miércoles, 23 de julio de 2014

Noticias

Avión de Malasia II: Ahora dicen que andá a saber quién fue. En efecto, parece que ahora, en una de esas, quién te dice, los rusos no fueron los asesinos hijoputiconchisumadre que voltearon el avión. Pero si no fueron le pegan en el poste, como aseveran varios informes re-serios de la hintelijenzia de la Gran Democracia del Norte. Entre otras fuentes igualmente dignas de crédito, estas agencias (que consumen 62 mil millones de dólares al año, chupate esa mandarina) citan a… naaaaaaa… síiiiii… Féisbu!!!!! Tremendo, te digo. 

En síntesis: en menos de doce horas, casi sin solución de continuidad, casi toda la prensa occidental pasó de la acusación pura y dura al silbido bajito  --excepto El País, por supuesto, que ni se enteró lo que estaba pasando. En fin, ¡duro con los ruskis, chicos!
 

Pero no todas son pálidas para la gran prensa de Occidente. El mismo El País, sin ir más lejos, publica en tapa, en valiente tipografía: “La ONU investigará posibles violaciones de derechos en Gaza” (¡Grande, ONU!). Inmediatamente a la izquierda reproduce una entrevista exclusiva al primer ministro de Francia, Manuel Valls. El título de la entrevista, una frase aparentemente textual del ministro francés, es antológico: “La izquierda puede morir si no se reinventa y renuncia al progreso”. Llamen al médico, porfis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada