martes, 23 de octubre de 2012

Decisiones



No vimos ni el primero ni el segundo ni el tercer debate de la serie. ¿Para qué, si ninguno de los dos gobierna ni va a gobernar jamás? Ahora bien, leyendo esta mañana los títulos de la prensa corporativa estadounidense, en particular los de los dos mayores controladores de la opinión pública occidental, el New York Times y el Washington Post, surge que el sistema estaría favoreciendo al "presidente" en ejercicio. El mormón podría estar generando ciertos resquemores en el mundo de las finanzas, o de la defensa, o de ambos. 

Entiéndase bien: no se trata de elegir entre dos cosmovisiones; lo que se ofrece es la módica opción entre un Whopper Doble o un Big Mac. Nunca ravioles o un bife con ensalada. Ninguno de los dos representa algo alternativo al pensamiento único neoliberal. Ambos están a favor del ajuste permanente y de la guerra infinita. Entonces, ¿cuál es la diferencia entre ambos?

La diferencia, aparentemente, es el botón rojo. El títere de la izquierda tendría más propensiones mesiánicas en favor del uso de la opción termonuclear en alguno de los múltiples conflictos en los que se ha embarcado el Imperio. El de la derecha tendría, posiblemente, menos. Cuidado, la diferencia no es menor; para una parte de la Humanidad constituye la diferencia entre ser o no ser.

Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada