viernes, 20 de noviembre de 2015

Refugiados


Presidente de la Cámara de Representantes de los EEUU, Paul Ryan

Confirmando una vez más que los responsables de la política estadounidense no son tontos sino que se hacen los tontos, el congreso de ese país acaba de aprobar un proyecto para volver casi imposible la entrada de refugiados sirios a los EEUU. Es que los chicos hacen política activa pro-caos pero para afuera, preferentemente en Europa, norte de Africa, Asia central y Medio Oriente; fronteras adentro, ni se te ocurra.  Así lo cuenta Yolanda Monge para el diario español El País:


Título: La Cámara de EE UU aprueba limitar la entrada de refugiados sirios

Epígrafe: El proyecto de ley se encamina hacia el Senado. El presidente Barack Obama ya ha anunciado su veto.

Texto: Obviando la amenaza de veto anunciada por el presidente, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó este jueves sin dificultad un proyecto de ley para suspender el programa de la Casa Blanca de ayuda a los refugiados sirios que quieren entrar en el país. El resultado fue 289 frente a 137, con 47 demócratas sumándose a los 242 republicanos que votaron a favor, creando una mayoría que, en principio, podría imposibilitar el veto presidencial.

Aunque para anular un veto del presidente, se necesita el apoyo de dos tercios de ambas cámaras -labor titánica en el caso del Senado-. Es una empresa difícil: históricamente el Congreso ha anulado menos del 10% de los vetos presidenciales.

La Cámara quiere con su proyecto de ley garantizar que Estados Unidos no se convierte en un santuario para terroristas y asegurarse de que no entra ningún refugiado sirio o iraquí sin que antes las principales agencias de seguridad hayan estudiado que no son una amenaza para la seguridad nacional. El siguiente paso del proyecto de ley es el Senado, donde su destino es incierto.

En los días pasados, el presidente Barack Obama ha insistido en su determinación de abrir las puertas durante el próximo año a 10.000 de los refugiados sirios que huyen del conflicto de su país. Desde el 1 de octubre de 2011 y hasta el día de hoy, EE UU ha aceptado 2.159 refugiados sirios, según datos del Departamento de Estado. Los Estados que más personas han recibido son Texas, California, Michigan, Arizona e Illinois. Estas cifras palidecen ante el ingente número de personas que recibirá, por ejemplo, Alemania, país que para finales de año contará entre su población con hasta un millón de refugiados provenientes de Siria.

Desde Filipinas, donde se encontraba ayer antes de partir hacia Malasia en la última pata de un viaje que el domingo le devuelve a Washington, el presidente dijo que Estados Unidos no se hacía ningún favor a sí mismo cuando “en respuesta a un ataque terrorista, nos zambullimos en el miedo y el pánico”. “No se toman buenas decisiones si están basadas en la histeria o la exageración de riesgos”.

En opinión de Harry Reid, líder de la minoría demócrata en el Senado, no se trata de los refugiados, “no creo que estemos lidiando en realidad con eso”, dijo el senador por Nevada, en referencia a la politización que se está haciendo del tema. Preguntado por la posibilidad de que Obama vete la ley, Reid fue tajante: “No se preocupen, no va a llegar hasta ahí. ¿Siguiente pregunta?”.


A principios de semana, 30 Estados de la Unión prometían cerrar sus puertas a los refugiados sirios después de saberse que uno de los terroristas de los ataques de París entró en Europa a través de Grecia. Con ese telón de fondo, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, presentaba el proyecto de ley hoy aprobado e instaba a la Administración Obama a que suspendiera la acogida de refugiados sirios en el país “hasta que no haya una certeza al cien por cien" de que no supondrán un peligro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada