jueves, 15 de septiembre de 2016

Ahora dicen que el ISIS habría llegado a la Argentina


El señor de la foto es el actual Secretario de Seguridad de la Nación, Eugenio Burzaco. Primero veamos esta nota de Florencia Sciutti publicada en La Izquierda Diario el viernes 27 de Noviembre de 2015:


Título: ¿Quién es Eugenio Burzaco, el Berni de Macri?

Subtítulo: Ayer se conocía el nombre de quien será el secretario de Seguridad a partir del 10 de diciembre. Un nuevo CEO al Gabinete, que garantizará la represión en la Argentina que se viene.

Texto: El presidente electo definió que quien ocupe el puesto de secretario de Seguridad no tenga nada que envidiarle al prontuario de Sergio “carapintada” Berni. Eugenio Burzaco cuenta con un currículum que sería aplaudido por los editorialistas de La Nación.

Burzaco fue asesor de seguridad del exgobernador neuquino Jorge Sobisch, el responsable político del asesinato del docente Carlos Fuentealba. Y presidió la Fundación PensAR junto a “colaboradores” como Julio Cirino, exagente de Inteligencia del Batallón 601, célebre por los secuestros de detenidos-desaparecidos durante la dictadura. Y durante el gobierno de la Alianza integró la SIDE cuando ésta utilizó los servicios de la Banelco para comprar voluntades y sancionar la Reforma Laboral.

No hay dudas de que el nuevo integrante del gabinete de Macri, que tendrá a su cargo a los cien mil efectivos de componen las cuatro fuerzas federales del país (Gendarmería, Prefectura, Policía Federal y Policía de Seguridad Aeroportuaria), estará a la altura de garantizar la represión cuando los trabajadores salgan a las calles a enfrentar el ajuste que se viene.


Carrera ascendente

Burzaco fue diputado nacional del PRO por la provincia de Buenos Aires, entre 2005 y 2009. Durante 2006 y 2007 fue presidente de la Comisión Especial sobre Modernización del Funcionamiento Parlamentario, cuando se transformaron en leyes los proyectos sobre el “voto nominal”, los “términos en el uso de la palabra” y el “voto del Presidente”. Fue vicepresidente de la Comisión de Prevención de Adicciones y Control del Narcotráfico y miembro de las Comisiones de Seguridad Interior y Legislación Penal.

En 2009 asumió como jefe de la Policía Metropolitana, cargo en el que asumió tras las separaciones de Jorge "el Fino" Palacios y Osvaldo Chamorro debido a la causa ligada a las escuchas y espionaje realizadas por el gobierno de la Ciudad.

Mientras estuvo a cargo de la fuerza represiva creada por el macrismo, Burzaco defendió el uso de las pistolas Taser afirmando que “yo entiendo que en Argentina por la susceptibilidad de nuestro pasado haya aversión por esto, pero aseguro que este arma salva vidas. Cuando uno tiene una persona que está drogada o sacada lo tiene que reducir”.


Culpable, imputado y sobreseido

También estaba al frente de la fuerza cuando en diciembre del 2010, en un operativo conjunto con la Policía Federal comandada por Aníbal Fernández, se cobraron la vida de tres personas en el Parque Indoamericano, reprimiendo a miles de familias que tomaron el predio en reclamo de su derecho a la vivienda.

Pese a estar probado que los efectivos de la Federal y de la Metropolitana actuaron coordinadamente aquella noche, los crímenes producidos por la represión siguen impunes. La Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional dictó el sobreseimiento y falta de mérito para los 41 policías que participaron en la represión. Y también para Burzaco, quien estuvo imputado por tener la fuerza porteña a su cargo.


Siempre listo

Desde 2011 Burzaco es CEO de Seguridad Integral Templar S.A., empresa dedicada a proveer “soluciones integrales de seguridad para el sector público y privado”. Su consultora asesora, entre otros barones del conurbano, al intendente de Lomas de Zamora y excandidato del kirhnerismo en 2013, Martín Insaurralde. Su cachet ronda los 80 mil pesos por mes.

Burzaco es un admirador del exalcalde neoyorquino Rudolph Giuliani, que impuso la “tolerancia cero” en esa ciudad estadounidense. Sin embargo, Burzaco buscó adaptar esta doctrina, en realidad llamada de "los vidrios rotos" al paladar argentino y ensayó una versión de "centro" o si se quiere, culposa: “Ni mano dura ni mano blanda: mano justa”, fue su slogan.

Con semejante prontuario, Eugenio Burzaco promete ser un eficiente soldado al servicio de Macri y su ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Un soldado armado hasta los dientes para garantizar que ajuste del nuevo gobierno pase, así sea a sangre y fuego.



***


Ahora pasemos a esta nota de hoy de Russia Today en español: 


Título: ¿Estado Islámico opera en Argentina?

Subtítulo: En los últimos días se instaló la idea de que el Estado Islámico pueda tener células operando en el país sudamericano. Distintas miradas al respecto.

Texto: Si bien desde hace años se plantea la posibilidad de que en América Latina operen células terroristas de grupos islamistas, en los últimos meses esta hipótesis se ha vuelto a plantear con fuerza en Argentina. Hace algunos días el secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, afirmó: "Hemos detectado argentinos que se han formado en el Estado Islámico. Y eso es algo que realmente nos preocupa, porque sabemos que han estado en zonas calientes del conflicto, en Siria o el norte de Irak".

No obstante, tras el revuelo que generaron sus declaraciones, poco tiempo después se retractó. “Ante la reciente denuncia que mencionaba la posible presencia de miembros del EI en Corrientes, a través de las fuerzas de seguridad seguimos esa línea de trabajo y al momento no se encontró nada que indique su presencia en nuestro país”, sostuvo el funcionario.

De todas formas esto no hizo cambiar la posición de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA). Su vicepresidente Alberto Hammerschlag aseguró en una reunión con el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, que "Estado Islámico se encuentra operando en la Argentina y es responsabilidad del gobierno argentino combatirlo".

Asimismo, en un baño de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires apareció un mensaje presuntamente firmado por el EI que decía: "El martes 13 de septiembre ocurrirá algo horrible en esta atea y blasfema facultad". Finalmente ese día pasó y no sucedió ningún atentado en la institución, pero la información volvió a ser replicada masivamente por los medios.


Dudas

Los planteos contradictorios de Burzaco, sumados a las declaraciones de la DAIA y la amenaza en la Universidad han generado algunas preguntas sobre la posible presencia de Estado Islámico en Argentina.

El periodista especializado en Medio Oriente, Julián Aguirre, analizó que sería "irresponsable subestimar o negar el reto presentado por el terrorismo internacional y la difusión de ideologías y discursos totalitarios y promotores del odio étnico y religioso". Sin embargo hizo un llamado de atención sobre los análisis superficiales que plantean de forma homogénea al Islám como algo "ajeno, extraño, hostil, subdesarrollado, irracional".

Aguirre había apuntado en declaraciones a RT que en Argentina la comunidad islámica está "integrada a la sociedad, con varias generaciones y no experimenta el nivel de alienación y marginación que en Europa alimenta el trabajo de reclutamiento" por parte de grupos terroristas. También expresó que "la diversidad que la caracteriza al reunir a diferentes corrientes interpretativas del Islam, la vuelven terreno poco propicio para los discursos de odio comunes al Estado Islámico y grupos similares".

Finalmente hizo hincapié en que "existe una tendencia hacia la militarización de problemáticas sociales" donde se utilizan las fuerzas de seguridad como único recurso para atacar lo que se considera como "amenazas contra el orden y la estabilidad". Esto "engloba cuestiones tan complejas y diversas como las drogas, la conflictividad social, la organización popular y el terrorismo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada