sábado, 11 de julio de 2015

¿Traición?


Las noticias de Atenas no son reconfortantes, digámoslo de una vez. La traición se siente en el aire. ¿Será así, verdaderamente? Es temprano para asegurarlo. Por lo pronto, mejor informar lo que se sabe. Acá van tres noticias. La primera es de RT, las restantes del diario El País:


Título: El Parlamento griego aprueba las propuestas de Tsipras a la UE

Texto: El Parlamento griego ha aprobado el nuevo plan de reformas presentado por el primer ministro del país, Alexis Tsipras, al Eurogrupo. Según el recuento oficial, 251 diputados votaron a favor de las propuestas, 32 lo hicieron en contra y ocho parlamentarios se abstuvieron.

 Los griegos protestan contra el plan de Tsipras enviado a los acreedores
El plan consiste, en parte, en aplicar grandes recortes, reformar el sistema de las pensiones y finalmente poner fin a la jubilación anticipada en el país, así como aumentar los impuestos a cambio de un plan de rescate de tres años y el "ajuste de la deuda".

Se considera también la supresión de una serie de privilegios para los agricultores y el aumento del impuesto corporativo del 26% al 28%. Las propuestas también incluyen el aumento de la edad de jubilación a los 67 años para el año 2022, así como la reducción del gasto militar en 100 millones de euros en el 2015 y en 200 millones de euros en el 2016. El documento también contempla la privatización de los aeropuertos regionales y puertos marítimos.

Las propuestas griegas enviadas al Mecanismo Europeo de Estabilidad prevén la financiación de la deuda del país por tres años, a partir del 1 de julio de 2015 hasta el 30 de junio de 2018, por valor de 53.500 millones de euros.

La agencia AFP informa, citando a sus fuentes, que los acreedores internacionales de Grecia, a su vez, revisaron las propuestas de Atenas y las consideran una buena base para un nuevo plan de rescate. "Ha habido una evaluación positiva del programa griego", dijo la fuente.

Para el analista político, Salvador Muñoz, la oposición griega no tuvo otra alternativa que votar por la propuesta de Tsipras, después de que el pueblo le otorgara un voto de confianza con el referéndum.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, afirmó durante la sesión plenaria del Parlamento del país que la población helena en el referéndum "no dio al Gobierno un mandato para la ruptura con Europa". Según el político, la lucha "se llevó a cabo bajo las condiciones de esfuerzos sin precedentes para sofocar al Gobierno" de izquierda en Grecia.

"Hemos decidido con un alto sentido de responsabilidad evitar la salida de Grecia de la zona euro". "Hubo errores cometidos en los últimos meses, pero el país llevaba a cabo las negociaciones con dignidad. Hemos decidido con un alto sentido de responsabilidad evitar la salida de Grecia de la zona euro", destacó el líder griego y admitió que lo que está por venir es "un campo minado que no tiene derecho a ignorar u ocultar".

Otra reunión no programada del Eurogrupo sobre Grecia se llevará a cabo este sábado en la capital belga, Bruselas. Los ministros de Finanzas de 19 países tienen que decidir si se inicia un nuevo programa de ayuda a Grecia o se autoriza la salida del país de la zona euro. La decisión final sobre el asunto será tomada el domingo en una cumbre en Bruselas a la que están convocados los mandatarios de los 28 Estados miembros de la UE.


***

Título: FMI, BCE y Comisión sugieren que el plan griego es suficiente

Subtítulo: Los líderes de las principales instituciones acreedoras aprueban la propuesta

Texto: Evaluación positiva. Y unas necesidades financieras de 74.000 millones de euros. El FMI, el BCE y la Comision Europea examinaron este viernes los detalles de la propuesta griega y concluyeron que va por buen camino. El agujero griego requiere 74.000 millones adicionales, según la misma agencia, aunque puede que el rescate se quede finalmente en algo menos. El visto bueno de las tres instituciones conocidas como troika era condición sine qua non para que el Eurogrupo de este sábado y la cumbre del domingo sigan adelante con el tercer programa de ayuda. Pasada la medianoche no se conocían aún los informes de las tres instituciones, con pormenores cruciales para que los ministros de Finanzas del euro, capitaneados por Jeroen Dijsselbloem, den el esperado sí a la propuesta griega.

"Las tres instituciones han hecho la primera evaluación conjunta de las propuestas de reforma registradas el jueves por la noche. Bajo ciertas condiciones, ven las propuestas como bases de negociación de un programa del MEE (Mecanismo de Estabilidad Europeo). Esta evaluación fue enviada anoche [por el viernes] al presidente del Eurogrupo. Las instituciones han elaborado un informe que incluye los tres exámenes requeridos (evaluación del riesgo de estabilidad financiera, indicaciones sobre las necesidades financieras y análisis preliminar de la sostenibilidad de la deuda). El próximo paso es ahora el Euroworking Group [los números dos de Finanzas de la zona Euro, reunidos ya este sábado] y luego el Eurogrupo [que se reúne a partir de las tres]", ha declarado un portavoz de la UE.

Por su parte, las capitales europeas reaccionaron con moderada fe al plan presentado por Grecia para acabar con el capítulo más espinoso de esta crisis. En privado, sin embargo, la desconfianza es enorme. París ofreció la versión más favorable al acuerdo para el tercer rescate, pero la ambivalencia de Berlín —aplausos socialdemócratas; recelos conservadores— augura un fin de fiesta complicado. Los mercados saludaron el plan griego con alzas bursátiles.

La conversión de Alexis Tsipras, que ofrece ahora a Bruselas prácticamente el mismo acuerdo que le llevó a convocar un referéndum con cajas destempladas, no acaba de despejar las mayúsculas dudas de los socios. Nadie se fía de él en la eurozona. El impago al FMI ha dejado cicatrices, al igual que el abrupto final del segundo rescate y la convocatoria de la controvertida consulta que le ha reforzado en casa a costa de hundir la economía griega, con un corralito que va para largo. La propuesta de Atenas contiene la gran mayoría de las concesiones que le pedía Europa en junio, más algunos retoques en busca del difícil equilibrio de evitar un lío en Grecia y a la vez convencer a las instituciones anteriormente conocidas como troika. Y aun así, Bruselas reaccionó el viernes con un moderado optimismo, muy lejos de la euforia, a los planes de Tsipras. Los mecados en cambio respondieron con resultados rotundos. Las bolsas de París y Fráncfort subieron en torno al 3% y las primas de riesgo de países periféricos cayeron.

Europa sigue pensando que hay gato encerrado. Que Tsipras puede salirse por la tangente en el último minuto. Y que, aun con acuerdo, los problemas volverán en los próximos meses, en todos y cada uno de los exámenes previos a los desembolsos de la ayuda. Las reticencias, sin embargo, quedaron en un segundo plano: en público Europa cerró filas y dio a entender que el pacto está relativamente cerca. “Es una propuesta seria y creíble”, abrió el fuego el francés François Hollande, uno de los grandes urdidores de ese plan que ha acabado desatascando las negociaciones, informa Carlos Yárnoz. “Es meticulosa, pero sería bueno que contara con un amplio apoyo en Grecia”, terció el jefe del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem. “Es una buena base”, añadieron fuentes europeas. Las instituciones (FMI, Comisión y BCE) analizaban anoche los detalles para cuadrar las cuentas, para emitir una opinión ante el Eurogrupo de este sábado.


Últimos obstáculos

Quedan varios obstáculos por delante: dos días más de drama y cumbrismo bruselense. El principal escollo son las dudas de Alemania. Bruselas considera clave la capacidad de la canciller Merkel para encontrar un punto de equilibrio con el flanco más conservador de su partido. Los socialdemócratas aplaudieron la propuesta de Tsipras, pero los conservadores mostraron algo más que dudas, que reflejan el hecho de que algunos alemanes han concluido que les sale más barato que Grecia salga del euro, informa Luis Doncel.

El tercer rescate asciende a 53.500 millones: en Berlín se recuerda una y otra vez que la factura total sumará casi 300.000 millones. El poder de persuasión de Merkel se someterá a examen a principios de semana en el Parlamento. El acuerdo requiere asimismo luz verde parlamentaria en Holanda, Austria, Eslovaquia, Estonia y Finlandia: en los países más duros.

La segunda gran duda a corto plazo es la situación del sector financiero. La banca griega está en las últimas, con un corralito y controles de capital, tras meses de continuas salidas de depósitos. Necesitan ayuda urgente mientras duren las negociaciones. Y los socios solo hablarán de ese apoyo de emergencia una vez estén puestas las bases del tercer rescate. En Bruselas se especula con ampliar las líneas de liquidez del BCE, pero eso no basta. Las entidades necesitan recapitalizarse con hasta 14.000 millones y permanecerán cerradas al menos hasta la próxima semana.

