sábado, 23 de febrero de 2013

Mientras tanto, en Siria

La situación en Siria ha dejado ya de lado todo tipo de sutilezas, si es que alguna vez las hubo. Los partes diarios que envían varios sitios web hablan de cientos, si no de miles, de muertos en cada avanzada de las fuerzas armadas de ese país. Hay noticias de enfrentamientos armados entre los propios grupos islámicos. Esta semana una bomba con más de mil kilogramos de explosivos explotó en Damasco, con un saldo de cien muertos y centenares de heridos. Ayer un par de misiles Scud destruyeron parte de un barrio de Alepo: cincuenta muertos por lo menos. En la foto, un anciano muerto en plena calle, abatido por un francotirador perteneciente a algún "grupo opositor", como los llama el diario El País. Iba en bicicleta y llevaba una garrafa de gas en la canasta de atrás. Se lo ve sangrando por la boca; la sangre cae resbalando por la mejilla, el ojo izquierdo y luego corre en forma de hilos hacia el piso, lo que sugiere que estuvo un rato en esa posición antes de morir. El hombre no parece ser un miembro de las fuerzas armadas o de seguridad sirias. Simplemente pasaba por ahí. Estaba a tiro. Estaba fácil. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada