martes, 18 de agosto de 2015

Acuerdos de hoy, luchas de mañana


Otra nota de Thierry Meyssan sobre el significado de los acuerdos entre Irán y los EEUU para Medio Oriente y Europa sud-oriental. Idea general: habrá paz en Medio Oriente, mientras el Imperio prepara la próxima fase de su guerra contra el mundo: Turquía, Ucrania, Crimea, el Mar Negro. La nota apareció hoy en la sección “Ante nuestra mirada” de Red Voltaire. Acá va:


Título: El mundo después del acuerdo entre Washington y Teherán

Epígrafe: El cese de hostilidades concluido entre Estados Unidos e Irán redefine los conflictos en el Medio Oriente y desplaza la guerra hacia el Mar Negro. Aunque es aún demasiado pronto para prever de qué manera va a evolucionar la rivalidad entre Riad y Teherán o para saber con exactitud qué pasará en Turquía, lo que sí puede verse claramente es que nos dirigimos hacia la paz en Yemen y en Siria.

Texto: Ha dejado de existir la oposición entre Estados Unidos e Irán, elemento que dominó el panorama político del Medio Oriente desde el discurso que el imam Rulah Khomeiny pronunció en el cementerio de Teherán, el 1º de febrero de 1979, hasta la reciente firma del acuerdo bilateral entre Washington y el gobierno del jeque Hassan Rohani, el 14 de julio de 2015. Washington y Teherán persiguen ahora los intereses de la misma clase dirigente global.

En su momento, el presidente estadounidense Jimmy Carter y su consejero de Seguridad Nacional Zbigniew Brzezinski se ven obligados a enfrentar la pérdida de Irán, que hasta entonces había fungido como «gendarme regional» por cuenta de Washington. Primero reaccionan utilizando a la dinastía de los Saud –la familia real de Arabia Saudita– para contrarrestar el mensaje revolucionario y antiimperialista del imam Khomeiny –se inicia entonces el proceso de wahabización del islam mundial– y después deciden que Washington debe asumir directamente el control de los hidrocarburos del Medio Oriente.

En su discurso del 23 de enero de 1980 sobre el Estado de la Unión, Jimmy Carter declara:

«Que nuestra posición quede absolutamente clara: todo intento de una fuerza extranjera por tomar el control de la región del Golfo Pérsico será considerado una amenaza para los intereses vitales de los Estados Unidos de América y ese tipo de amenaza será rechazada con todos los medios necesarios, incluyendo la fuerza militar.»

Con ese objetivo, el Pentágono organizó un comando regional para sus fuerzas armadas, el Central Command (CentCom), cuya zona de «responsabilidad» incluye todos los países de la región, con excepción de Israel y Turquía.


El final del conflicto artificial entre sunnitas y chiitas

A lo largo de 35 años, hemos visto profundizarse lentamente un abismo entre los sunnitas, bajo la dirección de su «defensor» saudita, y los chiitas, dirigidos por su líder iraní. Los primeros defendían a Estados Unidos y su modelo económico capitalista mientras que los segundos aspiraban a morir en la lucha por liberar el mundo del imperialismo anglosajón.

Nunca antes en la Historia este conflicto había alcanzado tanta intensidad, ni había dado lugar al surgimiento de una división en el plano económico. Y alcanzó su punto culminante con la Hermandad Musulmana, al-Qaeda y el Emirato Islámico, tres movimientos financiados por las monarquías del Golfo y que en diferentes momentos han sido aliados de Israel en contra de los chiitas.

Desde el 14 de julio, y sin la menor explicación, Riad ha cesado de mencionar ese conflicto religioso –todo parece indicar que ha sido resuelto sin que tuviesen que intervenir los teólogos. Arabia Saudita ya no combate a Irán, ahora convertido en socio del amo estadounidense, sino que se encuentra en una situación de rivalidad con ese país en un nuevo Medio Oriente. Además, ya Riad no dice representar a los sunnitas sino a los árabes, mientras que Irán no podrá reclamar el liderazgo de los chiitas sino únicamente de los persas.

Sin embargo, hasta 2010, el mundo árabe no se hallaba solamente bajo influencia saudita sino que estaba gobernado por un triunvirato conformado por Egipto, Siria y Arabia Saudita.


La evolución del CentCom

Aunque aún no se habla de una reforma del CentCom, no deja de ser cierto que esta es una cuestión que no tardará en plantearse. Actualmente, su zona de «responsabilidad» incluye el Medio Oriente y el Asia Central. Pero no sólo es probable que veamos un proceso de paz estabilizarse rápidamente en Yemen y en Siria, también es posible que la guerra se desplace hacia el Mar Negro, Turquía y Crimea.

La ONU ha anunciado su intención de organizar negociaciones inter-sirias y de comunicar sus resultados a un «grupo de contacto», o sea a las mismas potencias que han venido apadrinando la guerra en Siria desde hace cuatro años y medio.

Globalmente, nos dirigimos hacia un acuerdo que reconocería la «victoria» de Arabia Saudita en Yemen y la de Irán en Siria.

Stefan de Mistura, el enviado especial de Ban Ki-moon, ha declarado:

• «Tengo ahora intenciones de invitar a los sirios a participar en debates temáticos simultáneos realizados de forma paralela en el marco de un grupo de trabajo inter-sirio y a estudiar los aspectos fundamentales del Comunicado de Ginebra que identificaron durante la primera etapa de las consultas, que suponen fundamentalmente garantizar la seguridad y la protección de todos, encontrar la manera de poner fin a los asedios, garantizar el acceso a los cuidados médicos y liberar a los prisioneros.

• La segunda fase abordará los aspectos políticos y constitucionales, sobre todo los principios esenciales, la autoridad transitoria y las elecciones.

• La tercera fase tendrá que ver con los aspectos militares y cuestiones de seguridad, principalmente una lucha eficaz contra el terrorismo con la participación de todos, los ceses de hostilidades y la integración.

• La cuarta fase tendrá que ver con las instituciones públicas, la construcción y el desarrollo, lo cual significa, como hemos subrayado, que tenemos que esforzarnos por no reproducir lo sucedido en Irak, principalmente cuando las instituciones desaparecieron brutalmente y el país se vio ante graves dificultades. Esas instituciones tienen que seguir garantizando los servicios públicos, bajo la dirección de altos dirigentes aceptados por todos y que actúen dentro del respeto de los principios de la buena gobernanza y de los derechos humanos.» [1]

Simultáneamente, Turquía abrió un nuevo frente, declarando la guerra a su propia minoría kurda. Esa decisión, si Ankara se mantiene en esa posición, hundiría el país en una larga y terrible guerra civil. Después de toda una serie de declaraciones contradictorias, Estados Unidos le prohibió a Ankara perseguir al PKK dentro de Siria –donde esa organización kurda es conocida como YPG [2]–, lo cual significa que, en definitiva, Siria volverá a ser el país-refugio de los revolucionarios kurdos.

Y, muy importante, Turquía rompió las relaciones económicas que había establecido con Rusia hace 8 meses y creó con Ucrania una «Brigada Internacional Islamista», o sea una organización terrorista destinada a desestabilizar Crimea [3].

Dado que Turquía carece de gobierno legítimo desde hace un mes, resulta imposible prever en este momento lo que puede pasar en ese país. Pero es evidente que puede suceder lo peor.


¿Qué busca Estados Unidos con la resolución 2235?

En ese contexto, se observa con inquietud la adopción, por unanimidad, de la resolución 2235 del Consejo de Seguridad de la ONU. En esa resolución se decide la creación de un mecanismo conjunto de investigación de la OPAQ (Organización para la Prohibición de Armas Químicas) y la ONU para determinar quién está recurriendo a la guerra química en Siria [4].

Los investigadores de la OPAQ, que hasta ahora no habían sido mandatados para determinar quién utiliza armas químicas, han comprobado que ataques con cloro han sido perpetrados al menos en 14 ocasiones. La embajadora de Estados Unidos ha declarado que esos ataques se han realizado con helicópteros, medios que no tienen los «rebeldes», lo cual es una manera de decir que la OPAQ y la ONU tendrían que demostrar la responsabilidad de la República Árabe Siria. Sin embargo, una lectura cuidadosa de los tres informes anteriores de la OPAQ [5] sugiere otra posibilidad: podría tratarse de ataques orquestados por el ejército turco, como señaló el embajador sirio, quien por demás acogió con regocijo la adopción de la resolución.

Es importante señalar que las dudas sobre el papel de Turquía están totalmente justificadas por el hecho que ya se sabe que Turquía organizó –el 11 de mayo de 2013– un atentado bajo bandera falsa [6] en la ciudad turca de Reyhanli, atentado en el que murieron unos 50 ciudadanos turcos, para atribuirlo a Siria; y que el 21 de agosto de 2013 Turquía organizó un ataque químico en la región rural próxima a Damasco, también para atribuirlo a Siria y empujar así la OTAN a emprender acciones militares directas contra Damasco; y que en marzo de 2014 el ejército turco entró, con al-Qaeda y con el «Ejército del Islam» (milicia pro-saudita), en la localidad siria de Kessab –cuya población es mayoritariamente de origen armenio– para saquearla y continuar allí el genocidio contra los armenios.

Los informes de la OPAQ fueron presentados hace 8 meses, pero ha habido que esperar hasta ahora para que se aprobara esta resolución. Los 5 miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU disponen cada uno de sus propios medios de vigilancia satelital, lo suficientemente sofisticados como para permitirles saber quién es responsable de los ataques químicos. Si la OPAQ y la ONU llegaran a comprobar la responsabilidad de Turquía, el presidente turco Erdogan se convertiría en chivo expiatorio de toda la crisis siria.


El empeoramiento de las relaciones entre Washington y Moscú

La paz entre Estados Unidos e Irán deja a Washington en total libertad de concentrarse contra Moscú.

Ya mencionamos en este artículo el traslado de los yihadistas del Emirato Islámico hacia Crimea, ya iniciado por Ucrania y Turquía. Sólo se trata, en el fondo, de la reanudación de las operaciones de sabotaje contra la Unión Soviética que caracterizaron los tiempos de la guerra fría.

Pero más grave resulta el intento de Estados Unidos de utilizar el derribo en Ucrania del vuelo MH17 para acusar a Rusia. El 29 de julio, Washington presentó en el Consejo de Seguridad un proyecto de resolución tendiente a crear un Tribunal Penal Internacional para juzgar a los autores de ese crimen [7]. Se trataba, evidentemente, de un tribunal conformado para condenar al presidente Vladimir Putin, al estilo del Tribunal Especial para el Líbano, creado –en base a testimonios falsos– para condenar al presidente Bachar al-Assad y al entonces presidente del Líbano Emile Lahoud.

Por supuesto, Rusia se opuso recurriendo a su derecho al veto. Y no podemos menos que recordar ahora la proposición que el presidente Obama le hizo en 2011 a su entonces homólogo ruso Dimitri Medvedev: apoyarlo si se comprometía a poner a su entonces primer ministro Vladimir Putin en el banquillo de los acusados de algún tribunal internacional. Se hablaba, en aquella época, de acusarlo de ser potencialmente responsable de la guerra en Chechenia… organizada por Washington.


Notas:

[1] «Débat du Conseil de sécurité sur la Syrie (rapport De Mistura)», Réseau Voltaire, 29 de julio de 2015.

[2] Las YPG (siglas correspondientes a Unidades de Protección del Pueblo) alcanzaron notoriedad mundial durante la tenaz resistencia que opusieron a los yihadistas del Emirato Islámico en la localidad de Kobane, próxima a la frontera de Siria con Turquía. Nota de la Red Voltaire.

[3] «Ukraine et la Turquie créent une Brigade internationale islamique contre la Russie », por Thierry Meyssan, Réseau Voltaire, 12 de agosto de 2015. Este trabajo está en proceso de traducción al español.

[4] «Résolution 2235 et débats (guerre chimique en Syrie)», Réseau Voltaire, 7 de agosto de 2015.

[5] «Premier rapport de l’OIAC sur la guerre chimique en Syrie», «Deuxième rapport de l’OIAC sur la guerre chimique en Syrie», «Troisième rapport de l’OIAC sur la guerre chimique en Syrie», Réseau Voltaire, 16 de junio, 10 de septiembre y 18 de diciembre de 2014.

[6] Las operaciones «bajo bandera falsa» o «false flag» son operaciones de inteligencia planeadas y realizadas de manera que el organizador pueda atribuir su autoría a otro país o adversario, frecuentemente con intenciones de utilizarlas como pretexto o justificación para una represalia ulterior. Nota de la Red Voltaire.


[7] «Débat du Conseil de sécurité sur le vol MH17 (véto russe)», Réseau Voltaire, 29 de julio de 2015.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada