miércoles, 21 de mayo de 2014

Sacudiendo el tablero


Se formalizó ayer en Pekín la mayor movida geoestratégica de lo que va del Siglo XXI. Vayamos primero a los datos técnicos, según Russia Today:

Título: Infografía: el acuerdo del siglo de suministro de gas ruso a China

Epígrafe: Rusia y China tienen previsto firmar este martes el esperado acuerdo de suministro de gas, por el cual el dragón asiático pagará hasta 456.000 millones de dólares por el combustible ruso en los próximos 30 años.

Texto: Mientras que el presidente ruso, Vladimir Putin, visita Shanghai el 20 y el 21 de mayo, Gazprom y la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC, por sus siglas en inglés) deben firmar un acuerdo de 38.000 millones de metros cúbicos de gas natural para alimentar la creciente economía de China a partir de 2018.

"Los acuerdos sobre exportación de gas natural ruso a China están casi cerrados. Su aplicación ayudará a Rusia a diversificar las rutas de gasoductos para el suministro de gas natural, y a nuestros socios chinos a aliviar las preocupaciones relacionadas con el déficit energético y la seguridad del medio ambiente mediante el uso de combustible 'limpio'", dijo el presidente Vladimir Putin antes de viajar a China.

El contrato ha estado sobre la mesa durante más de 10 años, ya que Moscú y Pekín debían acordar el precio, la ruta del gasoducto y las posibles participaciones chinas en proyectos rusos. Se estima que el precio del gas oscilará entre 350 y 400 dólares por 1.000 metros cúbicos. En enero Gazprom mencionó un precio de 360 a 400 dólares por 1.000 metros cúbicos, pero recientemente un empleado de Gazprom, citado por el diario ruso 'Izvestia', ha pronosticado una tarifa de 350-380 dólares. En cualquier caso, se trata de un nivel de precios equivalente al europeo.

Considerando el precio estimado del gas y el plazo del contrato, Rusia podría ingresar 400.000 millones de dólares.

Ahora el punto de fricción es cómo concluir el gasoducto que va de Rusia a China. Actualmente hay solo una tubería de gas completa que atraviesa Rusia y llega hasta la frontera china. Se trata del gasoducto Sila Sibiri ('Fuerza de Siberia'), cuya construcción comenzó en 2007, tres años después de que Gazprom y la china CNPC firmaran un acuerdo de cooperación estratégica. El gasoducto se extiende a través del Lejano Oriente ruso y, después de la extensión, a China, que suministrará gas a la populosa parte norteña del país, cerca de Pekín.

El gas podría ser suministrado a través de Vladivostok, ciudad oriental portuaria de Rusia en el mar de Japón, o a través de la ciudad de Blagovschensk, una localidad sin salida al mar en la región de Amur. Sin embargo, para terminar el proyecto para 2018, Gazprom y CNPC necesitan llegar a un acuerdo sobre la manera de terminar la parte del gasoducto que atravesará China, que podría costar entre 22.000 y 30.000 millones de dólares, según diversas estimaciones. Rusia quiere que China pague o contraiga un préstamo con Moscú para costear el proyecto.

China necesita volúmenes adicionales de gas debido al aumento de la demanda interna. En el primer trimestre de este año las importaciones de gas a China crecieron un 20% respecto al mismo período del ejercicio anterior. Expertos chinos calculan que en 2020 el consumo de gas en el país estar en torno a 300.000 millones de metros cúbicos, mientras que en 2030 esta cifra podría subir a 600.000 millones.

***

Russia Today continúa:

Título: Rusia y China firman el histórico contrato multimillonario de suministro de gas

Texto: Rusia y China firmaron el histórico acuerdo de suministro de gas. El contrato ha estado sobre la mesa durante 10 años, ya que Moscú y Pekín debían acordar el precio, la ruta del gasoducto y las posibles participaciones chinas en proyectos rusos.

El contrato entre los gigantes estatales, la rusa Gazprom y la china CNPC (Corporación Nacional de Petróleo de China), ha sido formalizado en el marco de la visita del presidente ruso Vladimir Putin a China. Entrará en vigor en 2018.

El monto anunciado del contrato es 400.000 millones de dólares. Estipula el suministro de hasta 38.000 millones de metros cúbicos anuales de combustible al país asiático durante 30 años.

El presidente de la junta administrativa de Gazprom, Alexei Miller, ha acentuado que el acuerdo es el más significativo que ha tenido su empresa a lo largo de su existencia. Detalló que el documento prevé los descuentos en los impuestos a la extracción de recursos naturales en los yacimientos de gas que se destinará a China, pero se abstuvo de comentar cuál será el precio exacto del gas para Pekín, apelando al "secreto comercial".

Pekín necesita volúmenes adicionales de gas debido al aumento de la demanda interna. En el primer trimestre de 2014 las importaciones chinas de gas crecieron un 20% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. Expertos chinos calculan que en 2020 el consumo de gas en el país estará en torno a 300.000 millones de metros cúbicos, mientras que en 2030 esta cifra podría subir a los 600.000 millones.

El suministro de carburos que Moscú le puede garantizar a Pekín "es vital" para el crecimiento de la economía china, acentúa el economista Xavier Boltaina. Pero al mismo tiempo subraya otro aspecto del contrato conseguido. "Evidentemente, si hay un acuerdo en el ámbito económico, se puede hablar de un statu quo futuro y reglas del juego pacíficas, y por lo tanto evidentemente muy importante para la estabilidad de la paz en el mundo", opinó.

***

Otro título: Seis datos sobre el contrato de gas del siglo entre Rusia y China

Texto: Rusia y China están a punto de cerrar un contrato de suministro de gas que supondrá 30.000 millones de dólares de inversiones y en un futuro podría cubrir el 40% de las necesidades del gigante asiático. El propio presidente ruso, Vladimir Putin, en vísperas de su visita a China, que se celebrará los días 20 y 21 de Mayo, dijo que el acuerdo sobre la exportación a China de gas natural ruso está en un "alto grado de preparación", recuerda la página web de la cadena estatal rusa Vesti.

El gigante estatal de gas ruso Gazprom lleva negociando esta transacción los últimos 10 años. El empuje más activo a estas negociaciones se dio en 2006, cuando Vladimir Putin anunció planes para organizar los suministros de gas a la segunda mayor economía del mundo.

¿Por qué las negociaciones han durado tanto?

A pesar de la gran cantidad de reuniones bilaterales, el cierre del 'acuerdo del siglo' había fracasado hasta ahora. El problema han sido los parámetros económicos, ya que China está peleando por muy fuertes rebajas de precio, mientras que Rusia quiere que el megaproyecto sea económicamente rentable.

El contrato que se negocia supone las exportaciones de gas a China durante 30 años, por lo que las partes deberían tener en cuenta todos los riesgos a largo plazo ya que reconsiderar los parámetros del contrato ya firmado sería muy difícil.

Por otra parte, los suministros de gas ruso no eran muy urgentes para China, país que hasta hace poco se conformaba con el gas que recibía desde Turkmenistán, vía Uzbekistán y Kazajistán. Sin embargo, el consumo de gas en China ha crecido tanto que el gigante industrial ya empieza a temer la insuficiencia de suministros.

Precio del gas ruso para China

El precio del gas para China ha sido un punto importante de la pelea durante varios años. Pekín ha insistido en que, dado el gran volumen y la duración del contrato, el precio mínimo no deberá ser superior al que Rusia tiene establecido para Europa.

Tradicionalmente, el precio del gas centroasiático ha sido más barato para China que el precio del gas ruso para Europa, mientras que para Rusia es importante que el precio del gas se coloque a un nivel de 360-400 dólares por 1.000 metros cúbicos ya que cualquier precio que sea inferior colocaría estos suministros por debajo del límite de rentabilidad.

Por ahora los especialistas hablan de precios en torno a los 350-380 dólares, es decir, se trata de un nivel de precios equivalente al europeo.

Los ingresos y volúmenes de suministros previstos

En marzo de 2013 las partes firmaron un memorando de entendimiento en el cual figuraba la enorme cantidad de 38.000 millones de metros cúbicos por año a partir de 2018, con un posterior aumento hasta 60.000 millones de metros cúbicos. Considerando el precio estimado del gas y el plazo del contrato, Rusia podría ingresar 400.000 millones de dólares.

La importancia del gas ruso para China

China necesita volúmenes adicionales de gas debido al aumento de la demanda interna. La demanda de gas en la segunda economía del mundo está creciendo rápidamente. En el primer trimestre de este año las importaciones de gas a China crecieron un 20% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

Expertos chinos calculan que en 2020 el consumo de gas en el país estará en torno a 300.000 millones de metros cúbicos, mientras que en 2030 esta cifra podría subir a 600.000 millones.

En otras palabras, el contrato con Rusia es imprescindible para una perspectiva a largo plazo.

La importancia del proyecto para Rusia

Las exportaciones de gas ruso a China son de suma importancia para Rusia en términos de diversificación de los suministros, sobre todo ahora de cara a posibles sanciones por parte de la Unión Europea, hoy en día el principal consumidor de gas ruso.

Dada la competencia de Turkmenistán, así como la de proveedores de gas natural licuado, Gazprom debe estar presente en el mercado chino.

Se calcula que mientras el contrato esté en vigor, Rusia reciba unos 400.000 millones de dólares de ingresos. Además, el fortalecimiento de las relaciones con China supondrá el aumento de las inversiones mutuas.

***

Y por último, también en Russia Today:

Título: Moscú: Rusia y China realizarán ocho proyectos estratégicos

Epígrafe: Moscú y Pekín crearán un cuerpo especial para la supervisión de la ejecución de ocho proyectos estratégicos, anunció el viceprimer ministro ruso Dmitri Rogozin.

Texto: "En Pekín, junto con el viceprimer ministro chino Wang Yang, firmamos un protocolo sobre el establecimiento del grupo de supervisión de los ocho proyectos estratégicos", publicó Rogozin en a través de su cuenta en Twitter.

Rogozin agregó que estos proyectos están relacionados con el espacio y con la creación de una infraestructura fronteriza mutua. "Entre ellos: la cooperación en el espacio y en el mercado de la navegación espacial, en la ingeniería de aviones y helicópteros, y la construcción de una infraestructura fronteriza y de transporte común", escribió el viceprimer ministro en Facebook.

"Ampliar nuestros lazos con China, nuestro amigo de confianza, es definitivamente una prioridad de la política exterior rusa. Actualmente la cooperación bilateral está entrando en una nueva etapa de amplia asociación y cooperación estratégica", declaró el presidente ruso, Vladimir Putin, en una entrevista a los principales medios del país, en vísperas de su visita a China.

1 comentario:

  1. Y ES COMO VOS DECÍS..... SE VIENE EL ROCKANDROLL...!!!! SALUDOS

    ResponderEliminar