miércoles, 11 de febrero de 2015

Padrinos


Torcer algunos brazos, quebrar algunas piernas. Esta parece ser hoy la política exterior del Imperio mientras desbarranca mal por los desfiladeros de la Historia. Se acabó el soft power, chicos. Acá van dos perlitas de Russia Today del día de hoy

Título (1): Obama: "A veces torcemos el brazo a otros países para que hagan lo que queremos"

Texto: Barack Obama ha reconocido que a pesar de su "fuerte creencia" en resolver los problemas a través de la diplomacia, EE.UU. en ocasiones tiene que "torcer el brazo a países cuando no hacen lo que queremos".

El presidente de EE.UU., Barack Obama, en su entrevista para el portal estadounidense Vox, ha reconocido que su política exterior tiene una "dosis de realismo", por lo que EE.UU. "en ocasiones tuerce el brazo a los países cuando no hacen lo que queremos".

"Pienso que si no tuviéramos el punto de vista realista de que hay gente mala alrededor nuestro que está tratando de hacernos daño […] si no tuviéramos esa dosis de realismo no alcanzaríamos nuestros objetivos", dijo Obama respondiendo a la pregunta de si considera que su política se corresponde a la filosofía del 'realismo político'.

"Tenemos el Ejército más fuerte del mundo y en ocasiones tenemos que torcer el brazo a los países si no quieren hacer lo que queremos a través de métodos económicos, diplomáticos y a veces militares", añadió el presidente.

Al mismo tiempo, Obama aseguró que "mi política exterior se basa en la fuerte creencia de que no tenemos las soluciones militares para cualquier problema del siglo XXI y tenemos que usar la diplomacia siempre que podamos". 

Según el Investigador Armando Fernández Steinko, estas declaraciones del presidente estadounidense evidencian una preparación para una política internacional aún más agresiva. 


***


Título (2): La élite europea parece temer más a EE.UU. que a una guerra en Europa

Epígrafe: La élite de la UE tiene más miedo de EE.UU. que de la opinión de los propios europeos y de los países que no están de acuerdo con el envío de armas a Ucrania. ¿Es independiente la actitud de los líderes europeos en cuanto a su posición de Rusia sobre Ucrania, o simplemente se trata de un juego del poli bueno (UE) y el poli malo (EE.UU)?

Texto: El 81% de los alemanes está en contra de la entrega de armas de la OTAN a Ucrania, mientras que el 79% reprueba el aumento de la participación de Alemania en conflictos internacionales, según una encuesta citada por el diario alemán 'Bild'. No obstante, la opinión pública tiene poca fuerza ante el dominio de las élites europeas, opina Alexander Shatílov, docente de la Universidad Financiera de Rusia, en una entrevista con el portal 'Svobodnaya Pressa'. "En las cuestiones serias la élite impondrá la decisión que quiera", afirma el experto.

Según él, la última vez que los líderes europeos intentaron mostrarse independientes respecto a EE.UU. fue en la época del canciller alemán Helmut Kohl y del presidente francés Jacques Chirac. Sin embargo, EE.UU. se pasó algunos años "seleccionando" a la actual élite europea y "eliminando a los políticos independientes", precisamente para que ahora Europa no sea capaz de adoptar una actitud autónoma, explica. En este sentido, resulta significativo que justo después de la visita a Moscú "supuestamente espontánea e independiente" de la canciller alemana Ángela Merkel, ésta se dirigiera directamente a Washington "para conformar las posturas", opina Shatílov.

Hay informaciones que apuntan a que en los pocos Estados europeos que se muestran en contra de la política antirrusa, como Grecia o la República Checa, se están preparando sus propios 'maidanes', y que en caso de que fuera necesario, en estos países se llevarán a cabo golpes de Estado, incluso militares, comen Shatílov. "A EE.UU. no le importa qué medios utilizar cuando la apuesta es fuerte", resalta. Otro experto, Dmitri Danílov, de la Academia de Ciencias de Rusia, afirma que EE.UU. aplica en Ucrania medidas similares a las que ya ha aplicado en otras regiones del mundo. "Demuestran que están dispuestos a actuar de manera férrea contra cualquiera que esté en contra de su política exterior", apunta.


¿El poli bueno y el poli malo?

La actitud de Europa y de EE.UU. en cuanto a la posición de Rusia sobre Ucrania se parece a la técnica del policía bueno y el policía malo, afirma Shatílov, agregando que en realidad "los europeos siguen el plan estadounidense sin plantearle a Rusia compromisos reales". Por su parte, Danílov no está de acuerdo con esta idea, afirmando que las actitudes de EE.UU. y de la UE distan mucho. Según él, Bruselas intenta buscar compromisos con Rusia, aunque manteniéndose en general en el marco de la posición política de EE.UU., si bien la UE depende mucho de Washington y sus posibilidades "son muy limitadas", cree.

Por otro lado, los líderes de la UE pueden intentar usar la situación en Ucrania para sus propios intereses con el objetivo de fortalecer la imagen de Rusia como enemigo y, de esta manera, distraer a los europeos de sus problemas económicos y del descontento de sus Gobiernos, recuerda Shatílov.


Europa envía armas a Ucrania desde hace mucho

Mientras queda abierta la decisión de si enviar o no armas de la OTAN a Ucrania, algo que podría desatar una guerra internacional en lo que es ahora un conflicto local, según Shatílov se pasa por alto algo importante: que las armas ya se envían. Amenazando con emprender la entrega de armas a Ucrania, el presidente de EE.UU., Barack Obama, intenta legalizar una situación ya existente: Las entregas de armas europeas, municiones, tanques, artillería, a Ucrania se efectúan desde hace tiempo, aunque hasta ahora de manera secreta, sostiene Shatílov.

Ahora EE.UU. busca legitimar y aumentar el suministro de armas y, de esta manera, amenazar directamente a Rusia y presionarla para que ceda en su postura sobre la situación en el sureste de Ucrania, agrega. Pese a las palabras de los políticos europeos que, supuestamente, buscan evitar la guerra, "lo que vemos es que Kiev, con Washington detrás, sigue confiando en la aplicación de fuerza", concluye.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada