lunes, 4 de enero de 2016

Pasito a pasito


Todos los días, un pasito más cerca de la guerra. Ahora es un aumento de las tensiones entre los aliados árabes del Imperio con el aliado de Rusia y China en Medio Oriente, Irán. Leemos en Russia Today en español: 


Título: Todos contra Irán: ¿Qué consecuencias tendrá la crisis diplomática en la región?

Texto: La tensión en el golfo Pérsico alcanzó un nuevo punto álgido, después de que Arabia Saudita ejecutara el pasado sábado a un clérigo chiíta pese a las numerosas peticiones de Irán para que no lo hiciera.

El pasado domingo el Ministerio de Exteriores de Arabia Saudita anunció su decisión de romper relaciones diplomáticas con Irán, acusando a Teherán de apoyar a la organización terrorista Al Qaeda. Las tensiones se elevaron entre los dos países tras la ejecución del prominente clérigo chiita Nimr al-Nimr por parte de Riad.

Siguiendo los pasos de Arabia Saudita, Baréin y Sudán anunciaron este lunes que también cortaban los lazos con Irán. Además, Emiratos Árabes Unidos ha comunicado que limitará las relaciones diplomáticas con este país.

Los medios especulan sobre las consecuencias que tendrá la escalada del conflicto entre Riad y Teherán.


Complicación de la situación en Oriente Medio

Lyse Doucet, jefa de corresponsales de la BBC, señala que la ruptura de relaciones diplomáticas entre los dos países que representan a chiitas (Irán) y suníes (Arabia Saudita) influirá en gran medida a toda la región de Oriente Medio, ya que cada uno de ellos apoya a fuerzas opuestas en diferentes conflictos en la zona, como en Siria y Yemen, por ejemplo.

La consecuencia más grave de la escalada de las tensiones entre Riad y Teherán puede ser el aumento de la brecha entre suníes y chiitas, según lo adelantó en un comunicado la responsable de Política Exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini.

De este modo, el deterioro de relaciones entre Irán y Arabia Saudita alejará la solución de los conflictos que están en curso en la región.


El aumento de los precios del petróleo

Según informa CNBC, los precios del crudo han subido la mañana de este lunes, en las primeras horas de negociaciones del año 2016, como resultado del conflicto entre ambos países, frente a una perspectiva de la interrupción del suministro.

El aumento de tensiones entre dos productores de la OPEP preocupa a los inversores porque la mayor parte del petróleo de Arabia Saudita proviene de su provincia oriental, que está dominada por chiitas, explicó el analista principal de petróleo y gas de Bernstein, Neil Beveridge. Según él, esta zona podría verse afectada por el incremento de las tensiones entre los dos países.


¿Habrá guerra?

El investigador principal del Instituto de Problemas de Seguridad Internacional de la Academia de Ciencias de Rusia, Alexéi Fenenko, se mostró rotundo en declaraciones al portal ruso 'Svobódnaya Pressa': "No creo que haya una guerra entre Arabia Saudita e Irán. Más bien, las tensiones se reducirán a los conflictos en los territorios de Yemen y Siria".


No obstante, un conflicto a gran escala podría estallar si los sauditas siguen influyendo en la reducción de los precios del petróleo, advierte el analista.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada