lunes, 24 de octubre de 2016

Francisco media en Venezuela


El vaticano intenta mediar en el conflicto político venezolano. Tal vez ya sea tarde, aunque nunca se sabe. Leemos en el diario español El País


Título: El Papa recibe en el Vaticano a Nicolás Maduro y llama al acercamiento de Gobierno y oposición

Subtítulo: El enviado de la Santa Sede anuncia que el diálogo entre ambas partes se iniciará el 30 de octubre en Isla de Margarita.

Texto: Al anochecer y por sorpresa, el papa Francisco recibió este lunes en el Vaticano al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. La Santa Sede explicó que la audiencia se enmarca dentro de “la preocupante situación de crisis política, social y económica” que atraviesa Venezuela. Jorge Mario Bergoglio pidió a Gobierno y oposición que retomen “con valentía el camino del diálogo sincero y constructivo”. El arzobispo Emil Paul Tscherrig, enviado papal al país, anunció después que el diálogo entre ambas partes se iniciará el 30 de octubre en Isla de Margarita.

El encuentro —preparado en secreto por la diplomacia vaticana, que ha sopesado durante meses los pros y los contras— se produce después de varios desencuentros. El más sonado fue en junio de 2015, cuando, en un ambiente de gran tensión política, Nicolás Maduro suspendió a última hora un encuentro programado con el Papa y lo justificó en razones médicas. También Bergoglio, que en numerosas ocasiones ha instado al diálogo en Venezuela, ha evitado reunirse con destacados miembros de la oposición para no importunar al Gobierno bolivariano. Al igual que sucedió durante la mediación entre los Gobiernos de Washington y La Habana, el Vaticano adoptó un perfil bajo que no siempre satisfizo a los sectores más beligerantes de cada lado.

El pasado agosto, el Vaticano aceptó finalmente ser intermediario en unas eventuales negociaciones entre el Gobierno de Maduro y la oposición. El cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado, informó mediante carta al secretario general de Unasur, Ernesto Samper, que la Santa Sede aceptaba mediar en la crisis, y pidió a los dos partes una invitación formal para comenzar el diálogo. El lunes por la noche, el enviado del Papa a Venezuela para promover el diálogo, el arzobispo Emil Paul Tscherrig, anunció el inicio de esas conversaciones entre el Gobierno de Maduro y la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para el 30 de octubre.

Aunque el Vaticano no suele informar con detalle del contenido de las audiencias privadas del Papa con presidentes o jefes de Estado, la sala de prensa remitió anoche un comunicado en el que enmarcaba la reunión en “la preocupante situación de crisis política, social y económica que Venezuela está atravesando y que repercute gravemente en la vida cotidiana de toda la población”. “El Papa”, continuaba el comunicado, “que tiene en el corazón el bienestar de todos los venezolanos, quiere continuar ofreciendo su contribución a la institucionalidad del país y cada paso que contribuya a resolver las cuestiones pendientes y a crear mayor confianza entre las partes”. Bergoglio pidió a Maduro y a la oposición que emprendan “con valentía el camino del diálogo sincero y constructivo, para aliviar el sufrimiento de las personas, en primer lugar de los pobres, y a promover un clima de renovada cohesión social, que permite mirar con esperanza el futuro de la nación”.

No es la primera vez que Bergoglio se dirige a Maduro para interceder por la situación de Venezuela. El pasado mayo, el portavoz del Vaticano, el jesuita Federico Lombardi, confirmó el envío de una carta, aunque no sus términos exactos. Jorge Mario Bergoglio, según explicó Lombardi, sigue con mucha atención la situación de Venezuela y de ahí que durante el Domingo de Pascua se refiriera a Venezuela en el mensaje previo a la bendición Urbi et orbi. “Es necesario”, dijo el Papa, “que todas las partes trabajen para favorecer la cultura del encuentro, la justicia y el respeto recíproco con el fin de garantizar el bienestar espiritual y material de los ciudadanos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada