domingo, 29 de marzo de 2015

Acuerdos EEUU-Irán y el "Gambito Nisman"



Los gobiernos estadounidense e iraní vienen cocinando un acuerdo a fuego lento desde hace muchos meses. Hay indicios que sugieren que puede concluir exitosamente. En la superficie, se le reconoce a Irán el derecho a desarrollar un programa nuclear con fines pacíficos, mientras que Irán, en contrapartida, se compromete a no desarrollar armas nucleares. En lo profundo, EEUU reconocería a Irán como una potencia regional en Medio Oriente, mientras que Irán, por su parte, se comprometería a no atacar o debilitar la seguridad de Israel. Ni la derecha estadounidense (republicanos, Wall Street, aparatos de seguridad y espionaje, complejo industrial-militar) ni los israelíes están dispuestos a aceptar un acuerdo de esta naturaleza. Quieren reventar a Irán, devolverlo a la Edad de Piedra, tal como han hecho con Afghanistán, Irak, Libia y ahora Siria. Obama entiende que la movida es muy riesgosa y que se puede perder. Prefiere negociar. Sus adversarios, por el contrario, vienen bombardeando los acuerdos con lo que tienen a mano.

El denominado “Gambito Nisman” (1) fue parte de estas jugarretas. Desde hace años se fogonea (contra toda evidencia) una supuesta participación iraní en el atentado a la AMIA ocurrido en Buenos Aires en 1994. Quien quiera profundizar en el tema puede, sin ir más lejos, ir al blog del Pájaro Salinas (http://pajarorojo.com.ar), autor de un volumen sobre el atentado a la AMIA y sus eventuales responsables. [Su sitio incluye, además, alrededor de medio centenar de notas y entrevistas radiales, como para empezar a empaparse del tema. Abundan, encima, las reflexiones sobre Nisman, sus sobresueldos y obligaciones con embajadas diversas, sus prostibularios desvíos de los dineros públicos y demás fechorías.]  La misión de nuestro prócer egregio era, aparentemente, fogonear al mango la “pista” iraní y olvidarse de cualquier otra. En síntesis, una carta en el juego, una excusa formal para invadir, romper un acuerdo o generar sanciones, lo que convenga a los intereses del Imperio y sus aliados. 

En algún momento se apuran los tiempos y comienzan las desprolijidades. “Presentá esto y cerrá el pico”, imaginamos que le dicen a Nisman sus mandantes. “Pero esto es un mamarracho”, imaginamos que contesta, entre pucheritos, el prócer patrio. “Vos callate y presentalo igual” imaginamos que le replican. Imaginamos esas últimas horas del fiscal: la sensación de ser un forro usado, un par de tragos, un baño, un arma, un suicidio. Luego aparece esa verdadera corte de los milagros: Lagomarsino, Stiuso, Pachter, Cocucci, Arroyo Salgado, la testigo del procedimiento, las chicas de la UFI; en fin, la lista de vivillos, chongos, chorros y turros de ocasión puede llegar a herir la sensibilidad del ciudadano medio, así que no la repetiremos aquí.

Encima, se desatan las pasiones en las mil y una internas políticas de la Argentina. En quince minutos la oposición mediática arma una causa posible: el gobierno argentino habría ordenado el asesinato del fiscal Nisman. Nadie cree ni remotamente en esto, pero durante un rato el enunciado suena coherente, lo que permite que durante tres o cuatro semanas la oposición política dispare su frecuencia de idioteces por minuto a límites inimaginables. Declaraciones poco felices de la presidenta argentina no ayudan, francamente, a calmar los ánimos destemplados de una dirigencia que tarda un mes completo en darse cuenta que esto no es algo cocinado en la Argentina, sino que viene de afuera y que mejor sería dejarlo pasar con el menor ruido posible. En eso estamos ahora; jueces y fiscales aportan en estos días lo suyo para empezar a despejar la madeja y pasar la pelota. Los enredos continuarán, sin dudas, entre otras cosas porque en la Argentina no te aburrís nunca.  Pero volvamos a Irán y los EEUU.

Dos notas aparecidas recientemente en el sitio iraní PressTV sugieren que el “Gambito Nisman” (entre tantas otras movidas posibles)  parece haber salido mal. Esto es, finalmente habría acuerdo entre EEUU e Irán. En fin, chicos, cosas de la geopolítica. Lástima por Alberto, pobrecito. Por suerte Florencia Cocucci se recupera con relativa facilidad y ya está putarraqueando por ahí sin mayores complicaciones morales. Parece que va a Bailando nomás. Te deseamos mucha suerte, Flo!


(1) Leemos en Wikipedia: "Un gambito es una apertura de ajedrez en la cual se sacrifica material (normalmente un peón) para conseguir una ventaja"


La primera nota de PressTV es del 17 de Marzo:

Título: 90% of issues resolved in Iran-US nuclear talks: Salehi

Texto: The head of the Atomic Energy Organization of Iran (AEOI) says Tehran and Washington have resolved their differences over 90 percent of the issues in the talks on the Islamic Republic’s nuclear program.

“We have reached mutual understanding on a majority of issues [in the negotiations], there just remains a single sticking point, which is very important,” Ali Akbar Salehi told IRIB News on Tuesday.

The AEOI chief added that Tehran and its negotiating sides will try to resolve the remaining disputed case in the evening session of discussions, which is underway in the Swiss city of Lausanne.

Salehi is in Lausanne as part of the Iranian negotiating team, led by Foreign Minister Mohammad Javad Zarif, in the third day of talks with the American team, led by US Secretary of State John Kerry.

Helga Schmid, the deputy of EU foreign policy chief, Federica Mogherini, is also attending the evening session of the negotiations on Iran’s nuclear file.

“If that one case could end in the desired result for the two sides, it could be said that more or less, the technical issues have been clarified in their entirety,” Salehi added.

The talks between the US and Iran are part of broader negotiations between Tehran and the P5+1 group of countries, namely Russia, China, the US, the UK, France and Germany, to reach a comprehensive agreement on Tehran’s nuclear program as a deadline slated for July 1 draws closer.

Before attending talks in Lausanne, Salehi held two rounds of negotiations with US Energy Secretary Ernest Moniz in Geneva and Montreux.

The former Iranian foreign minister was added to the team of negotiators in recent talks in order to discuss the technical issues between the two sides and help settle them.



La segunda nota es de hoy. Acá va:

Título: Iran nuclear talks at very critical last stage: Araqchi

Texto: Ongoing negotiations between Iran and major world powers on Tehran’s nuclear program have reached the last stage ahead of the self-imposed deadline of March 31 , a senior Iranian negotiator tells Press TV.

Abbas Araqchi, Iran’s deputy foreign minister for legal and international affairs, also said late Sunday the talks between Iran and the P5+1 group of countries are "in a very critical situation."

“We are in the last stage of negotiations, we are in a very critical situation... and the mood is changing after each meeting,” Araqchi stated.

The senior Iranian diplomat denied reports that a tentative agreement has been reached between the two sides, saying good progresses has been made during the new round of talks that kicked off Thursday in the Swiss city of Lausanne.

“There are many items on the table. For many of them we have already found solutions. We are trying to close the list and find solutions on each and every item,” he said, adding, “Getting to an accord is doable. Solutions have been found for numerous questions. We are still working on two or three issues.”

Responding to a question by Press TV on whether the issues are political or technical, Araqchi said, “Everything is political; of course we have technical issues,” which he said could “lead to political decisions.”

He also said Iranian Foreign Minister Mohammad Javad Zarif and his counterparts from the P5+1 group - the United States, Russia, China, Britain, France and Germany - are expected to hold a plenary meeting on Monday to discuss the final issues before the March 31 deadline.

Zarif and his British counterpart Philip Hammond, whose late arrival in Lausanne delayed the much anticipated ministerial meeting, are holding a bilateral meeting late Sunday.

Iranian Foreign Minister Mohammad Javad Zarif (R) shakes hands with British Foreign Secretary Philip Hammond in Lausanne, Switzerland, on March 29, 2015.
Hammond said upon his arrival in Lausanne that the nuclear deal with Iran “can be done,” expressing hope the two sides could have success “over the coming hours.”

Zarif held other talks with Chinese and German foreign ministers Sunday and was also due to meet Russian Foreign Minister Sergey Lavrov later in the day.


The final stage of the talks in Lausanne are expected to continue until at least Tuesday, when the P5+1 foreign ministers are expected to reach common understanding to pave the way for a broader and comprehensive deal between Iran and the P5+1 before July 1.




Actualización (30 de Marzo): mañana vence el plazo para llegar a un acuerdo marco. Se acaban de tensar las negociaciones. Leemos esta mañana en el diario español El País:


Título: La negociación nuclear con Irán topa con escollos en su recta final

Subtítulo: Teherán se opone a mandar al extranjero buena parte de sus reservas de uranio

Texto: Las negociaciones entre seis potencias mundiales e Irán se toparon la noche del domingo con un escollo inesperado cuando se acerca el plazo, la medianoche del martes, para alcanzar un acuerdo preliminar sobre el programa nuclear de Teherán. La delegación iraní en las negociaciones en Suiza anunció que rechaza enviar al extranjero gran parte de sus reservas de uranio enriquecido.

Es un detalle que había respaldado en el pasado -Rusia parecía el destino más probable- y que la mañana del domingo diplomáticos occidentales daban por seguro que formaría parte de un acuerdo preliminar que parecía cercano. El pacto final debe llegar antes del 30 de junio.

Pese al cambio de criterio, la delegación iraní dijo que el acuerdo sigue siendo posible. Y fuentes occidentales citadas por el diario The New York Times señalaron que hay otros modos de gestionar las reservas de uranio que seguirían permitiendo alcanzar un pacto con Teherán. Una opción sería mezclar el uranio con materiales más diluidos para que así sea mucho más difícil emplearlo, como se pretendía al mandar las reservas al extranjero.

Sin embargo, la posibilidad de que se tolere a Irán que la totalidad de sus reservas de uranio sigan en su país puede afianzar el parecer de los críticos con las negociaciones de que Teherán no hace suficientes concesiones.

Varios países árabes e Israel recelan del compromiso iraní de frenar sus ambiciones nucleares y temen que un acuerdo suponga un espaldarazo al régimen de los ayatolás que altere el tablero geopolítico en Oriente Próximo. “Este acuerdo confirma todos nuestros miedos e incluso más”, dijo este domingo el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

El cambio de criterio lo anunció a la prensa el viceministro de Exteriores de Irán, Abbas Araqchi, presente en las negociaciones en Lausana. "La exportación de reservas de uranio enriquecido no está en nuestro programa", dijo el diplomático, informa la agencia France Presse. "No hay ninguna cuestión de mandar las reservas al extranjero".

Pero Araqchi negó que eso pueda dilapidar un posible acuerdo. Dijo que un pacto es "realizable" pero que hay "dos o tres" asuntos que aún deben resolverse. "Somos optimistas, las posibilidades de llegar a un acuerdo están allí. Pero esto requiere que el otro lado tome las decisiones necesarias y demuestre su voluntad política", señaló.

Entre los escollos a cerrar están el grado de supervisión de las instalaciones nucleares, el calendario de levantamiento de las sanciones o permitir a Irán mantener proyectos de investigación nucleares y otros con fines médicos.

Irán —que ha negado estar desarrollando una bomba nuclear— estaría dispuesto, según la agencia Reuters, a reducir a menos de 6.000 el número de centrifugadoras (inicialmente pedía dejarlas en 10.000). Las seis potencias (Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia, China y Alemania) quieren que durante al menos diez años la capacidad nuclear iraní esté a un año de distancia de adquirir el material para producir una bomba. A cambio, levantarían las sanciones que estrangulan a Irán y lo aíslan internacionalmente.

En un reflejo de que las negociaciones se prevén intensas, los ministros de Exteriores de EE UU, Francia y Alemania cancelaron sus planes de volver el domingo a sus países para permanecer en Suiza en la fase final de las conversaciones.


Durante todo el día, los nervios, las expectativas, las filtraciones y los desmentidos sobre las posibilidades de alcanzar un acuerdo inminente dominaron las negociaciones. Los mensajes que mandaron los diplomáticos eran una combinación de optimismo y cautela: el acuerdo preliminar parece cerca, pero faltan por cerrar detalles importantes y el entendimiento puede descarrilar en cualquier momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada