miércoles, 20 de febrero de 2013

Política y sotanas


Leemos en Red Voltaire (http://www.voltairenet.org/article177492.html) un claro ejemplo acerca de cómo se hace política en serio desde la Iglesia. Para eso están, entre otras cosas menos terrenales.

“En Damasco, visita histórica del Patriarca maronita”, por Pierre Khalaf

"El Patriarca de la Iglesia maronita, Bechara Rai, pasó definitivamente la página de un diferendo de varios decenios con Siria al decidir viajar a Damasco para asistir a la entronización del nuevo Patriarca greco-ortodoxo, Juan X Yazigi.

"Esta visita de carácter religioso y pastoral tiene una indiscutible dimensión política y no se habría producido sin la intervención del Vaticano, que al parecer recomendó a los jefes de la Iglesia maronita y de la Iglesia greco-ortodoxa la participación en la ceremonia de Damasco, como una muestra de solidaridad con los cristianos de Siria, quienes atraviesan momentos difíciles debido al aumento del extremismo islámico estimulado en ese país por las monarquías wahabitas del Golfo. La visita consagra por lo tanto el histórico reposicionamiento estratégico de los cristianos del Oriente, quienes –abandonados por Occidente– se han visto obligados a revisar sus alianzas. Según el Patriarca greco-católico Gregorio III Laham, 1 000 cristianos han sido asesinados por los terroristas en Siria desde el comienzo de los incidentes y 200 000 han sido expulsados de sus casas.

"El presidente libanés Michel Sleiman expresó el sábado su respaldo a la visita de monseñor Bechara Rai. «El patriarca maronita es el guardián de los derechos de los cristianos en el Oriente y yo apoyo su visita a Siria. Él sabe lo que hace», declaró Sleiman al término de la misa organizada en ocasión de la fiesta de Saint Marón.

"Damasco se transformó así, en el momento de la entronización, en capital de los cristianos del Oriente. La ceremonia organizada en la iglesia de la Sagrada Cruz, en pleno corazón de Damasco, estuvo rodeada de medidas excepcionales: francotiradores apostados en los azoteas, prohibiciones de estacionamiento, minuciosos registros y portales magnéticos. La protección estuvo en manos de la temible Guardia Republicana.

"Asistieron a la ceremonia un representante del presidente Bachar al-Assad –el ministro Mansour Azzam– y los ministros de los Desplazados, Joseph Soueid; de Información, Mahmoud el Zohbi; de Asuntos Religiosos, Abdel Sattar el-Sayyed; así como dignatarios religiosos musulmanes y numerosos diplomáticos, entre los que se encontraban el Nuncio Apostólico y el embajador de Irán en Damasco. Fuera de la iglesia, miles de fieles siguieron la ceremonia gracias a una pantalla gigante.

"En el discurso que pronunció durante la ceremonia, el Patriarca Juan X declaró que «Siria encontrará el camino de la salvación a través del diálogo y recuperará su rostro de antaño». «Dios no acepta que la vida que compartimos con los no-cristianos se quiebre por causas políticas y porque haya entre nosotros y entre ellos gente que defiende tendencias fundamentalistas que nada tienen que ver con la religión», prosiguió. Luego de anunciar que rezará y actuará por la unidad de Siria, el nuevo Patriarca pidió a Dios que lo acompañe en su responsabilidad. Juan X terminó asegurando que no olvida al Líbano y saludó al pueblo y al presidente de ese país, luego de rendir homenaje al presidente [sirio] Bachar al-Assad.

"El jefe de la Iglesia maronita pronunció por su parte un discurso en el que se dirigió al nuevo Patriarca: «Asume usted sus funciones en un contexto difícil para la Siria herida que sufre. En Líbano hemos vivido esa herida abierta causada por las guerras absurdas». «Hemos venido hoy a Siria para expresar nuestra solidaridad con nuestro pueblo doliente y herido, trayendo el evangelio de la paz, el evangelio de la fraternidad, el evangelio de la dignidad humana.» Para el Patriarca maronita, «toda sangre inocente derramada sobre esta tierra bondadosa es una lágrima de Jesucristo».

"El sábado, en una homilía, el cardenal abogó por la aplicación de reformas en Siria y exhortó al diálogo. Respondiendo a las críticas, dijo que había venido para «reunirse con los cristianos y sobre todo con los 60 000 maronitas» y subrayó que la iglesia «está siempre en contra de la guerra y favor del diálogo».
En una primera reacción oficial siria a la visita del Patriarca Rai a Damasco, el viceministro de Relaciones Exteriores Faysal Mokdad declaró que los pueblos de Líbano y Siria son un solo pueblo, agregando que monseñor Rai estaba «en su propio país».

"En Líbano, la visita de monseñor Rai suscitó el entusiasmo de la mayoría de los cristianos, que hoy estiman que su propio destino está vinculado al de sus correligionarios sirios. Pero algunas voces cercanas al 14 de Marzo se hicieron oír para criticar la decisión del prelado. Eso hizo el secretario general del 14 de Marzo, Fares Souhaid. Saleh Machnouk, hijo del diputado de la Corriente del Futuro Nouhad Machnouk, calificó de «misa satánica» el oficio religioso que monseñor Rai ofreció en Damasco, declaraciones que provocaron vigorosas protestas en las redes sociales.

"Aplastados por el ejército en los alrededores de Damasco, los rebeldes se están matando entre sí en el norte de Siria. Mientras que el viento internacional y regional comienza a cambiar de dirección, se multiplican los reveses que los grupos extremistas activos en Siria sufren en el terreno ante el Ejército Árabe Sirio, pero no pasa un día sin que las luchas internas se ceben en las filas de los rebeldes.

"La quinta ofensiva, anunciada como la que les permitiría entrar finalmente a Damasco, se convirtió en un desastre para los grupos armados. Informes sobre discusiones entre los elementos de al-Qaeda que conforman el Frente al-Nusra habían llegado a los servicios sirios de inteligencia. 20 000 combatientes, entre los que se hallaban numerosos yihadistas extranjeros, habían sido enviados a los alrededores de Damasco.
El plan de los extremistas consistía en avanzar a partir de dos ejes –Jobar-Zamalka– para tomar el control de la Plaza de los Abasidas, lo que habría obligado al ejército a descuidar el frente de Daraya para enviar refuerzos al nuevo frente. En ese momento, comenzaría en Daraya la otra fase de la ofensiva, en dirección al aeropuerto militar de Mazzé y hacia el centro de la capital. Ya informado sobre los detalles de ese plan, el Ejército Árabe Sirio retiró sus unidades de las primeras líneas antes de proceder a un bombardeo [artillero] sin precedentes contra las líneas de los rebeldes. Cientos de elementos armados resultaron muertos en el inicio del asalto, entre los más entrenados e importantes jefes. Los grupos armados tuvieron que retirarse después de sufrir gran número de bajas y sin haber logrado avanzar ni un solo metro.

"Mientras tanto, se registraron al menos 4 incidentes en los que la población se enfrentó a los miembros del Frente al-Nusra en el noroeste de Siria. Esos altercados, de los que al menos uno estuvo a punto de convertirse en un enfrentamiento armado, se produjeron en la región de Atme, en Idlib. Combatientes de al-Nusra, que cuenta en sus filas numerosos extranjeros, intervinieron al principio de la semana en una disputa entre varios pobladores en Qah, según contaron dos testigos a la AFP. [Los elementos de al-Nusra] detuvieron a un hombre que había utilizado un lenguaje fuerte después de un banal accidente de tránsito y trataron de llevárselo a la vecina ciudad de Daret Ezza para que fuese juzgado por un tribunal islámico.Un responsable local, hermano del detenido, movilizó de inmediato varias decenas de hombres armados para liberar a su hermano, mientras que otros yihadistas llegaban como refuerzo a su cuartel general en Atme. Al cabo de una peligrosa discusión, afirman los dos testigos, los pobladores dispararon contra las ruedas de los vehículos de los miembros de al-Nusra que trataban de llevarse a su prisionero y se apoderaron a su vez de un jefe de la organización islamista. Este último fue liberado dos días después gracias a una mediación, después de que sus captores le cortaran a tijeretazos su larga barba de salafista y a cambio de la liberación del poblador que los yihadistas habían detenido.

"El viernes, en Atme, un jeque jordano del Frente al-Nusra quiso hacer uso de la palabra en la mezquita durante la plegaria semanal. Pero una personalidad local le impidió hacerlo, junto a gran parte de los pobladores presentes, según reportaron varios habitantes. La tensión aumentó rápidamente y los hombres de al-Nusra al parecer quisieron recurrir a sus armas, lo cual dio lugar a un gran altercado con los fieles. «La situación estuvo a punto de estallar», subrayó una fuente rebelde citada por la AFP. Dos días antes, una situación similar, delante de la misma mezquita, dio lugar a una trifulca entre varios pobladores y algunos miembros de al-Nusra. En el pueblo de Ad Dana, un grupo de fieles y varios yihadistas, miembros de un grupo afiliado al Frente al-Nusra, también se fueron a las manos en una mezquita cuando un jeque kuwaití quiso hacer uso de la palabra en lugar del imam local. «Cada día que pasa se producen ahora ese tipo de incidentes con esa gente que quiere imponernos su manera de hacer las cosas. Están empezando a convertirse en un problema», comentó una personalidad local de Atme."

Hasta la próxima

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada