jueves, 24 de noviembre de 2016

El Salvador: cárcel o cementerio


¿Qué es un estado fallido? ¿Cómo colapsa una sociedad? ¿Cuándo nos damos cuenta que las instituciones del Estado han sido sobrepasadas por otra dinámica, por otros mecanismos en las relaciones ciudadanas?  Las dos notas que siguen son de Russia Today y hablan de El Salvador, la capital mundial del homicidio.


Título: Un "ejército de moscas" tiene de rodillas a El Salvador y ya controla más del 90% de su territorio 

Subtítulo: Un estudio realizado por el Banco Central de Reserva salvadoreño revela que la violencia de las pandillas le cuesta al país más de 4.000 millones de dólares al año.

Texto: Las pandillas de El Salvador han convertido a esa nación latinoamericana en la capital mundial del homicidio y el costo estimado de la violencia en la economía salvadoreña asciende al 16% del PIB, afirma una investigación realizada por el diario local 'El Faro' en colaboración con 'The New York Times'.

En El Salvador, la actual tasa de homicidios es de 103 asesinatos por cada 100.000 habitantes. Con una población de apenas de 6,5 millones de habitantes, más de 60.000 salvadoreños están enrolados en las dos pandillas más importantes: Mara Salvatrucha (MS-13) y Barrio 18.

Además, las pandillas se han apoderado de 247 de los 262 municipios del país, lo que supone casi un 94% del territorio nacional. Extorsionan a siete de cada diez comerciantes. Desplazan a comunidades enteras de sus hogares y empujan a miles de salvadoreños a abandonar su país en busca de paz y mejores oportunidades. La violencia de las pandillas le cuesta al país más de 4.000 millones de dólares al año, según un estudio del Banco Central de Reserva salvadoreño publicado a principios de este año.


Las pandillas salvadoreñas, mafias de pobres

Sin embargo, la MS-13 y Barrio 18 no son carteles internacionales sofisticados. Ni siquiera pertenecen a la misma liga financiera que los multimillonarios carteles mexicanos o las mafias japonesas o italianas con las que el Departamento del Tesoro de EE.UU. las equipara. Si son mafias, las pandillas salvadoreñas son mafias de pobres. "El Salvador ha sido puesto de rodillas por un ejército de moscas", señala la investigación periodística.

Los ingresos anuales de la Mara Salvatrucha parecen rondar los 31,2 millones de dólares. Podría parecer mucho dinero, pero si se divide por partes iguales entre sus 40.000 miembros que se estima tiene la MS-13, cada pandillero recibiría 15 dólares a la semana y alrededor de 64 dólares al mes. Eso es la mitad del salario mínimo de un jornalero del campo.

La economía de las pandillas salvadoreñas es de subsistencia delictiva y muchos de sus líderes apenas logran sobrevivir. A diferencia de otros grupos considerados 'mafias de crimen organizado a nivel global', las pandillas de ese país latinoamericano no se mantienen del tráfico internacional de cocaína, armas ni personas. Aunque incursionan en el tráfico de drogas, en la venta de armas y en la prostitución, se dedican principalmente a un solo delito que cometen una y otra vez: la extorsión.


"Es una cuestión de supervivencia, no tienes opción"

Dentro de El Salvador, mantienen las riendas del poder en gran medida debido a una exigencia aterradora que se repite o está implícita a diario en todo el país: paga o muere. Siendo el sector del transporte el más afectado. En los últimos cinco años los pandilleros han asesinado a 692 trabajadores del transporte de pasajeros. "Es una cuestión de supervivencia, cuando te dicen que te van a matar, no tienes opción", comentó Genaro Ramírez, un exdiputado y propietario de una importante flota de buses, quien ha pagado más de 500.000 dólares a las pandillas en toda su vida de empresario.

Las denuncias por extorsiones han superado las 7.500 en los últimos dos años. Los pandilleros cobran cuotas a empresarios y también a pequeños emprendedores, a cambio de 'protección' y de no atentar contra ellos o sus familiares. También para delimitar áreas 'libres de robos', si es que las víctimas del chantaje 'colaboran' y ceden ante sus coacciones.

Los dueños de pequeños comercios se llevan la peor parte. Muchos de ellos residen en los mismos barrios humildes y marginales que los integrantes de las maras. Deben cruzarse con ellos a diario. Muchos ni se animan a denunciar, por miedo, lo que torna aún más sombrío el problema.

Atrapados en su propia espiral de violencia y de miseria económica, las únicas opciones para los pandilleros en El Salvador parecen ser las que ellos mismos grafitean desde hace años en las paredes de todo el país: 'Cárcel o cementerio', finaliza el reporte.


***


Título: Vivir y morir entre maras: Cómo las pandillas dominan a la sociedad en El Salvador

Subtítulo: En el país centroamericano, muchos jóvenes se desarrollan bajo condiciones sociales adversas y un gran porcentaje de ellos termina en las manos de la delincuencia.

Texto: A veces no tienen más opciones. Nacer y encontrar un entorno hostil que tarde o temprano, les afecta y hace pensar que no hay otras maneras de hacer las cosas. Tienen una especie de 'marca' de nacimiento, que irremediablemente, tendrá impacto en su futuro.

Es la realidad de muchos jóvenes en El Salvador, un país conocido por un fenómeno social que cada vez más se apodera de muchas vidas inocentes, tanto por su efecto destructivo como por sus consecuencias en cuanto a la inseguridad: las maras. En ocasiones, estas son las que dictan las reglas en los sectores populares y toman el control de todo, hasta de la vida de sus habitantes. 

'El Comercio' de Perú, indagó acerca de la realidad de permanecer cerca de este problema social, que no solo afecta a El Salvador, sino que se ha trasladado, con sus códigos, significado y delitos, a otros países vecinos.

En específico, el gran problema de las maras es su despliegue hacia grandes y consolidadas zonas populares, tomando el control de su territorio, de sus habitantes e implantando sus reglas.

Barrios azotados por la pobreza, la falta de servicios básicos y pocas posibilidades laborales, son una especie de 'caldo de cultivo' para la proliferación e influencia de estos grupos delictivos. En muchos casos, sus actividades criminales son el sustento de muchas familias.


Marcados para el delito

En El Salvador, un país con un poco más de 6 millones de habitantes, con severos números de una pobreza crónica y altos índices de delincuencia, los niños tienen muchas posibilidades de llegar a convertirse en pandilleros de las maras.

Aunque se piense que este planteamiento es exagerado, los hechos hablan por sí solos. Según el trabajo de 'El Comercio', existen cerca de 60.000 miembros activos de las bandas de pandilleros en El Salvador, repartidos entre las dos agrupaciones principales y por ende, las maras más violentas: MS13 y Barrio 18.

Para estos grupos es importante 'reclutar' a potenciales pandilleros desde pequeños. A los 10 años los menores son captados por los maleantes para trabajar como 'postes', es decir, centinelas en las entradas de los barrios para alertar sobre la presencia de intrusos en la zona. A los 15 son tomados en cuenta para la 'iniciación' y allí eligen un camino que para algunos, es de no retorno.

"Es la vida que verán cuando crezcan", indica a 'El Comercio' Jorge García, doctor de un hospital público de San Salvador, adonde acuden muchas personas relacionadas con las maras, tanto víctimas como los propios victimarios.

De hecho, para algunos la expectativa de vida de un joven que vive en el entorno de influencia de uno de estos grupos no sobrepasa los 18 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada