miércoles, 21 de agosto de 2013

Justito, justito

Justito justito cuando llega a Siria una comisión de Naciones Unidas para verificar la última truchada de los “rebeldes” “sirios” en relación con armas químicas, aparece una nueva matanza, esta vez en gran escala, y los “rebeldes” “sirios” se apuran a acusar al gobierno de ese país. Una casualidad tras otra, ¿no? Por suerte, el periodismo independiente del mundo libre se apresura a informar con imparcialidad a la población sobre los desmanes de Bachar el Assad. Miren si no esta nota de Cristina Pereda en Washington aparecida recién en El País:

Título: El Consejo de Seguridad se reúne tras la denuncia de un ataque químico en Siria

Texto: "El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se reunirá este miércoles con carácter de urgencia para analizar las denuncias de la oposición siria en las que condenan la muerte de 1.300 personas por un supuesto ataque con sustancias químicas. Estados Unidos asegura que carece de una "verificación independiente" del ataque y ha solicitado a la ONU que investigue las nuevas alegaciones de los grupos opositores al Gobierno de Bachar el Asad.

“Estados Unidos está profundamente preocupado” por las informaciones de que civiles sirios han muerto tras un ataque de las fuerzas gubernamentales sirias “incluidas aquellas por el uso de armas químicas cerca de Damasco”, asegura el comunicado emitido por la Casa Blanca. El portavoz Josh Earnest aseguró que trabajan “urgentemente para recabar información adicional”.

El Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, afirmó en declaraciones a la agencia Reuters que se siente “conmocionado” por las informaciones de un ataque con armas químicas en Siria. Además de EE UU, otros cuatro países del Consejo de Seguridad, Reino Unido, Francia, Corea del Sur y Luxemburgo han solicitado la convocatoria urgente del foro, que se celebrará a las tres de la tarde, hora de Nueva York.

“Pedimos a Naciones Unidas que solicite al gobierno sirio el acceso inmediato para su equipo de investigaciones”, afirma la Casa Blanca. EE UU defiende que el grupo de investigadores está listo para empezar a trabajar pero “para que sus esfuerzos sean creíbles, deben tener acceso inmediato a los testigos y a las personas afectadas, y poder examinarlas y recabar pruebas físicas sin ningún tipo de intermediación por parte del Gobierno sirio”.

El portavoz de la Casa Blanca aseguró que las medidas de presión adoptadas por la comunidad internacional hasta el momento no han desembocado en los objetivos que deseaban. “Todavía podemos trabajar más para presionar al régimen de Asad para que abandone el poder. No se trata únicamente de lo que quiere EE UU, también es lo que quiere el pueblo sirio”.

Reino Unido, por su parte, ha expresado su “profunda preocupación” por el suceso y ha pedido al Gobierno de Bachar el Asad que permita que los inspectores de la ONU accedan al lugar donde supuestamente se ha producido este ataque. Francia comparte esta petición, según ha señalado el portavoz del Gobierno de François Hollande. El presidente ha expresado su intención de pedir a la ONU visitar el lugar de los hechos", y agregó que "esta información, obviamente,necesita ser verificada y confirmada".

Rusia, uno de los partidarios más leales al régimen de Bachar el Asad, ha pedido a la ONU, a través de su ministerio de Asuntos Exteriores, una investigación "imparcial y profesional" sobre este suceso y ha tachado de "provocación" las declaraciones de la oposición siria al señalar categóricamente que se han empleado armas químicas en el ataque y que la cifra de muertos ascienda, según sus estimaciones, a 1.300 personas.

El Secretario General de la Liga Árabe, Nabil el-Araby, también ha demandado a los investigadores de la ONU que inspeccionen "inmediatamente" el lugar que ha sido blanco de los atentados mortales, según ha informado la agencia France Presse, que también indica que Arabia Saudí insta a las Naciones Unidas y a la Unión Europea para que actúen de inmediato contra esta "masacre".

El líder de la Coalición Nacional de Fuerzas de la Oposición y de la Revolución Sirias, Ahmed al Jarba, ha reclamado, igual que Reino Unido, una reunión "urgente"' del Consejo de Seguridad de la ONU, en declaraciones a la cadena de televisión Al Arabiya, en las que ha calificado de "masacre" el bombardeo llevado a cabo el Ejército sirio.

Por su parte, el jefe del equipo de Naciones Unidas en Siria, Ake Sellstrom, ha considerado que habría que investigar el presunto uso de este tipo de armamento. “Parece algo que debería ser analizado”, ha afirmado por teléfono desde Damasco a Reuters. “Dependerá de si algún estado miembro de la ONU acude al Secretario General (Ban Ki Moon) y dice que deberíamos investigar este acontecimiento”, ha añadido, subrayando que “estamos sobre el terreno”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada