jueves, 17 de julio de 2014

Un pasito más cerca


El mundo se acercó hoy un poquito más a una situación de guerra global irreversible. Un avión Boeing 777 de la aerolínea de Malasia se acaba de estrellar en Ucrania, muy cerca de la frontera con Rusia. Lo más probable es que el avión haya sido derribado. De haber ocurrido así, obviamente se trata de una provocación. Así lo contaba hace un par de horas el diario El País:

Título: Un avión malasio con 295 ocupantes se estrella al este de Ucrania

Subtítulo: El avión cubría la ruta entre Ámsterdam y Kuala Lumpur; Kiev no descarta que haya sido abatido

Texto: Un avión Boeing 777 de las Líneas Aéreas de Malasia (Malaysia Airlines), en tránsito desde Amsterdam a Kuala-Lumpur, se ha estrellado este jueves en la región ucraniana de Donetsk, en la zona de conflicto armado entre las autoridades centrales de Kiev y los insurgentes independentistas. En el aparato viajaban 295 personas, 280 pasajeros (entre ellos numerosos niños) y 15 miembros de la tripulación. Todos ellos han perecido.

El Boeing volaba a 10.600 metros de altura y se encontraba a 60 kilómetros de la frontera rusa cuando se precipitó al vacio y cayó envuelto en una densa y enorme nube de humo negro en un campo cercano a la localidad de Shajtersk, a 80 kilómetros de Donetsk. En torno a los restos del aparato, en parte carbonizados y en llamas, quedaron esparcidos los restos mutilados de los pasajeros y sus pertenencias. El territorio del accidente está en la zona controlada por los insurgentes de la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD).

Las autoridades ucranianas en Kiev y los independentistas en Donetsk han intercambiado de inmediato acusaciones mutuas de haber derribado el aparato. De entrada, el suceso parece la trágica culminación de la escalada antiáerea de los últimos días entre las partes en conflicto en la zona. La compañía alemana Lufthansa, la francesa Air France, la turca Turkish Airlines y las rusas Aeroflot y Transaereo, entre otras, han decidido evitar el espacio aéreo de Ucrania.

Anton Geráschenko, el consejero del ministro del Interior de Ucrania, manifestó en Kiev que el avión había sido derribado por insurgentes independentistas mediante un complejo antimisiles Buk (un sistema sofisticado y moderno, según los especialistas rusos). Geráshenko afirmó al canal de televisión Dozhd que su departamento tenía decenas de testigos del lanzamiento de un misil en las cercanías de la ciudad de Snezhnoe (en la zona controlada por los separatistas). Geráshenko acusó también a Rusia había entregado complejos de misiles Buk a los combatientes de la RPD. Los insurgentes intentaron hacerse complejos de misiles de este tipo hace cerca de un mes en las cercanías de Lugansk, pero los equipos que consiguieron estaban averiados, según afirmaba el canal de televisión ruso Rusia 24.

Representantes de la RPD declararon a Rusia 24 que carecen de medios bélicos para derribar a un avión a la altura en que volaba el Boeing siniestrado. Alexandr Baradái, el ciudadano ruso que dirige el gobierno de la RPD, dijo que sus lanzamisiles portátiles podían alcanzar “como máximo entre 3000 y 4000 metros” y acusó a las Fuerzas Aéreas de Ucrania del suceso , al que calificó como “una provocación intencionada”. Baradái dijo que estaba dispuesto a entregar la caja negra del aparato a expertos internacionales. En Kiev, sin embargo, temen que la caja negra sea transferida a Rusia, a la que ven como parte implicada en el conflicto. El presidente ruso, Vladímir Putin, conversó con su colega norteamericano, Barack Obama, después de conocerse el siniestro. Putin trasmitió sus condolencias a las autoridades de Malasia..."

La nota de El País sigue, pero la información real es igual a cero, así que no reprodujimos el resto. Para entender este evento (que, aclaremos, sigue siendo confuso), hay que entender su contexto: primero, el gobierno ucraniano viene provocando a los rusos desde los inicios del conflicto. Las autoridades de Kiev quieren internacionalizar el conflicto porque: (a) van perdiendo; (b) en cualquier momento termina de implosionar la economía ucraniana, y (c) los secesionistas de la República de Donetsk, y pronto de toda la región de Novorossiya (Nueva Rusia) van a separarse efectivamente de Ukrania, tal como ya ocurrió en Crimea. En segundo lugar, en los últimos días las fuerzas armadas ucranianas han sufrido resonantes derrotas por parte de los separatistas de las regiones del este. Cuando se juntan estos dos datos la conclusión más obvia es que la responsabilidad recae en Kiev. Veremos. Mientras tanto, acá va un mapa de la región de Donetsk. Suponemos que la localidad de Shajtersk corresponde a la que aparece como Shakhtarskyi en el mapa. Color marrón, en sánguche entre Luhansk y Rusia. Ay, mamita.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada