lunes, 14 de marzo de 2016

¿Quién sigue?


Y ahora quién sigue en la lista de desestabilización y posterior destrucción de los países del MENA (acrónimo inglés para "Middle East & North Africa")? Argelia, parece. Leemos en RT en español:


Título: ¿Qué amenaza la estabilidad del mayor país de África?

Subtítulo: La caída de los precios del petróleo y del gas ha obligado al Gobierno argelino a recortar en programas sociales y despedir al 40 por ciento de los trabajadores estatales.

Texto: Hoy en día, Argelia, que entre los años 1991 y 2002 vivió una violenta guerra civil entre el Gobierno y los grupos islamislas, parece un refugio de estabilidad en comparación con otros países del norte de África y Oriente Medio. No obstante, la situación puede cambiar en cualquier momento, advierte el portal ruso Lenta, que ha investigado los desafíos que afronta el país magrebí.

Aunque pueda parecer paradójico, uno de los factores que contribuyeron a la relativa paz en Argelia, fue, hasta cierta medida, el surgimiento del EI, ya que los milicianos locales se dirigieron a Libia, Siria e Irak. No obstante, ahora que la presión sobre el EI aumenta, los combatientes radicales pueden acabar volviendo a Argelia. 

Otro elemento destabilizados son los bajos precios de los hidrocarburos, ya que la venta de materias primas constituye el 90 por ciento del presupuesto nacional. La caída de los precios del petróleo y del gas ya ha obligado a Argelia a realizar recortes en los programas sociales y anunciar el despido del 40 por ciento de los trabajadores estatales. En caso de que la situación actual continúe, es posible que la economía argelina se derrumbe y el país magrebí vuelva a quedar sumido en una guerra civil.

Uno de los precursores de la guerra civil fue precisamente la caída de los precios de los hidrocarburos en los años 80, que provocó el descenso del nivel de vida y fuertes conmociones sociales.

La estabilidad en el país también se ve amenazada por el empeoramiento de la salud del presidente Abdelaziz Buteflika, de 78 años, que está en el poder desde 1999. Se reporta que en 2013 sufrió un microderrame cerebral, aunque otras informaciones sugieren que fue un accidente cerebrovascular grave. Otras fuentes también han afirmado que el presidente ha sufrido otro derrame más.

Desde entonces, el mandatario argelino apenas aparece en público. Asimismo, en los últimos meses se han avivado los rumores de que se ha vivido un motín palaciego y de que el poder real está ahora en manos del hermano menor del presidente Said Buteflika.

Actualmente, el país "está a punto de deslizarse hacia el caos", concluye el portal, añadiendo que cualquiera de las razones mencionadas –la activación de los terroristas, la lucha política interna o los problemas económicos– puede convertirse en la gota que colme el vaso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada