lunes, 10 de octubre de 2016

Más signos de cambio


Siguen las movidas tectónicas en Medio Oriente. Esta vez, con más muestras de acercamiento entre Turquía y Rusia, confirmando el alejamiento del primer país de la esfera de influencia de los EEUU.  El tema es el gas, la energía. Leemos en RT en español:


Título: Rusia y Turquía firman un acuerdo sobre el proyecto gasístico Turkish Stream

Epígrafe: Putin se ha reunido con Erdogan en Estambul para abordar las relaciones bilaterales en el marco de la 23.ª edición del Congreso Mundial de Energía.

Texto: El presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, han firmado este lunes un acuerdo sobre el proyecto Turkish Stream, que prevé la construcción de un gasoducto con dos ramales.

El acuerdo intergubernamental "presupone la construcción de dos ramales del gasoducto principal en el fondo del mar Negro", ha señalado Alexéi Miller, presidente ejecutivo de la empresa rusa Gazprom. "La potencia de cada ramal es de 15.750 millones de metros cúbicos de gas", ha precisado.

"Uno de los ramales está destinado a los suministros de gas al mercado turco, mientras que el otro, a los países europeos a través del territorio turco", ha explicado. "El plazo determinado para la construcción de las dos líneas marinas es diciembre de 2019", ha añadido Miller.

El líder ruso ha señalado tras la reunión con Erdogan en el marco de la 23.ª edición del Congreso Mundial de Energía en Estambul, que los dos países han tomado el rumbo para "realizar los planes del presidente de Turquía de crear en este país un gran centro energético".

El proyecto Turkish Stream –que reemplaza al proyecto South Stream (bloqueado por la UE)– prevé la construcción de un gasoducto con una extensión de 1.100 kilómetros que llevará el combustible hacia la frontera entre Turquía y Grecia, donde se pretende crear un centro de conexión para que distribuir el gas al resto de Europa. Asimismo, será un complemento al gaseoducto Blue Stream, en servicio desde 2005 y que atraviesa el fondo del mar Negro.


La normalización de las relaciones entre Rusia y Turquía

Según ha declarado el presidente ruso, "Rusia y Turquía se han puesto de acuerdo para continuar los esfuerzos dirigidos a la normalización completa de las relaciones entre las dos naciones". Por su parte el líder turco ha declarado que está "completamente seguro de que el proceso de normalización de las relaciones entre Turquía y Rusia continuará a plena marcha".

Según Erdogan, los líderes han abordado entre otros temas cuestiones de cooperación en el ámbito de la economía y el comercio, defensa, turismo y cultura.

Según Putin, el Gabinete de Ministros del país ha tomado la decisión de permitir la entrada al mercado ruso de una serie de productos agrícolas turcos, entre ellos los cítricos.

Además, Putin ha destacado que "nos hemos puesto de acuerdo para intensificar nuestros contactos en el área de departamentos militares y servicios especiales".

Los dos líderes han abordado el tema de la cooperación espacial. "La empresa rusa Roscosmos está dispuesta a participar en el concurso de creación y lanzamiento de satélites de conexión turcos", ha señalado el presidente ruso.

Las relaciones ruso-turcas se enfriaron el pasado noviembre después de que Ankara rechazara disculparse ante Moscú por el derribo de un bombardero ruso Su-24 en Siria. Sin embargo, a finales de julio Erdogan decidió enviar a Putin una misiva disculpándose por el suceso, tras lo que se inició un proceso de acercamiento entre ambos países.



***


Título: Las implicaciones de la reunión entre Putin y Erdogan en Estambul para el resto del mundo

Epígrafe: Se trata de la primera vez que el presidente ruso Vladímir Putin visita Turquía desde el inicio del proceso de normalización de las relaciones con este país.

Texto: Este lunes, el presidente ruso, Vladímir Putin, se reúne con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, en Estambul en el marco de la 23.ª edición del Congreso Mundial de Energía. Se trata de la primera visita del líder ruso a Turquía desde el inicio del proceso de normalización de las relaciones con este país.

Las relaciones ruso-turcas se enfriaron el pasado noviembre después de que Ankara rechazara disculparse ante Moscú por el derribo de un bombardero ruso Su-24 en Siria. Sin embargo, a finales de julio Erdogan decidió enviar a Putin una misiva disculpándose por el suceso, tras lo que se inició un proceso de acercamiento entre ambos países.


La situación en Siria

El profesor asociado de la Academia Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia y director del Centro de Estudios Orientales, Relaciones Internacionales y Diplomacia Pública Vladímir Avatkov ha declarado a RT que uno de los temas claves de la reunión será la situación siria.

"A pesar de que Turquía violó previamente la relación con nosotros con su política en Siria, actualmente la cuestión clave de las negociaciones será el grado en el que podamos encontrar un lenguaje común sobre cuestiones de seguridad y geopolítica en relación a la solución siria", ha indicado Avatkov.

Además, el analista ha subrayado que "el hecho de que el presidente Putin esté volando hacia allí hoy demuestra la importancia de las relaciones con la República de Turquía".


¿Recuperación del Turkish Stream?

El exministro de Exteriores turco Yasar Yakis ha destacado a RT que el hecho de que la reunión entre ambos líderes sea en una cumbre energética no es casual "ya que los dos países tienen proyectos conjuntos en esta esfera". "Esta reunión ayudará a la pronta realización del Turkish Stream", ha vaticinado.

Por su parte, Avatkov ha destacado que este proyecto gasístico es "un punto clave" para la normalización de las relaciones bilaterales. "Además de los clásicos temas propios de las relaciones ruso-turcas, será muy importante resolver muchos problemas económicos que en realidad están muy estrechamente vinculados a cuestiones geopolíticas. En concreto, es necesario solucionar lo relacionado con el Truskish Stream", ha afirmado el analista.

"Turquía, que aspira a convertirse en un centro de poder, también necesita abordar este problema", ha recordado.


"Turquía ya no es la mano derecha de EE.UU."

Avatkov ha recordado que "EE.UU. no tiene una actitud positiva ante la normalización de las relaciones entre Rusia y Turquía". En este sentido, ha explicado que Washigton ya estaba preocupado por la relación entre ambos países "incluso antes del incidente con el avión, cuando una serie de países impusieron sanciones a Rusia y Turquía no lo hizo".

Asimismo, el experto ha aseverado que EE.UU. está "cada vez más descontenta con la política del Gobierno turco ya que se está haciendo cada vez más independiente y está perdiendo la condición de mano derecha de EE.UU. en la región".


Por su parte, Yakis ha asegurado que aunque "un tercer país no puede interferir en el proceso de negociación entre dos Estados", EE.UU. "no está nada contento" con este acercamiento ya que podría crear tensiones por la pertenencia de Ankara a la OTAN.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada