miércoles, 2 de noviembre de 2016

Elecciones en EEUU: la rebelión del “estado profundo”


Las elecciones en el Imperio están más apasionantes que la serie “Juego de tronos”. Los diarios dicen hoy que la avanzada de Trump en la recta final (falta menos de una semana) ha alcanzado su “momentum” y que ya no parece tan lejano su triunfo. Encima, ahora dicen que Putin no sería el responsable de filtrar los mails de Hillary sino agentes patrióticos del propio “estado profundo” de la administración estadounidense. Lo que sigue lo encontramos en el sitio web español El Robot Pescador:


Título: Una increíble rebelión en el “estado profundo” de EEUU, a punto de acabar con Hillary Clinton

Texto: Lo que parecía imposible, parece estar sucediendo de forma sorprendente en los últimos días: una rebelión interna entre las bases de diversas agencias norteamericanas, están a punto de acabar con la carrera de Hillary Clinton y golpear duramente al establishment estadounidense.

Algo que alguna gente está calificando como “una Segunda Revolución Americana”.

A continuación reproducimos un interesante artículo de Andrew Korybko en la web de Katehon, el Thing Tank dirigido por el “filósofo de Putin”, Alexander Dugin.

Lo que expone este artículo, es algo compartido por otras voces dentro de EEUU, en referencia a lo que podría calificarse como una especie de “Revolución Blanda” contra el establishment político dominante, y cuya más reciente expresión pública, ha sido la sorprendente investigación anunciada por el FBI sobre los emails de Hillary Clinton; una revelación que podría ser, de hecho, su final político y dar la victoria a Donald Trump.


El escándalo que sacudió Norteamérica

Cada estadounidense está sorprendido de que el director del FBI, James Comey, revelara al Congreso la semana pasada que su departamento ha reabierto su investigación sobre el escándalo de correo electrónico de Hillary Clinton. Los demócratas y su gente están enfurecidos por lo que dicen es una “interferencia política” tan cercana al día de las elecciones, mientras que los republicanos no pueden creer que el mismo hombre que se negó a presentar cargos contra la ex Secretario de Estado el verano pasado esté ahora haciendo lo correcto después de haberse vendido vergonzosamente al establishment. Las reclamaciones de los demócratas sobre “la interferencia política” son totalmente infundadas, ya que el pueblo estadounidense tiene derecho a saber si el comportamiento ilegal de uno de los principales candidatos presidenciales sigue siendo examinado por las autoridades a la luz de la nueva información. De hecho, Comey no habría hecho un movimiento tan dramático si su equipo no hubiera descubierto una verdadera bomba durante su investigación sobre las perversiones sexuales de Huma Abedin y sus sospechas de posesión de pornografía infantil.

Por lo menos, Huma es culpable de perjurio por mentir bajo juramento y decir que entregó todos los dispositivos relacionados con el trabajo con los que podrían haber sido manejados cualquiera de los correos potencialmente clasificados de Hillary. Este descubrimiento plantea preguntas obvias sobre la integridad de la mujer a la que Hillary probablemente haría su Jefe de Estado Mayor si gana las elecciones, y muestra de forma preocupante a millones de estadounidenses que Clinton no tiene la capacidad de hacer llamadas al buen juicio. Esto agrava aún más todas las pruebas existentes de que es corrupta y podría proverbialmente ser la gota que desborde el vaso y convenza a los votantes de que ella definitivamente no es digna de su voto. La corrupción de los Clinton es legendaria y ya ha sido ampliamente explorada por Peter Schweizer y muchos otros afiliados a la plataforma de noticias alternativa-conservadora Breitbart, por lo que no es necesario que el presente artículo hable de ello en profundidad, aunque vale la pena tener en cuenta esto todo el tiempo.


El “Estado Profundo”

Más bien, este texto tiene como objetivo analizar qué motivó a Comey a hacer lo que hizo, así como aplicar de manera relacionada el marco interpretativo del autor del “estado profundo”, extrapolando el estado de rebelión en el FBI y la importancia que esto tiene para el establishment. Para comenzar, el “estado profundo” no es una especie de concepto “conspiratorio” como los críticos reaccionarios podrían alegar, sino que es otra forma de hablar de las burocracias militares, de inteligencia y diplomáticas de un país determinado. El autor trató ampliamente la relación que ambos candidatos presidenciales tienen con este brazo fundamental del establishment en el artículo de mediados de verano sobre “National Leadership Styles And The ‘Deep State’: Trump And Hillary”, en el cual se postuló que Hillary tiene un apoyo favorable de alto nivel dentro del Departamento de Estado y del FBI (debido a su mandato como Secretario de Estado y a la estrecha relación de Obama con la Fiscal General Loretta Lynch, respectivamente), mientras que Trump tiene simpatizantes pragmáticos en la CIA y en el Pentágono (como el ex jefe de la Agencia de Inteligencia de Defensa Michael Flynn) que entienden correctamente qué tren tan peligroso sería para el resto del mundo la política exterior de Hillary Clinton.

Esta observación necesita ser ajustada para explicar la reapertura del caso de Hillary por parte de Comey y la notificación al Congreso de que la investigación está una vez más en curso. Como se escribió anteriormente, él no habría hecho esto si hubiera alguna manera concebible de evitarlo, lo que fortalece el hecho de que cualquiera que sea la prueba que fue recuperada, es digna de este movimiento sin precedentes. Han circulado informaciones en la prensa de que la moral está en el punto más bajo de todos los tiempos entre los empleados del FBI, que sienten con fuerza que su director perjudicó permanentemente la reputación del departamento y socavó la confianza del público en general en esta rama del “estado profundo”. Muchos agentes incluso han presentado cartas de renuncia en protesta por lo que están convencidos es la corrupción incurable dentro de la institución, y The New York Post incluso encabezó un artículo a principios de octubre proclamando que “los agentes del FBI están listos para rebelarse sobre la cómoda investigación a Clinton”.

Ninguno de estos factores por sí mismos habría sido suficiente para hacer que Comey cambiara de opinión y aclarara lo que en este punto parece indiscutiblemente haber sido su propia interferencia política en las elecciones al negarse a acusar a Hillary, pero ciertamente contribuyeron a tensar el ambiente dentro de la organización en la víspera de que los agentes encontraran por primera vez los correos electrónicos de Clinton en Huma y en la computadora de su marido, Anthony Weiner.


Revuelta desde abajo

En este punto es necesario hacer una distinción entre los asociados de base del FBI y otras organizaciones de “estado profundo” y de las élites institucionales que gobiernan a esta clase. Es imposible saber sin asomo de duda cómo se dedican todos y cada uno de los empleados del “estado profundo” a mantener el establishment, pero se puede suponer que al igual que en cualquier jerarquía, el fondo de la pirámide no siempre apoyar felizmente al pináculo del poder. En este caso, agentes regulares del FBI realmente parecen estar revolviéndose contra el liderazgo de Comey tan fuertemente como legalmente pueden dentro de sus límites profesionales, sabiendo muy bien que es casi imposible (y con certeza suicida) intentar un “golpe” estereotípico contra él, pero siendo lo suficientemente conscientes de su importancia para lo que entienden sería un golpe al reglamento presidencial si continuamente vierten sus frustraciones a la prensa y hacen todo lo posible para que se sienta como un proscrito marginado. La simple realidad es que la reputación del FBI ya está arruinada a los ojos del público estadounidense, que ahora ve a la inteligencia doméstica y al cuerpo de aplicación de la ley como una extensión paramilitar del Partido Demócrata. El único rayo de esperanza que sus empleados tienen para corregir esta percepción es mostrar al país que se oponen a su director convirtiéndolos en hackers partidarios involuntarios.

Los empleados del FBI unen al departamento el sentido del deber en la protección de su patria de las amenazas domésticas, y hacen su parte para limpiar el crimen desenfrenado que se ha apoderado de la nación, para no comportarse como el aparato corrupto de un partido político u otro. La traición de Comey este verano al negarse a acusar a Hillary Clinton a pesar de la abrumadora evidencia de que ella (y más tarde, también el propio presidente Obama), había infringido la ley, golpeó a la organización con tanta fuerza porque voló por los aires todo principio no partidista en el que la mayoría de los empleados realmente cree y para cuya protección se unieron al departamento, así que cuando los agentes descubrieron fortuitamente nuevas pruebas relacionadas con el caso mientras estaban investigando el escándalo sexual de Weiner, no hubo manera de que se sentaran sobre él sin decir nada. Uno sólo puede especular sobre el tipo de conversaciones e intrigas que se sucedieron en la sede del FBI en las semanas desde que los correos electrónicos de Hilary fueron descubiertos en la computadora de Huma y Weiner, pero es muy probable que se desarrollara un suspense de “Juego de Tronos” en el que los empleados patriotas de base se enfrentaron a sus líderes en el bolsillo del establishment, y exigieron que el caso de Clinton se reabriera y que el anuncio se hiciera público para que todos sus compatriotas estadounidenses pudieran saberlo, o de lo contrario lo filtrarían a la prensa ellos mismos.


El camino de no retorno

Comey ya vendió al FBI al negarse a acusar a Clinton en primer lugar, por lo que realmente no se puede argumentar que de repente diera media vuelta para salvar la reputación institucional del departamento, aunque tampoco puede ser completamente descartado. Por el contrario, es mucho más lógico que Comey esté interesado en primer lugar en su propio bienestar personal, no comprando los informes de los medios principales controlados por los demócratas, de que Hillary está muy por delante de Trump y planea vencerlo por abrumadora mayoría, y en su lugar cubrir sus apuestas contra lo que haría si un futuro gobierno Trump decidiera investigarlo por impropiedad política después de la investidura. De hecho, el autor predijo que Trump emprendería acciones legales contra las fundaciones de Clinton y Soros si es elegido presidente, por lo que es natural que ampliara este proceso para incluir a sus colaboradores del “estado profundo”, si realmente hablaba en serio con lo de “limpiarlos/purgarlos” del poder. La única manera en la que Comey podía intentar salvarse en semejante situación era hacer el movimiento que hizo anunciando sin precedentes que el FBI había reabierto su investigación sobre uno de los dos candidatos presidenciales principales del país, un poco más de una semana antes de las elecciones. Comey realmente debe creer que hay una clara posibilidad de que Trump gane y lleve a cabo su promesa de “drenar el pantano” de la corrupción de Washington, de lo contrario no habría lanzado todo el proceso político al caos, como acaba de hacerlo.

Al ir al Congreso y contradecir la voluntad del Departamento de Justicia y del Presidente Obama, Comey señala al pueblo estadounidense tan fuertemente como puede que algo está muy, muy mal, y está también poniendo en marcha pública e irreversiblemente un proceso de investigación que podría sobrevivirlo en el caso de que caiga víctima de un “misterioso suicidio”, al igual que los montones de individuos que se han atrevido a cruzarse con los Clinton. Comey probablemente hizo todo esto por una motivación egoísta de cuidar de sus propios intereses personales y profesionales, pero independientemente de por qué llevó a cabo la acción, el resultado es que esto ha ayudado a reparar algunos de los daños anteriores que provocó a la moral de la organización y a su reputación entre la gente. Los empleados ordinarios de esta institución del “estado profundo”, sin importar lo ofendidos que estén por la cobardía de Comey este verano, ahora están llenos del objetivo de examinar los cientos de miles de correos electrónicos en la computadora de Huma y Weiner, y extraer las pruebas que ellos saben que están allí para revertir la injusticia de la que su Director es responsable. En cuanto a la ciudadanía con algún sentido común en sus cráneos, ahora debe darse cuenta de que la “profunda” revuelta de estado que tuvo lugar entre los agentes del FBI es lo suficientemente grave como para haber forzado al Director a iniciar dramáticamente una acción correctiva menos de dos semanas antes de las elecciones.


Poniéndose a la defensiva

La reapertura a finales de octubre del caso del correo electrónico de Clinton y la notificación pública que recibió el Congreso al respecto, son indicativos de una media vuelta completa por parte del Director del FBI James Comey, que sólo pudo haber ocurrido debido a una revuelta en el “estado profundo” de los agentes de la tropa dentro del FBI, que fueron animados a la acción después de encontrar fortuitamente nuevas pruebas en la computadora de Huma y Weiner. No había manera de que Comey pudiera seguir cubriendo a Clinton, y es muy probable que los empleados patriotas amenazaran con publicar las investigaciones del FBI si no se tomaba un movimiento de principios en la dirección correcta y se informaba al país acerca de lo que estaba sucediendo (independientemente de que esto fuera motivado más por sus propios intereses que por su deber cívico). Este primer episodio de un representante de alto nivel del “estado profundo” que “deserta” del establishment es significativo porque demuestra que el “estado profundo” estadounidense no está sólidamente detrás de Hillary Clinton como algunos han asumido, y que incluso dentro de las instituciones que están asociadas a ella, hay una rebelión creciente entre los empleados regulares contra sus superiores políticamente cooptados.

Esto es especialmente significativo ya que Estados Unidos se acerca a las elecciones presidenciales más históricas de su historia. Nunca antes un completo extraño como Donald Trump estuvo tan cerca de la presidencia y ha estado en condiciones de limpiar los elementos corruptos del “estado profundo” del estableciment de nuestros días. Por el contrario, esta es la primera vez que la élite del Partido Demócrata y del Partido Republicano se han unido detrás de una sola candidata (Hillary Clinton) y han disipado el mito perdurable del sistema político estadounidense caracterizado por una “elección libre y justa” entre dos candidatos diferentes. En verdad, Trump y Hillary no podían ser más diferentes entre sí en casi todos los sentidos, pero es un hecho que ambas partes se han unido para luchar contra el forastero y proteger sus propios arraigados intereses, y que la democracia nortemericana se ha revelado como el aparejo institucional fraudulento que sus críticos siempre han alegado que es. Como una prueba más de esto, el establishment y su “estado profundo”, y sus asociados públicos “afines” de los medios principales y de la “Academia” han llevado a cabo una guerra psicológica incomparable contra su propio pueblo norteamericano, desplegando incluso la tecnología de la Guerra Híbrida, teniendo al grupo extremista del “Black Lives Matter” de Soros instigando el divide y vencerás de los disturbios raciales en todo el país.


Los “salvadores” del “Estado profundo”

La razón por la que llegan a tales extremos con sus esfuerzos es porque necesitan convencer a los estadounidenses de no votar por Donald Trump el 8 de noviembre, ya que las elecciones son en última instancia eso – una elección – y el candidato con más votos gana. Por más arreglado y manipulado como está el sistema, todavía se reduce a una simple encuesta entre dos favoritos, una que sólo puede ser directamente interferida a través de actividades fraudulentas como la votación de los muertos y la manipulación pura de las papeletas electrónicas. La última opción es especialmente amenazante debido al impacto decisivo y a gran escala que podría tener el llevar esta elección a la par a favor de Hillary Clinton, y tan incómodo como sea reconocerlo, no hay absolutamente nada que el estadounidense medio pueda hacer si un plan de este tipo ya está previsto que tenga lugar. Las únicas personas que pueden detener, exponer y lidiar con este complot son las que trabajan con el “estado profundo”, en particular los elementos del FBI y de la NSA, que pueden encontrar pruebas de que esto ocurre y estar inspirados para filtrarlo a la prensa y/o obligar a sus superiores a tomar medidas.

Hasta el sorprendente anuncio de Comey, no había forma de medir cuán dividido y amotinado estaba el FBI, así como la idea de que agentes patriotas en el departamento o en cualquier otra institución del “estado profundo” escapara o actuara sobre la evidencia de un fraude en el voto electrónico pro- Clinton, sonaba a muchos como ‘buenos deseos’. De hecho, el único escenario relacionado que los medios de comunicación principales estaban dispuestos a aceptar fue el extravagante de los “hackers rusos” amañando las elecciones para Trump, una reclamación de operación psicológica que insultó tanto la inteligencia del estadounidense medio, que incluso la CNN y Time sintieron la necesidad de retroceder y refutar públicamente. Ahora, sin embargo, hay esperanza de que los patriotas del FBI, la NSA y otros, no acepten los resultados electorales si encuentran evidencia de que Hillary ‘ganó’ por fraude. Tales “salvadores” del estado profundo podrían unirse a sus colegas y presionar a sus jefes para que actúen como lo hizo el FBI con Comey durante el mes pasado, o incluso “rebelarse” filtrando el ‘arma humeante’ a los medios y viendo cómo se desata todo el infierno mientras los estadounidenses ponen en marcha su propia “Revolución del Color” contra el establishment.


¿La ‘Segunda Revolución Americana’?

La élite gobernante del “estado profundo” está asustada como nunca antes porque ya no tiene la misma cantidad de confianza en el poder que asumían ejercer sobre sus subordinados. La revuelta del FBI de octubre de 2016 fue un choque aún mayor para ellos que para el estadounidense medio, porque significa que cualquier plan de fraude en las elecciones a favor de Hillary podría ser opuesto y expuesto por los mismos sombríos aparatos que se suponía lo llevan a cabo y lo barren debajo de la alfombra. Los patriotas del FBI enviaron una fuerte señal a sus homólogos del “estado profundo” en otras instituciones cuando lograron presionar a Comey para que notificara públicamente al Congreso sobre la reapertura del caso de correo electrónico de Clinton, ya que sus compañeros ahora saben que existe una verdadera rebelión en el “estado profundo” y que tienen más apoyo de lo que podrían haber pensado. Este mensaje inconfundible está diseñado para alentar a otros patriotas a levantarse dentro de sus propias filas y oponerse al fraude electoral electrónico que Hillary y sus partidarios en la élite de “estado profundo” están tramando.

Si uno piensa en ello, lo que ocurrió en la última semana de octubre es lo más cercano que los Estados Unidos han llegado de una “Segunda Revolución Americana” y es la prueba de que en realidad hay elementos “amistosos” y patrióticos en el “estado profundo” que están dispuestos a estar con la gente en oponerse a las maquinaciones corruptas de sus superiores de la élite gobernantes del establishment. Los estadounidenses no pueden dejar de tomar nota de que algo totalmente inusual sucede y de que no todo está bien en los pasillos del poder. Nunca antes una rama del “estado profundo” se rebeló tan abiertamente contra el gobierno, y el ciudadano medio se está despertando a la espantosa perspectiva de que su propio “estado profundo” podría estar tan dividido y al borde de la guerra consigo mismo como lo están los de las ‘dictaduras antidemocráticas’ (o las de los que los medios principales convertidos en armas hacen que lo sean) que los Estados Unidos desestabilizan y tratan de derrocar rutinariamente. Los paralelos son notables y la sensación de temor que infunden no se le pierde a muchos.

Si la próxima votación no se lleva a cabo de la manera “libre y justa” que los estadounidenses esperan que sea, los “salvadores” del estado profundo intentarán llevar a cabo pacíficamente su Segunda Revolución Americana entre bastidores para tratar con esta crisis, pero frente a una insuperable resistencia institucional por parte de sus superiores elegidos por Clinton, podrían optar por la “opción nuclear” y vaciar toda la evidencia que tienen sobre esta trama a los medios de comunicación y así inducir al pueblo nortemericano a tomar la “Segunda Revolución Americana” de las sombras a las calles. Esto podría resultar en una previsible escalada de violencia y una agitación de largo alcance que ponga en marcha una reacción en cadena que es totalmente imposible de predecir con precisión. La “Segunda Revolución Americana” podía ser llevada a cabo pacíficamente en las urnas y entre bastidores por los “salvadores” del estado profundo facilitándola, o bien en las calles con un alboroto impredecible. Sin embargo, es una certeza que la Segunda Revolución Americana se desarrollará de una manera u otra, y es sólo cuestión de saber cuál de los dos será en última instancia victoriosa, si lo será la fórmula de Trump del pueblo que conquista el establishment, o la de Hillary del establishment conquistando al pueblo.



Lo que afirma Korybko en su artículo en Katehon, viene acompañado de muchas otras informaciones que están apareciendo estas últimas horas y que indicarían también, que se ha producido una rebelión en diversas facciones del “Estado Profundo” norteamericano.


CONFIRMADO: FUERON OPERATIVOS DE INTELIGENCIA DE EEUU LOS QUE FILTRARON LOS EMAILS Y NO RUSIA

Cada vez parece más claro que el hackeo de los emails de Podesta, que llevó a Wikileaks a lanzar decenas de miles de correos electrónicos de la campaña de Clinton, así como otros ataques dirigidos al Partido Demócrata, fueron el trabajo de agentes de inteligencia estadounidenses intentando salvar a Estados Unidos de una presidencia de Clinton.

La campaña de Clinton ha insinuado repetidamente que los agentes rusos eran responsables de la liberación de los correos electrónicos, pero la realidad parece ser muy diferente.

Fuentes anónimas confirman que agentes del gobierno y de las agencias de inteligencia trabajaron en tándem para proporcionar a la organización de Julian Assange los correos electrónicos de Podesta.

Esto es respaldado por el ex embajador británico Craig Murray, a quien le dijeron los miembros de la seguridad que la fuga de correo electrónico “proviene de los círculos oficiales en Washington DC”.

William Binney, informante de la NSA y ex jefe técnico de la NSA, también dijo a la web Infowars en agosto que las filtraciones de correo electrónico que han afectado negativamente al Partido Demócrata fueron llevadas a cabo por individuos dentro de la comunidad de inteligencia estadounidense que estaban enojados con Hillary, y querían vengarse.

“Hillary tiene un problema con la NSA porque comprometió el material Gamma”, dijo Binney. “Ese es el material más sensible de la NSA”.

Asimismo Steve Pieczenik, también afirmó que elementos dentro del gobierno de Estados Unidos, incluyendo al FBI y la CIA, han “iniciado un contragolpe a través de Julian Assange y Wikileaks para impedir que Hillary Clinton se convierta en la presidenta de Estados Unidos”.

Pieczenik fue Subsecretario de Estado bajo Henry Kissinger, Cyrus Vance y James Baker. Su experiencia incluye la política exterior, la gestión de crisis internacional y la guerra psicológica. Sirvió a las administraciones presidenciales de Gerald Ford, Jimmy Carter, Ronald Reagan y George H.W. Bush en calidad de sub secretario adjunto.

Pieczenik afirmó que Assange había liberado “los correos electrónicos que le dimos para minar las posibilidades de Hillary Clinton”.

Pieczenik dice que para detener lo que califica como “golpe de estado de los Clinton para cooptar la Casa Blanca, el Poder Judicial, la CIA y el FBI, gente de la comunidad de inteligencia y otros grupos de personas involucradas, se han reunido informalmente y han iniciado un contragolpe a través de Julian Assange y WikiLeaks”.

A mucha gente, esto le puede parecer una “noticia maravillosa”…

Pero también debería poner en estado de alerta a más de uno: un personaje oscurísimo como este tal Pieczenik, que estuvo bajo las órdenes de gente como Kissinger, ha trabajado o colaborado en el intento de derribo de Hillary Clinton.

Es decir, no estamos en un enfrentamiento entre “buenos y malos”, como algunos quieren ver obstinadamente, sino entre bandos diferentes de psicópatas y criminales con intereses contrapuestos, que luchan por el poder.

La conclusión que podemos extraer, es que efectivamente, ha habido la rebelión que se denuncia en estos artículos.

De hecho, si no ha habido una auténtica rebelión contra Clinton, ¿cómo se explica que a falta de una semana, el FBI realice una maniobra tan sorprendente para descarrilar de forma tan descarada su candidatura?

Todo parece indicar que estamos ante una auténtica rebelión encubierta dentro de EEUU y que Donald Trump, ahora tiene muchos números de convertirse en Presidente de EEUU.
De momento, eso implicaría salvar al mundo, (muy posiblemente), del inicio de una Tercera Guerra Mundial con Rusia…aunque probablemente implicaría iniciar la (tan ansiada por algunos) guerra contra Irán durante el mandato Trump, si todo sigue a los parámetros previsibles en estos momentos, aparte de la cantidad innumerable de líos en los que un enfermo mental como Trump puede meter al mundo.

Nos libramos de una psicópata para caer en manos de un demente.

De todas formas, aún debemos esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos…todo está en movimiento y los puñales deben estar volando en todas las direcciones en estos momentos…


Fuente:

http://katehon.com/es/article/hillary-y-el-fbi-las-revueltas-del-estado-profundo
confirmed-us-intel-operatives-leaked-clinton-campaign-emails-not-russia/

a-clinton-obama-coup-and-counter-coup-by-intelligence-law-enforcement/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada