miércoles, 11 de febrero de 2015

Cuando Buenos Aires parecía Miami


El 2015 es un año electoral en la Argentina. Ergo, un año de operaciones de todo tipo, como lo confirma el reciente “Caso Nisman”. Nombres y caritas salidas de la noche de los tiempos comienzan a circular por micrófonos y estudios, por lo que conviene repasarlos un poquito. Como ya es tradición desde los tiempos de Spruille Braden, el Imperio se preocupa por el bienestar de los argentinos en forma particular durante los tiempos electorales, por lo que la Embajada trabaja noche y día para afianzar la democracia, las instituciones y la República. Se convoca así a los mejores hombres y mujeres de la Patria quienes, con abnegación y absoluto desinterés pecuniario, entran y salen de las cámaras con su eterno mensaje salvífico.

Un rápido googleo de ciertos temas permite ir componiendo un cuadro, un organigrama de cómo funcionan estas personas y organismos trabajando en consonancia con el imperio para imponer políticas específicas en la región. Destacan las ONGs, último grito histórico de la modalidad “black ops”. La diferencia con estas últimas es la gran cantidad de mano de obra nacional, todoterreno y eternamente disponible para cualquier opereta imaginable. Entre la nutrida gama de ONGs a disposición de la Embajada destaca el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL), un semillero de viejos y jóvenes valores al servicio de la democracia latinoamericana. Buena parte de todo este post habla de esta organización y de sus simpáticos miembros.

Lo que sigue es largo; son siete notas sacadas de internet. Varias de ellas se superponen literalmente, por lo que pedimos paciencia a nuestros lectores. La recompensa es un cierto cuadro de situación, un conocimiento más acabado de esos paracaidistas que de golpe aparecen en la tele y no entendés bien a título de qué los están convocando. Bueno, a partir de ahora podés comenzar a sospecharlo.


(1) Fuente: Comunicación Popular (http://comunicacionpopular.com.ar/ongs-la-nueva-forma-del-intervencionismo-norteamericano/), 5 de Febrero de 2012

Título: ONG`S: La nueva forma del intervencionismo norteamericano

Por Hector Bernardo

Texto: Las agencias de inteligencia de Estados Unidos se han enfocado en la creación de entidades a través de las cuales pretenden condicionar la política de los países y las decisiones que toman los gobiernos legítimamente elegidos.

A lo largo de la historia los gobiernos norteamericanos han utilizado diferentes estrategias para intervenir y controlar lo que ellos siempre han considerado su “patio trasero”: América Latina y el Caribe.

Desde “la política del buen vecino” a “la política del garrote”, Estados Unidos ha buscado todas las variables posibles para controlar los territorios al sur del Río Bravo. Consumar invasiones, fomentar golpes de Estado, realizar bloqueos económicos, presionar a través de organismos multinacionales de crédito, apoyar abiertamente a sectores que pretenden desestabilizar a gobiernos legítimamente elegidos, financiar grupos contrarrevolucionarios y difamar a los movimientos populares y a sus líderes a través de los oligopolios mediáticos que como pulpos se extienden por la región – y que suelen agruparse en entidades como la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP)-  son sólo algunas de las formas que esa política intervencionista ha tomado a lo largo de la historia.

En la actualidad, ante el surgimiento de gobiernos populares en varios países del continente, y al ver que sus viejas políticas desestabilizadoras no hallan el contexto necesario para poder aplicarse con éxito, el gobierno de Estados Unidos y sus  Agencias de Inteligencia,  han encontrado una nueva mascarada detrás de la cual actuar: las Organizaciones No Gubernamentales (ONGs).

Muchas de estas entidades son creadas con el sólo fin de servir de pantalla para las acciones que la Agencia Central de Inteligencia norteamericana (CIA) no puede realizar abiertamente.

Un claro ejemplo de este tipo de organización-pantalla es el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL) que posee su sede central en Buenos Aires (Argentina); pero que también tiene representación en Montevideo (Uruguay).

Como bien se señala en el artículo de la revista Zoom titulado “Una ONG fantasma financiada por Estados Unidos”(1) ,  entre los principales financistas de CADAL se encuentra la organización anticubana checa People in Need (PIN) y el Center for Internacional Prívate Enterprise (CIPE),  esta última “es una organización del American Enterprise Institute (AEI), uno de los miembros centrales del National Endowment for Democracy (NED), órgano a través del cual el Departamento de Estado canaliza los recursos para la influencia política en el extranjero, y donde uno de los asistentes de CADAL hizo cursos de capacitación, según revelan los antecedentes de Hernán Alberro, director de Programas del Centro y ex Coordinador de Programas de la Fundación Atlas para una Sociedad Libre”.

También, en un excelente artículo de Martha Lidia Ferreira, titulado “La CIA en Sudamérica disfrazada de ONG: desde Argentina, CADAL al servicio de inteligencia USA”, publicado en la página Comunicación Popular( ), se explica claramente que “CADAL recibe su mayor porcentaje de dinero, para sus acciones, de manos de las sucursales de la CIA para la región: Atlas Economic Research Foundation, con sede en Washington, el Instituto Timbro de Suecia, la filial argentina de la Konrad Adenauer Stiftung, la Fundación Panamericana para el Desarrollo (FUPAD), la United Stated Agency For International Development (USAID), la National Endowment For Democracy y el Directorio Democrático Cubano con sede en Miami”.

Como se señala en ambos artículos tanto en la NED como la USAID, dos entidades que los servicios de inteligencia de norteamericanos utilizan para canalizar sus fondos, y son parte de los principales aportantes de CADAL.

En el artículo de Ferreira se recuerda que “En el 2009 CADAL estuvo entre las primeras organizaciones que fueron beneficiadas con los 59 millones de dólares destinados por la CIA para fomentar la llamada comisión para asistir a una Cuba libre dirigida por George W. Bush”. Y en el 2011, “la NED en su Página Web, no esconde el financiamiento directo con que provee al centro argentino de un monto de 60.000 dólares americanos”.

Por último, se remarca que, también en  2011, la USAID destinó 9 millones al Programa de compromiso Democrático en el ámbito de la comunidad, del que forma parte CADAL.

En Argentina, a través de sus constantes presiones y propaganda, CADAL ha tratado de influir tanto en la política exterior como interior. Uno de sus “logros” fue conseguir que el canciller, Héctor Timerman, recibiera a un grupo de “disidentes” que financiados por diversos grupos recorren el continente haciendo propaganda en contra del gobierno revolucionario de Cuba.

“La delegación de cubanos, compuesta por otros ex presos y dirigentes de la oposición política, llegó a través del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal). El grupo ya se reunió con autoridades de Perú y de Chile, en tanto que el miércoles fueron recibidos en Montevideo por el presidente José Mujica. También se entrevistaron con dirigentes de la oposición uruguaya para pedirles ´consejo` sobre la mejor manera de hacer una reforma política como la que pretenden llevar adelante en Cuba”, señaló en aquel momento el diario Página/12.(3)

Luego de esta reunión,  Gabriel C. Salvia, presidente CADAL, escribió un editorial en el que señaló que “sería deseable que, como Canciller, Héctor Timerman lleve a la práctica sus convicciones, implementando prácticas de diplomacia comprometida en Cuba como actualmente lo hacen allí muchos países” y entre los países que Salvia pone como el ejemplo de cómo debería comportarse Argentina hacia Cuba se encuentra, por supuesto, “Estados Unidos”.

La continua propaganda de CADAL no se limita sólo a influir en la política exterior argentina y despotricar constantemente contra Cuba, Venezuela, Ecuador, Nicaragua y Bolivia; los referentes más importantes de esta supuesta ONG, publican editoriales con las que tratan de influir en las políticas internas del nuestro país. En ellas se puede ver claramente la crítica la educación pública y las presiones para que no se les cobre impuestos a las mineras y las petroleras asegurando que dichos gravámenes “desalienta las inversiones extranjeras”. También en su página se pueden ver editoriales en los que se llama a la oposición al kirchnerismo a unirse para enfrentar al Gobierno.

También lobbystas internacionales como el ex presidente español, José María Aznar, se encuentran vinculados a esta organización y han participado de encuentros con referentes de la derecha de argentina, en los que se han criticado de forma dura y despectiva al Gobierno nacional a todo el proceso que se lleva adelante en esta etapa de nuestro país.

Son lobos con piel de cordero. Se disfrazan de entidades que parecen tener buenas intenciones, pero en realidad sólo buscan imponer los intereses de la CIA y el Departamento de Estado norteamericano a países con gobiernos soberanos y con intereses muy lejanos a los suyos.

En estos momentos en que los países de América han conseguido retomar el camino de los grandes revolucionarios (Bolívar, San Martín, Sucre, Artigas, Martí, Emiliano Zapata, el Che, etc.); en esta era en la que nuestros pueblos se sienten más hermanos que nunca y nuestros líderes nos representan como pocas veces lo han hecho y cuando se están sentando las bases para construir La Patria Grande, no podemos permitir que nuestra política nacional e internacional se nos dicte desde una oficina en Washington. No hemos recorrido tanto camino, parido tantas luchas para que los lobos – o los halcones – nos digan cómo actuar. Somos un pueblo libre y soberano y Estados Unidos y sus Agencias de  Inteligencia tendrán que aceptarlos, les guste o no.

(1)  “Una ONG fantasma financiada por Estados Unidos”, revista Zoom. http://revista-zoom.com.ar/articulo2771.html

(2) http://comunicacionpopular.com.ar/la-cia-en-sudamerica-disfrazada-de-ong-desde-argentina-cadal-al-servicio-de-inteligencia-usa/
http://comunicacionpopular.com.ar/cadal-cia-disfrazada-de-ong-y-sus-vinculos-con-la-prensa-y-los-intelectuales-argentinos/

(3)“Timerman con los disidentes”, diario Página/12. Viernes 10 de septiembre de 2010. http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-152925-2010-09-10.html

Fuente : http://www.revista2010.com.ar/noticia.php?id=392


(2) Fuente: Página/12 (27/2 2012)

Título: Una base de operaciones anticastrista

Por: Gustavo Veiga

Epígrafe: La fundación Cadal se instaló en el país durante el gobierno de Duhalde y, según se denuncia, recibe financiamiento de entes ligados a la CIA. En sus cursos e intervenciones públicas se dedica a promover críticas a los gobiernos de Argentina y la región.

Texto: Cadal es la sigla con que se conoce al Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina. Una fundación que hizo pie en nuestro país el 26 de febrero de 2003 y quedó legalizada un par de meses después. Por la cantidad de eventos que realiza, esta organización se muestra tan activa como su presidente, Gabriel Constancio Salvia, un periodista itinerante de 47 años que también figura registrado como importador en Uruguay, donde la ONG tiene su segunda sede. Su currículum indica en la segunda línea que “desde 1992 se desempeña en la dirección de entidades sin fines de lucro”. También que se vinculó con “la actividad partidaria desde marzo de 1983”. Pero no menciona cuáles son las entidades ni aclara en qué fuerza política. De sus textos y ponencias se desprende un cerril anticomunismo que revelan sus análisis sobre el gobierno cubano. La ONG sintoniza muy bien con el pensamiento de su jefe: critica con dureza a los gobiernos de países como Venezuela, Bolivia, Ecuador y la Argentina. En un editorial previo a las últimas elecciones se quejaba “del absolutismo” de Cristina Kirchner y de que su modelo “es piantavotos y espanta inversores”.

Cadal se define en su nutrida página web como “una voz clara y constante en la promoción de la democracia, el fortalecimiento de las instituciones y el progreso económico y social de América latina”. Entre ese enunciado y otros datos que brinda deja evidencias de dónde viene y hacia dónde va. Su estrecha relación con dos entes como la Usaid (Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional) y la NED (Fundación Nacional para la Democracia) que la financian, la aproximan demasiado al exilio anticastrista de Miami. Nueve de los dieciséis libros que publicó en sociedad con distintas fundaciones y editoriales tratan sobre temas cubanos. La secretaria de la fundación, María Teresa Reviriego, preside la Comisión Pro Derechos Humanos en Cuba con sede en la calle Tucumán 843, de la Capital Federal.

La NED, sigla en inglés de la National Endowment For Democracy, fue creada por Ronald Reagan y tiene entre sus integrantes a Terence Todman, el ex embajador de Estados Unidos en la Argentina durante el primer gobierno de Carlos Menem, y Francis Fukuyama, el politólogo norteamericano de origen japonés que vaticinó el fin de la historia y que veinte años después sigue jugando al augur: acaba de presagiar el final de la Eurozona. En 2011, la NED publicó en su página oficial que le aportó a Cadal 60 mil dólares. Sus fondos a discreción suelen promover todo tipo de iniciativas contra Cuba.

Cuando demanda recursos para sostenerse, organiza programas como Good bye Lenin (La experiencia socialista en Europa Central y Oriental, transiciones a la democracia y lecciones para América Latina) o presentar publicaciones de los cubanos anticastristas Huber Matos o Carlos Alberto Montaner, que visitaron Buenos Aires en 2005, Cadal propone cuatro alternativas para sus aportantes: la suscripción al programa de análisis político y económico regional; donaciones al fondo de becas emprendedoras de las ideas; la suscripción como miembro adherente o ser sponsor de los foros que convoca. Acepta cuotas desde cien pesos mensuales a mil anuales y quienes pagan reciben las publicaciones impresas de la fundación y son invitados especiales a sus foros en Buenos Aires, Rosario, Montevideo y Punta del Este.

Bodegas San Huberto, la empresa que preside Leonardo Spadone, hijo de Carlos, el conocido empresario teatral que se diversificó a otros rubros, es un auspiciante permanente de los eventos que desarrolla Cadal. Pero sus críticos señalan que recibe estímulos económicos por vías más informales: mencionan sin reservas a la CIA. Martha Lidia Ferreira, una uruguaya que es licenciada en Geopolítica e integrante de Blogueros y Corresponsales de la Revolución, asegura que “Cadal recibe su mayor porcentaje de dinero para sus acciones de manos de las sucursales de la CIA para la región: la fundación Atlas, la Fupad (Fundación Panamericana para el Desarrollo), la Usaid y la NED”, entre otras entidades.

Cadal sostiene que Latinoamérica “atraviesa por una etapa crítica en su desarrollo”. No obstante, elogia los avances de las instituciones en Brasil, Chile, México (un país que en seis años sufrió casi 50 mil homicidios en la lucha contra el narcotráfico), Colombia y Uruguay. En un segundo grupo que encuentra “grandes dificultades para lograr el desarrollo sostenido” incluye a Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador y la Argentina porque, según la fundación, algunos de estos países registran “la ausencia de las libertades más básicas” y otros, “importantes atropellos a la propiedad privada que demoran el establecimiento de las condiciones para el progreso como lo es, por ejemplo, la confiscación de fondos de pensiones producida en Argentina”.

La fundación, cuyo número de inscripción en la Inspección General de Justicia (IGJ) es 1717869, presenta trámites con regularidad ante ese organismo como balances y declaraciones juradas. La última data del 29 de julio pasado. El ex inspector general designado por el gobierno de la Alianza, Guillermo Enrique Ragazzi, firmó la autorización para la funcionara durante la presidencia de Eduardo Duhalde, el 6 de mayo de 2003. Veinte días después, Fidel Castro daba un recordado discurso en las escalinatas de la Facultad de Derecho de la UBA. A Salvia, como confesaría días más tarde, el viaje del líder cubano lo “tomó por sorpresa”. Una extraña coincidencia entre el nacimiento de Cadal y aquella histórica presencia en Buenos Aires.


(3) Título: El rol de Carrió en la Operación Sadous

Subtítulo: La Coalición Cívica, con la influencia de Washington, armó la visita del ex embajador al Congreso. 

Por Demián Verduga

Texto: Fueron los diputados de la Coalición Cívica Patricia Bullrich y Juan Carlos Morán los que orquestaron la Operación Eduardo Sadous. Le ofrecieron al ex embajador en Venezuela la sesión secreta en el Congreso. Convencieron al peronista disidente Alfredo Atanasof –presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores– para que aceptara la metodología.

La maniobra no fue un hecho aislado. Forma parte de las estrategias que se cocinan en una serie de fundaciones financiadas por la derecha norteamericana y vinculadas íntimamente con la CC. El objetivo de estas instituciones es debilitar a los gobiernos progresistas de la región y en particular al de Hugo Chávez.

La maniobra comenzó a crecer hace varias semanas y llegó a su clímax con la presencia del ex embajador en el Parlamento, la tarde del 23 de junio. El autor intelectual, detrás del telón, además Bullrich y Morán, fue Guillermo Yanco, el marido de Bullrich. Yanco es presidente del Instituto de Estudios Argentinos (Idear) y miembro de la Red de Partidos Políticos. En la página web www.ndipartidos.org se lo presenta como abogado especialista en mediación, entre otras cosas. La Red es una organización impulsada por el Instituto Nacional Demócrata para Asuntos Internacionales (NDI en inglés). Este instituto fue creado en 1983 por el ala derecha del Partido Demócrata norteamericano y a través de otras fundaciones tiene presencia en 50 países. Recibe financiamiento, entre otras fuentes, de la Fundación Nacional para la Democracia (NED en inglés), creada por Ronald Reagan para intervenir en la política interna de decenas de naciones en todo el mundo.

En la página de la CC www.coalicióncívica.org.ar se ve el estrecho vínculo de Yanco con el NDI. Se cuentan los seminarios y charlas por toda la región a los que lo llevó esa institución en su condición de presidente de Idear. Sin embargo, la magnitud de la relación se ilustra con una anécdota que sucedió cuando el abogado daba sus primeros pasos en las filas de Carrió. Al igual que su esposa, Yanco se acercó al espacio de Lilita cuando giró a la derecha. Eso terminaría cristalizándose con la muerte del ARI y el nacimiento de la Coalición. Mientras ocurría la transición, Yanco dio un seminario para los miembros del ARI en el Hotel Playas, de Pinamar. El encuentro era sobre modernización partidaria y lo organizó el NDI. Al terminar el seminario hubo una cena de pocas personas. Uno de los presentes le contó a este semanario que mientras comían, el abogado confesó algo que mostraba su dimensión como cuadro regional de la fundación norteamericana.

– "Estoy trabajando con el instituto en todo el continente. Asesoro a la oposición en Argentina, Bolivia y Venezuela".


Déja vu

El estilo de Operación Sadous muestra un modus operandi. Un hecho similar –por los actores y los contenidos– sucedió en octubre del año pasado. La maniobra podría llamarse Cartas para un golpe. Fue cuando Carrió envió a las embajadas de Estados Unidos, los países de Europa y América Latina, una carta en la que decía que Argentina vivía una situación anómala. Consistía en que Kirchner era, según la carta, un usurpador del poder porque lo ejercía detrás del trono. Eso planteaba una conflicto de legitimidad porque el pueblo no lo había votado.

El escrito creaba un escenario que recuerda mucho a los que se fabricaban antes de los golpes de Estado en América Latina, siempre asesorados intelectualmente por la CIA o por fundaciones vinculadas a la derecha norteamericana. Un ejemplo de este tipo de discurso fue lo que dijeron los medios de Honduras antes del golpe contra Manuel Zelaya. Se lo acusaba de ilegítimo por querer hacer una consulta popular sobre la constitución.


Iglesias y Cadal

Otro dirigente de la Coalición vinculado con estas fundaciones es el diputado Fernando Iglesias. Al igual que Yanco y Alfonso Prat Gay se sumó durante el giro ideológico de Carrió. Iglesias es un intelectual orgánico del Centro para la Apertura Democrática en América Latina (Cadal). El sitio web es www.cadal.org. En la página se pueden ver algunos artículos que ilustran sobre la ideología de la fundación: "Populismo o mercado". "No es casual lo de Metrogas". Iglesias participó (y participa) de seminarios, eventos y publicaciones de la fundación. Al igual que el Instituto Demócrata, Cadal es parte de una red de fundaciones ligadas a sectores conservadores norteamericanos. En particular a las fundaciones creadas por los cubanos anticastristas de Miami: Proyecto Cuba Libre y Directorio Democrático Cubano.


Fernando Iglesias y Elisa Carrió

En el informe 2007 de la fundación, que se titula "Democracia Mercado y Transparencia", se les puso una nota a distintos países, con un índice elaborado por Cadal. El capítulo latinoamericano ubicó en primer lugar a Chile y en el tercero a Costa Rica. Esta medalla de bronce no es casual. Meses antes de que publicara el informe el país centroamericano había firmado un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos. Entre los peores del mundo, según ese documento, estaban Venezuela, Ecuador y Bolivia.

Las formas de financiamiento de estas instituciones son sinuosas. Todas reciben, en parte, fondos de la NED, la fundación creada por Reagan. La NED, por su parte, se financia con iniciativas como el Programa de Asistencia para Cuba, que fue propuesto por la CIA y aprobado por el congreso norteamericano en 1996. Durante el gobierno de George Bush, sólo ese programa recibió 56 millones de dólares por año. Con esos fondos, la NED distribuye dinero en las otras fundaciones en forma de donación.


La sesión

Hay algunos hechos de la sesión secreta en la Cámara de Diputados que todavía no trascendieron y muestran algunas consecuencias para los dirigentes de la Coalición Cívica que armaron la escena. Uno de los diputados que estuvo presente contó a este medio el malestar de Margarita Stolbizer, una posible aliada de la CC. “Ella no se imaginaba que esto era algo tan poco serio”, destacó la fuente. Y agregó que se fue muy molesta con los diputados de la CC por haber embarcado a toda la comisión en una sesión en la que el ex embajador sólo dijo vaguedades.

Otro dato es que Sadous sólo nombró a Néstor Kirchner en un momento de la sesión. Fue para contar la intervención del ex presidente en la resolución del problema alrededor del fideicomiso. El ex embajador dijo: “Después de que envié el cable avisando sobre los 90 millones de dólares que faltaban me enteré que Rafael Bielsa (entonces canciller) le había mostrado el cable al presidente y que Kirchner pidió que se hicieran gestiones ante Hugo Chávez. Luego el dinero volvió al fideicomiso”. Quizás sea redundante señalarlo pero los motivos por los cuales Kirchner pide la gestión muestran una posición lógica en un presidente. La ausencia de ese dinero afectaba el interés argentino porque los empresarios locales cobraban de sus ventas de ese fideicomiso.


(4) Fuente: NAC&POP, Red Nacional y popular de noticias (http://www.nacionalypopular.com/index.php?option=com_content&task=view&id=9743&Itemid=208)

Título: CADAL: UNA ONG FANTASMA FINANCIADA POR EEUU

La ausencia de control social sobre las ONG’s, una realidad derivada de la revolución conservadora, permite que algunas de estas organizaciones realicen actividades subversivas, administren fondos de reptiles y laven dinero proveniente del tráfico de armas y drogas. 

Una de ellas es CADAL, Centro para el Desarrollo y la Apertura de América Latina, que opera asociada a medios de comunicación y fundaciones del núcleo neoliberal como las fundaciones Atlas, Hayek y Friedrich Neumann.

No es novedad que Estados Unidos opera de la forma más siniestra en América Latina, pero uno de los temas menos conocidos es cómo lo hace en Argentina.

La huella de sus pasos se puede descubrir a través del propio aparato de propaganda, herramienta de la intervención norteamericana, que además de valerse de poderosos contactos políticos con los principales medios, sostiene un intrincado sistema de sellos de goma, siglas vacías y fundaciones fantasma al servicio de Washington. 

Su objetivo: difundir y multiplicar la política imperial y las críticas malévolas hacia cualquier expresión política progresista con el espurio fin de desprestigiar, atacar y calumniar a Cuba y a otros países que se enfrentan al libre comercio. 

Bajo su mezquina prédica anticomunista se detecta el financiamiento de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y la red de programas desplegados por la CIA para promover acciones de propaganda y agitación en el continente.

La comunidad internacional ha criticado el ridículo Programa de Asistencia para Cuba, iniciativa de la CIA promovida por el Congreso desde 1996 con un presupuesto de 7 millones de dólares anuales, cifra que ascendió a 59 millones cuando Bush presentó el Informe de la "Comisión para asistir a una Cuba Libre" para conspirar contra Cuba.

Parte de esa fortuna llegó a la Argentina con el apoyo de la embajada norteamericana en Buenos Aires y fue aprovechada por uno de sus organismos más sospechosos: el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL), fundación cuyo presidente y director general es el ignoto Gabriel Salvia, hombre que según sus antecedentes "desde 1992 se desempeña en la dirección de entidades sin fines de lucro" careciendo de algún título superior para dirigir un centro de investigaciones y que se jacta de haber escrito "cientos de columnas" en los principales diarios conservadores de la Argentina.

A diferencia de otras asociaciones, el centro de Salvia cuenta con instalaciones que cualquier investigador o becario del CONICET envidiaría, y que desde su casa matriz en Diagonal Norte 628, 2ª R, coordina oficinas desplegadas por todo el continente, salvo Brasil.

Aún sin tener que pasar por su sede, buena parte de su ideología se puede descubrir en http://www.cadal.org, sitio muy parecido a http://www.directorio.org, web oficial del Directorio Democrático Cubano, organismo gusano con sede en Miami financiado por la CIA.

Esta usina de desinformación cuenta con características similares al Proyecto Cuba Libre, otro sello de goma que ofrece como lecturas de cabecera documentos de CADAL contra Cuba, elaborados con el financiamiento de la Fundación Konrad Adenauer, de origen alemán y conducida por Hans Blomeier, ex representante del organismo en Chile que ahora opera en Buenos Aires.

Su territorio, sus presentaciones de libros, sus conferencias de carácter académico se proponen construir lazos con intelectuales liberales, universidades privadas y partidos de derecha.

Como una enorme red de comercialización, las embajadas norteamericanas de cada país cuentan con varios de estos centros para construir think thanks, usinas de pensamiento que se aprovechan para operar sobre la opinión pública sosteniendo los argumentos de la Casa Blanca.

El capítulo argentino de CADAL fue inaugurado en febrero de 2003, tres meses antes de que Néstor Kirchner asumiera como presidente.  No era el mejor año para instalar una moderna oficina "sin fines de lucro" en el microcentro, pero Salvia lo creó y desde entonces ha trabajado sin explicar a nadie cómo consigue el dinero para hacer lo que más le interesa: desprestigiar las relaciones argentinas con Cuba.

Así lo hizo al estallar la cuestión de la médica Hilda Molina, enviando delegaciones de agitadores a articular provocaciones en la puerta de la embajada cubana en Buenos Aires. 

O en marzo de 2004, cuando reclamó a la Cancillería argentina que ordenara a su embajada en La Habana para que acogiera como héroes a los "disidentes" a sueldo del jefe de la Sección de Intereses de Norteamérica (SINA), James Cason.


Cómo construye su fachada

Ningún centro que pretenda mostrarse como "académico" puede prescindir de intelectuales. Salvia se rodeó de escritores (Marcos Aguinis, Juan José Sebrelli), periodistas (Femando Ruiz Parra, Silvina Walger) e historiadores (María Sáenz de Quesada), intelectuales muy distintos con una sola coincidencia, sus críticas a la Revolución Cubana y a los gobiernos de Hugo Chávez y Evo Morales. 

Dos coincidencias en realidad: también admiran la democracia chilena, régimen tutelado que aún no sale de la transición permanente y que hace ostensible una inserción internacional tan importante como la cantidad de pobres que heredó del pinochetismo con políticas de mercado en aumento luego de dieciocho años de gobierno.

CADAL publicó “Lula: La izquierda al diván”, de Ceferino Reato, editor de internacionales del diario Perfil, donde se exageran las contradicciones del gobierno de Lula con la conclusión de que la única salida es el liberalismo.

Con la autorización de Fontevecchia, Reato (autor de Operación Traviata sobre el asesinato de José Ignacio Rucci) permite que Salvia aparezca cada mes despotricando contra el Mercosur y contra Cuba.

También organizó visitas de gusanos como Huber Matos y Carlos Alberto Montaner para presentar libros en Buenos Aires y Rosario.

Cuenta con el apoyo de Hugo Grimaídi, director periodístico de DyN, donde Salvia publicó tres extensas columnas. A él se suman: Tristán Rodríguez Loredo, editor de Noticias; Jorge Liotti, editor del Suplemento El Observador de Perfil; Nelson Fernández, corresponsal en Uruguay del diario La Nación; José del Río, director periodístico de la Revista Apertura, propiedad del empresario conservador Francisco De Narváez; Armando Torres, ex vocero del ex ministro de Economía Roberto Lavagna y Alberto Lippi, vocero de Edenor.

Un caso elocuente es el de Femando Javier Ruiz Parra, profesor en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Austral controlada por el Opus Dei y autor de Las palabras son acciones: historia política y profesional del diario La Opinión de Jacobo Timerman, 1971-1977, publicada por Perfil.

Ruiz Parra escribió además una historia del diario Ámbito Financiero, y un tercero cuya historia merece ser contada: en julio de 2003, CADAL y la Fundación Adenauer le publicaron Otra grieta en la pared, informe y testimonios sobre la nueva prensa cubana que tiene como prologuista a Robert Cox, prestigioso comentarista que dirigió el Buenos Aires Herald durante la última dictadura militar y fue presidente de la SIP.

Posiblemente Cox jamás le habría puesto la firma al libro de Ruiz si hubiera sabido que uno de los entrevistados por el autor en Cuba, fue el "disidente" Néstor Baguer Sánchez Galárraga. 

Al declarar, Sánchez Galárraga reconoció que pertenecía a la seguridad cubana cuando testimonió en el juicio a los disidentes y aportó pruebas de su condición de asalariado de la SINA mientras actuaba en la clandestinidad como héroe anónimo, hecho que conmovió al mundo y figura en el meritorio libro Los Disidentes de Rosa Miriam Elizalde.

El origen de los fondos La red de fundaciones como CADAL alimenta con dólares frescos a la cadena desplegada por todo el continente, que como pequeñas agencias de publicidad buscan generar eventos que permitan refrescar la agenda pro norteamericana.

Quizás por eso, CADAL entrevistó en enero de 2008 desde La Habana a los miembros del grupo de punk rock cubano Pomo para Ricardo, Gorki Águila y Ciro Díaz, los mismos que concentraran la atención internacional a principios de septiembre, cuando el primero fue procesado por sus reiterados desórdenes del orden público, sobresaliendo, no por sus atributos culturales, y sí por su alcoholismo, consumo y tráfico de drogas, y exhibicionismo pornográfico.

En septiembre pasado, CADAL organizó el Foro Latino Global 2008, un evento político-empresario en el que disertaron Felipe Solá, Javier González Fraga y Santiago del Sel, Jefe de Equipos Técnicos de la Coalición Cívica. CADAL tiene estrechos contactos con el Center for Internacional Prívate Enterprise CIPE, la Atlas Economic Research Foundation, el Center for a Free Cuba CFC, la fundación demócrata cristiana alemana Friedrich Neumann Stiftung y la organización anticubana checa People in Need PIN y Timbro de Suecia, que hasta fines de 2007 seguía estando entre sus principales financiadores.

Vale la pena recordar quién es quién: el CIPE es una organización del American Enterprise Institute (AEI), uno de los miembros centrales del National Endowment for Democracy (NED), órgano a través del cual el Departamento de Estado canaliza los recursos para la influencia política en el extranjero, y donde uno de los asistentes de CADAL hizo cursos de capacitación, según revelan los antecedentes de Hernán Alberro, Director de Programas del Centro y ex Coordinador de Programas de la Fundación Atlas para una Sociedad Libre.

Tras la fachada de la filantropía y las ideas del liberalismo, los órganos de propaganda de la Casa Blanca crecen al calor de los dólares que inyecta. CADAL es una de las muestras de esta estrategia, donde sólo el directorio de otro sello de goma como el Centro Hispano Americano de Investigación Económica (HACER), contabiliza alrededor de cien delegaciones de este tipo en todo el continente.


(5) Fuente: ADITAL, Noticias de América Latina y el Caribe, 13/11/2008 (http://site.adital.com.br/site/noticia.php?lang=ES&cod=36009). Fuente original (no más accesible): REVISTA "ZOOM" - http://revista-zoom.com.ar/articulo2771.html)

Título: Una ONG fantasma financiada por EE.UU.

Texto: La ausencia de control social sobre las ONGs, una realidad derivada de la revolución conservadora, permite que algunas de estas organizaciones realicen actividades subversivas, administren fondos de reptiles y laven dinero proveniente del tráfico de armas y drogas. Una de ellas es CADAL, Centro para el Desarrollo y la Apertura de América Latina, que opera asociada a medios de comunicación y fundaciones del núcleo neoliberal como las fundaciones Atlas, Hayek y Friedrich Neumann.

No es novedad que Estados Unidos opera de la forma más siniestra en América Latina, pero uno de los temas menos conocidos es cómo lo hace en Argentina.

La huella de sus pasos se puede descubrir a través del propio aparato de propaganda, herramienta de la intervención norteamericana, que además de valerse de poderosos contactos políticos con los principales medios, sostiene un intrincado sistema de sellos de goma, siglas vacías y fundaciones fantasma al servicio de Washington.

Su objetivo: difundir y multiplicar la política imperial y las críticas malévolas hacia cualquier expresión política progresista con el espurio fin de desprestigiar, atacar y calumniar a Cuba y a otros países que se enfrentan al libre comercio.

Bajo su mezquina prédica anticomunista se detecta el financiamiento de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y la red de programas desplegados por la CIA para promover acciones de propaganda y agitación en el continente.

La comunidad internacional ha criticado el ridículo Programa de Asistencia para Cuba, iniciativa de la CIA promovida por el Congreso desde 1996 con un presupuesto de 7 millones de dólares anuales, cifra que ascendió a 59 millones cuando Bush presentó el Informe de la "Comisión para asistir a una Cuba Libre" para conspirar contra Cuba.

Parte de esa fortuna llegó a la Argentina con el apoyo de la embajada norteamericana en Buenos Aires y fue aprovechada por uno de sus organismos más sospechosos: el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL), fundación cuyo presidente y director general es el ignoto Gabriel Salvia, hombre que según sus antecedentes "desde 1992 se desempeña en la dirección de entidades sin fines de lucro" careciendo de algún título superior para dirigir un centro de investigaciones y que se jacta de haber escrito "cientos de columnas" en los principales diarios conservadores de la Argentina.


El gusano Gabriel Salvia

A diferencia de otras asociaciones, el centro de Salvia cuenta con instalaciones que cualquier investigador o becario del CONICET envidiaría, y que desde su casa matriz en Diagonal Norte 628, 2ª R, coordina oficinas desplegadas por todo el continente, salvo Brasil.

Aún sin tener que pasar por su sede, buena parte de su ideología se puede descubrir en http://www.cadal.org, sitio muy parecido a http://www.directorio.org, web oficial del Directorio Democrático Cubano, organismo gusano con sede en Miami financiado por la CIA.

Esta usina de desinformación cuenta con características similares al Proyecto Cuba Libre, otro sello de goma que ofrece como lecturas de cabecera documentos de CADAL contra Cuba, elaborados con el financiamiento de la Fundación Konrad Adenauer, de origen alemán y conducida por Hans Blomeier, ex representante del organismo en Chile que ahora opera en Buenos Aires.

Su territorio, sus presentaciones de libros, sus conferencias de carácter académico se proponen construir lazos con intelectuales liberales, universidades privadas y partidos de derecha.

Como una enorme red de comercialización, las embajadas norteamericanas de cada país cuentan con varios de estos centros para construir think thanks, usinas de pensamiento que se aprovechan para operar sobre la opinión pública sosteniendo los argumentos de la Casa Blanca.

El capítulo argentino de CADAL fue inaugurado en febrero de 2003, tres meses antes de que Néstor Kirchner asumiera como presidente. No era el mejor año para instalar una moderna oficina "sin fines de lucro" en el microcentro, pero Salvia lo creó y desde entonces ha trabajado sin explicar a nadie cómo consigue el dinero para hacer lo que más le interesa: desprestigiar las relaciones argentinas con Cuba.

Así lo hizo al estallar la cuestión de la médica Hilda Molina, enviando delegaciones de agitadores a articular provocaciones en la puerta de la embajada cubana en Buenos Aires.

O en marzo de 2004, cuando reclamó a la Cancillería argentina que ordenara a su embajada en La Habana para que acogiera como héroes a los "disidentes" a sueldo del jefe de la Sección de Intereses de Norteamérica (SINA), James Cason.


Cómo construye su fachada

Ningún centro que pretenda mostrarse como "académico" puede prescindir de intelectuales. Salvia se rodeó de escritores (Marcos Aguinis, Juan José Sebrelli), periodistas (Femando Ruiz Parra, Silvina Walger) e historiadores (María Sáenz de Quesada), intelectuales muy distintos con una sola coincidencia: sus críticas a la Revolución Cubana y a los gobiernos de Hugo Chávez y Evo Morales.

Dos coincidencias en realidad: también admiran la democracia chilena, régimen tutelado que aún no sale de la transición permanente y que hace ostensible una inserción internacional tan importante como la cantidad de pobres que heredó del pinochetismo con políticas de mercado en aumento luego de dieciocho años de gobierno.

CADAL publicó Lula: La izquierda al diván, de Ceferino Reato, editor de internacionales del diario Perfil, donde se exageran las contradicciones del gobierno de Lula con la conclusión de que la única salida es el liberalismo. Con la autorización de Fontevecchia, Reato (autor de Operación Traviata sobre el asesinato de José Ignacio Rucci) permite que Salvia aparezca cada mes despotricando contra el Mercosur y contra Cuba.

También organizó visitas de gusanos como Hubert Matos y Carlos Alberto Montaner para presentar libros en Buenos Aires y Rosario.

Cuenta con el apoyo de Hugo Grimaídi, director periodístico de DyN, donde Salvia publicó tres extensas columnas. A él se suman: Tristán Rodríguez Loredo, editor de Noticias; Jorge Liotti, editor del Suplemento El Observador de Perfil; Nelson Fernández, corresponsal en Uruguay del diario La Nación; José del Río, director periodístico de la revista Apertura, propiedad del empresario conservador Francisco De Narváez; Armando Torres, ex vocero del ex ministro de Economía Roberto Lavagna y Alberto Lippi, vocero de Edenor.

Un caso elocuente es el de Femando Javier Ruiz Parra, profesor en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Austral controlada por el Opus Dei y autor de Las palabras son acciones: historia política y profesional del diario La Opinión de Jacobo Timerman, 1971-1977, publicada por Perfil.

Ruiz Parra escribió además una historia del diario Ámbito Financiero, y un tercero cuya historia merece ser contada: en julio de 2003, CADAL y la Fundación Adenauer le publicaron Otra grieta en la pared, informe y testimonios sobre la nueva prensa cubana que tiene como prologuista a Robert Cox, prestigioso comentarista que dirigió el Buenos Aires Herald durante la última dictadura militar y fue presidente de la SIP.

Posiblemente Cox jamás le habría puesto la firma al libro de Ruiz si hubiera sabido que uno de los entrevistados por el autor en Cuba, fue el "disidente" Néstor Baguer Sánchez Galárraga.

Al declarar, Sánchez Galárraga reconoció que pertenecía a la seguridad cubana cuando testimonió en el juicio a los disidentes y aportó pruebas de su condición de asalariado de la SINA mientras actuaba en la clandestinidad como héroe anónimo, hecho que conmovió al mundo y figura en el meritorio libro Los Disidentes de Rosa Miriam Elizalde.


El origen de los fondos

La red de fundaciones como CADAL alimenta con dólares frescos a la cadena desplegada por todo el continente, que como pequeñas agencias de publicidad buscan generar eventos que permitan refrescar la agenda pro norteamericana.

Quizás por eso, CADAL entrevistó en enero de 2008 desde La Habana a los miembros del grupo de punk rock cubano Pomo para Ricardo, Gorki Águila y Ciro Díaz, los mismos que concentraran la atención internacional a principios de septiembre, cuando el primero fue procesado por sus reiterados desórdenes del orden público, sobresaliendo, no por sus atributos culturales, y sí por su alcoholismo, consumo y tráfico de drogas, y exhibicionismo pornográfico.

En septiembre pasado, CADAL organizó el "Foro Latino Global 2008", un evento político-empresario en el que disertaron Felipe Solá, Javier González Fraga y Santiago del Sel, Jefe de Equipos Técnicos de la Coalición Cívica.

CADAL tiene estrechos contactos con el Center for Internacional Prívate Enterprise CIPE, la Atlas Economic Research Foundation, el Center for a Free Cuba CFC, la fundación demócrata cristiana alemana Friedrich Neumann Stiftung y la organización anticubana checa People in Need PIN y Timbro de Suecia, que hasta fines de 2007 seguía estando entre sus principales financiadores.

Vale la pena recordar quién es quién: el CIPE es una organización del American Enterprise Institute (AEI), uno de los miembros centrales del National Endowment for Democracy (NED), órgano a través del cual el Departamento de Estado canaliza los recursos para la influencia política en el extranjero, y donde uno de los asistentes de CADAL hizo cursos de capacitación, según revelan los antecedentes de Hernán Alberro, Director de Programas del Centro y ex Coordinador de Programas de la Fundación Atlas para una Sociedad Libre.

Tras la fachada de la filantropía y las ideas del liberalismo, los órganos de propaganda de la Casa Blanca crecen al calor de los dólares que inyecta.

CADAL es una de las muestras de esta estrategia, donde sólo el directorio de otro sello de goma como el Centro Hispano Americano de Investigación Económica (HACER), contabiliza alrededor de cien delegaciones de este tipo en todo el continente.


(6) Fuente: El Periódico de Tucumán (25/2/2013) (http://www.elperiodico.com.ar/2013/02/25/las-ongs-financiadas-por-usa/)

Título: Las ONGs financiadas por USA

Texto: Los “agentes” Marcos Aguinis, Juan José Sebrelli, Silvina Walger y Mauricio Macri, ejemplos de adhesión ideológica a las posturas promovidas por CADAL.

No sin cierta inocencia muchas veces prestamos atención a los análisis, estadísticas y opiniones políticas de organizaciones privadas o agencias “no gubernamentales” en la creencia de su objetividad. Estos organismos son muchas veces fundaciones u ONGs “filantrópicas” supuestamente preocupadas y ocupadas en nuestra realidad sin otros intereses que el bienestar general. Pues deberemos tener especial cuidado.

El llamado tercer sector se va transformando cada vez más en una herramienta política de las potencias dominantes que resguardan sus ejércitos como último recurso y utilizan sus servicios de inteligencia para diseñar estrategias de penetración y control social por medio de las llamadas Organizaciones No Gubernamentales. En realidad lo de no gubernamentales es referido al gobierno local ya que son financiadas por gobiernos extranjeros, especialmente Estados Unidos, con neto carácter intervencionista. El gobierno de Estados Unidos y sus  Agencias de Inteligencia,  han encontrado una nueva mascarada detrás de la cual actuar. Muchas de estas entidades son creadas con el sólo fin de servir de pantalla para las acciones que la Agencia Central de Inteligencia norteamericana (CIA) no puede realizar abiertamente.

Siempre bajo consignas de propósitos democráticos y libertarios, las organizaciones sin fines de lucro financiadas por el Departamento de Estado responden a sellos tales como Habitat for Humanity, Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina, Atlas Economic Research Fundation, United Stated Agency for International Development, National Endowment For Democracy, etc. Generalmente trabajan muy bien de la mano de organismos multilaterales como la OEA, las Naciones Unidas, el Banco Mundial y otros organismos menores cuyos programas para el “desarrollo”, la “libertad”, la “democracia” etc., son ejecutados por estos profesionales de la penetración ideológica. Se nutren de miembros locales cooptados por la política del Departamento de Estado, ya sea por convicción, o como idiotas útiles que esperan el ascenso social y profesional bajo los logotipos con palabras en inglés que incluyen la tibieza de las mencionadas palabras mágicas  a las que se les adiciona el mito del altruismo humanitarista.

Ellos otorgan becas, financian publicaciones, promueven formación profesional, canalizan la publicación de artículos en los medios masivos, se relacionan estrechamente con las universidades, organizan conferencias y congresos, y sobre todo opinan y forman opinión sobre la realidad nacional inspirados en los intereses de las financieras y empresas multinacionales que gozan de la protección oficial de sus países de origen. Naturalmente sus aliados naturales son los grupos de poder económico vernáculos cuyos intereses están íntimamente ligados al capitalismo global. Muchas fundaciones y ONGs nacionales son financiadas a su vez por estas organizaciones siempre que respondan al protocolo diseñado por los servicios de inteligencia, en especial la CIA, para cada país.

En la Argentina probablemente Cadal (Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina) sea la ONG que oficia de mascarón de proa de la temible USAID (United Stated Agency for International Development), una sigla mundialmente identificada con operaciones políticas desestabilizadoras en países rebeldes al Departamento de Estado norteamericano.

Según ellos mismos se definen en su página Web (www.cadal.org) “es una fundación privada, sin fines de lucro y apartidaria que trabaja en la promoción de la apertura económica e integración regional, el fortalecimiento de la democracia y la defensa de los Derechos Humanos.

Sus objetivos y programas basados en los principios de la democracia liberal, la economía social de mercado y el carácter universal de los derechos humanos, son ejecutados por su equipo de trabajo desde la sede central en Buenos Aires, Argentina, y una representación en Montevideo, Uruguay. Asimismo, cuenta con un grupo de académicos y analistas independientes, empresarios y colaboradores en los distintos países de América Latina”.  Cadal integra el Network of Democracy Research Institutes (NDRI), es un Instituto Asociado al Proyecto Plataforma Democrática y está registrada como Organización de la Sociedad Civil ante la Organización de Estados Americanos (OEA). La creación de Cadal, en febrero de 2003, con domicilio en Reconquista 1056 piso 11 Depto B – C1003ABV – Buenos Aires,  “tuvo en cuenta las crisis políticas, económicas e institucionales en Argentina y varios países de América Latina, y los futuros desafíos en materia de libertades democráticas y crecimiento económico con inclusión social. En ese sentido, Cadal surgió para ocupar un espacio en la región promoviendo las distintas facetas que hacen al desarrollo mediante iniciativas de apertura política, económica e institucional”.

Como se ve, con meridiana claridad se define su intervención en la política interna. Como curiosidad diremos que le pusieron el nombre del tucumano  José Ignacio García Hamilton a su “Programa Latinoamericano de Extensión Académica”. Reconocen además que entre sus miembros hay  “periodistas, académicos, empresarios y profesionales que se desempeñan en la actividad privada o cuentan con experiencia previa en otras organizaciones de la sociedad civil”.

Cadal recibe su mayor porcentaje de dinero, para sus acciones, de manos de las sucursales de la CIA para la región: Atlas Economic Research Foundation, con sede en Washington, el Instituto Timbro de Suecia, la filial argentina de la Konrad Adenauer Stiftung, la Fundación Panamericana para el Desarrollo (FUPAD), la United Stated Agency For International Development (USAID), la National Endowment For Democracy y el Directorio Democrático Cubano con sede en Miami.

La continua propaganda de Cadal no se limita sólo a influir en la política exterior argentina y despotricar constantemente contra Cuba, Venezuela, Ecuador, Nicaragua y Bolivia; los referentes más importantes de esta supuesta ONG, publican editoriales con las que tratan de influir en las políticas internas del nuestro país. En ellas se puede ver claramente la crítica la educación pública y las presiones para que no se les cobre impuestos a las mineras y las petroleras asegurando que dichos gravámenes “desalienta las inversiones extranjeras”. También en su página se pueden ver editoriales en los que se llama a la oposición al kirchnerismo a unirse para enfrentar al Gobierno.

También lobbystas internacionales como el ex presidente español, José María Aznar, se encuentran vinculados a esta organización y han participado de encuentros con referentes de la derecha de argentina, en los que se han criticado de forma dura y despectiva al Gobierno nacional a todo el proceso que se lleva adelante en esta etapa de nuestro país.

Cadal sostiene que Latinoamérica “atraviesa por una etapa crítica en su desarrollo”. No obstante, elogia los avances de las instituciones en Brasil, Chile, México (un país que en seis años sufrió casi 50 mil homicidios en la lucha contra el narcotráfico), Colombia y Uruguay. En un segundo grupo que encuentra “grandes dificultades para lograr el desarrollo sostenido” incluye a Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador y la Argentina porque, según la fundación, algunos de estos países registran “la ausencia de las libertades más básicas” y otros, “importantes atropellos a la propiedad privada que demoran el establecimiento de las condiciones para el progreso como lo es, por ejemplo, la confiscación de fondos de pensiones producida en Argentina”.

Ningún centro que pretenda mostrarse como “académico” puede prescindir de intelectuales. Los agentes de Cadal son escritores (Marcos Aguinis, Juan José Sebrelli), periodistas (Femando Ruiz Parra, Silvina Walger) e historiadores (María Sáenz de Quesada), intelectuales muy distintos con una sola coincidencia, sus críticas a la Revolución Cubana y a los gobiernos de Hugo Chávez y Evo Morales. Dos coincidencias en realidad: también admiran la democracia chilena, régimen tutelado que aún no sale de la transición permanente y que hace ostensible una inserción internacional tan importante como la cantidad de pobres que heredó del pinochetismo con políticas de mercado en aumento luego de dieciocho años de gobierno.

Cadal publicó “Lula: La izquierda al diván”, de Ceferino Reato, editor de internacionales del diario Perfil, donde se exageran las contradicciones del gobierno de Lula con la conclusión de que la única salida es el liberalismo.

Cuenta con el apoyo de Hugo Grimaídi, director periodístico de DyN, donde Salvia, director de Cadal, publicó extensas columnas. A él se suman: Tristán Rodríguez Loredo, editor de Noticias; Jorge Liotti, editor del Suplemento El Observador de Perfil; Nelson Fernández, corresponsal en Uruguay del diario La Nación; José del Río, director periodístico de la Revista Apertura, propiedad del empresario conservador Francisco De Narváez; Armando Torres, ex vocero del ex ministro de Economía Roberto Lavagna y Alberto Lippi, vocero de Edenor.
Bodegas San Huberto, la empresa que preside Leonardo Spadone, hijo de Carlos, el conocido empresario teatral que se diversificó a otros rubros, es un auspiciante permanente de los eventos que desarrolla Cadal.


La cara “social” de la CIA en Argentina

Sería interminable la lista de las organizaciones dependientes de las fundaciones centrales como la Agencia Internacional para el Desarrollo (Usaid en sus siglas en inglés) o la National Endowment Foundation (NED) –que aparece entre nosotros como destinada a financiar la democracia– y otras similares con sede en Estados Unidos, además de las europeas, que también responden a las mismas centrales. Sin embargo es importante conocer sus conexiones locales, conocidas como la cara social de la CIA.

Ambas fundaciones trabajan activamente en Argentina “financiando proyectos y movimientos democráticos” y creando otras bajo diversos nombres. Una de estas es la Fundación Libertad (FL) que echó raíces en Rosario. Creada en 1988, por un grupo de “empresarios, profesionales e intelectuales”, está relacionada con más de 200 empresas privadas y da cursos, seminarios y mantienen “una intensa presencia en los medios de comunicación, a través de columnas y programas propios”. Asociada con otras instituciones como la Heritage Foundation, la misma cuyos integrantes han sido clave en la redacción de los conocidos Documentos de Santa Fe uno, dos, tres y cuatro, entre otros, que trazan los planes de política exterior estadounidense desde la visión más intervencionista en nuestra región, realizan seminarios conjuntos. Además, FL está asociada con la Fundación para el Análisis Económico Social (Faes) que dirige el ex presidente de España José María Aznar y ligada al derechista Partido Popular español, o la Fundación Internacional para la Libertad presidida por el escritor Mario Vargas Llosa, quien en estos tiempos ocupa tribunas para denostar a los gobiernos de América Latina no alineados con Washington.

Uno de los satélites más activos de FL aquí es Pensar, integrada por diputados y políticos de Propuesta Republicana (PRO) que dirige Mauricio Macri.

El gran campanazo lo dio FL este año en la organización del Seminario Internacional sobre los Desafíos en América latina realizado entre el 26 y el 28 de marzo en Rosario y que reunió a personajes como Roger Noriega, quien fue subsecretario para América latina del gobierno de George W. Bush. También estuvieron Vargas Llosa, Aznar y otras figuras de la internacional derechista del mundo, como los ex presidentes Vicente Fox (México), Francisco Flores (Salvador,) Luis Alberto Lacalle (Uruguay), Osvaldo Hurtado Larrea (Ecuador), Jorge Quiroga (Bolivia), además de ex funcionarios de dictaduras como la chilena y entre otros el periodista y hombre de vieja data en la CIA, el anticastrista Carlos Alberto Montanner y venezolanos y bolivianos con tradición golpista en sus países.

La organización “Poder Ciudadano” es filial local de Transparency International (TI) contratista de la USAID, la agencia norteamericana de injerencia, y de la National Endowment for Democracy, el mecanismo CIA de desestabilización, y recibe fondos de otras entidades identificadas a la inteligencia norteamericana.

El constitucionalista Daniel Sabsay, muy presente en los medios, se presenta como consultor del Banco Mundial y director ejecutivo de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN). La FARN fue una de las primeras ONG’s en avalar el canje de deuda por naturaleza integrando el denominado Fondo Para Las Américas. Según su propia página Web reciben financiamiento de la  National Endowment for Democracy (NED) (AVINA; IRC – Centro de Recursos Informativos, Sección Informativa y Cultural de la Embajada de los EEUU en Buenos Aires; Ford Foundation; OEA – Organización de los Estados Americanos; The William and Flora Hewlett Foundation; World Bank Institute – Environmental and Natural Resources Division, etc.

La fundación Avina es presidida por el magnate suizo Stephan Schmidheiny. La historia de la familia Schmidheiny y su relación con el amianto (un material altamente tóxico) en las extracciones mineras, con el régimen nazi, el apartheid sudafricano y los regímenes dictatoriales de Latinoamérica merecerían un capítulo aparte. Se le acusa en Turín, Italia, de catástrofe ambiental y de omisión de las reglas de seguridad laboral de manera intencionada (delito doloso), en una fábrica de amianto que poseía en Casale-Monferrato denominada Eternit, marca conocida en Argentina.

Lo cierto es que Avina se presenta como una organización comprometida con el desarrollo sostenible y el medio ambiente de América latina, a través de alianzas entre líderes sociales y empresariales. Detrás están los negocios. Así ha sido en Latinoamérica, donde Avina tiene como socio-líder destacado a Gustavo Grobocopatel, rey de la soja transgénica en Argentina. Sabsay también participa regularmente en ONGs tales como Poder Ciudadano y Conciencia.

Los diarios donde publica CADAL:

Infobae (Bs. As.)
La Nación (Bs. As.)
El Liberal (Santiago del Estero)
El Cronista Comercial (Bs. As.)
El Popular (Olavarría)
Agencia Diarios y Noticias (Bs. As.)
Diario Río Negro (Río Negro)
La Capital (Mar del Plata)
Diario La Mañana (Formosa)
Diario Río Negro (Río Negro)
Perfil.com (Bs. As.)
La Gaceta (Tucumán)
El Tribuno (Salta)


The New York Times

En su artículo, “Grupos americanos ayudaron a nutrir los levantamientos árabes,” claramente declararon tanto cuando informaron que “varios grupos e individuos directamente involucrado en las revueltas y reformas que barren la región, incluso el Movimiento de Juventud abril 6 en Egipto, el Centro de Bahrein para los Derechos Humanos y activistas de raíces como Entsar Qadhi, un líder de juventud en Yemen, recibió entrenamiento y finanzas de grupos como el International Republican Institute, el National Democratic Institute y Freedom House, una organización no lucrativa de derechos humanos basada en Washington”.

El prestigioso matutino norteamericano continúa explicando: “Los institutos republicanos y democráticos están asociados flojamente con los partidos republicano y democrático. Ellos fueron creados por el Congreso y se financiaron a través de la National Endowment for Democracy que fue establecida en 1983 para encauzar concesiones para promover la democracia en las naciones en vías de desarrollo. The National Endowment recibe anualmente casi $100 millones del Congreso. Freedom House también recibe el volumen de su dinero del gobierno americano, principalmente del Departamento de Estado”.


Rusia registrará como “agentes extranjeros” a ONGs financiadas en el exterior

El Parlamento ruso aprobó el 18 de Julio del año pasado una ley que aumenta los controles sobre las agrupaciones de defensa de los derechos civiles financiadas desde el extranjero.

Ignorando las críticas que Estados Unidos efectuó recientemente sobre la medida, la cámara alta del Parlamento controlada por el Kremlin, el Consejo de la Federación, aprobó la ley con apenas un voto en contra y una abstención en su última sesión antes del receso de verano.

La rápida adopción de la norma señala la importancia que Putin le adjudica a la ley, que obligará a las organizaciones no gubernamentales (ONG) que participan en “actividad política” a registrarse en el Ministerio de Justicia como “agentes extranjeros” y presentar trimestralmente un informe al Gobierno.

La expresión “agentes extranjeros”, que las ONG estarán obligadas a imprimir en todas sus publicaciones, implica las mismas asociaciones con la traición y el espionaje de la Guerra Fría que en Occidente.

Las propias ONG que reciban financiación del exterior deberán inscribirse en la “lista negra” en el plazo de 90 días tras la entrada en vigor, bajo la amenaza de multas o incluso penas de prisión.

Así, los responsables de las organizaciones que se nieguen a presentar la documentación para ser incorporadas al registro podrán ser sancionados con multas de hasta 300.000 rublos (9.200 dólares), 480 horas de trabajos comunitarios e, incluso, penas de prisión de hasta dos años.

Las ONG que participen en la vida política del país siendo “agentes extranjeros” sin figurar en el registro recibirán otras sanciones: multas de hasta 500.000 rublos (15.350 dólares) para sus responsables y de hasta un millón de rublos (30.700 dólares) para las personas jurídicas.

Fuentes: “Una ONG fantasma financiada por Estados Unidos”, revista Zoom.  http://revista-zoom.com.ar/articulo2771.html -Cadal, una base de operación “anticastrista” ligada a la CIA, en Argentina, Gustavo Veiga, Página 122- “La CIA en Sudamérica disfrazada de ONG: desde Argentina, CADAL al servicio de inteligencia USA”, Comunicación Popular. http://comunicacionpopular.com.ar“Timerman con los disidentes”, diario Página/12.-EE.UU. financia ONGs, partidos políticos e iglesias en Argentina Por Carlos J. Ron- Sitio oficial CADAL (www.cadal.org)- La cara social de la CIA. Por Stella Calloni-Miradas del Sur. -In the Service of Imperialism, James Petras,   http://www.neue-einheit.com/english/ngos.htm-,” The NED, NGOs and the Imperial Uses of Philantropy. Why They Hate Our Kind Hearts, Too”, Juan Roelofs.-



(7) Fuente: APORREA, 23/6/2005 (http://www.aporrea.org/actualidad/a14919.html)

Título: Buenos Aires parece Miami. Visita de Matos y Montaner, agentes de la CIA

Por: Emilio Marín (www.laarena.com.ar)

Texto: Se nota que la administración Bush está ejecutando el presupuesto de 59 millones de dólares para financiar la contrarrevolución cubana. De pronto "centros de estudios" como Cadal, diputados de la derecha argentina y políticos nacidos en Cuba pero criados por Washington, se muestran activos en Buenos Aires. No han modernizado sus discursos pues repiten las mentiras de décadas contra Cuba, confiando en que sean tomadas por verdades según los criterios de propaganda de Josep Goebbels.


CADAL

En los países del Cono Sur -menos Brasil, afortunadamente- opera desde hace pocos años un centro de estudios llamado Cadal (Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina). En rigor, analizando sus actividades políticas y culturales se advierte su naturaleza de entidad que sirve a la administración Bush, la Fundación Nacional Cubano-Americana de Estados Unidos y la derecha liberal-conservadora de Europa.

Quien tenga alguna duda sobre la gravedad de nuestra calificación debería clicquear www.cadal.org y así conocerá a esta organización utilizada por la superpotencia para desinformar sobre Cuba y favorecer sus planes de bloqueo y agresión. No hace falta ser detective para darse cuenta de la financiación que aquel centro recibiría de la CIA, el Opus Dei y la fundación alemana Konrad Adenauer.

Toda causa anticomunista encuentra a Cadal en la primera fila de promoción, sea envenenar las relaciones de Argentina con Cuba mediante el caso de la médica Molina, enviar delegaciones de jóvenes liberales a montar provocaciones en la puerta de la embajada de Cuba, apoyar a la secta Falun Dafa en su "escrache" al presidente chino Hu Jintao en su visita al Palacio San Martín, traer elementos terroristas mal nacidos en Cuba -como Huber Matos y Carlos Alberto Montaner- a presentar libros en Buenos Aires y Rosario, etc.

El Centro está dirigido por Gabriel Salvia, quien actúa en sociedad con Hans Blomeier, de la Konrad Adenauer. Sus actos seudo académicos apuntan a forjar una sólida relación con determinados intelectuales, los rectores de las universidades privadas y los partidos neoliberales.

Prácticamente su debut ocurrió en marzo de 2004, cuando reclamó que la cancillería ordenara a nuestra embajada en La Habana recibir como héroes a los "disidentes" a sueldo del jefe de la Sección de Intereses de Norteamérica (SINA), James Cason. Como parte de esa campaña organizaron un panel con Marcos Aguinis, Juan José Sebreli, Fernando Ruiz, Silvina Walgner y María Sáenz de Quesada. El objetivo era atacar al gobierno de Fidel Castro por haberse defendido de la quintacolumna pro estadounidense en la isla, que en 2003 secuestraba barcos y aviones para generar un conflicto con el mal vecino y justificar la llegada de los marines. Ese año se había iniciado la guerra contra Irak y la violenta gusanería de Miami, siguiendo al gobernador Jeb Bush, había proclamado: "después de Irak, Cuba".


PRUEBAS

Vamos a ir aportando algunas pruebas de por qué deducimos que Cadal es un instrumento del Departamento de Estado en sus planes de afectar la soberanía de Cuba.

Uno de aquellos "Cinco Intelectuales", el menos conocido del quinteto, es Fernando Ruiz. Cadal y la Fundación Adenauer publicaron en julio de 2003 su libro sobre la llamada nueva prensa cubana titulado "Otra grieta en la pared". Ese autor es profesor de Comunicación en la Universidad Austral, patrocinada por el Opus Dei. Grande fue su decepción cuando su obra ya estaba terminada y descubrió que uno de sus reporteados en Cuba, Néstor Baguer, resultó ser un hombre de la seguridad cubana que testimonió en el juicio a los "disidentes" y aportó pruebas de su condición de asalariados de la SINA.

En la solapa de ese libro, la entidad presidida por Salvia define su razón de ser: "un asunto prioritario en la agenda de Cadal es el apoyo a la apertura democrática en Cuba".

Luego de la reunión con los Cinco en el hotel Argenta Tower de Retiro, Cadal auspició conferencias en Mendoza del anticastrista Orlando Gutiérrez, del Directorio Democrático Cubano. El nivel del conferencista se puede deducir de la entrevista que concedió al diario "Los Andes" el 19 de julio de 2004: "Fidel es como Mussolini o Franco". A su lado sonreía el organizador de la gira, el diputado Gabriel Llano, del Partido Demócrata, que apoyó al ex dictador Jorge R. Videla, tan parecido a esos ex dictadores de Italia y España.

El 7 de abril de 2005 se terminó de confirmar el parentesco de Cadal con la derecha republicana del texano Bush. Ese día organizó en la Universidad de Belgrano un Seminario Internacional sobre "La situación interna en Cuba y los desafíos de la comunidad democrática internacional". El mismo se hizo con colaboración de la carrera de Ciencia Política de la UB y el "Proyecto Sobre la Transición en Cuba" del Instituto de Estudios Cubanos y Cubano Americanos de la Universidad de Miami.

Entre los expositores estuvo el ya citado Gutiérrez, del Directorio y la Universidad de Miami; Emilio González, ex asesor de seguridad nacional para Cuba y el Caribe del Presidente de los Estados Unidos; Andy Gómez, Investigador ICCAS y Vice-Provost de la Universidad de Miami. También participaron los periodistas Fernando Laborda -director de la Carrera de Ciencia Política de la UB- y Jorge Elías, ambos de "La Nación".

El cierre del seminario se festejó en el Sheraton Hotel, con presencia del embajador norteamericano Lino Gutiérrez, como correspondía a un evento donde flameaba la bandera de las barras y las estrellas. En las fotografías puede verse al médico desertor cubano Roberto Quiñones, hijo de Hilda Molina, cuyo caso sirvió para que la cancillería de Rafael Bielsa afectara las relaciones con Cuba.

La otra prueba de para quién trabaja Cadal la da el perfil fascistoide de los diputados con los que hace lobby contra la Mayor de las Antillas. Son los dirigentes que todos los 4 de julio dicen presente en la embajada de Gutiérrez, como lo hacían antes con James Cheek y Terence Todman. Además del citado "ganso" mendocino Llano, hay que añadir Alberto Natale (Partido Demócrata Progresista, ex alcalde de Rosario con el dictador Roberto E. Viola), Roberto Zottos (Partido Renovador Salteño, del ex gobernador durante la dictadura, Roberto Ulloa), Hugo Martini (de Recrear, denunciado como ejecutivo coimero de Repsol), Ricardo López Murphy (Recrear, ex economista jefe de la fundación FIEL, que aconsejó las privatizaciones durante el menemismo), Guillermo Cantini (Unión para la Argentina, cavallista), Guillermo Alchourrón (ex presidente de la Sociedad Rural "Argentina", diputado del Paufe, partido del ex subcomisario torturador Luis Patti) y Federico Pinedo (Compromiso para el Cambio, de Mauricio Macri, cuyo holding SOCMA fundió al Correo).

En fin. Dan ganas de decir "Dios los cría y la CIA los amontona".


EL OTRO MONTANER

Del argentino-venezolano Ricardo Montaner se podrá opinar que canta bien o mal pero en todo caso no hace daño con su oficio. Pero Carlos Alberto Montaner, cubano de nacimiento y yanqui-español franquista de adopción, sí que es un tipo peligroso. Este último vino a presentar un libro en el Sheraton de Retiro, donde el moderador será Bernardo Neustadt y estarán como panelistas López Murphy y otros miembros de la referida fauna. El visitante vino tras la huella del ex comandante Huber Matos, también operado por la CIA, quien presentó un pasquín anticastrista el 18 de mayo último en la sede de Cadal.

¿Quién es Montaner? La página de Salvia, que contiene 58 artículos suyos, lo presenta como periodista y escritor pero admite que es el vicepresidente de la ignota Federación Internacional Liberal con sede en Madrid.

Lo que no dice ese sitio de internet es que Montaner milita en la contrarrevolución cubana desde su adolescencia, participó de actos terroristas y se integró en 1963 a un grupo operativo de la CIA en Fort Benning, Georgia. En los '70 llegó a la España de Francisco Franco donde canalizó dinero de la CIA para crear una editorial (Playor) y una agencia de noticias (Firmas Press). Ha fundado numerosos grupos anticubanos como la Plataforma Democrática, la Unión Liberal Cubana, la Fundación Hispano Cubana y la Federación Internacional Liberal.

Como el sujeto se defiende asegurando que sólo es un "periodista", lo vamos a cuestionar en este plano, con tres perlitas de sus notas publicadas por Cadal.

En una de ellas acusa a Fidel Castro de haber agraviado a Argentina: "en los ochenta, financió, armó y adiestró a los atacantes del Regimiento de Infantería Mecanizada de La Tablada; en los noventa, insultó sin el menor decoro a los dos presidentes electos del país". O sea que mintió en lo primero y salió en defensa de Fernando De la Rúa, tildado de "lamebotas yanquis" por el jefe de estado cubano.

El 2 de junio de 2004 escribió: "Los demócratas de la oposición venezolana ganaron su apuesta electoral. Algo más de 700.000 ratificaron su voto anterior para reclamar un referendum revocatorio. Chávez está ahora entre la urna y la pared. Si admite los resultados y acude al referendum, será aplastado por el setenta por ciento de los electores". Una pifia horrible: Chávez ganó con el 70 por ciento de los sufragios.

La tercera metida de pata es del 17 de febrero de 2003, cuando analizó a Costa Rica.

Dejemos que el mismo Montaner nos cuente: "Miguel Angel Rodríguez, ex presidente de los ticos, me pidió que presentara su último libro. Y, tras leer el manuscrito, me fui a San José con mucho entusiasmo, porque es una obra que debe examinar toda persona interesada en la lucha por el desarrollo económico y la estabilidad democrática. ¿Qué mérito extraordinario tienen estos papeles bajo el título de La solución costarricense? Todavía no hace un año que Miguel Angel concluyó su período presidencial y ha querido ofrecerles a sus compatriotas una memoria franca, muy bien escrita, de lo que fue su gobierno: de los problemas que existían cuando llegó al poder, de lo que se propuso lograr, de lo que efectivamente pudo llevar a cabo, y de lo que no consiguió".

Como se sabe, Rodríguez duró apenas 17 días como secretario general de la OEA. Cayó fulminado en octubre de 2004 luego que un juez de su país le dictara prisión preventiva por haber cobrado coimas millonarias a la francesa Alcatel. Estos son los amigos y modelos de Montaner.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada