tres cuestiones relevantes: los distintos escenarios bélicos potenciales en el este de Ucrania, los acuerdos de Minsk y, finalmente, el riesgo de crisis humanitaria en las regiones de Donetsk y Lugansk.

1.   Los posibles escenarios bélicos en el este de Ucrania

El ICG detecta distintos escenarios de riesgo que pueden contribuir a nuevos enfrentamientos bélicos en el Este de Ucrania. Aunque  la mayoría de ellos se vinculan a posibles decisiones de las milicias locales y de Rusia, el escenario más peligroso, de guerra total, queda asociado a la tentación ucraniana de recuperar el Donbass por la fuerza.

1.1. La extensión del territorio rebelde: la Gran Novorrusia y el peligro de guerra fría
El ICG contempla distintas posibilidades de recrudecimiento de los combates por extensión de la guerra hacia el territorio actualmente controlado por Ucrania. Esta vía de extensión del conflicto podría vincularse a una decisión autónoma de las milicias de Donbass. El ICG ve probable este escenario en caso de que la situación humanitaria pusiera en peligro la viabilidad de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk. Un avance hacia las posiciones ucranianas buscaría demostrar el potencial militar de las fuerzas locales, mejorar sus perspectivas de consolidación a largo plazo, extendiendo el territorio bajo control rebelde, o forzar una mayor implicación militar de Moscú.

Otro marco propicio a la extensión territorial de la presencia rebelde se produciría en caso de una segunda primavera rusa, marcada por revueltas en otras zonas del este que tratarían de capitalizar las dificultades económicas durante el invierno y el descontento político. Estas revueltas podrían facilitar la penetración de las milicias para apoyar a sus compañeros revolucionarios, en especial en el área de Kharkov.

El ICG entiende que este escenario de extensión de las milicias hacia territorio ucraniano supondría, en principio, una independencia de las milicias con respecto a Rusia. Pero no sería descartable que este país pudiera verse directamente implicado. De hecho, el ICG no descarta que vuelvan a imponerse las tesis nacionalistas en Rusia, con el apoyo a un avance por la costa para impulsar, probablemente a través de tropas rusas que actuarían como milicias locales, el proyecto que el ICG llama Gran Novorrusia (greater Novorossiya). Una parte importante del informe se centra de hecho en el análisis de las fuerzas nacionalistas que, dentro de Rusia, impulsan este proyecto y que, desde de mayo, habrían perdido peso a la hora de determinar la acción de Moscú.

El ICG ve un cambio en la actitud del Kremlin durante el conflicto, que en parte asocia a la política de sanciones. El entusiasmo inicial por la causa de Novorrusia, que habría dado aliento al movimiento separatista (el documento se refiere así a las fuerzas rebeldes), se desvanece a partir de mayo cuando se percibe que el movimiento revolucionario no iba a poder controlar todo el territorio de la Gran Novorrusia sin la intervención directa de Rusia. EL ICG prefiere aquí olvidar que ya en abril la preferencia rusa era la de buscar un diálogo nacional que llevara a una descentralización del poder y cierta autonomía de las regiones o que en mayo el presidente Putin se mostró favorable al plan de paz del presidente Poroshenko si este se llevaba a cabo por la vía pacífica. Este cambio de dirección acabaría plasmándose en los acuerdos de Minsk, unos acuerdos que suponen el reconocimiento de facto de la soberanía ucraniana.

Para el ICG, Minsk refleja ante todo el punto de vista de una de las partes de la Administración rusa, el bloque que Igor Strelkov definiría como “Surkov-Lavrov-Zurabov” (en referencia a Vladislav Surkov, asesor de Putin en el Cáucaso, con un papel destacado en el tratamiento de conflictos similares, en particular en Abjasia; al ministro de exteriores, Sergey Lavrov; y al embajador de Rusia en Kiev, y representante ruso en Minsk, Mikhail Zurabov). Este bloque se habría impuesto al grupo que previamente habría orientado la política de Moscú en Ucrania,  entre los que el ICG incluye a Sergei Glazyev, asesor de Putin para la política económica regional, y a Dimitri Rogozin, viceprimer ministro ruso para asuntos militares. A ambos los sitúa cerca de los círculos nacionalistas radicales seguidores de la línea de Alexander Dugin y Alexander Prokhanov. En el Donbass, el cambio de dirección habría provocado la caída de Borondai y Strelkov, sustituidos por el más pragmático Zakharchenko. Éste lideraría a la parte de las milicias que apuestan por la paz, vista como condición necesaria para la construcción de un estado funcional que podría plantearse una progresiva incorporación al mundo ruso (a través de organizaciones como la Unión Aduanera, por ejemplo).

El ICG aún cree posible una deriva del Kremlin hacia posiciones nacionalistas radicales pero la ve mucho más probable en el caso de las milicias populares, vinculando de forma expresa a Strelkov con la línea más radical en Donbass. El documento insiste en la influencia que este líder tiene en parte de las milicias presentes en las regiones de Donetsk y Lugansk, favoreciendo una acción militar más dura para impulsar el proyecto Novorossiya.

Asumiendo que la lucha interna entre el sector nacionalistas radicales y el más pragmático aún no ha concluido, el ICG exige a Rusia, de la que dice aún no haberse pronunciado sobre la posibilidad de extensión del conflicto al conjunto de Novorossiya, una declaración expresa de que no tiene planes de extender el conflicto fuera del Donbass, oponiéndose además a que cualquier otra fuerza lo intentara. A pesar de que las declaraciones de Moscú suelen ser criticadas por Occidente, el ICG exige una vez más que Moscú comunique algo que ya ha demostrado con sus actos. Eso daría, según ICG, a Moscú credibilidad de cara a conversaciones exploratorias para la desescalada en el conflicto y podría, según el ICG, llevar a la retirada de las sanciones contra Rusia.

Esta posición facilitaría igualmente la búsqueda de soluciones favorables a Rusia en caso de que las condiciones meteorológicas impidieran el abastecimiento de Crimea por mar en invierno, otro potencial escenario de enfrentamiento según el ICG. Un boicot de Ucrania a Crimea podría así obligar a Rusia a abrir una ruta terrestre a través de territorio ucraniano. Aunque existe la posibilidad de una estrategia “minimalista” de blindados rusos y fuerzas especiales asegurando los cruces principales y puntos estratégicos similares a lo largo de la ruta hacia Crimea, una ocupación a gran escala no podría descartarse en caso de que el abastecimiento regular a ese territorio resultara imposible. El hecho de que no haya, ni en los actos ni en las declaraciones del Kremlin, muestra alguna de que esta sea su intención no impide al ICG mostrarlo como escenario posible. Una importante intervención rusa aumentaría, además, el interés de Moscú por la situación de las Repúblicas Populares.

Este movimiento sería visto por la UE, Estados Unidos y otros partidarios de Ucrania como un paso más en la escalada bélica. Daría lugar a nuevas sanciones que profundizarían en un escenario a largo plazo de guerra fría entre Rusia y Occidente. La alternativa que perfila el ICG pasa por la apertura de negociaciones entre Rusia y Ucrania para permitir una ruta de reabastecimiento para Crimea. Menciona el precedente del acuerdo de 2003 entre Rusia y Lituania para permitir que mercancías y pasajeros en procedencia de Rusia transiten por Lituania en dirección al enclave de Kaliningrado.

1.2. La posición ucraniana y el peligro de guerra total

El ICG también hace referencia a un riesgo bélico relacionado con las decisiones de Ucrania, señalando que una ofensiva de Ucrania en Donbass no resulta descartable. En noviembre de 2014, Poroshenko sostuvo que estaba preparado para una guerra total y que no tenía miedo a enfrentarse a las tropas rusas (Poroshenko says Ukraine ready for ‘total war’, Radio Free Europe/Radio Liberty, noviembre 2014).

Esta ofensiva de Ucrania desencadenaría casi con seguridad una respuesta militar rusa. El ICG asume que, a pesar de que los intereses rusos no convergen por completo con el de las milicias, Rusia se vería obligada a intervenir a favor de la RPD y de la RPL en una situación de crisis en el plano militar.

Lo habría hecho ya, de hecho, en agosto de 2014. Según el ICG, cuando el avance de las fuerzas ucranianas hacia el Donbass lleva a una perspectiva de derrota total de las milicias, Rusia interviene en apoyo a los rebeldes. El ICG menciona la llegada de importantes cantidades de armamento pesado y de tropas rusas. Según se señala en el documento, no se trata sólo de apoyo militar sino de participación directa de tropas regulares y de élite, formalmente desmovilizadas antes de su despliegue en el Donbass y actuando sin marcas de identificación.

La consecuencia de esta intervención rusa sería la devastadora derrota del Ejército de Ucrania en Ilovaisk, con alrededor de un millar de muertos, y la ampliación temporal de los combates al área de Mariupol. El ICG se coloca, implícitamente, del lado de los que consideran que el Ejército de Ucrania aún no puede imponerse al de Rusia al señalar que la acción ucraniana podría resultar desastrosa para todos, pudiendo dar lugar a un escenario de guerra total. De ahí que señale que una declaración de Kiev repudiando un plan de ataque durante el invierno podría contribuir a la distensión.expresidente ucraniano y embajador ruso

2. Minsk: ¿unos acuerdos sin base real?

Aunque no de forma siempre explícita, el documento del ICG considera igualmente la virtualidad política de los acuerdos de Minsk y las perspectivas de futuro de las Repúblicas Populares de Minsk y Donetsk. En ninguno de los dos casos ofrece perspectivas favorables.

2.1. Rusia como protagonista real, y quizás único, de los acuerdos de Minsk

Un aspecto relevante del informe del ICG es que no contempla margen de desarrollo a los acuerdos de Minsk como verdadera referencia para una solución al conflicto, al menos no por ahora. Esta posición se argumenta señalando el rechazo explícito a Minsk por parte de las partes combatientes, tanto en las milicias como en la parte ucraniana. Pero también se menciona, en probable referencia a las potencias occidentales, que esos acuerdos contienen demasiados elementos de indefinición y de falta de concreción para resultar operativos. Ambos factores explicarían que el alto el fuego nunca llegara a ser efectivo.

El ICG presenta en realidad el proceso de Minsk como un intento de solución promovido casi en exclusiva desde la perspectiva rusa. Lo hace posible la desmoralización de los dirigentes ucranianos tras la derrota de Ilovaisk y el temor a que, ante la falta de armamento en manos de Kiev, el sudeste de Ucrania quedara a merced de las milicias. Rusia es de hecho la que se encarga de evitar este escenario, previniendo cualquier posible avance de las milicias hacia Mariupol y llevando a la mesa de negociación a los dirigentes rebeldes más proclives al pacto.

Vladislav Surkov (y a través de él, en realidad, el Kremlin) habría “aconsejado” a las distintas partes en Minsk y sería el verdadero artífice de los acuerdos. A los representantes de la DNR y de la LNR les coloca ante la tesitura de firmar sin pestañear el documento; a los ucranianos les impone las cláusulas más innovadoras del acuerdo. Sería así Surkov quien habría redactado el punto relativo al estatus temporal especial para las zonas del Donbass, la contrapartida que Rusia habría puesto sobre la mesa para no impulsar una ofensiva militar a gran escala hacia Mariupol y otras áreas del sur. Para dar un margen amplio a la posible interpretación de ese estatus especial, Surkov lo habría redactado deliberadamente en forma “creativamente oscura”.

Otro factor que haría inviable de forma creciente la perspectiva de Minsk, según el ICG, sería el distanciamiento entre las milicias y Poroshenko, visto por Rusia y por parte de Occidente como el único líder con el pragmatismo suficiente para acercar a Ucrania a un acuerdo. Si las milicias no perdonan al Presidente de Ucrania los miles de muertos de su operación militar en el este, Poroshenko parece haberse alineado por completo con los partidarios de la línea dura. Lo refleja su apuesta por la guerra, incluso contra las tropas rusas, y la aprobación del Decreto que deroga el estatus especial de las zonas de Donetsk y Lugansk. Estos movimientos evidenciarían el peso creciente de la línea de Yatseniuk o Turchinov, opuestos a una perspectiva de acuerdo en el este de Ucrania.

2.2. La difícil consolidación de las Repúblicas Populares

Sin embargo, el principal elemento que lleva al ICG a no comprometerse con los acuerdos de Minsk, ni a plantear por ahora solución alternativa alguna que satisfaga las demandas de autonomía e independencia del Donbass (ni siquiera en la línea de fórmulas al estilo del Plan Ahtisaari para Kosovo), se vincula a la inviabilidad estructural que el ICG percibe en las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk. Su documento presenta a estas entidades como completamente dependientes de Rusia. La RPD y la RPL tendrían una enorme dificultad para sobrevivir al invierno sin grandes ayudas rusas en lo financiero, humanitario o militar.

De ahí que el ICG ni siquiera llegue a definir el conflicto en el este de Ucrania como congelado. Porque, para que pueda hablarse de conflicto congelado, se necesita “que exista suficiente estabilidad para que el estado funcione”. La situación aún está evolucionado según el ICG y, desde su perspectiva, en contra de que la RPD y la RPL puedan actuar como verdaderos estados en su territorio.

El ICG señala distintas limitaciones en la actuación de las Repúblicas Populares que le permiten sostener que “estas entidades … no están funcionando”. En primer lugar, destaca su indefinición política y la ausencia de una estrategia política a largo plazo. Según el ICG, pocos de los actuales líderes rebeldes sabían a dónde iban cuando tomaron el poder (absorción inmediata en Rusia, gran autonomía dentro de Ucrania, federalización, etc.). Siguen improvisando en la actualidad, limitándose a esperar que Ucrania pueda estallar como consecuencia del colapso económico o del descontento popular.

En segundo lugar, el ICG destaca la estructura administrativa rudimentaria de las Repúblicas Populares y la falta de administradores competentes para dirigir ciudades como Donetsk. Las dificultades para proporcionar servicios básicos a la población podrían perjudicar gravemente la base de apoyo de las entidades rebeldes, centrada ante todo en la población pensionista y trabajadora así como en las ciudades y pueblos más pequeños.

Un tercer elemento que señala el documento es el escaso potencial militar de las milicias. Éstas no serían sino una desconcertante variedad de unidades militares descoordinadas, indisciplinadas, mal entrenadas y pobremente organizadas. Con pocas excepciones (se menciona la capacidad militar de Motorola), existe una llamativa escasez de oficiales entrenados y experimentados. Según el ICG, existe un amplio consenso respecto a la idea de que la mayoría de las unidades de la milicia no podrían rivalizar siquiera con el actual ejército ucraniano. Rusia no habría hecho nada para convertir las fuerzas de la milicia en un verdadero ejército.

El ICG llega incluso a señalar que, en caso de que la situación se deteriorara aún más, estos grupos podrían convertirse en una red de grupos criminales bien armados, operando en ambos lados de la frontera. Propone, por ello, que Rusia y Ucrania establezcan planes de contingencia para cualquier colapso masivo de la disciplina dentro de las milicias.

Otro factor clave es el alejamiento que Rusia estaría mostrando respecto a la suerte de las Repúblicas Populares. Aunque Rusia no las dejará abandonadas a su suerte, la RPD y la RPL aparecen de forma creciente para Moscú como una carga que preferiría que Ucrania abordara por su cuenta. Pero incluso aunque Rusia tuviera intención de apoyar a las Repúblicas Populares, el ICG considera que quizá ya no disponga de margen económico para hacerlo.

3. El riesgo de crisis humanitaria

Un aspecto importante del documento del ICG se relaciona con la preocupación por el riesgo de crisis humanitaria en las zonas rebeldes. Esta crisis se concreta en el deterioro de la situación alimentaria y en la amenaza que supone el invierno por las condiciones de deterioro causada por la guerra. La mayoría de los bancos no están operativos y salarios, pensiones y prestaciones sociales llevan meses sin pagarse. Como otros profesionales de los servicios públicos, la mayoría del personal médico en Lugansk y Donetsk trabajaría sin cobrar sus salarios desde hace meses.

Aunque las autoridades de la RPD y de la RPL han realizado pagos ocasionales a los grupos más vulnerables, el ICG señala que no hay indicios de que esos pagos puedan llegar a realizarse de forma continuada. El mantenimiento de la atención sanitaria corre un serio peligro en las actuales circunstancias, observándose un evidente aumento de la mortalidad asociada al deterioro de las condiciones sanitarias.

En este punto aparece una de las pocas críticas claras del informe del ICG a las autoridades ucranianas. Varias organizaciones internacionales señalan que el Decreto 875/2014 del Presidente de Ucrania está poniendo trabas para hacer frente a la atención a la situación humanitaria. Además de derogar el estatus especial para Donetsk y Lugansk y de declarar ilegales todos los organismos de la RPD y de la RPL, el Decreto obliga a la evacuación de todas las instituciones estatales del territorio, incluyendo a su personal. Las medidas previstas alteran el funcionamiento normal de la llegada de las pensiones y de los subsidios para el pago de la energía, liquidando igualmente el funcionamiento de los servicios públicos y del sistema bancario. Al situar fuera de la ley a los organismos en poder de los rebeldes, el Decreto coloca a las organizaciones de ayuda en una posición difícil para mantener su actividad en Donbass.

El ICG señala que “El Gobierno de Ucrania debería consultar urgentemente con las organizaciones internacionales respecto a la redacción y las intenciones del Decreto 875/2014. Debería tomar medidas para facilitar la provisión de asistencia a las zonas en poder de los separatistas, fomentando una mayor asistencia internacional hacia ellos. El aislamiento de la zona oriental no sólo agravaría la crisis: también profundizaría en la alienación del este hacia Kiev. El gobierno de Kiev debería buscar otra vía de acercamiento a la población del este y reiterar que todavía siguen siendo considerados como ciudadanos de Ucrania”. Aunque esto supone un reconocimiento implícito de la dimensión delictiva desde la perspectiva del derecho internacional del contenido del Decreto 875/2014, el ICG no exige la derogación del Decreto sino la limitación de su impacto sobre la población no combatiente.

El ICG reconoce que, ante la limitada actuación de la ONU, la mayor parte de la ayuda humanitaria en el Donbass sea la proporcionada por Rusia y por Rinat Akhmetov (ahora bloqueados por los batallones voluntarios que luchan junto al ejército ucraniano). La crisis en Rusia, y la necesidad de volcarse en Crimea, limita sin embargo el potencial de apoyo económico para el Donbass que podrá llegar desde ese país, prácticamente la única vía de apoyo internacional con la que pueden contar.

Por eso, el ICG solicita ayuda de emergencia para la zona, apoyando en este punto la colaboración entre las partes y pidiendo expresamente a Ucrania que facilite la llegada de esta ayuda a las zonas rebeldes cuando resulte necesario. Aunque, como es habitual, vincula los pasos inmediatos para asistir a la población civil con el despliegue de mayor número de monitores internacionales en la zona de guerra y en la frontera entre Rusia y Ucrania. Es conocida la deliberada confusión entre intervención humanitaria y político-militar en la aproximación occidental a estas cuestiones. El ICG no escapa a ello en sus propuestas.

4. Conclusiones

La lectura del documento del ICG pone de manifiesto que persisten las perspectivas de extensión del conflicto bélico en Ucrania. Son en realidad las propuestas para una paz duradera las que carecen de expresión real en el documento. En este contexto, es lógico que las milicias populares también se planteen una extensión militar hacia otras áreas de Ucrania, pero a pesar de esporádicas declaraciones en este sentido por parte, por ejemplo, de Alexei Mozgovoi, ni las palabras ni los actos de Zakharchenko, Plotnitsky o Rusia muestran indicio alguno de que esto sea una posibilidad en este momento.

Salvo que la perspectiva de una segunda primavera rusa sea real y pueda dar lugar a la constitución de nuevas repúblicas populares autonomizadas del poder ucraniano, las posibilidades reales de ganar territorio de forma autónoma, al margen de una acción rusa, resultan mínimas. Como mínimas resultan igualmente las posibilidades que se ofrecen hoy a Rusia para intervenir más decididamente en Ucrania a favor de una ampliación de la presencia territorial de las milicias. Crea o no en Novorrusia, o en sentido contrario en la soberanía de la Ucrania actual, Putin necesitará anteponer la estabilidad económica de Rusia a cualquier otro objetivo, al menos en el corto y medio plazo.

Como refleja el documento del ICG, por otra parte, Occidente no considera en la actualidad a la RPD y a la RPL como entidades autónomas que pudieran formar parte de una negociación para un status político futuro, al margen de Rusia. El ICG no ofrece medidas políticas para el este de Ucrania. No sólo no apoya un modelo federal o autonómico para Ucrania sino que ni siquiera contempla para las Repúblicas Populares elementos de autonomía local comparables a los planteados en el Plan Ahtisaari para Kosovo y previstos en el Protocolo de Minsk, lo que refleja la falta de compromiso con dichos acuerdos. El ICG asume por tanto la apuesta occidental por una Ucrania unida y centralizada, la misma apuesta que está en el origen del conflicto en el este. Deja así en manos de Kiev la decisión de proponer “la solución política que tiene en mente” para el Donbass tras la guerra. El ICG asume, por otra parte, que Ucrania contará con ayuda occidental para reconstruir la zona.

Parece evidente que el reto para la supervivencia y consolidación de las Repúblicas Populares se relaciona sobre todo con la estabilización interna, construyendo una administración sólida y competente en su territorio, capaz de prevenir un deterioro inasumible en las condiciones de vida de la población. El marco externo está claro: una Ucrania en guerra con las Repúblicas y una Rusia que, salvo circunstancias extremas, no reconocerá la soberanía del Donbass. En estas circunstancias, resulta imprescindible un acuerdo estratégico entre las milicias respecto a los objetivos políticos mínimos a consolidar en el Donbass, ajustando su actuación al cumplimiento de esos objetivos. El reforzamiento de la organización y disciplina de estas milicias, bajo un mando común aceptado, resulta imprescindible.

Es en esas condiciones en las que la DNR y la LNR podrían llegar a una condicionar una salida política, económica y social favorable para sus intereses y los de su población. Sus dirigentes no deben olvidar que el territorio que controlan incluye al mayor volumen de población de la zona del Donbass.

Aunque Occidente no vaya a facilitar un acuerdo, como implícitamente reconoce el ICG, sí tiene al menos la obligación de prevenir todas aquellas actuaciones que contribuyan a provocar una crisis humanitaria en el Donbass, en particular aquellas que vulneren de facto el derecho internacional. Igual que un mayor compromiso de la ONU en materia humanitaria, la inmediata revocación del Decreto 875/2014 del Gobierno de Ucrania debería ser una demanda de la Unión Europea para mantener su colaboración con ese país.

jueves, 25 de diciembre de 2014

De Berlín a Pekín sin escalas en el Imperio del Caos

2015 va a ser el año en que viviremos peligrosamente, parece. El año en el que las rajaduras del Imperio ya no van a poder ser ignoradas. El año en que la locura imperial podría desatar una nueva guerra generalizada. El año en que las potencias emergentes deberán mantener la cabeza más fría que nunca. Reproducimos la última nota de Pepe Escobar para Asia Times Online:

Título: Russia, China Mock “Divide and Rule”: The American “Empire of Chaos”

Texto: The Roman Empire did it. The British Empire copied it in style. The Empire of Chaos has always done it. They all do it. Divide et impera. Divide and rule – or divide and conquer. It’s nasty, brutish and effective. Not forever though, like diamonds, because empires do crumble.

A room with a view to the Pantheon may be a celebration of Venus – but also a glimpse on the works of Mars. I had been in Rome essentially for a symposium – Global WARning – organized by a very committed, talented group led by a former member of European Parliament, Giulietto Chiesa. Three days later, as the run on the rouble was unleashed, Chiesa was arrested and expelled from Estonia as persona non grata, yet another graphic illustration of the anti-Russia hysteria gripping the Baltic nations and the Orwellian grip NATO has on Europe’s weak links. [1] Dissent is simply not allowed.

At the symposium, held in a divinely frescoed former 15th century Dominican refectory now part of the Italian parliament’s library, Sergey Glazyev, on the phone from Moscow, gave a stark reading of Cold War 2.0. There’s no real “government” in Kiev; the US ambassador is in charge. An anti-Russia doctrine has been hatched in Washington to foment war in Europe – and European politicians are its collaborators. Washington wants a war in Europe because it is losing the competition with China.

Glazyev addressed the sanctions dementia: Russia is trying simultaneously to reorganize the politics of the International Monetary Fund, fight capital flight and minimize the effect of banks closing credit lines for many businessmen. Yet the end result of sanctions, he says, is that Europe will be the ultimate losers economically; bureaucracy in Europe has lost economic focus as American geopoliticians have taken over.

Only three days before the run on the rouble, I asked Rosneft’s Mikhail Leontyev (Press-Secretary – Director of the Information and Advertisement Department) about the growing rumors of the Russian government getting ready to apply currency controls. At the time, no one knew an attack on rouble would be so swift, and conceived as a checkmate to destroy the Russian economy. After sublime espressos at the Tazza d’Oro, right by the Pantheon, Leontyev told me that currency controls were indeed a possibility. But not yet.

What he did emphasize was this was outright financial war, helped by a fifth column in the Russian establishment. The only equal component in this asymmetrical war was nuclear forces. And yet Russia would not surrender. Leontyev characterized Europe not as a historical subject but as an object: “The European project is an American project.” And “democracy” had become fiction.

The run on the rouble came and went like a devastating economic hurricane. Yet you don’t threat a checkmate against a skilled chess player unless your firepower is stronger than Jupiter’s lightning bolt. Moscow survived. Gazprom heeded the request of President Vladimir Putin and will sell its US dollar reserves on the domestic market. German Foreign Minister Frank-Walter Steinmeier went on the record against the EU further “turning the screw” as in more counterproductive sanctions against Moscow. And at his annual press conference, Putin emphasized how Russia would weather the storm. Yet I was especially intrigued by what he did not say. [2]

As Mars took over, in a frenetic acceleration of history, I retreated to my Pantheon room trying to channel Seneca; from euthymia - interior serenity – to that state of imperturbability the Stoics defined as aponia. Still, it’s hard to cultivate euthymia when Cold War 2.0 rages.

Show me your imperturbable missile

Russia could always deploy an economic “nuclear” option, declaring a moratorium on its foreign debt. Then, if Western banks seized Russian assets, Moscow could seize every Western investment in Russia. In any event, the Pentagon and NATO’s aim of a shooting war in the European theater would not happen; unless Washington was foolish enough to start it.

Still, that remains a serious possibility, with the Empire of Chaos accusing Russia of violating the Intermediate-Range Nuclear Forces Treaty (INF) even as it prepares to force Europe in 2015 to accept the deployment of US nuclear cruise missiles.

Russia could outmaneuver Western financial markets by cutting them off from its wealth of oil and natural gas. The markets would inevitably collapse – uncontrolled chaos for the Empire of Chaos (or “controlled chaos”, in Putin’s own words). Imagine the crumbling of the quadrillion-plus of derivatives. It would take years for the “West” to replace Russian oil and natural gas, but the EU’s economy would be instantly devastated.

Just this lightning-bolt Western attack on the rouble – and oil prices – using the crushing power of Wall Street firms had already shaken European banks exposed to Russia to the core; their credit default swaps soared. Imagine those banks collapsing in a Lehman Brothers-style house of cards if Russia decided to default – thus unleashing a chain reaction. Think about a non-nuclear MAD (Mutually Assured Destruction) – in fact warless. Still, Russia is self-sufficient in all kinds of energy, mineral wealth and agriculture. Europe isn’t. This could become the lethal result of war by sanctions.

Essentially, the Empire of Chaos is bluffing, using Europe as pawns. The Empire of Chaos is as lousy at chess as it is at history. What it excels in is in upping the ante to force Russia to back down. Russia won’t back down.

Darkness dawns at the break of chaos

Paraphrasing Bob Dylan in When I Paint My Masterpiece, I left Rome and landed in Beijing. Today’s Marco Polos travel Air China; in 10 years, they will be zooming up in reverse, taking high-speed rail from Shanghai to Berlin. [3]

From a room in imperial Rome to a room in a peaceful hutong - a lateral reminiscence of imperial China. In Rome, the barbarians swarm inside the gates, softly pillaging the crumbs of such a rich heritage, and that includes the local Mafia. In Beijing, the barbarians are kept under strict surveillance; of course there’s a Panopticon element to it, essential to assure internal social peace. The leadership of the Chinese Communist Party (CCP) – ever since the earth-shattering reforms by the Little Helmsman Deng Xiaoping – is perfectly conscious that its Mandate of Heaven is directly conditioned by the perfect fine-tuning of nationalism and what we could term “neoliberalism with Chinese characteristics”.

In a different vein of the “soft beds of the East” seducing Marcus Aurelius, the silky splendors of chic Beijing offer a glimpse of an extremely self-assured emerging power. After all, Europe is nothing but a catalogue of multiple sclerosis and Japan is under its sixth recession in 20 years.

To top it off, in 2014 President Xi Jinping has deployed unprecedented diplomatic/geostrategic frenzy – ultimately tied to the long-term project of slowly but surely keeping on erasing US supremacy in Asia and rearranging the global chessboard. What Xi said in Shanghai in May encapsulates the project; “It’s time for Asians to manage the affairs of Asia.” At the APEC meeting in November, he doubled down, promoting an “Asia-Pacific dream”.

Meanwhile, frenzy is the norm. Apart from the two monster, US$725 billion gas deals – Power of Siberia and Altai pipeline – and a recent New Silk Road-related offensive in Eastern Europe, [4] virtually no one in the West remembers that in September Chinese Prime Minister Li Keiqiang signed no fewer than 38 trade deals with the Russians, including a swap deal and a fiscal deal, which imply total economic interplay.

A case can be made that the geopolitical shift towards Russia-China integration is arguably the greatest strategic maneuver of the last 100 years. Xi’s ultimate master plan is unambiguous: a Russia-China-Germany trade/commerce alliance. German business/industry wants it badly, although German politicians still haven’t got the message. Xi – and Putin – are building a new economic reality on the Eurasian ground, crammed with crucial political, economic and strategic ramifications.

Of course, this will be an extremely rocky road. It has not leaked to Western corporate media yet, but independent-minded academics in Europe (yes, they do exist, almost like a secret society) are increasingly alarmed there is no alternative model to the chaotic, entropic hardcore neoliberalism/casino capitalism racket promoted by the Masters of the Universe.

Even if Eurasian integration prevails in the long run, and Wall Street becomes a sort of local stock exchange, the Chinese and the emerging multipolar world still seem to be locked into the existing neoliberal model.

And yet, as much as Lao Tzu, already an octogenarian, gave the young Confucius an intellectual slap on the face, the “West” could do with a wake-up call. Divide et impera? It’s not working. And it’s bound to fail miserably.

As it stands, what we do know is that 2015 will be a hair-raising year in myriad aspects. Because from Europe to Asia, from the ruins of the Roman empire to the re-emerging Middle Kingdom, we all still remain under the sign of a fearful, dangerous, rampantly irrational Empire of Chaos.


1. See here.
2. What Putin is not telling us, Russia Today, December 18, 2014.
3. Eurasian Integration vs. the Empire of Chaos, TomDispatch, December 16, 2014.

4. China set to make tracks for Europe, China Daily, December 18, 2014. China’s Li cements new export corridor into Europe, Channel News Asia, December 16, 2014.

Urbi et Orbi

En la foto, el papa Francisco ofrece la bendición "Urbi et Orbi" (a la ciudad y al mundo) desde el balcón central de la basílica de San Pedro en el Vaticano, el día de hoy, 25 de diciembre de 2014.

A continuación se reproduce el texto oficial en español de su mensaje navideño. En el mismo habla de los niños y repite cinco veces que Jesús es el salvador del mundo. Fija cierto tipo de agenda al hablar de Siria, Irak, Nigeria, Ucrania, Libia, Sudán del Sur, Congo, República Centroafricana, Liberia, Sierra Leona, Guinea, Pakistán y de israelíes y palestinos. La traducción es mala:

“Queridos hermanos y hermanas, ¡feliz Navidad!

Jesús, el Hijo de Dios, el Salvador del mundo, nos ha nacido. Ha nacido en Belén de una virgen, cumpliendo las antiguas profecías. La virgen se llama María, y su esposo José.

Son personas humildes, llenas de esperanza en la bondad de Dios, que acogen a Jesús y lo reconocen. Así, el Espíritu Santo iluminó a los pastores de Belén, que fueron corriendo a la cueva y adoraron al niño. Y luego el Espíritu guio a los ancianos Simeón y Ana en el templo de Jerusalén, y reconocieron en Jesús al Mesías. ”Mis ojos han visto a tu Salvador - exclama Simeón -, a quien has presentado ante todos los pueblos“ (Lc 2,30).

Sí, hermanos, Jesús es la salvación para todas las personas y todos los pueblos.

A él, el Salvador del mundo, le pido hoy que guarde a nuestros hermanos y hermanas de Irak y de Siria, que padecen desde hace demasiado tiempo los efectos del conflicto que aún perdura y, junto con los pertenecientes a otros grupos étnicos y religiosos, sufren una persecución brutal. Que la Navidad les traiga esperanza, así como a tantos desplazados, prófugos y refugiados, niños, adultos y ancianos, de aquella región y de todo el mundo; que la indiferencia se transforme en cercanía y el rechazo en acogida, para que los que ahora están sumidos en la prueba reciban la ayuda humanitaria necesaria para sobrevivir a los rigores del invierno, puedan regresar a sus países y vivir con dignidad. Que el Señor abra los corazones a la confianza y otorgue la paz a todo el Medio Oriente, a partir la tierra bendecida por su nacimiento, sosteniendo los esfuerzos de los que se comprometen activamente en el diálogo entre israelíes y palestinos.

Que Jesús, Salvador del mundo, custodie a cuantos están sufriendo en Ucrania y conceda a esa amada tierra superar las tensiones, vencer el odio y la violencia y emprender un nuevo camino de fraternidad y reconciliación.

Que Cristo Salvador conceda paz a Nigeria, donde se derrama más sangre y demasiadas personas son apartadas injustamente de sus seres queridos y retenidas como rehenes o masacradas. También invoco la paz para otras partes del continente africano. Pienso, en particular, en Libia, el Sudán del Sur, la República Centroafricana y varias regiones de la República Democrática del Congo; y pido a todos los que tienen responsabilidades políticas a que se comprometan, mediante el diálogo, a superar contrastes y construir una convivencia fraterna duradera.

Que Jesús salve a tantos niños víctimas de la violencia, objeto de tráfico ilícito y trata de personas, o forzados a convertirse en soldados; niños, tantos niños que sufren abusos. Que consuele a las familias de los niños muertos en Pakistán la semana pasada. Que sea cercano a los que sufren por enfermedad, en particular a las víctimas de la epidemia de ébola, especialmente en Liberia, Sierra Leona y Guinea. Agradezco de corazón a los que se están esforzando con valentía para ayudar a los enfermos y sus familias, y renuevo un llamamiento ardiente a que se garantice la atención y el tratamiento necesario.

El Niño Jesús. Pienso en todos los niños hoy maltratados y muertos, sea los que lo padecen antes de ver la luz, privados del amor generoso de sus padres y sepultados en el egoísmo de una cultura que no ama la vida; sean los niños desplazados a causa de las guerras y las persecuciones, sujetos a abusos y explotación ante nuestros ojos y con nuestro silencio cómplice; a los niños masacrados en los bombardeos, incluso allí donde ha nacido el Hijo de Dios. Todavía hoy, su silencio impotente grita bajo la espada de tantos Herodes. Sobre su sangre campea hoy la sombra de los actuales Herodes. Hay verdaderamente muchas lágrimas en esta Navidad junto con las lágrimas del Niño Jesús.

Queridos hermanos y hermanas, que el Espíritu Santo ilumine hoy nuestros corazones, para que podamos reconocer en el Niño Jesús, nacido en Belén de la Virgen María, la salvación que Dios nos da a cada uno de nosotros, a todos los hombres y todos los pueblos de la tierra. Que el poder de Cristo, que es liberación y servicio, se haga oír en tantos corazones que sufren la guerra, la persecución, la esclavitud. Que este poder divino, con su mansedumbre, extirpe la dureza de corazón de muchos hombres y mujeres sumidos en lo mundano y la indiferencia, en la globalización de la indiferencia. Que su fuerza redentora transforme las armas en arados, la destrucción en creatividad, el odio en amor y ternura. Así podremos decir con júbilo: ”Nuestros ojos han visto a tu Salvador“.

Con estos pensamientos, feliz Navidad a todos.”

miércoles, 24 de diciembre de 2014


Presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk

La casi completa ausencia de espina dorsal de la diplomacia europea empieza a ser comentario generalizado en los círculos políticos globales. Acostumbrados a arrastrarse detrás de lo que les ordene el Imperio, se les frunce el culo de modo estrepitoso cada vez que algún país del mundo da muestras de tener algún tipo de pensamiento propio. Como se sabe, días atrás el presidente turco mandó poco menos que a la mierda a la Unión Europea en su conjunto (véase el primer título que se reproduce acá abajo). No es que a uno le caiga bien Erdogan, pero después de ver cómo la UE apoyó y apoya a los nazis de Kiev, que estos mequetrefes le vengan a decir a nadie cómo tiene que portarse, mueve sencillamente a la risa. En fin, la cuestión es que, una vez superado el ataque de diarrea, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha decidido que deben realizarse urgentes reuniones de consulta entre el rejunte europeo y Turquía. No es para menos: Turquía, después de abrochar con Rusia la realización de un gigantesco gasoducto que remplazará al South Stream (originalmente planificado para el sur europeo entrando por Bulgaria desde el Mar Negro, hasta que los rusos se hartaron y dijeron basta) está preguntándose seriamente si le resulta conveniente entrar en la Unión Europea o, por el contrario, a la unión (aduanera) eurasiática en ciernes (ampliaremos).

Desprecio, chicos: lo único que se merecen a esta altura. Las dos notas que siguen fueron publicadas en El País de España.

Título: Erdogan dice que la UE “se meta en sus asuntos”

Texto: El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, rechazó ayer las críticas de la Unión Europea (UE) por el arresto el pasado fin de semana de unos 27 opositores, entre periodistas, productores de televisión y policías y aconsejó a Bruselas “que se meta en sus asuntos”. Las redadas fueron recibidas por los mercados con una bajada de la lira turca y con manifestaciones en defensa de los informadores retenidos.

Según Erdogan, “la Unión Europea no puede interferir en los pasos dados por la ley... dentro de la legalidad vigente contra elementos que amenazan la seguridad nacional”, aseguró en una aparición televisada en la ciudad turca de Izmit. “Me pregunto qué saben ustedes, que tienen a Turquía a las puertas de la UE desde hace 50 años, sobre lo que significa este paso”, aseguró el presidente turco, en referencia a las redadas. “No tenemos problema en si la UE nos acepta o no”.

En un comunicado emitido el domingo por la representante europea para la Política Exterior, Federica Mogherini, y el comisario de Política Regional, Johannes Hanh, ambos aseguraron que “las detenciones son incompatibles con la libertad de expresión”.

Al menos cinco de los detenidos, entre los que se cuentan el director y dos guionistas de una popular serie de televisión, fueron liberados ayer. El resto, cuya figura más destacada es el director de Zaman, el principal medio crítico con el Gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, en sus siglas en turco), permanecen en comisaría, acusados por la Fiscalía de formar parte de una trama para derrocar el Gobierno y estar próximos al clérigo islámico, Fetulá Gülen, antiguo aliado de Erdogan y ahora exiliado en EE UU.


Título: Tusk se reunirá con Erdogan tras el choque por la represión en Turquía

Subtítulo: Ambos mandatarios acuerdan celebrar un encuentro "tan pronto como sea posible"

Texto: El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha telefoneado esta mañana al líder turco, Recep Tayyip Erdogan, para tratar de aplacar las tensiones creadas en los últimos días a cuenta de la persecución de opositores en Turquía. Erdogan espetó a la UE que se metiera en sus asuntos tras las críticas vertidas por la alta representante para la Política Exterior, Federica Mogherini, hacia el encarcelamiento de opositores, entre ellos varios periodistas. El episodio ha creado un gran malestar en Bruselas, que ve cómo Turquía, el principal país candidato a integrarse en el club comunitario, se aleja de la senda europea.

En un breve comunicado que sólo menciona de pasada estos episodios, el presidente del Consejo Europeo—representa a los Estados miembros—informa de esa conversación con Erdogan y del deseo que ambos han manifestado de reunirse “lo más pronto posible”, sin precisar fechas. “Hablamos de los últimos acontecimientos en Turquía, incluidas las recientes detenciones y la importancia de un proceso imparcial y transparente en este asunto”, enuncia el texto de Tusk. Los mandatarios han abordado cómo “fortalecer las relaciones entre la UE y Turquía, que constituyen una prioridad común". El líder del Consejo celebra también la estrategia europea que ha aprobado Turquía y confía en que progrese a lo largo de 2015.

Bajo esas buenas palabras se esconde la inquietud europea por la deriva autoritaria de Turquía, que desde las masivas protestas populares de mayo y junio de 2013 ha emprendido una estrategia de islamización de la sociedad y recorte de las libertades civiles, con la detención de disidentes como colofón de estas prácticas. Bruselas desea mantener a Turquía como aliado en un momento en que su colaboración es crucial para la lucha contra el radicalismo del Estado Islámico, que impone su ley en una parte de Irak y Siria.

Tusk, ex primer ministro de Polonia, elogia uno de los pocos ejemplos de actitud conciliadora por parte de Erdogan: los esfuerzos hacia una solución pacífica de la cuestión kurda. Más allá del marco interno turco, se trata de una cuestión clave en la batalla contra el Estado Islámico, en la que los kurdos participan intensamente. Otro aspecto en el que Europa le está agradecida a Turquía es en la acogida de más de 1,5 millones de refugiados de la guerra en Siria, que se encamina ya a su cuarto año.

Turquía lleva 50 años esperando una adhesión a la UE que se aleja. A pesar de los pasos dados a finales de 2013 para desbloquear unas negociaciones estancadas desde hacía tres años, las crecientes muestras de represión que da Erdogan en su país deterioran el proceso. Tampoco en Bruselas se da el ambiente propicio para esperar avances en el grupo de países candidatos a la adhesión comunitaria. La nueva Comisión Europea, presidida por Jean-Claude Juncker, ya ha anunciado que durante su mandato no se producirán nuevas entradas al bloque comunitario.