lunes, 25 de marzo de 2013

Bangui

Los acontecimientos en Africa siguen su marcha. Bajo el título: Una española en Bangui: “Es un caos, hay pillajes por todas partes”, el diario español El País (http://internacional.elpais.com/internacional/2013/03/25/actualidad/1364196610_664360.html) publica la siguiente noticia:

“La situación es caótica. Hay pillajes por todas partes. De nuestra casa se han llevado todo, el dinero, el frigorífico, los colchones, los medicamentos, los muebles, los teléfonos. Ha sido un ir y venir toda la mañana, primero los vecinos, luego grupos de adolescentes y finalmente gente vestida con uniforme militar”. Quien habla es Amparo Fernández, una cooperante extremeña que vive en Bangui, la capital de la República Centroafricana, y que ha vivido en directo la entrada de los rebeldes de la coalición Seleka en la ciudad el pasado sábado y la huida del presidente del país, François Bozizé, este domingo.


El sábado, algunos occidentales intentaron ir al aeropuerto en coche, pero la Guardia Presidencial cerraba aún los accesos. “Desde esa tarde se cortó la luz y todavía no ha vuelto a la ciudad. La noche fue de un silencio increíble, estremecedor”, asegura Fernández. Sin embargo, con la llegada de la luz del día el sábado empezaron los pillajes. “Ha sido un caos, casi todas las ONG han sido saqueadas. Nosotros somos cinco en casa, cinco adultos y un bebé, esperábamos que alguien de la Embajada francesa viniera a buscarnos, pero nada”, asegura Fernández, que trabaja para una organización gala.


Durante toda la mañana del domingo, Amparo Fernández y su pareja, de nacionalidad francoespañola, tuvieron que ver cómo su propia casa era saqueada por los vecinos. “En ningún momento ejercieron la violencia contra nosotros, pero se llevaron todo y sí que se mostraban muy agresivos entre ellos mientras se repartían nuestro dinero. Al final, por la tarde, vino un coche blindado de la ONU con varios cascos azules a buscarnos y nos han traído hasta el campo de la Oficina Integral de Naciones Unidas para la República Centroafricana (Binuca). Cuando íbamos circulando por la calle vimos a gente borracha, muchachos con machetes, hombres disparando al aire sus fusiles, fue angustioso”.


Tras la huida del presidente François Bozizé, que se encuentra en la vecina República Democrática del Congo, uno de los líderes de Seleka se ha autoproclamado presidente este domingo. Se trata de Michel Djotodia, quien había sido incluido como ministro de Defensa en el gobierno surgido de los acuerdos de paz de Libreville del pasado 11 de enero. “No tengo intención de llevar a cabo una caza de brujas”, ha declarado el líder rebelde.


En los combates que se han producido durante el avance de los rebeldes hacia Bangui han fallecido al menos seis soldados sudafricanos, según ha confirmado una fuente militar de este país, que ha solicitado ayuda a Francia para evacuar a sus tropas de la República Centroafricana. Unos 350 soldados galos han llegado a Bangui para garantizar la seguridad de los aproximadamente 1.200 ciudadanos franceses que residen en el país.


François Bozizé, general del Ejército centroafricano, llegó al poder en 2003 tras liderar un golpe de estado contra el anterior presidente Ange-Félix Patassé y ha ganado las dos elecciones presidenciales a las que se ha presentado posteriormente, en 2005 y 2011, entre denuncias de fraude por parte de la oposición. El pasado mes de diciembre la coalición rebelde Seleka lanzó una ofensiva que puso contra las cuerdas a Bozizé. Sin embargo, los acuerdos de paz de Libreville frenaron el avance rebelde hasta que el jueves las tropas de Seleka decidieron volver a encaminarse hacia la capital debido a lo que consideran graves incumplimientos de los citados acuerdos de paz.


El Telegraph de Londres ni siquiera menciona el acontecimiento en su portada de noticias internacionales, lo que constituye una pista para saber quién está atrás de todo esto. El presidente de Francia, Sr. Francois Hollande, que el fin de semana mandó 350 soldados para proteger a sus conciudadanos en esta ex-colonia francesa, habó de mantener la calma y otras idioteces por el estilo.

Ampliaremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada