martes, 14 de agosto de 2012

Cañón


“La economía financiera no se conforma con la plusvalía del capitalismo clásico, necesita también de nuestra sangre y en ello está, por eso juega con nuestra sanidad pública y con nuestra enseñanza y con nuestra justicia al modo en que un terrorista enfermo, valga la redundancia, juega metiendo el cañón de su pistola por el culo de su secuestrado. Llevan ya cuatro años metiéndonos por el culo ese cañón. Y con la complicidad de los nuestros.”

Así termina un interesante, didáctico artículo de Juan José Millás, titulado “Un cañón en el culo”, en el diario El País de Madrid de esta mañana. (http://cultura.elpais.com/cultura/2012/08/13/actualidad/1344875187_015708.html). Un detalle curioso: a las 7:45 (hora argentina) el título estaba en la portada del sitio web de El País, en la columna de Opinión. A las 8:30 ya había desaparecido. Se lo puede encontrar en el suplemento Cultura del mismo diario.

Uno recuerda la época en que El País era un diario que valía la pena leer, antes de que lo comprara la banca, y le viene un ataque de nostalgia. Imaginamos la llamada oportuna, digamos, a las 8:27, desde el Directorio al Consejo Editorial, de allí a la Redacción, de allí a la página web, a los efectos de corregir el exceso. Un acto de estricta justicia. Está tan ramplón El País, tan monaguillo del catecismo neoliberal, tan babosamente converso en su viraje, que uno se pregunta si lo que molestó realmente al Directorio fueron los contenidos del artículo o, por el contrario, la repetida presencia de la palabra “culo”.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada