lunes, 1 de diciembre de 2014

South Stream


Rusia anunció hoy que cancela el proyecto "South Stream", el gasoducto que hubiera abastecido el sudeste europeo desde el Mar Negro, pasando por Bulgaria. Al mismo tiempo, firma un contrato para suministrar gas a Turquía cruzando el Mar Negro. Detalle: el proyecto contempla una cabecera en la frontera con Grecia. En nuestra opinión, esto significa que el gas va a terminar llegando al sudeste europeo, pero esta vez desde Grecia. Nos resultaba extraño que Rusia no atendiera la demanda de Grecia y de otro aliado histórico, mucho más próximo culturalmente, como Serbia. Posiblemente, grandes perjudicados por este cambio sean Austria y, tal vez, Italia. Austria es probable que se vaya de la Unión Europea. Los tipos están con las bolas llenas de los histéricos de Bruselas. A los efectos de negociar algo, Francia y Alemania continúan demostrando que no sirven para nada. El que manda es USA. Posiblemente caiga el gobierno Búlgaro próximamente. El país se pierde 400 millones de euros anuales en concepto de regalías por permitir el paso del gas.

Nuestra conclusión preliminar es la siguiente: Rusia da por terminada la etapa de advertencias y pasa a la acción. Tómalo o déjalo, o tomátelas. Esta vez, fue tomátelas. Bruselas debe andar con ataques de diarrea en estos momentos. Habrá que ver qué pasa en los próximos días.

Reproducimos dos noticias: la primera es del diario español El País. La segunda es de RT:


Título: Putin cancela la construcción de un gasoducto clave para Europa

Subtítulo: El mandatario ruso acusa a la Comisión Europea de obstaculizar el proyecto del South Stream y ofrece como alternativa un trazado a través de Turquía

Texto: Rusia ha renunciado a la Corriente del Sur (South Stream), el gran proyecto de gasoducto que llegara directamente a Europa meridional a través del mar Negro. En los planes rusos, la Corriente del Sur debería haber complementado la Corriente del Norte (North Stream), que suministra gas a Alemania por el Báltico, y ambos estaban destinados a esquivar los riesgos de tránsito por Ucrania.

En Ankara, donde se encontraba en visita oficial, el presidente Vladímir Putin anunció este lunes que Moscú renuncia a construir la Corriente del Sur debido a la "posición no constructiva" de la Comisión Europea, y que el combustible será redirigido hacia otras regiones y hacia proyectos de licuefacción. "Consideramos que la posición de la Comisión Europea no era constructiva", dijo el líder ruso, que acusó a Bruselas de "poner impedimentos" al proyecto. "Si Europa no quiere realizarlo, quiere decir que no se realizará", afirmó Putin, poniendo así punto y final a uno de los puntales de la estrategia rusa para asegurar el suministro energético hacia Europa.

En una rueda de prensa conjunta con su colega Recep Tayyip Erdogan, Putin manifestó que Rusia no podía comenzar a construir el tramo marítimo del gasoducto porque Bulgaria no ha dado permiso. "Resulta absurdo comenzar a construir para llegar a la costa búlgara y pararse [allí]", subrayó. La Corriente del Sur debería haber llegado al puerto búlgaro de Varna y de allí continuar hacia los Balcanes y bifurcarse en dos ramas, una en dirección a Italia y otra hacia Austria. La capacidad de transporte prevista era de 63.000 millones de metros cúbicos anuales y su coste se calculaba en 16.000 millones de euros.

En abril, sobre el telón de fondo de la intervención rusa en Ucrania y la política de diversificación energética de Bruselas, el Parlamento Europeo instó a renunciar al proyecto. Rusia responde a esta política con sus propios planes de diversificación energética, hacia China y hacia Turquía.

A juzgar por las declaraciones de Putin y de Alexéi Miller, el director ejecutivo de Gazprom (el monopolio ruso de exportación de gas), Moscú ha encontrado un sustituto para la Corriente del Sur y ha llegado a un acuerdo con Turquía para construir un gasoducto submarino con la misma capacidad de transporte que la Corriente del Sur. Turquía se reservará cerca de 14.000 millones de metros cúbicos y el resto irá a la frontera turca con Grecia. Miller manifestó que el proyecto de la Corriente del Sur había quedado "cerrado" y que se había firmado un memorando de entendimiento con la empresa turca Botas para construir un gasoducto. Señaló también que Rusia rebajará el precio del gas a Turquía a medida que se profundice en la cooperación y que a la larga Ankara puede tener el nivel de precios del que disfruta actualmente Alemania.

Putin, a su vez, aconsejó a Bulgaria que exigiera a la Unión Europea una compensación. "Si Bulgaria ha sido privada de la posibilidad de comportarse como un Estado soberano, que por lo menos pida a la Unión Europea dinero por el lucro cesante, porque los beneficios directos del tránsito para el presupuesto de Bulgaria hubieran sido un mínimo de 400 millones de euros al año", señaló.

El líder del Kremlin dijo también que Rusia aumentará sus suministros de gas a Turquía en 3.000 millones de metros cúbicos y le hará una rebaja del 6% en el precio. Por su parte, el ministro de Desarrollo Económico de Rusia, Alexéi Uliukaev, opinó que la construcción del gasoducto ayudará a rebajar los riesgos derivados del tránsito de gas por Europa a través de Ucrania.

***

Ahora, la noticia de RT sobre la construcción de un gasoducto ruso a Turquía:

Título: Gazprom to build new 63 bcm Black Sea pipeline to Turkey instead of S. Stream

Texto: Gazprom CEO Aleksey Miller said the energy giant will build a massive gas pipeline that will travel from Russia, transit through Turkey, and stop at the Greek border – giving Russia access to the Southern European market.

The pipeline will have an annual capacity of 63 billion cubic meters. A total of 14 bcm will be delivered to Turkey, which is Gazprom’s second biggest customer in the region after Germany.

Russia’s energy minister Aleksandr Novak said that the new project will include a specially-constructed hub on the Turkish-Greek border for customers in southern Europe.

While the pipeline will be registered as a Russian company, Miller said that Gazprom will “consider offers from Turkish partners if they express an interest in buying into the project.”

For now, the supply of Russian gas to Turkey will be raised by 3 billion cubic meters via the already operating Blue Stream pipeline, Vladimir Putin said during a joint press conference with his Turkish counterpart, Recep Tayyip Erdogan. Last year, 13.7 bcm of gas was supplied to Turkeyvia Blue Stream, according to Reuters.

December 1, 2014. Russian President Vladimir Putin at the concluding news conference in Ankara. (RIA Novosti/Michael Klimentyev)December 1, 2014. Russian President Vladimir Putin at the concluding news conference in Ankara. (RIA Novosti/Michael Klimentyev)

Moscow will also reduce the gas price for Turkish customers by 6 percent from January 1, 2015, Putin said. Later, Novak said the discount could reach 15 percent, subject to negotiations.

Novak later confirmed that Vladimir Putin personally ordered for the South Stream project to be mothballed, and its existing facilities to be repurposed for the new Turkish pipeline.

The much-delayed South Stream was supposed to connect underwater Black Sea pipelines with a network in Eastern Europe, with Bulgaria as the entry point.

The project had run into difficulties, as it violated EU regulations on the same company owning the pipelines and the gas they transported. While several previous governments in Bulgaria, which is wholly dependent on Russian gas lobbied Brussels to make an exception, the current government said it would not give Gazprom a building permit. The cost of the underwater and Eastern European segments of the project was estimated at €23,5 billion, by a senior Gazprom official last month.


The new project will include a specially-constructed hub on the Turkish-Greek border. Russia’s energy minister Aleksandr Novak said it will supply customers in Eastern and Southern Europe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada