miércoles, 11 de marzo de 2015

El otro golpe


La situación en Venezuela no debe hacernos olvidar del otro golpe en marcha en estos momentos en América del Sur, nada menos que contra Dilma Rousseff, presidenta electa hace dos meses (¡dos meses!!!) en el Brasil. En estos días vamos a postear más sobre esta grotesca injerencia del Imperio, sus ONGs y demás lacayos, junto con la prensa corporativa de buena parte de Occidente. Leemos en el diario argentino Página/12 de hoy:


Título: Marchas en defensa de Dilma

Subtítulo: "No hay tercera vuelta, la elección terminó"

Epígrafe: Organizaciones sindicales, campesinas y estudiantiles de Brasil preparan para el viernes una serie de actos de repudio a las presiones opositoras por la destitución de la presidenta Dilma Rousseff, quien inició en enero su segundo mandato. La oposición convocó a manifestarse el domingo.

Texto: Según el presidente de la Central Única de Trabajadores (CUT), Vagner Freitas, la manifestación no será en apoyo al gobierno, sino para "defender la democracia" y rechazar los sectores que abogan por un juicio político contra Rousseff."El acto nació de la necesidad de defender la democracia en un momento de inestabilidad política", dijo el sindicalista.

"No es en favor ni en contra del gobierno. Pero no creemos que pueda justificarse un pedido de juicio político en un gobierno iniciado hace 69 días", agregó. Freitas opinó que la manifestación contra Rousseff programada para el domingo por opositores del gobierno refleja un movimiento de las fuerzas conservadoras derrotadas por la mandataria en la segunda vuelta de las elecciones de octubre pasado.

"Vamos a las calles para dejar en claro que la propuesta que ganó las elecciones es la que debe ser puesta en marcha. No hay tercera vuelta, la elección terminó. Los que quieran impulsar una pauta conservadora deben esperar a 2018 e intentar vencer las elecciones", advirtió.

El acto también se destina a respaldar la propuesta de Rousseff de una reforma política y a expresar apoyo a la petrolera Petrobras, duramente afectada por un escándalo de corrupción descubierto el año pasado por el Ministerio Público.

La manifestación principal está programada para Sao Paulo, la mayor metrópolis del país, donde los organizadores esperan reunir a 40.000 personas, entre sindicalistas, campesinos sin tierra y estudiantes. Según Freitas, se espera que al menos 100.000 personas se adhieran al acto en todo el país.

Esta es también la cifra de personas esperada por el Movimiento Brasil Libre, que reúne a las fuerzas de oposición y que convocó una protesta para el domingo 15 de marzo, cuando el país celebrará el aniversario de 30 años de regreso a la democracia, tras 21 años de dictadura militar.

Pese a que los organizadores aseguran que la protesta es "apartidaria", la principal fuerza de oposición al gobierno de Rousseff, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), anunció hoy su apoyo a los actos del domingo. "El PSDB, a través de sus militantes, simpatizantes y varios de sus líderes, participará, al lado de brasileños de todas las regiones del país, en ese movimiento apartidario que surge del más legítimo sentimiento de indignación de la sociedad brasileña", anunció el partido.


El comunicado firmado por el senador Aécio Neves -presidente del PSDB y candidato derrotado del partido a la Presidencia en los comicios de octubre pasado, vencidos por Rousseff- no hace referencia a la demanda de un juicio político para destituir la mandataria, defendida por varios grupos que organizan la protesta. Según Neves, la hipótesis de un juicio político "no está por ahora en la agenda del PSDB".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada