lunes, 24 de septiembre de 2012

Un mundo seco

Un reciente trabajo de Aiuo Dai, investigador del National Center for Atmospheric Research (Colorado, USA), revisa las definiciones de “sequía”, varios índices utilizados para su medición, hipótesis varias sobre la duración y causas de diversas sequías durante el Siglo XX y anteriores, así como también proyecciones a futuro sobre la susceptibilidad a sequías bajo un mundo en calentamiento. La ficha del trabajo es la siguiente: Dai, A. (2011). “Drought under global warming: a review.” Climate Change, Wiley, vol. 2: 45-65. Se lo puede bajar desde la página web de este mismo autor: http://www.atmos.albany.edu/facstaff/adai/

Vale la pena reproducir algunos fragmentos de este trabajo: Págs. 58-59: “Desde mediados del Siglo XX ha ocurrido un sustancial aumento en las áreas áridas y de sequía a escala global, fundamentalmente por un aumento de las tendencias a la sequía en la década de 1970 en Africa, el sur de Europa, el este y sudeste asiático, y de numerosas regiones de latitudes medias del Hemisferio Norte.”

Pág. 59: “Los modelos climáticos utilizados por el Panel Internacional sobre el Cambio Climático permiten proyectar un incremento de la aridez durante el Siglo XXI, con un patrón llamativo que sugiere continuas sequías en la mayor parte de Africa, sur de Europa, Medio Oriente, la mayor parte de las Américas (con excepción de Alaska, norte de Canadá, Uruguay y el noreste de la Argentina), Australia y el sudeste asiático.”  Nótese que la región calificada como “noreste de la Argentina” se refiere, en realidad, a casi toda la llanura Chaco-pampeana.

Pág. 60: “…A pesar de todas estas incertidumbres, el patrón de gran escala que se muestra en la Figura 11 parece representar una respuesta robusta a [los escenarios climáticos caracterizados por mostrar] un aumento en los gases de efecto invernadero. Esto es muy alarmante ya que si estas tendencias terminan pareciéndose a lo que se muestra en la Figura 11, en las próximas décadas se verán afectados grandes sectores de la población en los estados Unidos, sur de Europa, sudeste asiático, Brasil, Chile, Australia y la mayor parte de Africa.”

En este post reproducimos parte de la figura 11 del trabajo de Aiuo Dai. Se muestran futuros escenarios globales estimados a partir del Indice de severidad de sequías de Palmer (Palmer Drought Severity Index, o PDSI) para las décadas de 2000-2009 (“c”), 2030-2039 (“d”), 2060-2069 (“e”) y 2090-2099 (“f”). Los colores rojizos a rosados indican condiciones de severidad extrema para el índice PDSI, mientras que los azulados indican un aumento en las precipitaciones en relación con la media 1950-1979. Los colores verdes indican, por su parte, un leve aumento en las precipitaciones.

Nótese que, de las regiones usualmente consideradas como “graneros del mundo”, sólo se salva el norte de Canadá, la India, parte de Rusia y la Argentina y Uruguay. En la Argentina, en particular, es posible predecir que continuará la tendencia actual, es decir, una ampliación de las fronteras agrícolas hacia el oeste del país. De ser ciertos estos modelos, las consecuencias son de una importancia gigantesca a la hora de definir escenarios estratégicos para el siglo que transcurre.

Actualización al 25 de Septiembre: (1) Disculpen, la figura "c" no es un escenario sino la realidad de los años 2000-2009. Las restantes sí corresponden a escenarios futuros. (2) En el próximo post vamos a hablar de las tendencias demográficas para el planeta durante los próximos 300 años. Se va a entender entonces mejor el carácter estratégico de las regiones agrícolas que mantengan (o aumenten) a futuro su productividad actual. (3) Los escenarios proyectados por A. Dai concuerdan con las proyecciones climáticas realizadas desde hace unos cuantos años por investigadores argentinos del CIMA (Centro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera - UBA/CONICET) para nuestra región. (4) Finalmente, cabe aclarar que lo que parecen ser buenas noticias para la región Chaco-pampeana no lo son para buena parte de la Patagonia (centro y norte), Cuyo y el NOA. Aquí, los procesos de desertificación podrían acentuarse. En dos palabras, la denominada "Diagonal Arida", que parte más o menos en dos a nuestro país, dejaría ver dos regiones muy distintas: una cada vez más húmeda, otra cada vez más seca. Pero eso es tema para otro post. Hasta la próxima.   
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada