sábado, 21 de noviembre de 2015

Este finde toca Bruselas


Mientras tanto, en la máquina de fabricar miedos, o sea Europa, se enloquece a las pobres gentes con otra ominosa amenaza terrorista. Esta vez es Bruselas, en donde se prometen masacres de todo tipo: bombas, gases, tiros, en fin. Es difícil decir si se trata de una operación o si esta vez va en serio: han macaneado tantas veces que resulta difícil darse cuenta. Encima, en Bruselas operan tantas agencias y servicios, comenzando por la sede de la NATO, que no habría que descartar la acción de algunos empleados laboriosos que hacen horas extras por su cuenta. La nota es de Belén Domínguez Cebrián y Andrés Mourenza para El País:


Título: Bruselas, en máxima alerta por riesgo de atentado “concreto e inminente”

Subtítulos: Turquía detiene a un belga como sospechoso de participar en la planificación de la masacre de París / Francia investiga los fallos de seguridad en la matanza de París

Texto: Bruselas está en máxima alerta terrorista por amenaza de atentado "concreto e inminente", según las autoridades, con bombas y explosivos. La pasada noche el Órgano de Coordinación para el Análisis de Amenazas (OCAM, por sus siglas en francés), que se encarga de determinar el nivel de riesgo terrorista, elevó la alerta de tres (amarilla) a cuatro, la máxima posible, en la capital del país. Mientras tanto, las autoridades turcas han comunicado el arresto de un ciudadano belga de origen marroquí que presuntamente participó en la planificación de los atentados de París como "ojeador" de los lugares atacados.

En Bruselas, una de las medidas acordadas es el cierre total de las líneas del metro de la capital y del llamado submetro, una línea de tranvía subterránea. "Se corre el riesgo de sufrir unos ataques similares a los de París", ha declarado esta mañana el primer ministro belga, Charles Michel.

"Es una precaución que se ha tomado por orden de la Policía", ha declarado la portavoz de MIVB, empresa de movilidad de la capital, Ann Van Hamme. El nivel máximo de alerta lleva adosadas una batería de duras recomendaciones que básicamente restringen el movimiento por la ciudad: evitar los sitios concurridos, conciertos y eventos multitudinarios, estaciones de tren y aeropuertos, transporte público y centros y calles comerciales. El aeropuerto de Zaventem, al noreste de la ciudad, ha amanecido este sábado con largas colas a la entrada para pasar un exhaustivo control policial, pero permanece en nivel tres de alerta, y no cuatro. El Gobierno pretende alargar estas medidas por lo menos hasta el domingo a las 15:00 horas, según MIVB, que confirma que las líneas de autobús están operativas. La estación de tren Schuman, donde se encuentran las instituciones europeas, también está cerrada aunque no se ha comunicado ningún incidente. El Eurostar —en tren que une el continente europeo con Reino Unido a través del canal de la Mancha— permanece operativo aunque según ha anunciado la empresa en su cuenta de Twitter, ofrecen cambios de billetes gratuitos debido a las medidas excepcionales tomadas en el centro de la capital belga.

El motivo concreto de la nueva alarma, más allá de la amenaza terrorista, no ha sido desvelado por "no entorpecer la investigación". No obstante, desde los ataques de París en el que murieron 130 personas el pasado viernes, aún queda un sospechoso, Salah Abdeslam, en paradero desconocido. Algunas investigaciones apuntan a que pueda estar escondido en Bruselas, incluso en el conflictivo barrio de Molenbeek, de donde provenía él y buena parte de yihadistas que atentaron en la capital francesa. La Fiscalía belga aununció ayer la detención de un individuo —aún sin identificar— al que finalmente acusó de estar relacionado con grupos terroristas, aunque no especificó si había relación con la matanza de París del 13-N o no.

Las medidas han creado cierta incertidumbre en los vecinos bruselenses a los que el Gobierno ha pedido que no creen rumores y que acaten las normas de seguridad y las indicaciones que les digan las fuerzas de seguridad, según la prensa local. "No es necesario quedarse en casa, pero deben estar alerta y evitar lugares concurridos en la medida de lo posible", señala el Centro de Crisis. Uno de los barrios de moda donde hay buena cantidad de restaurantes y cafeterías está, no obstante, desierto y desangelado bajo una fuerte nevada, la primera de este otoño. De vez en cuando se escuchan las sirenas policiales. Según ese Centro, era importante difundir cuanto antes la información del aumento de la alerta de seguridad "para que todo el mundo esté informado desde esta mañana".

La alerta máxima, la segunda vez que ocurre desde 2007, se ha decretado en Bruselas, pero el resto del país se mantiene en nivel 3 aunque cada localidad puede tomar la misma medida si lo considera necesario. Vilvoodre, al norte de la capital, también ha aumentado su nivel de alerta al máximo. Según el comunicado, el análisis realizado demuestra "en efecto una amenaza seria e inminente", por lo que se exige tomar medidas de seguridad específicas, así como ofrecer ciertas recomendaciones particulares a la población.


Conexión con Turquía

Según publican hoy varios medios turcos citando fuentes policiales y judiciales, las autoridades turcas han arrestado a un ciudadano belga de origen marroquí, Ahmed Dahmani (de 26 años), que presuntamente participó en la planificación de los atentados de París como “ojeador” de los lugares atacados. La detención se produjo a inicios de semana, pero Turquía no lo hizo publico hasta la pasada noche cuando, tras cuatro días de interrogatorios, Dahmani y otros dos sospechosos fueron puestos a disposición de un juez que los envió a prisión con cargos.

Dahmani, que según el diario turco Sabah era residente del barrio de Molenbeek de Bruselas, examinó para el ISIS varios lugares de la capital francesa una semana antes de los atentados, como parte de la designación de objetivos. Según el mismo rotativo, tras las masacres del 13N, Dahmani huyó a otro país para volar después a la ciudad turca de Antalya, donde el pasado fin de semana tuvo lugar la reunión de jefes de estado y de gobierno de los países del G-20. Dada la presencia de los principales líderes mundiales en la ciudad, la policía turca reforzó la seguridad de la zona y, en el mismo aeropuerto, fue identificado como sospechoso por lo que se le siguió con un dispositivo de vigilancia.

La agencia de noticias DHA explica que Dahmani se alojó en un hotel de 5 estrellas de la vecina localidad de Manavgat, en la costa mediterránea de Turquía, donde fue detenido el día 16 por la policía turca. Los agentes también detuvieron ese día, en carretera y a bordo de un Mercedes con matrícula de la provincia turca de Kilis, a dos personas procedentes de Siria –Ahmet Tahir, de 29 años, y Muhammed Verdy, de 23- que supuestamente fueron enviadas por el ISIS para garantizar a Dahmani un paso seguro al Califato. En su poder se encontraron un pasaporte falso destinado a Dahmani y armas.

Según las informaciones filtradas a la prensa por la policía turca, Dahmani estuvo ya anteriormente en Siria, donde recibió entrenamiento del Estado Islámico. El Gobierno francés ya ha pedido a Turquía la extradición del sospechoso.


Una ciudad cerrada

Las extremas medidas de seguridad que el Gobierno belga ha decretado esta mañana han afectado a la vida de la capital del país. A continuación, los lugares que permanecerán cerrados al público hasta nueva orden.

Todas las líneas del metro y el tranvía subterráneo permanecen cerradas hasta al menos mañana a las 15:00 horas. Los autobuses y el tranvía por la superficie aún están operativos.

Los servicios ferroviarios están operativos excepto la estación de Schuman —corazón de las instituciones europeas—, por donde no pararán los trenes.

El emblemático Atomium, símbolo de la exposición universal de 1958, permanece cerrado. 

El cine Kinépolis, al norte de la ciudad, también.

El tradicional y enorme mercado de la estación de Midi (al sur de Bruselas) de los domingos se ha cancelado.

El Parlamentarium, la atracción turística donde se presenta la Eurocámara y que es uno de los puntos más visitados de Bruselas, según el Ayuntamiento, también ha echado el cierre este sábado.

El Parlamento Flamenco y el Museo de Ciencias Naturales permanecerán cerrados hasta nueva orden, según la prensa local.

Hay más presencia policial y militar en las calles del centro de la capital, como indica la alerta 4.

Los conciertos en el Ancienne Belgique han sido todos cancelados.

Los comercios de la calle de Rue Neuve, la vía comercial y peatonal del centro, están cerrando por primera vez en el historia, según Euronews. “Estimados clientes, por razones de seguridad este comercio estará cerrado hasta mañana”, se lee en uno de los comercios del centro.

Un concierto en el área de congresos de la ciudad, en Heizel, de Johny Hallyday ha sido cancelado.

La Universidad Libre de Bruselas ha cancelado todos sus cursos y eventos en el campus de Etterbeek, Jette y Kaai.


La federación de fútbol ha cancelado todos los encuentros de al menos segunda división en todo Bélgica y los de aficionados en Bruselas. Sin embargo, el Centro de Crisis ha especificado que esta es una medida cuyo objetivo es liberar a los efectivos policiales para que se desplieguen en otros puntos y no porque sea objetivo terrorista. Los partidos de baloncesto y los de hockey también han sido anulados.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada