jueves, 5 de noviembre de 2015

Transformaciones en curso


Por algún motivo se nos había pasado la lectura del anuncio público del Boletín Europeo de Anticipación Política del mes de Mayo, emitido como siempre por el Laboratorio Europeo de Anticipación Política. Casi seis meses de distancia es un buen lapso para evaluar los aciertos y errores de analistas cuyo propósito declarado es, precisamente, anticipar con precisión los eventos políticos globales y europeos. Juzguen ustedes; acá va:


Título: EU/UK/US – Unión, dislocación, reinvención: La gran transformación sistémica de Occidente

Texto: Por cuarto mes consecutivo y con las precauciones habituales, nuestro equipo sigue creyendo que el pico de la crisis ha quedado atrás. Entre 5 minutos antes del pico y 5 minutos más tarde, aunque las dos imágenes puedan ser las mismas, sin embargo, la película no tiene nada que ver. La perspectiva es radicalmente diferente. El excursionista de montaña sabe que, después de pasar la cumbre, el descenso parece a priori más fácil que la subida: una dirección clara, la gravedad como aliada, comodidad a la vista… Pero hay que tener cuidado, ya que antes de regresar a la carretera asfaltada, los obstáculos y los riesgos de la bajada siguen presentes, ahora agravados por el sentimiento de mayor facilidad asociado a la fatiga de la subida.

Esta impresión de final de la excursión es exactamente lo que nuestro equipo ha sentido durante los últimos cuatro meses. Algunos de nuestros lectores se sorprenderán al vernos poner las gafas de color de rosa. ¿Son las gafas de color rosa o es más bien la puesta del sol de esta crisis?

Desde 2006, el GEAB se comprometió a analizar y anticipar las diversas etapas de aquello que el coordinador de nuestro equipo, Franck Biancheri, decidió llamar la “crisis sistémica global” que se puede resumir en una transición gigantesca entre dos sistemas globales: el mundo unipolar centrado en Occidente, por un lado, y el mundo multipolar, de la otra, en la que ahora hemos entrado, y que nadie es capaz de negar – aunque algunos plantean la hipótesis de una neo-unipolaridad en gestación, esta vez centrado en China[1].

Esta gigantesca mutación global ha sido posible y ha estado acompañada, por otra transformación sistémica importante, vinculada a la “revolución” internet, lo que provocó una reorganización, o más bien una “organicización”[2] profunda y total de toda la estructura social y de los modos de organización y de actividad a nivel mundial.

Como GEAB dijo hace ya tiempo, el sistema mundial que se derrumba ante nuestros ojos tiene 500 años de antigüedad. Nació de los grandes descubrimientos del Renacimiento que le dio una ventaja de 500 años a Europa, y a sus avatares rusos y estadounidenses, en detrimento de las civilizaciones más importantes de aquel momento, tales como China e Irán. Este mundo centrado en Occidente ya no existe, y es el propio Occidente el que desencadenó la transición: la invención de la colonización, la descolonización, la culpabilidad postcolonial, la cooperación y la integración regional, la globalización, e Internet, … Occidente ha creado y querido de alguna manera esta multipolaridad que por lo tanto hay ninguna razón para que provoque ningún miedo. Es hora de enfrentar las consecuencias de nuestras políticas y nuestros discursos y ponernos de acuerdo para compartir el planeta.

Y eso es lo que está sucediendo. La mejor prueba la ofrece Obama que después de ejercer un papel decisivo en la escalada de tensiones euro-rusas del año pasado, este año se ha convertido en un pacificador real en el Medio Oriente con un cambio estratégico a 180° en relación a Irán. Por no hablar de los recientes intentos de reactivar el diálogo constructivo entre Kerry y Lavrov, que a pesar de que de momento no están haciendo progresos, por supuesto, tiene el mérito de existir.

El paso de montaña de la crisis sistémica global ha quedado detrás, aunque todavía nos queda por delante el descenso, descenso que puede ser doloroso, pero que nos acerca a la planicie, descenso que nos corresponde todavía tratar de anticipar.

(…)


Europa: La vuelta al método comunitario

Como ya hemos explicado, desde el Tratado de Maastricht en 1992, la Unión Europea ha cedido a la tentación de duplicar a nivel europeo todos los instrumentos del Estado-nación. El método comunitario inventado por los padres fundadores era sin embargo una innovación política real. Los principios  de estructura plana que permitían coordinar la diversidad del continente se han olvidado por varias generaciones de políticos y de tecnócratas sin imaginación.  Incapaces de concebir otra cosa que no fuese una super-estructura estatal, incapaces de democratizarla, incapaces de imponerla … la UE tan solo ha tenido éxito en la creación de resistencias nacionales y se ha entregado a los intereses de los más poderosos, intereses que nadie quería ver convertidos en el interés colectivo europeo para los que se había creado el aparato institucional europeo.


El avance de la democratización

La doble era Barroso ha llevado a límites extremos esta lógica, que ha derivado en una desautorización ciudadana expresada a través de innumerables euroescépticos y eurocríticas que sin embargo no son necesariamente antieuropeos. Ni Tsipras ni Orban, ni siquiera Le Pen plantean abandonar la UE. Sin embargo, todos la quieren dirigir hacia sus propósitos: compartir la riqueza para el primero, conectar con Rusia para el segundo, tratar las cuestiones de emigración para la tercera, etc … Por último, es la democracia europea la que está empezando a expresarse, siendo la primera condición la aparición de un debate público europeo, que ahora comienza a ser audible. Una ciudadanía europea está emergiendo.


De la pirámide a las redes

En relación al sistema político e institucional, Juncker nos envió este mes una fuerte señal sobre los fundamentos conceptuales de su visión organizativa de Europa. En el lanzamiento de su propuesta “Red Segura”[3], que sustituye a la vieja idea de la agencia de inteligencia europea, establece un nuevo estilo: el nivel europeo deja de querer sustituir a los Estados miembros para convertirse en el director de orquesta de un concierto de naciones europeas. La UE adopta el papel de coordinador de las distintas herramientas de soberanía de los estados miembros, soberanía nacional que no solo se reafirma, sino que sólo podrán prosperar a través de la cooperación. Volver al principio de “e pluribus unum” original.


Relación transatlántica: el vínculo más débil

Por supuesto, es lamentable que el primer campo de aplicación del “método comunitario reinventado” sea la seguridad. Al mismo tiempo hay que reconocer que de los temas en los que los Estados están más interesados en cooperar, éste es el más imperioso. Es probable que, además de la finalidad evidente de la gestión de amenazas terroristas transfronterizas, se ha hecho urgente para la UE deshacerse del sistema pre-existente en este campo, a saber, el sistema germano-estadounidense que ha quedado en evidencia por los ataques contra Merkel[4].

Este intento de emancipación se ha ido gestando durante mucho tiempo. Hemos seguido de cerca las acusaciones a la NSA por parte de Merkel en relación a las escuchas inaceptables[5], entonces vimos a los tribunales alemanes concluir que no había evidencia de estas acciones[6] antes de que el asunto se presentará a través las acusaciones de inconstitucionalidad contra Merkel esta vez sobre  la cooperación entre la NSA y BND. De hecho, desde el 11 de septiembre, los estadounidenses han convencido a los europeos de los riesgos que amenazan a sus hogares y que, en ausencia de una inteligencia europea, no tenían más remedio que cooperar con los servicios estadounidenses a través de Alemania, que, en términos de seguridad y defensa, es una mini-América en el continente europeo[7].

La simultaneidad de todo esto con el juicio sobre las escuchas de la NSA en los Estados Unidos, donde la justicia estadounidense ha juzgado las escuchas ilegales por la NSA y condenado a esta agencia[8] no puede ser una coincidencia. El antiguo sistema de inteligencia transatlántica, y un punto importante de la tutela estadounidense en Europa, está desapareciendo. Queda la OTAN… que tiene exactamente las mismas características: ante la ausencia de una defensa europea, la OTAN protege Europa.


Unidad reafirmada

Este último punto nos lleva a la ausencia de los líderes europeos en la conmemoración de la victoria contra el nazismo organizada por Rusia[9], ausencia del que los europeos deben ser conscientes de que se envía una señal terrible al mundo: Que Europa está al lado del nazismo … es lo que el mundo ha interpretado por la falta de líderes europeos junto a las potencias emergentes … y la ONU. De hecho, Ban Ki Moon estaba en Moscú … así como está del lado del Irán en la guerra civil en Yemen. Dicho esto, las “gafas de color rosa” de nuestro equipo permitirán detectar qué buenas razones tienen esta actitud europea.

El hecho es que la crisis de Ucrania, al igual que ha socavado la integridad de Ucrania, amenaza a la de la UE. Algunos creen que el colapso de la Unión Europea, y en particular el flanco oriental de la UE[10], es ahora inevitable. Así que ahora es de primordial importancia reafirmar la unidad europea y la solidaridad. La ausencia de toda la UE en las celebraciones rusas, incluyendo los famosos países que habían aceptado inicialmente la invitación, como Grecia, la República Checa, Chipre, Hungría y Eslovaquia[11], indica que hoy se negocia en torno a esa necesidad de marcar la unidad. Pero anticipamos que esta concesión a los países bálticos y Polonia, faculta a los cuatro países y no se hará sin una contraprestación. Para la coordinación europea de defensa, Polonia es instrumental … y los Países Bálticos de alguna manera también.


Grecia: la modernización en curso

Unas palabras también sobre Grecia, que, como era de esperar, encuentró el dinero necesario para pagar los intereses adeudados al FMI[12]. Durante las últimas cuatro semanas, nuestro equipo ha resaltado la notable punción de liquidez de los municipios griegos por parte del gobierno central de Atenas[13]. Cuando los medios de comunicación vieron una atribulada Grecia, vemos cómo Tsipras, jugando con la presión europea, aprovecha la oportunidad para debilitar a los caciques locales, en su mayoría miembros de ambos partidos institucionales que, atrapados en un sistema clientelar, han evitado la modernización del aparato del Estado griego y que centralizan las herramientas de la reforma de su país: dinero y poder. La modernización del sistema político e institucional griego, prioridad para la Europa del siglo XXI, avanza con rapidez…


La cuestión fronteriza de la UE

En cuanto a su delimitación, la UE ha tomado una posición. Desde el comienzo de su mandato, Juncker advirtió que la ampliación experimentaría una ralentización: reducción de la Dirección General de Ampliación, 5 años de moratoria sobre cualquier nueva ampliación, … hoy en día, incluso los acuerdos de libre comercio pierden fuerza[14]. Por un lado, los ciudadanos europeos están más bien en contra de la lógica de la expansión ilimitada, ampliación que todo el mundo ha sabido por mucho tiempo que impide la profundización política tan deseada, que ahora es una prioridad de la UE. En segundo lugar, la mayoría de las ampliaciones y de los acuerdos de libre intercambio comercial se dirigen a los países de la CEI / Unión Euroasiática (Moldavia, Georgia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Ucrania …) donde sus poblaciones están lejos de apoyar plenamente la integración europea (los ucranianos nos lo dicen alto y claro) y que requieren, por supuesto, un acuerdo previo con Rusia, lo que supone camino difícil.

Con la crisis ucraniana, la UE no ideológica ha entendido que ésta se ha reencontrado con sus límites geográficos. Es una lástima que la UE no lo haya sabido ver por sí misma y que sus vecinos se vieran obligados a recordarle que una entidad política e institucional que no fije sus fronteras inevitablemente adquiere las características de un imperio.

Ha llegado el momento de llevarse bien con nuestros vecinos sobre la base de la propiedad compartida: la reconstrucción de una relación transatlántica de igual a igual fuera de toda relación de servidumbre, la construcción de un partenariado UE-Unión Euroasiática reconociendo el proyecto de integración regional de Rusia, cooperar en el establecimiento de la Unión del Magreb árabe que contribuya a la solución de la controversia relativa al Sáhara Occidental entre Marruecos y Argelia[15], etc … Europa debe construir sus relaciones de vecindad, no bajo la lógica de los fuertes contra los débiles, sino de igual a igual. Y nuestro equipo se alegra de leer que la UE ahora habla de negociaciones trilaterales con los países de la CEI[16], donde “Trilateral” significa UE-Rusia-país en cuestión, única solución para resolver la  guerra civil de Ucrania, tal como explica, por ejemplo, el presidente de LEAP en una carta dirigida a una asociación de estudiantes ucranianos[17]


Notas:

[1] Una hipótesis a la que nuestro equipo tiende a no confiar: las primeras reacciones en contra de China han sido perfectamente tenidas en cuenta por los chinos, el surgimiento de la India como próxima superpotencia demográfica destinada a superar en tamaño a China en el horizonte 2025 … indican que la multipolaridad tiene mucho recorrido.

[2] Palabra compuesta basada en la palabra “orgánico”, que corresponde a las características de las estructuras sociales surgidos de Internet principalmente y que conectan directamente a las células con el conjunto.

[3] Fuente: EUObserver, 12/05/2015

[4] Fuente: The Guardian, 07/05/2015

[5] Fuentes: The Guardian,  24/10/2013 ; The Guardian, 17/12/2013

[6] Fuente: Vox, 12/12/2014

[7] No hay que olvidar que solo Alemania, con 38.491 soldados estadounidenses en su territorio, alberga casi el 25% de las fuerzas estadounidenses en el mundo (fuera de EE.UU.) que en total son 160.000 personas!!! (fuente: Wikipedia). Esta cifra proporciona una comprensión de la dificultad para una Merkel o cualquier otro líder del ejecutivo alemán de imponer sus puntos de vista si no coinciden con los del “aliado” de Estados Unidos. Vemos la forma en cómo Alemania necesita el resto de Europa para poner fin a su tutela; solo, sería completamente incapaz.

[8] Fuente: CNN, 07/05/2015

[9] Fuente: The Hindu, 09/05/2015

[10] De hecho, nosotros mismos anticipamos este riesgo desde el comienzo de la crisis de Ucrania: en un momento en el que todos los medios de comunicación occidentales estaban apostando por los países violentamente anti-rusos de Europa del Este llevando a Europa Occidental a esta dinámica, anticipamos una división de la Europa del Este entre los anti-rusos y los no anti-rusos.

[11] Fuente: Der Spiegel, 10/04/2015

[12] Fuente: The Guardian, 11/05/2015

[13] Fuente: Ekathimerini, 25/04/2015

[14] Fuente: EUObserver, 13/05/2015

[15] Fuente: Le Maghreb, 04/01/2014


[16] Fuente: Euractiv, 15/04/2015. Recordamos que esta configuración de negociaciones trilaterales solicitado por el Parlamento de Ucrania en noviembre 2013 debido a la “seguridad nacional” fue rechazada por la Comisión Barroso, un rechazo que creemos que tiene una mucha responsabilidad en la muerte de más de 6000 ucranianos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada