lunes, 4 de marzo de 2013

Cáritas

En una nota fechada el 16 de Febrero pasado, el GIS XXI (Grupo de Investigación Social Siglo XXI) resume en su sitio web un reciente informe de la organización Cáritas sobre la pobreza infantil en Europa (http://www.gisxxi.org/noticias/la-pobreza-infantil-aumenta-en-europa-mientras-el-hambre-disminuye-en-america-latina-avn). Acá va:
   
La organización Cáritas hizo público un informe donde manifiesta su preocupación por la vida de los niños europeos y asevera que las medidas de austeridad que se están tomando en la eurozona empujan hacia la pobreza a este sector, considerado el más vulnerable de la población.
 

Los duros recortes, advierte el informe, coinciden con un momento en que prevalece el desempleo juvenil, por lo que el cuadro está servido, después de cinco años ininterrumpidos de crisis, para que se produzca una generación perdida capaz de prolongar aún más la crisis que se vive en el Viejo Continente. Cáritas subraya que casi un tercio de los niños en Grecia, Portugal, Italia, España e Irlanda se encuentran viviendo en condiciones de pobreza o en peligro de padecerla. La organización señala que el desempleo juvenil en el país helénico sobrepasa el 60%, en España supera el 50% y en Portugal alcanza el 40%, indicios preocupantes de la crisis.
 

Por su parte, el centro de estudios Bruegel sostiene que el problema social que atañe a la infancia y a la juventud en estos países europeos, puede igualmente complicar la lenta recuperación de las 27 naciones del bloque, incluyendo a las consideradas económicamente más fuertes (Reino Unido, Francia y Alemania).

El informe de Cáritas certifica que Grecia, Italia, España, Irlanda y Portugal, los países más aquejados por las deudas y los recortes, están fomentando una generación de jóvenes mal alimentados, desanimados, con mala formación y escasas perspectivas de empleo.
 

Disminuye el hambre
 

La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) admitió hoy que la crisis económica que afecta a Europa tiene efectos globales en la lucha contra el hambre. Al respecto, el director general de la FAO, José Graziano da Silva, ejemplificó cómo España, fuertemente golpeada por la crisis, se vio obligada a frenar la puesta en marcha de proyectos alimentarios en América Central, zona de la cual es la principal donante.
 

Graziano da Silva afirmó que muchos programas de ayuda vigentes en América Latina pueden ser asumidos por algunos de los países del área en mejores condiciones económicas, como Argentina, México y Brasil.
Igualmente, indicó que en relación con los llamados Objetivos de Desarrollo del Milenio se progresa pero no lo suficiente, aunque destacó que el hambre se redujo en un 43 por ciento en América Latina. La cifra es cercana al 50 por ciento fijado como meta por la FAO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada