sábado, 31 de agosto de 2013

Se aplaza la invasión

Ultimo momento: se aplaza la invasión a Siria (¿se suspende? ¿se descarta?). Hace dos horas, en una improvisada conferencia de prensa, el presidente estadounidense Barack Obama comunica que esperará la respuesta del congreso de su país antes de iniciar acciones militares en ese país de Medio oriente. Acá abajo va la nota del new York Times. Fíjense en los detalles: la conferencia fue "hastily organized"; el presidente "stunned the capital". 

Dos hipótesis rápidas: (1) le avisaron que hay "malestar en las Fuerzas Armadas", (2) posible "impeachment" después de la presumible masacre de gente como daño colateral de la invasión. De pasada, miren la caripela del vicepresidente Joe Biden, atrás. Pasemos a la nota:

WASHINGTON — President Obama stunned the capital and paused his march to war on Saturday by asking Congress to give him authorization before he launches a limited military strike against the Syrian government in retaliation for a chemical weapons attack.

In a hastily organized appearance in the Rose Garden, Mr. Obama said he had decided that the United States should use force but would wait for a vote from lawmakers, who are not due to return to town for more than a week. Mr. Obama said he believed he has authority to act on his own but did not say whether he would if Congress rejects his plan.

Mr. Obama’s announcement followed several days of faltering support for military action in Congress as well as in foreign capitals.

On Thursday, Britain broke with its longtime American ally as its Parliament voted against a military attack on Syria. On Friday, President Vladimir V. Putin of Russia, Syria’s patron, argued that it was “simply utter nonsense” to believe Syria’s government would launch such an attack and challenged the United States to present any evidence to the United Nations.

“I am convinced that it is nothing more than a provocation by those who want to involve other countries in the Syrian conflict, who want to gain the support of powerful members in international affairs, primarily, of course the United States,” Mr. Putin said in his first public remarks since reports of the chemical attack emerged. “I have no doubts about it.”

At home, Mr. Obama came under criticism from both sides of the political spectrum. Some lawmakers maintained that the United States should stay out of a civil war that has already cost more than 100,000 lives, or at least should wait for Congressional or United Nations backing. Others complained that the limited strike envisioned by the president would be ineffectual, especially after days of virtually laying out the plan of attack in public.

The debate came as the region braced for an attack that Syrian officials told regional news media they were expecting “at any moment” and were ready to retaliate against. United Nations weapons inspectors left Syria for Lebanon early Saturday after four days of efforts to investigate the Aug. 21 attack. American officials had made clear they would hold off using force until the inspectors departed safely but had no intention of waiting until they had delivered a formal report.

The inspectors were heading to The Hague with blood and urine samples taken from victims of the attack, as well as soil samples from areas where the attacks took place. They were due to deliver the sample to the Organization for the Prohibition of Chemical Weapons on Saturday afternoon.

The samples will be divided so each can be sent to at least two separate European laboratories for testing, according to United Nations officials, but experts said the testing would not be completed for several days at the earliest.

Angela Kane, the United Nations disarmament chief, briefed Secretary-General Ban Ki-moon on Saturday. While the inspectors were assigned to determine whether a chemical strike took place, it was not their mandate to assign culpability. Martin Nesirky, a United Nations spokesman, said that Ms. Kane’s team would give Mr. Ban its conclusions "as soon as it has received the results of the laboratory analysis of its samples."

Obama administration officials argued that the United Nations findings would be redundant, since American intelligence had already concluded, based on human sources and electronic eavesdropping, that Mr. Assad’s government was responsible for launching nerve agents in the eastern suburbs of Damascus.

An intelligence summary released by the White House on Friday said 1,429 people were killed, including at least 426 children. The summary concluded with “high confidence” that the Syrian government had carried out the attack.

In Damascus, residents described an atmosphere of quiet suspense as they waited and prepared for an American attack. They described new troop movements as the government placed more security forces in schools in central Damascus, the prominent al-Akram mosque in the well-off Mezze district, a women’s cultural center in the neighborhood of Abu Roumaneh and in residential buildings near a cluster of security buildings in the Kafr Souseh district.

There were signs elsewhere in Syria, too, that times were not normal. “I noticed a serious change,” said Maya, 29, who drove from the coastal city of Tartus to Damascus, a route that in recent months usually required passing at least 10 government checkpoints. “I saw only one checkpoint on the whole road.”

Col. Qassim Saadeddine, a spokesman for the rebel Supreme Military Council, said opposition groups in various parts of the country had been issued contingency plans for attacks — some to coincide with and others to follow any American strike — to take advantage if government forces were weakened or distracted.

But he said the council, the armed wing of the main exile opposition body, had been given no information from the United States or any other country that might participate in the strike.

In Washington, Mr. Obama struggled to rally the public and its elected representatives. Secretary of State John Kerry, Mr. Hagel and Ms. Rice scheduled back-to-back conference calls for Saturday afternoon with the Democratic and Republican conferences in the Senate. Joining them were General Martin E. Dempsey, chairman of the Joint Chiefs of Staff, and James R. Clapper Jr., the director of national intelligence.

The participation of Mr. Hagel and Gen. Dempsey suggested that the conversation was moving beyond assessing blame for the chemical attack to the specific military options now at hand. Mr. Obama has described a “limited, narrow act” that would not involve ground troops or entangle the United States in the broader civil war in Syria.

Senator Mitch McConnell, the Senate Republican leader, said he asked for Saturday’s briefings to get a better sense of the administration’s plans and to offer suggestions. “Senator McConnell believes it’s important for the whole conference to have the opportunity to communicate directly with the administration on this important issue,” said Don Stewart, the senator’s spokesman.

The White House also agreed to provide a classified briefing on the Syria intelligence in person on Capitol Hill for any lawmakers in town at 2 p.m. on Sunday. The timing of the briefing may indicate that the president would wait on any strike until afterward, but White House officials would not discuss timing of any strike and he would not necessarily be bound to hold off.

An NBC poll found the public deeply split about a possible strike. Fifty percent of Americans opposed military action, while 42 percent supported it. When respondents were told the action would involve only cruise missiles, support grew somewhat, with 50 percent then supporting it and 44 percent being against it. Unlike most issues in Washington today, there was relatively little disparity between Republicans and Democrats on the question.

That leaves Mr. Obama facing the prospect of taking military action with less public support than almost any president in almost any instance since Vietnam. Jimmy Carter’s decision to try to rescue hostages in Iran, Ronald Reagan’s invasion of Grenada and airstrikes on Libya, George Bush’s invasion of Panama and liberation of Kuwait, Bill Clinton’s strikes in Afghanistan, Iraq and Kosovo and George W. Bush’s wars in Iraq and Afghanistan all drew support of 60 percent and usually much more in the days after they began.

The exceptions were Mr. Clinton’s intervention in Bosnia in 1995, which the public opposed, and Mr. Obama’s airstrikes in Libya in 2011, which had slim majority support. Whether support would grow for a Syria strike in a rally-around-the-flag effect after Mr. Obama issued such an order is unclear at the moment.


Los diccionarios de la lengua traducen los términos “utter nonsense” como “totalmente absurdo”,  “¡menuda tontería!”, o “completo disparate”.  Utilizados en el lenguaje diplomático, al borde de una guerra (¿regional?) en Medio Oriente, por parte del único líder global realmente existente, Vladimir Putin, la expresión es fuerte, por decir algo. Se refieren a las supuestas “pruebas” presentadas por el Secretario John Kerry sobre la utilización de armas químicas por parte de las autoridades sirias. Vayamos a la nota de la agencia iraní PressTV:

Título: Claims of chemical weapons use by Syria utter nonsense: Putin

Texto: “Russian President Vladimir Putin says the accusation that the Syrian government has used chemical weapons against the foreign-backed militants in the country is 'utter nonsense'.

"Syrian government troops are on the offensive and have surrounded the opposition in several regions. In these conditions, to give a trump card to those who are calling for a military intervention is utter nonsense,” Putin told the journalists in the eastern city of Vladivostok on Saturday.

He also called on the United States to show proof that Damascus was behind the attack.
"Regarding the position of our American colleagues, who affirm that government troops used ... chemical weapons, and say that they have proof; well, let them show it to the United Nations inspectors and the Security Council," Putin added.

The Russian president added that if Washington fails to show the proof, “that means there is none."

The remarks came after US President Barack Obama said on Friday that he is considering military action against Syria based on intelligence reports.

Putin also told the journalists that President Obama, a Nobel Peace Prize laureate, should think of the potential victims of a military attack against Syria.

The war rhetoric against Syria primarily intensified after foreign-backed opposition forces accused the government of Syrian President Bashar al-Assad of launching a chemical attack on militant strongholds in the suburbs of Damascus on August 21.

A number of Western countries, including the United States, France, and the UK, were quick to engage in a major publicity campaign to promote war against Syria despite the fact that Damascus categorically rejected the claim that it has been behind the attack.

Putin also expressed surprise at a vote in the British parliament on Thursday that rejected London’s role in a potential war on Syria.

“This was completely unexpected for me,” Putin said, noting, "This shows that in Great Britain, even if it is the USA's main geopolitical ally in the world ... there are people who are guided by national interests and common sense, and value their sovereignty."

The Russian President pointed out that the upcoming G20 summit, which will be held next week in Russia’s Saint Petersburg, could be a platform to discuss the crisis in Syria."

viernes, 30 de agosto de 2013


Ya es casi la medianoche en Damasco. Si el frente genocida decide atacar, probablemente lo haga en minutos. Esto es así porque mañana parte hacia Europa la misión de Naciones Unidas con su evaluación sobre el empleo de armas químicas el pasado 21 de Agosto. La premura con que hace un rato John Kerry salió a repetir lo mismo de hace dos días, poniendo carita de persona moral, sugiere lo mismo que están diciendo, informalmente, varias fuentes desde Siria en estos momentos: no hay una sola prueba sólida que involucre al gobierno sirio en los ataques. Entonces, más vale atacar ahora antes de que se hagan públicas sus declaraciones. Después habrá tiempo para inventar excusas, poner cara de "Oops! I did it again!" No es la única ni la última oportunidad que tiene el Imperio, pero es buena, según cálculos propios. Habrá que ver. Fuerza, sirios. Calma.

Jorgito, sos un cagón.


Seis noticias de tapa en el sitio web de Al Manar en español:

Robert Fisk: EEUU en la Misma Trinchera que Al Qaida

Si Barack Obama decide atacar al régimen sirio, esto significará que EEUU está al lado de Al Qaida, señaló el conocido periodista británico Robert Fisk en un artículo publicado en el diario The Independent.

“Aquellos que asesinaron a miles de estadounidenses el 11 de Septiembre combatirán al lado de la nación donde ellos asesinaron tan cruelmente a esas personas”, señaló Fisk. Esto será “todo un acontecimiento para Obama, Cameron, Hollande y los otros minijefes de la guerra, aunque no será declarado alto y fuerte por el Pentágono o la Casa Blanca ni, yo supongo, por Al Qaida.”

“Quizás los norteamericanos deberían pedir a Al Qaida que les ayudara con el plan de ataque porque, después de todo, ella está presente sobre el terreno, donde los estadounidenses no tienen ningún interés en ir. Quizás Al Qaida podría ofrecer informaciones a un país que pretende que los hombres más buscados del mundo son, justamente, los partidarios de Al Qaida y no los sirios”.

“Esto da lugar, evidentemente, a situaciones irónicas. Mientras que los estadounidenses atacan a Al Qaida con los drones en Yemen y Pakistán -con, bien entendido, la carga habitual de víctimas civiles- ellos suministran al mismo tiempo a esta organización un apoyo frente a sus enemigos en Siria. Pueden apostar hasta el último dólar que el objetivo de los norteamericanos en Siria no es Al Qaida ni el Frente al Nusra.”
“Y nuestro primer ministro (David Cameron) va a aplaudir todo lo que hacen los norteamericanos. Los atentados de Londres parecen haber desaparecido de su memoria”.

Fisk denuncia también el silencio hacia los ataques químicos de los grupos armados sirios. “Nadie se va a interesar por los rumores persistentes en Beirut sobre el tema de tres miembros de Hezbolá que han sido alcanzados por un ataque con gas. Ellos están en la actualidad tratados en un hospital de Beirut”.

Fisk indica que los norteamericanos no se acuerdan de la última vez que atacaron al Ejército sirio. Esto tuvo lugar en el Líbano el 4 de diciembre de 1983 cuando la aviación estadounidense atacó a baterías de misiles sirios en el Valle de la Bekaa. Un bombardero norteamericano A-6 fue alcanzado por un misil Strela sirio de fabricación rusa. Su piloto Mark Lange murió y su copiloto, Robert Goodman, fue hecho prisionero y encerrado en una prisión en Damasco. Jesse Jackson visitió Siria para obtener su liberación un mes más tarde.

“Se nos dice que esta guerra será de corta duración, algunos días a lo sumo. Es lo que Obama quiere creer. Pero pensad en Irán. Pensad en Hezbolá”, concluye Fisk.

Irán se Mantendrá Firme al Lado de Siria y Advierte de una Respuesta

Los mensajes iraníes a los países occidentales se suceden. Casi todas las instancias políticas y militares de la República Islámica de Irán se han expresado para solidarizarse con Siria, amenazada por un ataque estadounidense.

A éstas hay que añadir la del Guía Supremo Imam Ali Jamenei, el cual aseguró que un ataque contra Siria provocará un incendio en toda la región, dejando entender que su país no permanecerá al margen de lo que pase en el país árabe. Él tiene en sus manos todos los planes y opciones a adoptar en caso de ataque.
Esta declaración tiene una gran importancia, sobre todo teniendo en cuenta hasta qué punto Washington se emplea para mantener a Irán al margen.

Además del envío a Teherán de Jeffrey Feltman, un diplomático estadounidense que ahora trabaja en las Naciones Unidas, EEUU promovió también la visita a la capital iraní a uno de sus aliados en la región, el sultán Kabús de Omán. Según fuentes iraníes, este último llevaba un mensaje a los iraníes de que se mantuvieran alejados de Siria a cambio de un reconocimiento estadounidense de los derechos nucleares de Irán y una suspensión de las sanciones impuestas contra la República Islámica.

Por su parte, Feltman se esforzó en hacer creer a los iraníes que el ataque occidental, del cual él reveló la fecha del próximo domingo, sería limitado, poniendo el acento en que él no buscaría eliminar al régimen, sino debilitarlo para ir a la Conferencia de Ginebra-2 en una situación que garantice su éxito.

Estas declaraciones no parecen haber persuadido a los iraníes. Teherán respondió a Feltman que Siria es una línea roja y que no puede ser sustituida por ningún otro dossier.

Según Al Akhbar, esto significa que aunque el ataque sea limitado, nada impedirá que la respuesta se produzca.

Teherán afirma que un ataque incendiará toda la región y que la guerra no se limitará a Siria, sino que alcanzará a todos los instigadores de la misma y sus protectores.

Prensa China: es Necesario una Ayuda Militar Directa a Siria

“Las fuerzas mundiales opuestas a una intervención militar estadounidense en Siria deben unirse e impedir un ataque occidental contra ese país”, señaló el diario chino Global Times, cercano al Partido Comunista de China. “Si este ataque se produce, estas fuerzas mundiales deben apoyar la resistencia del gobierno sirio. Es necesario que Rusia e Irán suministren una ayuda militar directa al gobierno sirio.”

Global Times calificó también de “indecencia moral” los pretextos que la Administración estadounidense utiliza para justificar una intervención militar irreflexiva.

En un comunicado publicado el jueves, el ministro chino de Exteriores, Wang Yi, puso en guardia en contra de “cualquier injerencia” en la investigación en curso en la ONU sobre el ataque químico del 21 de agosto. “Sólo una solución política puede resolver la crisis siria”, añadió Wang Yi.

“Hace diez años, EEUU y sus aliados ignoraron a la ONU para imponer por la fuerza un cambio de régimen en Iraq, bajo el pretexto de que este régimen tenía armas de destrucción masiva. Esto no debe ser permitido de nuevo”, concluye el periódico.

Movimiento Egipcio Tamarrod: es Un Deber Árabe el Apoyar al Ejército Sirio

El influyente movimiento egipcio Tamarrod (Rebelión), que organizó las protestas que llevaron al derrocamiento de Mohammed Mursi, ha pedido a las autoridades egipcias que cierren el Canal de Suez a los barcos estadounidenses que puedan participar en un potencial ataque contra Siria.

El movimiento egipcio dijo en una declaración el miércoles que “es un deber nacional el apoyar al Ejército sirio”. También condenó a “aquellos que traicionan a su país”, en referencia a los opositores sirios que apoyan un ataque estadounidense.

“Nosotros apoyaremos al Ejército sirio. No hay lugar para los traidores. Los árabes deberían rebelarse contra los planes del Ejército Sirio Libre y sus sostenedores, los Hermanos Musulmanes y los extremistas, cuyos planes para atacar a todo el mundo árabe han quedado desvelados”, añadió.

El portavoz de Tamarrod, Hassan Shahin, dijo que Egipto debe adoptar una postura firme en contra de cualquier agresión estadounidense contra Siria. “Debemos cerrar el Canal de Suez a los barcos de EEUU que pasen por él para atacar a Siria”, dijo Shahin.

Egipto se opone a un ataque a Siria

Por su parte el ministro de Exteriores de Egipto, Nabil Fahmy, reafirmó el jueves que su país se oponía con toda la fuerza a cualquier intervención militar contra Siria.

“Egipto no participará en ningún ataque militar contra Siria y se opone a él con toda la fuerza, conforme a su posición de principio de oponerse a una intervención militar extranjera en ese país”, subrayó Fahmy en un comunicado.

El pasado 20 de Julio, Fahmi prometió estudiar el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Siria, rotas en junio durante el mandato del presidente derrocado, Mohammed Mursi.

“Toda agresión contra Egipto comienza con un ataque contra Siria”

Por su parte, el jefe de la Corriente Popular Egipcia, Hamdin Sabbahi, ex candidato presidencial y político muy popular en Egipto, ha mostrado su oposición a toda la agresión contra Siria. “La historia prueba que toda agresión contra Egipto comienza con un ataque contra Siria”, dijo el martes en su cuenta de Twitter. Sabbahi calificó de “bárbara” “cualquier agresión contra el pueblo sirio”.

Para Sabbahi, “es necesario que haya una posición árabe unida, a nivel gubernamental y popular, en defensa de Siria y la soberanía árabe”.

Protestas en EEUU Contra la Agresión a Siria

Diversas manifestaciones han sido celebradas en varios países, incluyendo EEUU, en contra de una potencial agresión estadounidense contra Siria.

Las protestas tuvieron lugar en varias ciudades de EEUU el jueves, incluyendo Washington, Los Angeles y Chicago. En Nueva York, seguidores del gobierno sirio se reunieron en Times Square gritando eslóganes contra las políticas belicistas de EEUU.

Los manifestantes dijeron que la Casa Blanca actúa mintiendo de la misma forma que hizo en Iraq. “Siria e Iraq, las mismas mentiras”, decían algunas pancartas.

“No quiero que esta nación se implique en otra guerra. La gente siempre pierde, no importa de qué lado esté. Ya estamos hartos”, dijo un manifestante en Nueva York.

Los manifestantes también acusaron a los terroristas y otras partes extranjeras de estar implicados en el ataque con armas químicas.

Por otro lado, en una entrevista con DW News el lunes, el antiguo consejero de Seguridad Nacional durante el tiempo del presidente Jimmy Carter, Zbigniew Brzezinski, criticó la “política de fuerza” contra Siria y dijo que ella provocará una oposición popular a nivel mundial contra EEUU.

“Dada la realidad contemporánea de lo que he llamado en mis escritos un “Despertar Político Global”, una política de fuerza de los países occidentales y, en algunos casos, de antiguas potencias coloniales, no me parece un escenario muy prometedor para hallar una eventual solución a los problemas regionales”, dijo Brzezinski. “Esto va a crear un problema político inmediatamente.”

Asimismo, dos responsables de inteligencia estadounidenses dijeron a Associated Press bajo la cobertura del anonimato” que la inteligencia estadounidense no está segura de que el gobierno sirio ordenara el ataque químico ni tampoco de quién controla las armas químicas dentro del país.

Es un hecho bien conocido que los grupos armados respaldados por EEUU han adquirido y usado de manera repetida armas químicas en Siria.

Rusia Va a Enviar Nuevos Barcos de Guerra al Mediterráneo

Rusia va a enviar “en los próximos días” un barco de lucha antisubmarina y un crucero lanzamisiles, el Moskva, que es el buque con mayor capacidad de fuego de la Flota del Mar Negro, al Mar Mediterráneo, anunció el jueves una fuente militar rusa.

“La situación complicada en el este del Mediterráneo exige una cierta adaptación de nuestras fuerzas navales. Un barco de lucha antisubmarina va a añadirse en los próximos días a la flota rusa ya presente en la región”, precisó esta fuente en el seno del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia.
“Posteriormente, se le unirá el crucero lanzamisiles Moskva, de la Flota del Mar Negro, que está a punto de concluir su misión en el Atlántico Norte y va a dirigirse en breve plazo al Estrecho de Gibraltar”, según la misma fuente.

Los planes de Intervención en Siria violan la Carta de la ONU
Por otro lado, el viceministro ruso de Exteriores, Guennadi Gatilov, hizo saber al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que los proyectos occidentales de intervención en Siria constituyen un desafío a la Carta de la ONU.

“Los proyectos de ataques militares en Siria declarados por ciertos países constituyen un desafío a las disposiciones de la Carta de la ONU y a otras normas del Derecho Internacional”, declaró Gatilov en La Haya, según un comunicado publicado el jueves.

jueves, 29 de agosto de 2013


No sabemos si va a alcanzar para parar la barbarie guerrera del imperio, pero empiezan a verse unas cuantas fisuras en el frente genocida. Parece que es muy obvio que el argumento de las armas químicas es un cuento. El parlamento británico negó esta noche la autorización a su gobierno para invadir Siria. Austria negó su espacio aéreo para cualquier tipo de despegue de aviones de guerra con ese fin. Al salame de Hollande no le creen ni los hijos. Los alemanes silban bajito y reculan. Daneses y noruegos, bien, gracias. En un dramático giro psicológico, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, pareciera estar alcanzando algún tipo de pensamiento propio y ahora pide la paz.  Siguen las firmas.

El problema es que se trata de una cuestión de tiempo. A medida que pasan las horas, se acumulan las voces en contra y comienzan a aparecer más y más evidencias de que lo de las armas químicas es una operación; consecuentemente, el presidente Obama queda más y más en evidencia como unperfecto imbécil. Cayó en la trampa de los halcones y no sabe cómo salir. Entonces la opción que le queda es atacar o hacer el ridículo. 

En fin. No es para salir a tirar papel picado, chicos, pero algo es algo. Más informaciones para este boletín.

Mientras tanto, para quienes quiera practicar la noble lengua de Shakespeare, acá va una linda nota de un ruso, Alexander Mezyaev, para Strategic Culture.

Título: War as Way to Cover Evidence that West Used Chemical Weapons

Texto: "The United States announced its plans to strike Syria pretty soon. Moscow reacted immediately. The Russia Ministry of Foreign Affairs statement was very resolute. «All of this makes one recall the events that happened 10 years ago, when, using false information about Iraqis having weapons of mass destruction, the US bypassed the United Nations and started a scheme whose consequences are well known to everyone», the Ministry said in a web-posted statement. It also emphasized that the decision to launch an intervention was made while ignoring ample evidence testifying to the fact that the action was a provocation staged by the so-called «opposition».

Moscow is calling on the West to abstain from actions that contradict internationally adopted legal norms. It’s very important to realize, that starting a West-supported war against Syria will result in gross violation of international law. First, it’ll be an aggression, the most serious international crime. Second, the use of force going around the United Nations Security Council will violate the basic international treaty – the United Nations Charter. This is the treaty that enjoys a priority over any other agreement. No matter that, UK Foreign Minister William Hague has already declared the action needs no approval from Security Council.

There is a West-fuelled pre-war hysteria going on, but not all are willing to be a part of it. Talking to Russian Foreign Minister Sergey Lavrov, UN special envoy Lakhdar Brahimi said this is a critical time and all parties, including foreign actors, should act in a responsible way in order not to repeat the mistakes of the past. In a press-conference on August 28 he put it in a more candid way saying he was against a military intervention as a matter of principle. Ban Ki-Moon emphasized two important points in his statement on Syria. First, speaking at the Hague, he urged members of the UN Security Council to look for a diplomatic solution, saying: «Give peace a chance, give diplomacy a chance, stop fighting and start talking». He also stressed the need to abide by UN Charter provisions. Second, he made a statement, that sounded a bit extraordinary in his case, mentioning the fact that the Hague international criminal courts activities should be kept in mind by those who are on the path of committing an international crime. It sounded very convincingly, no matter if he meant the United States of America and Great Britain or not. It’s well known who is going to perpetrate another international crime today.

At the same time it’s not well known what exactly happened in a Damascus suburban town on August 21. The low level of awareness is corroborated by the statements made by people who are to know more than anyone else. For instance, Brahimi said at the August 28 press-conference that, «these last few days, developments have been even more dramatic, with what has happened on 21 August last week. It does seem that some kind of substance was used that killed a lot of people. Hundreds. Definitely more than hundreds. Some people say 300, some people say 600, maybe 1,000, maybe more than 1,000 people. This is of course unacceptable. This is outrageous. This confirms how dangerous the situation in Syria is and how important for the Syrians and the international community to really develop the political will to address this issue seriously and look for a solution for it». (1) This is a ridiculous way of talking about established «details». It is clear that there is simply no solid evidence related to the events of August 21 to go upon.

The fact that the United States and Great Britain are in such great haste to expedite the events after the August 21 incident reveals their intent to interfere with the activities of the United Nations inspectors who have successfully started to investigate what happened on spot. The Russian Minister of Foreign Affairs said, «We have a naturally arising question: why our Western partners, who are now so worried about the risk of disappearance of the clues, were not at all worried about the preservation of material evidence, when they blocked the sending of UN experts to investigate the cases of use of chemical weapons in Khan al-Asal on the 19 March». I believe there is nothing to be surprised about. There was a certain method the West used to hamper the investigating of the March events, now it is resorting to other ways for the very same purpose. This extraordinary impulsivity to launch a military operation means only one thing: the West is trying to conceal the evidence of its own participation in the use of chemical weapons in Syria…

Early on August 28 Prime Minister David Cameron wrote in his Twitter post that the United Kingdom was going to submit its own draft resolution on Syria to the five member Security Council. (2) The timing for such an initiative gives one pause: the work of the United Nations inspection mission is not over and the Geneva-2 talks are ahead. A statement by UK Foreign Minister William Hague gives some clue. While admitting he had no evidence of the chemical weapons use by Syria, Hague said (please, attention here!) that it was Syria who had to prove it did not deploy chemical weapons.

The Cameron’s tweet on the draft resolution is of even more provocative nature, it says the draft condemns the use of chemical weapons by Assad’s regime. The draft is tabled to the UN Security Council, including Russia against the background of the fact that Russian experts had conducted their own investigation and the full dossier was submitted to the United Nations Secretariat on August 24. The evidence was well documented providing a proof that it was the «opposition» who used chemical weapons in the Aleppo district of Khan al-Asal. It actually means that Russia, the country that knows for sure who exactly used chemical weapons, should acknowledge that it’s the facts established by it are wrong and the crime was committed by others.


(1) Video recording of Mr. Brahimi’s press-conference: http://webtv.un.org /watch /lakhdar- brahimi-joint- special-representative -for- syria- press-conference-geneva-28-august-2013/2633000402001.
(2) Prime Minister David Cameron’s tweet: https://twitter.com/David_Cameron

En el mar de la basura

Bueno, todavía quedan periodistas españoles con dos dedos de frente. Una módica alegría en el mar de basura tóxica que es la prensa corporativa hispanoamericana en estos días. Leemos en Público.es esta nota de Pablo Iglesias.

Título: Siria y el PSOE: lengua de serpiente

Texto: El alineamiento del PSOE con el Partido Popular para apoyar la intervención de los EEUU en Siria está causando perplejidad entre sus bases y los votantes de izquierdas que todavía no les han dado de lado definitivamente. Dudo de que ningún militante socialista se crea que las intervenciones de los EEUU en Oriente Próximo tengan algo que ver con la promoción de la democracia y de los derechos humanos. Cualquier persona con mínimos conocimientos sobre la política internacional sabe que las operaciones militares responden a intereses económicos y geoestratégicos cuyos desastrosos resultados para las poblaciones que las sufren los hemos visto en Irak, Afganistán o Libia.

Por eso buena parte de los fabricantes de argumentarios vinculados al PSOE se han apresurado en contraatacar y preguntarnos a los que nos oponemos al ataque lo siguiente ¿Qué haríais vosotros para solucionar el problema de Siria? Con esta pregunta pretenden criticar, con un estilo weberiano, una supuesta falta de decisionismo de la izquierda; mientras miles de sirios mueren la izquierda prefiere “no hacer nada”.

El problema es que la pregunta parte de un supuesto erróneo, cuando no simplemente cínico, a saber, que la intervención de los EEUU tiene como objetivo rescatar a la población siria. Vaya tomadura de pelo. En cualquier caso a la pregunta se podría responder preguntando ¿Y qué haríais vosotros con las dictaduras de Qatar y Arabia Saudí? A lo que tendrían que contestar que son nuestros aliados (como parece que lo va a ser Al-Qaeda) y que además pagan sueldazos a nuestros futbolistas veteranos y que además Florentino Pérez hace buenos negocios allí. Como dijo Javier Krahe a Felipe González en su canción “Cuervo ingenuo” que TVE le censuró: “Hombre blanco hablar con lengua de serpiente”.

Pero vayamos ahora a las razones de EEUU para atacar Siria y a la excusa oficial de las armas químicas que, al parecer, convence a los think tanks socialistas.

Lo que busca EEUU lo explicaron de maravilla Zbigniew Brzezinski y John McCain en la revista norteamericana Time Magazine el pasado mes de mayo.

Brzezinski fue consejero de seguridad nacional del presidente Jimmy Carter y es uno de los gurús de la geopolítica en Estados Unidos cuyos hijos, que han continuado el oficio familiar, asesoraron respectivamente a Obama y a McCain. Para Brzezinski, de lo que se trata es de acabar con el régimen político de al-Assad (aliado de Irán) pero, temeroso de las consecuencias imprevisibles de una intervención militar (“intervention will only make it worse” nos dice), era partidario de una estrategia diplomática que comprometiera a China y Rusia en la promoción de unas elecciones en Siria patrocinadas por la ONU “persuadiendo” a al-Assad de que no se presentara.

McCain, por su parte, decía en la revista compartir el mismo objetivo pero como buen republicano era partidario usar al ejército para derribar a al-Assad y lo expresaba de manera cristalina “for America, our interests are our values, and our values are our interests.”

¿Necesitan los asesores del PSOE más argumentos? McCain lo deja claro; los valores de los EEUU son los intereses de los EEUU. Y punto.

Respecto a la excusa oficial de las armas químicas, proclamada cínicamente por EEUU y sus perros falderos europeos (RU, Francia, España…), tanto el sentido común como las evidencias apuntan a su fragilidad. Dejando a un lado las peticiones del secretario general de la ONU para que dejen trabajar a los inspectores, parece claro que el armamento químico y bacteriológico tendría como objetivo a Israel y Turquía, antes que a la oposición armada y no ya por razones morales (que casi nunca operan en las guerras) sino por la superioridad militar del ejército de al-Assad y porque tendría poco sentido ponérselo tan fácil a EEUU cuando Obama lleva semanas señalando que el uso de armas químicas sería el pistoletazo de salida para la intervención de su ejército. Por otro lado, al parecer, hay tres miembros de Hezbolá que combatían junto a las tropas del gobierno en Damasco, que se recuperan en un hospital de Beirut de un ataque con el mismo gas en el mismo día en que supuestamente atacó el ejército sirio. Como escribía Robert Fisk ¿cómo es que los hombres de Hezbolá pueden haber sido atacados también?.

Los últimos años han dejado innumerables pruebas de que, en las cosas importantes, eso que se llama cuestiones “de Estado”, el PP y el PSOE dejan a un lado el circo cotidiano de la crispación y se ponen de acuerdo; pactaron la reforma constitucional, acordaron una postura conjunta de sumisión frente a la troika europea, defienden que sus corruptos sigan aforados y, en política internacional, apoyan la presencia de bases de EEUU en nuestro territorio, respaldaron el ataque de la OTAN contra Libia y ahora apoyarán el ataque contra Siria.

¿Podría hacer otra cosa el PSOE? Por supuesto, para empezar podría apostar por la salida de las tropas estadounidenses de nuestro país y podría haberse opuesto a que la CIA utilizara nuestro espacio aéreo y nuestros aeropuertos para transportar prisioneros a cárceles ilegales en las que iban a ser torturados, como denunció el suizo Dick Marty en su estremecedor informe ante  el Comité de Asuntos Legales y de Derechos Humanos del Consejo de Europa. Pero ya lo decía Krahe, hombre blanco hablar con lengua de serpiente.

miércoles, 28 de agosto de 2013

Jorgito, te toca

(1) Agarrás la guía telefónica; (2) reservás pasajes en Alitalia para esta tarde, a Beirut; (3) bajás en Beirut y te alquilás un jeep usado, segunda guerra. IMPORTANTE: manejás VOS; (4) agarrás para el este; (5) vas pasando las aldeas, dejá que la gente se junte y vaya caminando, en procesión, atrás del jeep; (6) pasás Hazmiyeh, Louaize, Jamhour, y así. La gente se junta. (7) Las aldeas se van haciendo más pequeñas, pero la multitud crece. Los escuchás cantar atrás tuyo. Seguís rumbo al este. (8) En Chtaura el camino se bifurca; agarrás para el sudeste, rumbo a Damasco. (9) En Masnaa, cerca de la frontera, ya te espera la prensa internacional y varias decenas de miles de refugiados sirios. Saludás y seguís. Ojo que puede haber balacera en Jaidit Jawbus. (10) Ya entrando a Damasco las potencias de Occidente empiezan a tener un ataque de diarrea. Se habla del Santo de Damasco. Medio millón de sirios atrás tuyo. (11) Te vas a la primera mezquita grande que encontrás. Te bajás solito, me entendés? Te arrodillás a la entrada y pedís permiso para ingresar. Dos millones y medio de sirios atrás; reuniones en Naciones Unidas, Ginebra, Berlín, París, etc. Londres trastabilla y se quiebra. Vos tranqui. (12) Después de rezar en la mezquita das misa en las afueras. Tranqui. Tres millones y medio de sirios atrás, cantando. Y ahí, Jorgito, improvisás, me entendés, improvisás, que te sale bien.

Te toca, Jorgito. Ahora movés vos.

martes, 27 de agosto de 2013


Dos reflexiones antes de pasar al motivo de este post: (1) la época es apocalíptica, qué duda cabe. Un botón: el segundo título de tapa del Independent de Londres de hoy, después por supuesto de las noticias sobre Siria, dice así: "Vuelve la Peste Negra. Un niño muere de peste bubónica en Kyrgistán después de haber sido mordido por una pulga infectada". (2) ¿Por qué escribimos en los blogs? Ya lo hemos dicho en la columna de la derecha de este mismo blog: porque cada uno de nosotros es un agujero frente a la espiral de silencio de la prensa corporativa global.

 Bajo el título: “¿Están dispuestos los occidentales a bombardear Siria?”, leemos el siguiente artículo de Thierry Meyssan para la Red Voltaire: 

“Fingiendo creer en la existencia de un ataque químico del gobierno sirio contra su propio pueblo, Washington, Londres y Paris hacen sonar los tambores de guerra. ¿Hay que tomar en serio esas amenazas provenientes de los mismos Estados que llevan 2 años anunciando la caída inminente de Siria? Aunque es una opción que no puede excluirse, Thierry Meyssan piensa que es menos probable que una intervención organizada por Arabia Saudita. Toda esta agitación tendría como objetivo poner a prueba las respuestas de Rusia e Irán.

¿Qué mosca ha picado al Premio Nobel de la Paz Barack Obama? El domingo 25 de agosto de 2013, la Casa Blanca publicó un comunicado en el que un alto funcionario anónimo afirmaba que hay «muy pocas dudas» del uso en Siria de armas químicas contra la oposición. El comunicado agrega que el consentimiento de Siria para permitir que los inspectores de la ONU penetren en la zona del ataque químico llega «demasiado tarde para ser creíble».

Si bien el uso de armas químicas en la periferia de Damasco reportado el miércoles 21 de agosto de 2013 parece bastante probable, el Consejo de Seguridad de la ONU no concluyó que fuese atribuible al gobierno sirio. En una reunión urgente solicitada por los occidentales, los embajadores quedaron sorprendidos cuando su colega ruso les presentó fotos captadas por los satélites de su país en las que pueden verse los disparos de 2 obuses –a las 01 horas y 35 minutos de la mañana– realizados desde la zona de los rebeldes en Duma hacia las zonas, también rebeldes, que resultaron afectadas por los gases –en Jobar y entre Arbin y Zamalka– en horarios que coinciden con los incidentes reportados. Las fotos de los satélites rusos no permiten determinar si se trata de obuses químicos pero sugieren que la «Brigada del Islam» que ocupa la localidad de Duma quiso matar tres pájaros de un tiro: eliminar a sus rivales en el seno mismo de la oposición, lograr que se acusara a Siria de usar armas químicas y contrarrestar al mismo tiempo la ofensiva del ejército sirio contra las posiciones de los grupos armados que hostigan la capital.

El gobierno sirio no es signatario de la Convención contra las Armas Químicas –como tampoco lo es su enemigo israelí– y dispone de ese tipo de armamento. Pero los yihadistas también lo tienen, como ya lo confirmó Carla del Ponte en declaraciones que desataron la cólera de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos. Ya en diciembre de 2012, el Ejército Sirio Libre difundió un video en el que realizaba un experimento de laboratorio con un gas venenoso y amenazaba con utilizarlo contra los alauitas. Esta misma semana, el gobierno sirio descubrió en las afueras de Damasco varios escondites que contenían armas químicas, mascaras antigases y dosis de antídotos. Los productos provenían de Arabia Saudita, Qatar, Estados Unidos y los Países Bajos. Es, por cierto, a pedido del gobierno sirio –y no de los occidentales– que los expertos de la ONU se encuentran en Siria por dos semanas para investigar las alegaciones de uso de armas químicas. Para terminar, el 29 de mayo de 2013, la policía turca arrestó una docena de miembros del Frente al-Nusra y les confiscó armas químicas destinadas a su uso en Siria.

A pesar de todo eso, el presidente Obama reunió su Consejo de Seguridad Nacional el viernes 23 de agosto para examinar las opciones de ataque contra Siria en presencia de su embajadora en la ONU, Samantha Power, cabecilla de los halcones liberales. Decidió entonces reforzar la presencia de la marina de guerra estadounidense en el Mediterráneo con el envío del buque de guerra USS Ramage, un destructor portador de misiles crucero, que se une a otros 3 –el USS Gravely, el USS Barry y el USS Mahan– que ya estaban en la zona.

El sábado, el presidente Barack Obama se comunicó telefónicamente con el primer ministro británico David Cameron. Y el domingo habló con el presidente francés Francois Hollande. Los tres estuvieron de acuerdo en que había que intervenir, pero sin precisar cómo. También el domingo, el secretario de Estado John Kerry llamaba a sus homólogos del Reino Unido, Francia, Canadá y Rusia para decirles que Estados Unidos está convencido de que Siria había traspasado la «línea roja». Sus tres primeros interlocutores lo escucharon asumiendo lo que los militares llaman «posición de firmes». Pero el ministro ruso Serguei Lavrov le expresó su asombro ante el hecho que Washington se pronuncie antes del informe de los inspectores de la ONU y le advirtió sobre las «consecuencias extremadamente graves» de una intervención en la región.

El lunes, el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, estaba en Qatar y debía viajar después a los Emiratos Árabes Unidos para coordinar con ellos mientras que el consejero israelí de seguridad nacional –general Yaakov Amidor– era recibido en la Casa Blanca. En una conversación telefónica entre el primer ministro británico David Cameron y el presidente ruso Vladimir Putin, este último subrayó que no existe prueba alguna del uso de armas químicas por parte del gobierno sirio. Por su parte, el viceministro chino de Relaciones Exteriores, Li Baodong, telefoneó a su homóloga estadounidense Wendy R. Sherman exhortando Estados Unidos a la cordura. Consciente del riesgo de una guerra regional, cuyas primeras víctimas serían los cristianos del Oriente, el papa Francisco I reiteró sus llamados a la paz.

¿Debemos pensar que los occidentales van a entrar en guerra sin un mandato del Consejo de Seguridad, como lo hizo la OTAN en Yugoslavia? Es poco probable porque la Rusia de aquella época estaba en ruinas mientras que hoy en día tendría que intervenir, después de haber emitido 3 vetos para proteger a Siria, o renunciar a toda acción internacional. Sin embargo, Serguei Lavrov descartó sabiamente una Tercera Guerra Mundial. Precisó que su país no tenía intenciones de entrar en guerra con nadie, ni siquiera por el tema sirio. Podría tratarse por lo tanto de una intervención indirecta en apoyo a Siria, similar a la acción de China durante la guerra de Vietnam.

Irán anunció, por boca del jefe adjunto de su estado mayor, el general Massud Jazayeri, que para Teherán el ataque contra Siria sería la violación de la «línea roja», precisando que si la Casa Blanca pasa a la acción tendrá que enfrentar «graves consecuencias». Es evidente que Irán no tiene los medios que posee Rusia, ni tampoco sus alianzas, pero no hay que olvidar que está entre las 10 primeras potencias militares a nivel mundial. Partiendo de esa base, atacar Siria sería arriesgarse a una respuesta contra Israel y a sublevaciones en gran parte del mundo árabe, sobre todo en Arabia Saudita. La reciente intervención del Hezbollah libanés y las declaraciones de su secretario general Hassan Nasrallah no dejan lugar a dudas en ese sentido.

Interrogado por la prensa rusa, el presidente sirio Bachar al-Assad declaró: «Las declaraciones de los políticos estadounidenses, occidentales y de otros países constituyen un insulto al sentido común y una expresión de desprecio por la opinión pública de sus pueblos. Es algo que no tiene sentido: se acusa primero y después se reúnen las pruebas. Eso lo está haciendo un país poderoso, Estados Unidos (…) Son acusaciones exclusivamente políticas, responden a la serie de victorias registradas por las fuerzas gubernamentales sobre los terroristas.»

En Rusia, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Parlamento ruso, el periodista y especialista en geopolítica Alexei Pushkov comentó a través de su cuenta de Twitter: «Washington y Londres han declarado a Assad culpable antes de las conclusiones de los inspectores de la ONU. Sólo aceptarán un veredicto de culpabilidad. Cualquier otro veredicto será rechazado.»

El principio de una nueva guerra en Siria no se ajusta a los problemas económicos de Estados Unidos y los europeos. Vender armas es una manera de ganar dinero pero destruir un Estado sin esperanzas de recuperar la inversión a corto o mediano plazo sólo puede agravar una situación económica ya muy difícil.

Según un sondeo Reuters/Ipsos realizado después de las informaciones sobre el ataque del 21 de agosto más de 60% de los estadounidenses se oponen a una intervención en Siria y sólo un 9% sería favorable. Aún si estuviesen convencidos del uso de armas químicas por parte de Siria, un 46% de los estadounidenses seguirían oponiéndose a una intervención que sólo contaría con un respaldo del 25%. Ese mismo sondeo indica que los estadounidenses respaldan todavía menos la guerra secreta: el 89% declara que tampoco se debe armar a los rebeldes, contra un 11% que prefiere seguir armándolos. Los encuestadores propusieron a las personas interrogadas 4 opciones: golpes aéreos (respaldados por un 12%), creación de una zona de exclusión aérea (11%), financiamiento de una fuerza multinacional (9%) o una intervención directa de Estados Unidos (4%). En Francia, el diario Le Figaro, propiedad del fabricante y vendedor de armas Dassault, también sondeó a sus lectores. Al cabo de un día, el 79,6% se había pronunciado contra la guerra, respaldada solamente por un 20,4%. Será por lo tanto muy difícil para los occidentales invertir radicalmente el sentir de su opinión pública y entrar en guerra.

También es posible otra interpretación de los hechos. Ya que varios videos de víctimas de los ataques químicos fueron publicados en internet horas antes de los ataques, siempre cabe la posibilidad de que los occidentales «descubran» el engaño en el momento adecuado para dar marcha atrás. El escándalo de las supuestas armas químicas en Irak demostró, sin embargo, que los occidentales pueden darse el lujo de mentir a la comunidad internacional y reconocerlo ulteriormente –y sin mayores consecuencias– luego de haber cometido la fechoría que querían justificar.

Las acusaciones de los yihadistas y de sus padrinos occidentales se producen en medio de una vasta ofensiva del Ejército Árabe Sirio, bautizada «Escudo de Damasco» y destinada a limpiar los alrededores de la capital. El lanzamiento de los dos obuses de la «Brigada del Islam» tuvo lugar en respuesta al inicio de esa ofensiva, que se desarrolló durante 5 días y ocasionó grandes pérdidas a los yihadistas –al menos 1 500 bajas entre muertos y heridos. La agitación de los occidentales puede por lo tanto ser una forma de guerra sicológica tendiente a ocultar esa derrota y a paralizar a la vez la ofensiva siria. Para Washington es en todo caso una forma de poner a prueba la respuesta iraní después de la elección de Hassan Rohani como presidente. Y ahora se sabe claramente que este último no podrá oponerse a la política del Guía de la Revolución, el ayatola Ali Khamenei.

En el momento de la guerra contra Libia subestimé la capacidad de Estados Unidos para violar todas las reglas, incluyendo las de la OTAN. Basándome en el contenido de los documentos de la propia OTAN, insistía yo en la larga capacidad de resistencia de la Yamahiriya ante su oposición armada. Yo no sabía en el aquel momento que una reunión secreta había tenido lugar en la base de la OTAN en Nápoles, a espaldas del Consejo de la alianza atlántica. Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, Dinamarca y Turquía, con Israel, Qatar y Jordania estaban planificando en secreto el uso de los medios de la OTAN para bombardear la capital de Libia [1]. Excluyeron de aquella reunión a los aliados que se oponían a un ataque tan costoso en vidas humanas. La OTAN había dejado de ser una «alianza» en el sentido real de la palabra para convertirse en una coalición de circunstancia. En pocos días, la toma de Trípoli dejó un saldo de 40 000 muertos, según los informes internos de la Cruz Roja. Un dispositivo similar puede estar organizándose en este momento ya que los jefes de estado mayor de prácticamente los mismos países –a los que se unen ahora Arabia Saudita y Canadá– están reunidos, desde el domingo y hasta esta noche [martes 27 de agosto de 2013] en Amman, bajo la presidencia del comandante del CentCom, el general Lloyd J. Austin III. Los participantes estudian 5 opciones: entrega de armas a los Contras, imposición de una zona de no sobrevuelo, creación de zonas-tampones e invasión terrestres.

La prensa atlantista está llamando a la guerra. En Londres, The Times ya la anuncia.

El presidente Barack Obama podría seguir, de esa manera, el plan de guerra ya establecido por su predecesor George W. Bush desde el 15 de septiembre de 2001, plan que además de los ataques contra Afganistán e Irak preveía también las agresiones contra Libia y Siria, como ha revelado el general estadounidense Wesley Clark [2], ex comandante de la OTAN. Problema: por primera vez, el blanco seleccionado dispone de muy serias alianzas.

Esa variante contradice, sin embargo, todos los esfuerzos que la administración Obama había venido realizando desde hace un año para eliminar los obstáculos a la celebración de la conferencia Ginebra 2: dimisión del general David Petraeus y de los partidarios de la guerra secreta; no renovación del mandato de Hillary Clinton y de los ultrasionistas; acusaciones legales invalidantes contra los opositores irreductibles de toda alianza con Rusia, esencialmente en el seno de la OTAN y del escudo antimisiles. Y también contradice los esfuerzos de John Brennan, el ahora jefe de la CIA, por provocar enfrentamientos en el seno de la oposición armada siria, por exigir la abdicación del emir de Qatar y amenazar a Arabia Saudita.

Mientras tanto, Siria se prepara, en la medida de lo posible, para cualquier eventualidad, incluyendo un bombardeo de la OTAN contra los centros de mando y los ministerios, acción que puede estar coordinada con un asalto de los yihadistas contra la capital. Pero la opción más probable no es el inicio de una guerra regional que escaparía al control de las potencias occidentales sino un ataque –en otoño– bajo la supervisión de Arabia Saudita y concretado por los combatientes que ese reino está reclutando actualmente, operación que se desarrollaría con el posible respaldo de la Liga Árabe.


[1] Entre las decisiones de aquella reunión había una larga lista de blancos y de medios a desplegar para abatirlos. Estaba previsto el envío de un comando encargado de eliminarme en el hotel Radisson, donde yo residía. Pero en el momento del ataque yo me encontraba en el centro de prensa, en el hotel Rixos.
[2] Ese plan prevé también la destrucción del Líbano, Sudán y Somalia antes de terminar con Irán.”

Chicos de Siria

Chicos de Siria

Nada. Las bestias ya decidieron. Los alcahuetes sonríen tranquilos. Los miserables suspiran en sus cuevas de rata. Los cagatintas afilan argumentos piadosos. Los intelectuales miran para otro lado mientras cobran los cheques de las fundaciones. El resto de la humanidad mira fútbol por la tele con mirada vacuna.

Nuestro saludo más sentido al pueblo sirio en esta hora. Y a sus hijos, los chicos de Siria.

lunes, 26 de agosto de 2013

Se viene?

La más que dudosa operación “armas químicas” parece que termina en guerra, nomás.  Si no se trata de una nueva opereta para conseguir algún beneficio de una paz negociada, lo que viene es serio. Si se restringe a Siria, a todo el Medio Oriente, o al resto del planeta,  lo sabremos en las próximas horas o días.

Sin sonrojarse de vergüenza ni un segundo, transmite, obediente, el diario El País:

Título: Obama da los últimos pasos hacia una intervención militar en Siria

Subtítulos: Kerry afirma que “todas las pruebas” apuntan a la responsabilidad del régimen sirio / Una amplia coalición de países europeos y musulmanes legitima una intervención sin respaldo de la ONU

Texto: Estados Unidos parece al borde de una intervención militar en Siria con el apoyo de sus principales aliados europeos, de Turquía y de algunos países árabes como castigo por el uso de armas químicas por parte del régimen de Bachar el Asad. Los responsables militares norteamericanos han elaborado una lista de posibles objetivos de un ataque que se concentraría en instalaciones del Ejército sirio, infraestructura utilizada para la guerra y los medios necesarios para el uso de gases venenosos.

Aunque oficialmente no se ha tomado aún una decisión y siguen existiendo dudas sobre la eficacia y el alcance del ataque, parece haber prevalecido la idea de que, pese a los riesgos que implica una acción militar, EE UU y el mundo no pueden permanecer pasivos ante el uso de armas químicas, especialmente en una región tan convulsa como Oriente Próximo. Kerry ha manifestado que ese ataque fue “una obscenidad moral” que “debe de sacudir la conciencia del mundo”

La Casa Blanca se muestra convencida de que ese tipo de armamento fue utilizado en el ataque de la pasada semana contra reductos rebeldes en las afueras de Damasco, en el que murieron al menos un millar de personas, entre ellas muchos niños, y no concede gran relevancia a la misión de los inspectores de la ONU que ayer investigaron sobre el terreno.

El secretario de Estado, John Kerry, en la más clara indicación hasta la fecha de las intenciones de su Gobierno, ha manifestado este lunes que ese ataque fue “una obscenidad moral” que “debe de sacudir la conciencia del mundo”, y advirtió que el presidente Barack Obama está decidido a que el régimen de Asad, a quien Washington considera culpable, “responda por esa atrocidad”. Kerry ha afirmado que “todas las pruebas indican que se usaron armas químicas la semana pasada”, ha recordado que el Gobierno sirio es el único que tiene en su poder ese armamento y ha asegurado que, desde se produjo el ataque, sus autores han tratado de ocultar las pruebas, entre otras formas, volviendo a bombardear el lugar atacado previamente.

A partir de ese ataque, Obama, que se declaró personalmente concernido, ha tratado de construir una coalición internacional lo suficientemente amplia como para dar legitimidad a una acción que no contaría con el respaldo de Naciones Unidas. Un día después de ese bombardeo, Rusia volvió a impedir en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde tiene derecho de veto, una respuesta concertada de ese organismo.

Ante la experiencia de la guerra de Irak y otras aventuras militares norteamericanas en Oriente Próximo, Obama ha intentado desde el principio, no solo el apoyo firme e incondicional de Europa, sino de otros países de la región

La ausencia de luz verde de la ONU no ha disuadido a Washington y sus aliados de la voluntad de actuar. Este lunes, el ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Laurent Fabius, ha declarado que, aunque la falta de respaldo del Consejo de Seguridad representa un problema, “en determinadas circunstancias puede evitarse” la autoridad de esa institución.

El grado de violencia empleado por el régimen de Asad contra sus enemigos ha despejado cualquier reserva que pudiera justificarse por la ley internacional. El secretario de Foreign Office británico, William Hague, ha afirmado también este lunes, contundentemente, que “nosotros, Estados Unidos y muchos otros países, incluido Francia, tenemos claro que no se puede permitir en el siglo XXI que se usen armas químicas impunemente”.

Obama, cuya Administración está en contacto permanente con varios Gobiernos para preparar la intervención, habló el domingo por teléfono con el presidente francés, Francois Hollande, con el objetivo de confirmar la resolución de ese país para pasar a la acción. Al respecto, Fabius ratificó que “lo único que se puede descartar en este momento en la posibilidad de no hacer nada”.

Como cualquier acción bélica, este ataque contra uno de los países más importante del mundo árabe abriría numerosas incertidumbres militares y políticas. Ante la experiencia de la guerra de Irak y otras aventuras militares norteamericanas en Oriente Próximo, Obama ha intentado desde el principio, no solo el apoyo firme e incondicional de Europa, sino de otros países de la región. El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Ahmet Davutoglu, aseguró el lunes que su Gobierno apoyará una coalición internacional contra Siria, aunque no cuente con el visto bueno de la ONU, y mencionó que “otros 36 o 37 países están discutiendo actualmente esa posibilidad”.

Un fuerte respaldo internacional es imprescindible para una operación que, aunque se pretende que sea limitada, conlleva enormes riesgos. La opción más probable actualmente es la del lanzamiento de misiles de crucero desde los barcos norteamericanos contra instalaciones militares y centros de decisión del régimen. Pero no se descarta que, para hacer más eficaz ese trabajo, fuese necesario el uso también de aviones de combate, lo que, a su vez, obligaría a atacar radares y sistemas de misiles antiaéreos sirios.

No está clara la capacidad siria de responder a esos ataques. En el pasado, Israel ha bombardeado varias veces desde el aire territorio sirio sin haber sufrido nunca bajas. Pero eso no es una garantía de que, ante una acción de mayor envergadura, y en condiciones desesperadas, el régimen no respondiera ahora de forma más agresiva, con el peligro de una escalada difícil de controlar.

Como cualquier acción bélica, este ataque contra uno de los países más importante del mundo árabe abriría numerosas incertidumbres militares y políticas. Pero Obama parece preferir ese riesgo a la opción de armar decisivamente a los rebeldes, lo que no enviaría a Asad un mensaje tan rotundo sobre la firmeza de la comunidad internacional y, al mismo tiempo, daría a la oposición siria un poder que no se le quiere otorgar."

domingo, 25 de agosto de 2013

Espías o Resistentes

General (retirado) James E. Cartwright, de los US Marine Corps. Cuatro estrellas.

De golpe, una serie de personas decide comunicar a la comunidad internacional secretos de estado de su propio país. Esos secretos no sólo afectan a su propia nación sino, fundamentalmente, a la vida, propiedad e infraestructura de millones de otras personas en los países más remotos del planeta. Una vez que salen a la luz, esos denunciantes son tratados en su país como “espías”.  Thierry Meyssan, de la Red Voltaire, tiene otra explicación posible.

Título: El precio de la verdad

Texto: “Mientras la prensa internacional presenta las informaciones de Edward Snowden como revelaciones sobre el programa PRISM y finge descubrir lo que todo el mundo sabe desde hace tiempo, Thierry Meyssan se interesa más bien en el sentido de este acto de rebelión. Y otorga por ello mucha más importancia al caso del general Cartwright, también acusado de espionaje.

Ex comandante de las fuerzas nucleares de Estados Unidos, ex jefe del Estado Mayor Conjunto, ex consejero militar del presidente Obama, el general Cartwright está siendo acusado de espionaje. Se le imputa haber entregado al New York Times información sobre la guerra secreta contra Irán para evitar así una guerra inútil.

¿Qué son los funcionarios estadounidenses, civiles o militares, que se exponen a un mínimo de 30 años de cárcel por haber revelado a la prensa secretos de Estado de su país? ¿Son «denunciantes» que ejercen un contrapoder dentro de un sistema democrático o se trata de «miembros de la resistencia contra la opresión» dentro una dictadura militaro-policiaca? La respuesta no depende de nuestras propias opiniones políticas sino de la naturaleza misma del Estado estadounidense. Y esa respuesta cambia por completo si nos centramos en el caso de Bradley Manning, el joven soldado izquierdista de Wikileaks, o si incluimos el caso del general Cartwright, consejero militar del presidente Obama, sometido a investigación desde el jueves 27 de junio de 2013 bajo la acusación de espionaje.

Se impone aquí un regreso atrás en el tiempo para entender cómo funciona el paso del «espionaje» a favor de una potencia extranjera a la «deslealtad» hacia la organización criminal en la que uno ha trabajado.

Peor que la censura: la criminalización de las fuentes

El presidente de Estados Unidos y Premio Nobel de la Paz Woodrow Wilson trató de poner en manos del ejecutivo estadounidense el poder de censurar la prensa cuando están en juego la «seguridad nacional» o la «reputación del gobierno». En su discurso sobre el Estado de la Unión correspondiente al 7 de diciembre de 1915, Wilson declaró: «Hay ciudadanos de Estados Unidos … que han vertido el veneno de la deslealtad en las arterias mismas de nuestra vida nacional, que han tratado de arrastrar al desprecio de la autoridad y de la buena reputación de nuestro gobierno … de destruir nuestras industrias … y de denostar sobre nuestra política en beneficio de intrigas extranjeras … Carecemos de leyes federales adecuadas … Os exhorto a no hacer menos que salvar el honor y el respeto de la nación por sí misma. Esas criaturas de la pasión, de la deslealtad y de la anarquía deben ser aplastadas.»

A pesar de ese discurso, el Congreso no siguió de inmediato la exhortación del presidente Wilson. Como consecuencia de la entrada en guerra de Estados Unidos, el Congreso votó la Espionage Act, que retomaba los elementos fundamentales de la Official Secrets Act británica. Ya no se trata de censurar la prensa sino de cortarle el acceso a la información, prohibiendo a los depositarios de los secretos del Estado revelar lo que saben. Ese dispositivo legal permite a los anglosajones presentarse como «defensores de la libertad de expresión», cuando en realidad son los peores violadores del derecho democrático a la información, derecho que sin embargo defienden las Constituciones de los países escandinavos.

El silencio, más eficaz que el secreto

Los anglosajones viven así mucho menos informados que los extranjeros sobre lo que sucede en sus propios países. Por ejemplo, durante la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos, el Reino Unido y Canadá lograron mantener en secreto –en su propio territorio– el Proyecto Manhattan, destinado a la concepción de la bomba atómica, a pesar de que 130 000 personas trabajaron en ese proyecto durante 4 años y de que los servicios secretos extranjeros lo habían penetrado ampliamente. ¿Por qué pudieron mantenerlo en secreto? Porque Washington no estaba preparando aquella arma para la guerra que estaba librando en aquel momento sino para la siguiente, o sea para la guerra contra la Unión Soviética. Como ya lo han demostrado los historiadores rusos, en Japón se pospuso la capitulación hasta que se concretó la destrucción de Hiroshima y Nagasaki, como advertencia dirigida a la URSS. Si los estadounidenses hubiesen sabido que su país disponía de aquella arma, sus dirigentes habrían tenido que utilizarla para acabar con Alemania y no para amenazar al aliado soviético a costa de los japoneses. En realidad, la guerra fría comenzó antes del fin de la Segunda Guerra Mundial [2].

En materia de secreto, es importante señalar que Stalin y Hitler tuvieron conocimiento sobre la existencia delProyecto Manhattan desde el momento mismo de su inicio, porque ambos tenían agentes donde había que tenerlos. Truman, sin embargo, en su calidad de vicepresidente de Estados Unidos, no fue informado hasta el último momento, o sea después del fallecimiento del presidente Roosevelt.

La verdadera utilidad de la Espionage Act

En todo caso, el espionaje ocupa un lugar secundario en la Espionage Act, como queda demostrado por su forma de aplicación. En tiempo de guerra, la Espionage Act sirve más bien para castigar las opiniones disidentes. Por ejemplo, en 1919, la Corte Suprema determinó –al pronunciarse sobre los casos Schrenck contra Estados Unidos y Abrams contra Estados Unidos– que el hecho de llamar a la insumisión o a la no intervención en contra de la Revolución Rusa se incluía entre los comportamientos penados por la Espionage Act.

En tiempo de paz, esa misma ley sirve para impedir que los funcionarios hagan público un sistema de fraudes o crímenes cometidos por el Estado, incluso aunque revelen hechos de los que el público ya tenía conocimiento previo pero que no han podido comprobarse hasta el momento de las revelaciones impugnadas.

Bajo la administración Obama ya se ha recurrido a la Espionage Act en 8 ocasiones, lo cual es todo un record en tiempo de paz. No abordaremos en este trabajo el caso de John Kiriakou, el oficial de la CIA que reveló el arresto de Abu Zoubeida y las torturas a las que este fue sometido. Lejos de ser un héroe, Kiriakou es en realidad un agente provocador de la propia CIA cuya misión consiste en hacer creer a la opinión pública la leyenda de las supuestas confesiones arrancadas a Zoubeida, para justificar a posteriori la «lucha contra el terrorismo» [3].

Tampoco abordaremos el caso de Shamal Leibowitz, en la medida en que sus revelaciones nunca se dieron a conocer a la opinión pública. Nos quedan así 6 casos profundamente instructivos sobre el sistema militar-policiaco estadounidense.

Stephen Jin-Woo Kim confirmó a Fox News que Corea del Norte estaba preparando un ensayo nuclear, a pesar de las amenazas de Estados Unidos contra Pyongyang, una confirmación que en nada perjudicaba a Estados Unidos, aparte de subrayar su incapacidad para imponer obediencia a Corea del Norte. Esa información ya había sido divulgada, en otro contexto, por el célebre periodista estadounidense Bob Woodward sin provocar ningún tipo de reacción.

Thomas Andrew Drake reveló a un miembro de la Comisión de la Cámara de Representantes encargada de los servicios de inteligencia el despilfarro del programa Trailblazer. O sea, se le reprochó haber informado a los parlamentarios encargados de vigilar a las agencias de inteligencia que la NSA (National Security Agency) estaba tirando secretamente por la ventana miles de millones de dólares. El objetivo del programa Trailblazerera buscar la manera de implantar virus informáticos en cualquier computadora o teléfono móvil. Algo que nunca prosperó.

En ese mismo campo, Edward Snowden, empleado de la firma jurídica Booz Allen Hamilton, hizo públicos diversos documentos de la NSA que demostran el espionaje estadounidense contra China… y también contra los invitados al G20 organizado en Reino Unido. Lo más importante es que demostró la envergadura del sistema militar de escuchas de las comunicaciones telefónicas y a través de Internet, escuchas a las que nadie escapa, ni siquiera el presidente de Estados Unidos. Ahora la clase política estadounidense describe a Snowden como «un traidor a eliminar», únicamente porque sus documentos impiden que la NSA pueda seguir negando ante el Congreso la realización de una serie de actividades de todos conocidas desde hace mucho tiempo.

Bradley Manning, un simple soldado, transmitió a Wikileakslos videos de dos crímenes cometidos por el ejército estadounidense, 500 000 informes de inteligencia de las bases militares estadounidenses en Irak y 250 000 cables sobre los datos de inteligencia recogidos por los diplomáticos estadounidenses durante sus conversaciones con políticos extranjeros. Nada de especialmente importante, pero se trata de una documentación que da al público una idea de los burdos chismes que recoge el Departamento de Estado y que sirven de base a la «diplomacia» de Estados Unidos.

Jeffrey Alexander Sterling es un empleado de la CIA que reveló al New York Times la «Operación Merlin». Pero más sorprendente resulta el caso del general James Cartwright, ex número 2 de las fuerzas armadas de Estados Unidos, ya que fue jefe adjunto del Estado Mayor Conjunto, y también consejero del presidente, tan cercano a este último que en Washington llegaron a llamarlo «el general de Obama». Ahora resulta que este militar de alto rango reveló el año pasado al New York Times la «Operación Juegos Olímpicos» y acaba de abrirse una investigación en su contra, según CNN.

Sterling y Cartwright no creen en el mito israelí sobre «la bomba atómica de los ayatolas». Así que trataron de contrarrestar los intentos israelíes de arrastrar Estados Unidos a la guerra contra Irán. La «Operación Merlin» consistía en hacer llegar a Irán información falsa sobre la fabricación de la bomba atómica. En realidad se trataba de una provocación para que Irán emprendiera un programa nuclear de carácter militar, lo cual justificaría a posteriori la acusación israelí [4]. En cuanto a la «Operación Juegos Olímpicos», esta consistía en introducir los virus informáticos Stuxnet y Flame en los ordenadores de la central iraní de Natanz para provocar problemas en el funcionamiento de esa instalación, específicamente en las centrifugas [5]. El objetivo era, por lo tanto, sabotear el programa nuclear civil iraní. Así que esas revelaciones no perjudicaron los intereses de Estados Unidos sino las ambiciones de Israel.

Una forma de resistencia

Cierta oposición de salón nos presenta a las personas encausadas bajo la Espionage Act como «denunciantes» (whistleblower), como si Estados Unidos fuese hoy una verdadera democracia en la que es posible denunciar ante la ciudadanía los pocos errores que hay que corregir.

Lo que en realidad nos demuestran estos ejemplos es que, en Estados Unidos, desde el simple soldado (Bradley Manning) hasta el número 2 de las fuerzas armadas (el general Cartwright), existen hombres que tratan de luchar como pueden contra un sistema dictatorial cuando se dan cuenta de que forman parte del mecanismo. Ante un sistema monstruoso, lo justo es catalogarlos entre los ejemplos más conocidos de una forma de resistencia, como el almirante Canaris o el conde Stauffenberg.”

Nota: De la biografía de Cartwright en Wikipedia: James E. "Hoss" Cartwright (born September 22, 1949) is a retired United States Marine Corps four-star general who last served as the eighth Vice Chairman of the Joint Chiefs of Staff from August 31, 2007 to August 3, 2011. He previously served as the Commander, U.S. Strategic Command, from September 1, 2004 to August 10, 2007, and as Acting Commander, U.S. Strategic Command from July 9, 2004 to September 1, 2004. He retired from the Marine Corps on August 3, 2011 after nearly 40 years of service. However, in June 2013, it was made known (by unspecified legal sources) that he had been placed under a U.S. Justice Department investigation, in its early stages, having to do with an alleged leak of classified information regarding theStuxnet virus, designed to target and (at least temporarily) disable Iranian nuclear centrifuges, as part of Operation Olympic Games. His attorney, Greg Craig, a former White House Counsel, stated that he had no comment; theWhite House and the U.S. Justice Department also declined to comment. The role that Cartwright may have played was not specified.