Solo una cosa es segura: esta crisis, aun con el acuerdo encarrilado, no se cerrará el domingo. Lo único que acaba este fin de semana, si todo sale bien, es quizá el capítulo menos edificante. La confusión griega aún puede deparar alguna sorpresa. O no.


***

Título: Berlín alerta de que el acuerdo con Grecia es “extremadamente difícil”

Subtítulos: Los ministros de Finanzas de la eurozona analizan la propuesta del Gobierno de Tsipras / Atenas necesitará 25.000 millones de euros para recapitalizar sus bancos

Texto: Los ministros de Finanzas del euro (el Eurogrupo) han sido extremadamente cautos sobre la posibilidad de un pacto, en la reunión que ha comenzado esta tarde en Bruselas, que despeje el futuro de Grecia en el seno de Europa. El acuerdo es “extremadamente difícil”, ha alertado el ministro alemán, Wolfgang Schäuble, a su llegada a la reunión extraordinaria que mantienen los titulares de Finanzas. Tanto Schäuble como casi todos los ministros han mencionado la quiebra de la confianza en el Gobierno griego como el principal obstáculo para lograr un compromiso que desbloquee un tercer rescate para Atenas.

“Va a ser una reunión muy difícil, existen muchas preocupaciones sobre el contenido, mucho más sobre la cuestión de la confianza. Se trata de saber si podemos esperar que este Gobierno aplique lo que ha comprometido”, ha sintetizado el presidente del Eurogrupo y ministro holandés del ramo, Jeroen Dijsselbloem. En definitiva, no se trata de si las medidas prometidas por Grecia –IVA, pensiones, privatizaciones…- resultan convincentes, sino de la credibilidad que despierta el Ejecutivo de Atenas después del impago al Fondo Monetario Internacional, el final abrupto del segundo rescate y la convocatoria improvisada del referéndum sobre la negociación con la UE.

Pese a todos los peros, nadie cierra la puerta a unas negociaciones sobre las que, en última instancia, decidirán el domingo los jefes de Estado y de Gobierno en una cumbre urgente –primero de los países del euro y después de los Veintiocho- convocada esta misma semana. El camino, eso sí, dista de estar despejado. “Hoy es el comienzo; no vamos a cerrar un acuerdo esta noche”, ha puntualizado el ministro italiano, Pier Carlo Padoan. "La credibilidad es muy baja. Pero confío en que no se produzca un Grexit", ha añadido el español Luis de Guindos.

El principal apoyo con el que cuenta Grecia sigue siendo Francia y así lo ha demostrado su titular de Finanzas, Michel Sapin, a la llegada a Bruselas. El ministro ha valorado “el coraje del Gobierno griego” al someter su oferta de reformas al Parlamento heleno, que la ha respaldado, y esa primera evaluación del FMI, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea de que lo comprometido por Grecia constituye una buena base para negociar. Sapin ha admitido también la falta de confianza, pero extiende la responsabilidad más allá de Syriza. “La confianza no solo ha sido dañada por este Gobierno, sino por otros Gobiernos que durante años y años han hecho promesas”, ha precisado.

También la Comisión Europea -principal medidadora entre Grecia y sus acreedores en el proceso anterior al referéndum- ha querido ofrecer esperanzas de acuerdo. "Estamos avanzando mucho. Lo que Grecia ha propuesto va muy en la línea de lo que proponían las instituciones antes del referéndum", ha observado Valdis Dombrovskis, presidente del Ejecutivo comunitario responsable del euro.


Necesidades financieras elevadas

Las necesidades financieras de Atenas superan los 70.000 millones de euros, según el primer análisis que han realizado este viernes las instituciones europeas y el FMI tras examinar la petición de rescate de Grecia y las medidas previstas para solicitarlo. Las estimaciones no están consensuadas: el FMI las cifra en 78.000 millones, mientras la Comisión Europea y el BCE las cifra en 74.000, según explican fuentes comunitarias. En caso de que se conceda, es muy probable que el rescate sea inferior a esa cifra (Grecia ha solicitado en la ventanilla europea una cantidad que ronda los 50.000 millones de euros).


De esa brecha de financiación que tiene Grecia, una cantidad nada despreciable de 25.000 millones de euros se necesita para recapitalizar la banca, muy dañada tras la imposición de controles de capitales y de un corralito hace dos semanas. España, una economía cinco veces mayor que la griega, obtuvo 40.000 millones de euros europeos para rescatar a sus bancos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada