sábado, 22 de noviembre de 2014

Matando negros en Nueva York

Madre de Michael Brown, muerto por el gatillo fácil en Ferguson, EEUU

Otro ciudadano negro muerto por el gatillo fácil policial en EEUU, esta vez en la ciudad de New York. Mientras tanto, el país entero aguarda la decisión judicial que se está por adoptar en torno a la culpabilidad (o no) policial en la muerte de otro ciudadano negro, en la localidad de Ferguson. Probablemente para aplacar los ánimos, ahora dicen que la muerte en Nueva York se debe a un accidente. Leemos en El País de Madrid:

Título: Nuevo error policial en Nueva York

Subtítulo: Un agente inexperto mata a un joven negro desarmado en unas viviendas de Brooklyn

Texto: Con la tensión volviendo a dominar las calles de Ferguson, en la ciudad de Nueva York las autoridades tratan de contener la situación por un grave error policial. El jueves por la noche, un joven negro desarmado murió por el disparo que salió del arma de un agente con menos de año y medio de experiencia. "Fue un accidente, un trágico accidente", repitió en conferencia de prensa el comisario jefe de la NYPD, William Bratton.

El incidente tuvo lugar en un complejo de viviendas públicas en Brooklyn, cerca de la media noche. Dos policías patrullaban el edificio a esa hora cuando se encontraron con Akai Gurley en una escalera, un joven de 28 años de edad con un amplio historial de arrestos, entre ellos por robo y traficar con crack. Peter Liang es por su parte identificado como el policía que le disparó al pecho. Desde el departamento de policía se explica que había poca luz.

"Como medida de seguridad, antes de entrar en la escalera, el oficial Liang cogió su linterna y su arma", explicó Bratton ante los medios. Las patrullas en las conocidas como Pink Houses son ahora más frecuentes dentro del programa de reducción de la violencia, tras dos asesinatos y varios robos este año. Además, se da el hecho de que la seguridad en tipo de complejos de vivienda protegida sufrió por una importante caída de la inversión.

De acuerdo con la investigación preliminar, Gurley usó las escaleras junto a su novia porque no quería esperar al ascensor. Liang y su compañero estaban inspeccionando en ese momento el edificio, plan a planta. Los policías llegaron al octavo piso, el más alto, en ascensor. Las luces de la escalera que llevaban al techo no funcionaban. El fallecido estaba una planta más abajo, miró hacia arriba porque escuchó ruido y el policía le disparó.

Gurley logró bajar herido hasta la quinta planta mientras que su novia entró en un apartamento un piso más abajo para pedir ayuda. En ese momento llamó al servicio de emergencia. Los dos agentes, de acuerdo con el recuento de Bratton, se dieron cuenta entonces de que habían disparado a un vecino y se acercaron al quinto piso para dar asistencia al herido mientras llegaban los paramédicos. Gurley fue pronunciado muerto momentos después en el hospital.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, fue a visitar a la familia del fallecido en Brooklyn. Horas antes, en un acto público, se limitó a decir que habrá una investigación en profundidad de lo sucedido. "Es un trágico error", valoró el demócrata, que en verano tuvo que lidiar con una situación similar en Staten Island. Sin embargo, pidió que no se tracen similitudes con ese caso o lo sucedido en Ferguson. "Cada incidente es diferente", insistió.

Charles Barron, por el contrario, cree que las disculpas del comisario jefe y del alcalde no bastan. "Está pasado por todo el país, la gente no tiene respeto por la vida de los negros", dijo el antiguo concejal neoyorquino y ahora recién elegido para ocupar un asiendo en la Asamblea del Estado de Nueva York. "Vamos a buscar justicia por este caso como están haciendo en Ferguson", advirtió, en un claro llamamiento a la movilización de la comunidad negra.

De Blasio entiende que el público se haga preguntas cada vez que sucede un incidente de este tipo. El objetivo de la investigación en curso es el de trata de aprender los errores que pudieron llevar a esta nueva tragedia y evitar que se repita algo similar. "Tenemos que aprender de cada situación", concluyó, a la vez que insistió en la importancia de que la policía y las comunidades mejoren las relaciones entre ellas para así proteger mejor a sus miembros.

Nueva York no ha sido ajena a las protestas por lo que sucedió en Ferguson, como en otras ciudades del país, porque se considera una cuestión nacional. El alcalde dijo que no se va a impedir a ningún ciudadano expresar sus opiniones en la calle mientras lo haga de una manera "constructiva". "Estoy seguro de que algunos harán escuchar su voces, pero estoy seguro de que la respuesta será diferente a la que se pueda ver allí", anticipó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada