jueves, 6 de agosto de 2015

Siria, lentamente


La guerra de la NATO contra Siria sigue su curso, con altibajos. Terminará ganando Siria probablemente, y su victoria consolidará la fama de los sirios como pueblo aguerrido y resiliente. Motivos de orgullo, qué duda cabe: habrán enfrentado, y vencido, a la enorme maquinaria bélica, propagandística y financiera que Occidente (Estados Unidos, Canadá, Australia, Europa occidental), las monarquías del Golfo, Turquía e Israel pusieran a disposición de una banda de locos asesinos sin ningún prurito a la hora de romper, reventar, destruir, degollar, decapitar, crucificar. 

El precio, sin embargo, es incalculable: un país completo reducido a escombros. Siria y su pueblo se van a demorar siglos enteros en recomponerse de esto. Nada va a ser igual. Hablamos de 150.000 muertos, dos millones y medio de refugiados fuera del país, y seis millones y medio de desplazados dentro del país (la población siria era de 23 millones al inicio del conflicto). En números, la mayor crisis de refugiados de la historia humana. Ciudades enteras quedaron como esta callecita de Deir-Al Zor. Gracias, NATO, Gracias, Bush & Obama, gracias, Europa. 

En las tres notas que siguen, salidas hoy en Al Manar, se ofrece un panorama sobre la situación actual en Siria. El estado de las fuerzas propias, los esfuerzos diplomáticos, y los enemigos que siguen actuando en las sombras.



Título: Ejército sirio, transformado y más poderoso


Texto: El Estado sirio ha pasado a la ofensiva, tras los reveses que sufrió en abril y mayo, en varios frentes, destruyendo y poniendo fuga a los grupos terroristas apoyados por Turquía, Qatar y Arabia Saudí.

En las últimas semanas, el Ejército ha llevado a cabo una ofensiva fulgurante en la región estratégica de Sahl al Gab, al norte de la provincia de Hama, Palmira, Deraa y Zabadani. Cuando se haya en una actitud defensiva, el Ejército rechaza los ataques de los grupos terroristas.

En los últimos días, los terroristas del Frente al Nusra, vinculados a Al Qaida, y los ultrasalafistas de Ahrar al Sham perdieron todas las posiciones que habían ocupado la semana anterior.

Sahl al Gab es una región muy estratégica porque da acceso a las provincias de Latakia y de Hama.

Avanzando desde varios ejes bajo una intensa cobertura de los aviones, la artillería y lanzacohetes múltiples, millares de soldados, apoyados por unidades de las Fuerzas de Defensa Nacional y los comités populares formados por residentes en las provincias de Idleb y Hama, tomaron quince colinas que había sido ocupadas por los extremistas. También tomaron los pueblos de Ziyadiyé, Jerbet Naqus y Mansura así como la central eléctrica de Zeizun.

La vanguardia del Ejército sirio llegó a los límites de la localidad de Sermaniyé, a 7 kilómetros solamente de la ciudad de Yisr al Shugur, cuya toma por los terroristas en mayo alimentó una campaña de los medios opositores sirios, que pretendían que el Ejército había entrado en una fase de debilidad.

Sin embargo, el Ejército ha desmentido, una vez más, todas estas predicciones y ha mostrado una gran capacidad para lanzar grandes ofensivas y de asestar duros golpes a los grupos terroristas, que disponen de armas estadounidenses sofisticadas, como los misiles antitanque TOW.


Un Ejército flexible y reactivo

Los expertos no han tardado en expresar su asombro ante el rápido avance de las tropas sirias, dirigidas por el célebre Coronel Suhail al Hassan "El Tigre" al frente de la división de élite más famosa. Estos éxitos siguen a una reorganización de la cadena de mando a fin de paliar las lagunas aparecidas en los últimos meses y provocadas por la lentitud del proceso de toma de decisiones en el seno del Ejército en momentos en los que rápidas decisiones debían de haber sido tomadas. Los expertos destacan la mejor de reactividad del Ejército sirio, que es capaz ahora de transportar tropas de un frente a otro con una mayor facilidad y rapidez.

Es de esta manera que el Ejército pasó muy rápido a la ofensiva contra los extremistas la pasada semana en Idleb. En una primera etapa, detuvo el avance del Ejército de la Conquista antes de lanzar un vigoroso contraataque. Esto no dejó tiempo a los extremistas para reforzar sus líneas de defensa. La intensidad de los ataques aéreos durante tres días (casi 250) permitió también a los tanques avanzar con mayor facilidad.

La toma de esta región del oeste de Idleb por parte de las tropas gubernamentales asegura la ruta que va de Hama a Sahl, pasando por Idleb.

La progresión del Ejército sirio en la campaña de Idleb es la manifestación de una tendencia ofensiva que augura el fin de los éxitos logrados desde abril por los extremistas. En el centro, el Ejército sirio lanzado un contraataque recuperando cientos de kilómetros cuadrados en el este de la provincia de Homs frente al EI. Las tropas gubernamentales se hallan a sólo un kilómetro de la ciudad de Palmira y han comenzado una operación para asediarla. Durante la campaña han retomado también una gran parte de los campos gasíferos de la provincia.

En el sur, el Ejército sirio no lleva a cabo ofensivas en la actualidad, sino que ha optado por la táctica de la defensa positiva. Esto le ha permitido rechazar los cinco grandes ataques lanzados por los terroristas en las pasadas cinco semanas contra la ciudad de Deraa. Estas operaciones han costado un millar de muertos a dichos grupos.

El avance fulgurante en Sahl al Gab y en Palmira, así como los éxitos defensivos en Deraa prueban que el mal funcionamiento en la coordinación militar ha sido resuelto. Aquellos que sueñan con una caída próxima del régimen tendrán una vez más que revisar sus cálculos. 


***

Título: Se inicia el diálogo sirio-saudí bajo mediación rusa

TextoEn los últimos días han tenido lugar en varios acontecimientos en lo tocante a la crisis siria que indican una aceleración de los contactos entre los países de la región y fuera de ella para tratar de lograr una solución política al conflicto.

Estos contactos dieron comienzo el pasado 19 de junio con la visita del hijo del rey saudí, Mohammad bin Salman, que ocupa los cargos de ministro de Defensa y segundo príncipe heredero, a Moscú. Esta visita tuvo lugar en el contexto de una agudización del conflicto de Yemen, que se ha convertido en una peligrosa y ruinosa ciénaga para los saudíes.

Al mismo tiempo, algunos expertos han percibido una progresiva pérdida de control por parte de Arabia Saudí de los terroristas que ha patrocinado en Siria, Iraq y otros países. Existe también un alto nivel de frustración en los líderes saudíes por ver el fracaso de sus planes dirigidos a derrocar al gobierno del Presidente Bashar al Assad.

Este momento fue el escogido por el Presidente ruso, Vladimir Putin, para promover su visión para una solución global de los conflictos de la región.

Putin confirmó a Bin Salmán el firme apoyo de Rusia a Siria bajo el liderazgo de Bashar al Assad y le explicó su visión de la realidad sobre el terreno en Siria, donde el Ejército sirio mantiene una clara ventaja en el campo de batalla. El presidente ruso afirmó la existencia de un triángulo de seguridad saudí-sirio-egipcio y dijo que si los terroristas logran desbordarlo, ellos invadirán toda la región y llegarán a Europa y Asia Central. Al final del encuentro, el príncipe saudí expresó su aprobación a una iniciativa rusa para mediar entre Riad y Damasco. 

Diez días más tarde, el 29 de junio, tuvo lugar la visita a Moscú del ministro sirio de Exteriores, Walid Muallim, de su adjunto Faisal al Mekdad y de la consejera de medios del presidente Assad, Buzaina Shaaban. Fue entonces cuando Putin habló de una colaboración entre los países de la región, incluyendo Arabia saudí, contra el terrorismo. La delegación siria no pudo ocultar su sorpresa. Esto llevó a decir a Muallim que esto precisaría de un "milagro".

Pero Putin insistió en que esta demanda fuera transmitida a su homólogo sirio. Sólo tres personas estaban al corriente de esto: Assad, Muallim y el jefe de la Seguridad Nacional de Siria, mayor general Ali Mamluk.

Según el periódico Al Akhbar, los servicios de inteligencia rusos fueron los encargados de comunicarse con Mamluk al que expresaron el interés que los saudíes por celebrar un encuentro. Estos últimos sólo plantearon una condición: que la reunión tuviera lugar en Riad, algo que Damasco no rechazó.

Al cabo de algunas semanas, Mamluk viajó a Riad a bordo de un avión ruso y se reunió allí con Bin Salmán en presencia del jefe del servicio de Inteligencia saudí, Saleh al Hamidan. 

Al Akhbar señaló que un responsable ruso abrió el encuentro pronunciando un discurso sobre la coyuntura en la región, el peligro del terrorismo y la necesidad de confrontarlo.

A continuación tomó la palabra Mamluk. Él señaló que el terrorismo es una amenaza para toda la región y se aproxima al territorio saudí. 

Él achacó también la entera responsabilidad de lo que pasa en Siria a Arabia Saudí y otros países por su apoyo al terrorismo y su financiación del mismo y acusó al régimen saudí de haber incitado a deserciones en el Ejército sirio. Él lamentó el cambio producido en la política de Arabia Saudí con respecto a épocas pasadas y que este país hubiera seguido la vía de Qatar, cuyo papel ha sido totalmente destructivo en países como Túnez, Libia, Egipto y otros estados.

La situación del Ejército sirio mejora sobre el terreno y nadie espera ahora poder lograr el derrocamiento del Presidente Assad, ni siquiera Arabia Saudí. De este modo, el terrorismo obliga ahora a todos los países a colaborar frente al enemigo común, señaló Mamluk, que concluyó manifestando su esperanza en un cambio de postura de Arabia Saudí.

El príncipe heredero pareció convencido, bien aunque le pese, que el régimen sirio va a perdurar. Esto animó al visitante a proponerle un encuentro con un alto responsable sirio, algo que Bin Salmán pareció aceptar.

Por su parte, Ben Salman dijo que el problema de Arabia Saudí con Siria es que este país "ha marchado durante mucho tiempo detrás de Irán, contra el que mantenemos una gran confrontación a nivel de la región, y forma parte de la alianza iraní". "En el Líbano, habéis seguido a Hezbolá, que gravita en la órbita de Irán y controla el Líbano para  hacer que este país se convierta en un protectorado iraní", afirmó Bin Salmán. Él deseó, sin embargo, que su encuentro con Mamluk fuera “un preludio” y que “nos escuchemos los unos a los otros".

Los dos protagonistas se pusieron de acuerdo en proseguir sus contactos, aunque sin designar ningún representante para ello por el momento.

La pasada semana, una delegación de los Emiratos Árabes Unidos visitó Damasco, en lo que parece una reactivación de los canales de contactos entre los gobiernos sirio y emiratí desde hace cuatro años. Parece ser también, según Al Akhbar, que Mamluk ha visitado varias veces Abu Dhabi en estas últimas semanas y ha recibido a numerosos visitantes de los EAU en Damasco.


Encuentro en Mascate

El siguiente paso ahora parece ser un encuentro tripartito en Mascate, capital de Omán, entre los ministros de Exteriores de Siria, Walid Muallim; Irán, Mohammad Yavad Zarif y Arabia Saudí, Adel al Yubeir.

Los sirios están convencidos de que la necesidad que tiene Arabia Saudí de tales contactos es mayor que la de Siria. En este sentido, Muallim puso como condición para que Siria aceptara el encuentro de Mascate que éste sea público y que muestre la voluntad de los saudíes de detener su apoyo al terrorismo en varios niveles. La parte siria parece a cambio dispuesta a transmitir a los saudíes información pertinente a la seguridad en su país.

Irán, por su parte, apoya esta iniciativa y está interesado en proponer la creación de un Grupo de Soluciones para la región con el fin de luchar y eliminar el terrorismo en la misma y buscar soluciones pacíficas a los conflictos.

En este contexto también, el jefe de la Inteligencia de Arabia Saudí podría visitar Damasco a finales de agosto, según fuentes bien informadas.

No cabe duda de que una de las razones de la visita será la de obtener información sobre los saudíes que actúan en Siria. Más de 200 de ellos están encarcelados por las autoridades sirias y otros 700 se han unido a los grupos militantes que luchan contra el Ejército.

Todos estos esfuerzos diplomáticos podrán tener éxito o no. Sin embargo, parece que los norteamericanos y europeos han dejado en manos de Rusia los esfuerzos de mediación entre saudíes, por un lado, y sirios e iraníes, por otro. En este contexto, se espera antes de fin de año la visita del rey saudí, Salman bin Abdulaziz al Saúd, a Moscú. Esto es visto como otro esfuerzo suplementario más de Rusia para favorecer el proceso de acuerdos políticos en la región.


***

Título: Comandos británicos operan contra Siria disfrazados de miembros del EI

TextoEl pasado 2 de agosto, el diario británico Sunday Express publicó un artículo bajo el título de "Las SAS se disfrazan de combatientes del EI en la guerra secreta de Siria".

"Más de 120 miembros pertenecientes a este regimiento de élite se encuentran en la actualidad en Siria secretamente disfrazados de negro y haciendo ondear banderas del EI". Ellos participan en la llamada Operación Shader, que busca atacar objetivos sirios bajo el pretexto de combatir al EI.

Es posible que fuerzas de comandos estadounidenses y elementos de la CIA estén implicados de la misma manera. Durante la guerra de Libia, el Reino Unido desplegó centenares de paracaidistas del Grupo de Apoyo de las Fuerzas Especiales sobre el terreno.

Esta revelación se produce dos semanas después de que se conociera que el primer ministro británico, David Cameron, había aprobado el pasado año que aviones británicos se unieran a los de EEUU en una posible agresión contra Siria, pese al rechazo del Parlamento británico en agosto de 2013 a una posible intervención en ese país.

Una parte de esta operación secreta sobre el terreno estaría bajo mando estadounidense. En ella se utilizan camionetas capaces de lanzar pequeños drones para escanear el terreno a fin de buscar de objetivos de ataque.

Más de 200 especialistas británicos están desplegados para proporcionar un apoyo en temas de trasmisión y comunicación, explicó el Sunday Times.

Las fuerzas del SAS están desplegadas en Arabia Saudí para entrenar a terroristas anti-Assad junto con operativos estadounidenses, que hacen lo mismo en Turquía, Jordania y Qatar, y probablemente en Israel.

La propaganda estadounidense y británica afirma que sus militares entrenan a los así llamados "rebeldes moderados", lo cual no es más que una ficción y forma parte de la propaganda dirigida a encubrir el apoyo de Washington y Londres al terrorismo internacional, al que afirman combatir. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada