martes, 30 de octubre de 2012

Retirada




Un artículo fechado el 28 de octubre de 2012, a cargo de Thierry Meyssan desde Beirut, lleva por título “Los malos perdedores de la crisis siria”. Aparece en Red Voltaire; los párrafos que se transcriben más abajo fueron tomados de la versión castellana de dicho sitio web  (http://www.voltairenet.org/article176393.html).

Por el momento, es difícil discernir cuánto hay de cierto en todo esto. Si lo fuera, las consecuencias serían enormes: habría comenzado ya la retirada del Imperio en su frente más caliente. Por su parte, los actorzuelos de reparto de esta historia (Francia, Arabia Saudita, Qatar, Turquía, Israel) quedarían en falsa escuadra, posiblemente por décadas. Veremos…

 
“En una mesa redonda realizada en Ankara, el almirante James Winnefeld, vicepresidente del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas estadounidenses, confirmó que Washington revelará sus intenciones con respecto a Siria únicamente después de la elección presidencial del próximo 6 de noviembre. El almirante dejó entender claramente a sus interlocutores turcos que ya se negoció con Moscú un plan de paz, que Bachar al-Assad se mantendrá en el poder y que el Consejo de Seguridad de la ONU no autorizará la creación de zonas-tapón. Por su parte, el secretario general adjunto de la ONU a cargo de las operaciones de paz, Hervé Ladsous, confirmó que está estudiando el posible despliegue de cascos azules en Siria.
 

“Todos los actores de la región están preparándose por lo tanto para un cese del fuego impuesto por una fuerza de la ONU conformada con tropas de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (Armenia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguistán, Rusia y Tayikistán). Eso significa concretamente que Estados Unidos prosigue su retirada de la región, retirada que comenzó por Irak, y que Washington acepta compartir con Moscú su influencia en el Medio Oriente.
 

“Simultáneamente, el New York Times reveló que se reactivarán las negociaciones directas entre Washington y Teherán, precisamente en momentos en que Estados Unidos se dedica a sabotear la moneda iraní. Dicho claramente, al cabo de 33 años de containement Washington admite que Teherán es una potencia regional con la que no queda más remedio que sentarse a conversar, lo cual no le impide seguir tratando de sabotear la economía iraní.
 

“Esta nueva repartición de las cartas del juego va en detrimento de Arabia Saudita, Francia, Israel, Qatar y Turquía, países que apostaron a fondo por el cambio de régimen en Damasco. Esta heteróclita coalición se divide ahora entre los que reclaman un “premio consuelo” y los que tratan de sabotear el proceso que se ha puesto en marcha.
 

“Ya en este momento, Ankara ha cambiado de tono. El primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan, que antes decía estar dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias, ahora trata de reconciliarse con Teherán y con Moscú. El mismo Erdogan que hace tan solo unos días insultó a los iraníes y ordenó maltratar a los diplomáticos rusos en su país, ahora se deshace en sonrisas. Aprovechó la Cumbre de la Organización de Cooperación Económica celebrada en Bakú para entrevistarse con el presidente iraní Mahmud Ahmadinejad. Y le propuso la creación de un complicado dispositivo de discusión sobre la crisis siria, lo cual permitiría a Turquía y a Arabia Saudita no quedarse “a pie”. Para no humillar a los perdedores, el presidente de Irán se mostró abierto a esa iniciativa.
 

“Qatar, mientras tanto, ya está en busca de nuevos espacios para sus ambiciones. El emir Hamad se fue a Gaza a posar como protector del Hamas. No le desagradaría que el rey de Jordania fuese derrocado y que el reino hachemita se transformase en una república palestina, cuyo gobierno podría poner entre las manos de sus protegidos de la Hermandad Musulmana.
 

“Quedan Israel y Francia, que han formado un frente de rechazo. La nueva configuración del juego regional garantizaría la protección del Estado israelí, pero pondría fin a su particular estatus en la escena internacional y arruinaría sus sueños expansionistas. Tel Aviv caería entonces al rango de potencia secundaria. En cuanto a Francia, esta perdería su influencia en la región, incluyendo el Líbano.”
 

Hasta la próxima

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada