sábado, 31 de mayo de 2014

Fin de la Primavera Arabe

Banderas de Siria (izq.) e Irak

El sitio web en español de Al Manar comenta hoy sobre una nota del analista Avi Issacharoff aparecida en el periódico israelí Maariv. Veamos:

Título: Maariv: victorias electorales de Assad y Sisi ponen fin a la “primavera árabe”

Texto: El analista israelí en temas árabes Avi Issacharoff escribió en el periódico Maariv que el perfil de Oriente Medio ha ido cambiando continuamente desde diciembre de 2010 y todos aquellos que han intentado realizar pronósticos han descubierto la dificultad de esta tarea. Sin embargo, lo que está sucediendo en estos días, las victorias electorales del nuevo presidente egipcio, Abdel Fattah al Sisi, y del presidente sirio, Bashar al Assad, marcan el fin informal de la así llamada “Primavera Árabe”.

El periódico añade que aunque es todavía demasiado temprano para dar la despedida a las revoluciones y los revolucionarios en Oriente Medio, las dos elecciones –la egipcia que fue celebrada esta semana- y la siria -que tendrá lugar en los próximos días- han supuesto el cierre de una etapa, que estuvo caracterizada por la demanda de cambios, el caos y la inestabilidad. En la actualidad, el desafío del terrorismo y de la falta de seguridad han llevado a que las poblaciones árabes están ya cansadas de revueltas y conflictos y busquen asegurar la estabilidad y el desarrollo.

En Egipto, el establishment político anterior ha vuelto al poder a través de Abdul Fattah al Sisi y busca destruir a los Hermanos Musulmanes, la cofradía que ha sacado provecho de las revoluciones y revueltas árabes en varios países. En Siria, Assad continuará siendo el jefe de estado aunque la guerra civil continúe durante un cierto tiempo más. La votación masiva de los sirios en Beirut es el reflejo de un cambio en la opinión pública siria que comprende que Assad es la garantía de la estabilidad futura y de la derrota definitiva del terrorismo que asola el país.

El periódico destaca también que estos acontecimientos tienen lugar en un momento en el que el Líbano busca un nuevo presidente que sustituya a Michel Suleiman y en el que se ha producido el acuerdo entre Hamas y Fatah para el establecimiento de un gobierno de unidad. Las repercusiones de este último hecho no están claras para Israel, pero los actuales acontecimientos en Oriente Medio y el refuerzo en general del poder de los estados y gobiernos árabes pueden no ser favorables para los intereses israelíes.

jueves, 29 de mayo de 2014

Chiquitita

Chiquitita, la noticia aparecida hace tres días en Red Voltaire podría pasar desapercibida. Para los lectores de Astroboy, no. El tercero de los acuerdos, en particular, resume el por qué de diez años de agresiones a Siria por parte de la NATO y los países del Golfo. Perdieron, chicos.

Título: Importante acuerdo entre Rusia y Siria

Texto: Una delegación rusa de alto nivel, presidida por el viceprimer ministro Dimitri Rogozin, viajó a Damasco la semana pasada. También formaban parte de la delegación el ministro adjunto de Finanzas Serguei Storchak y el director del Servicio Federal para la Cooperación Alexander Fomin.

En ocasión de dicha visita, la comisión intergubernamental ruso-siria se reunió tanto en sesión plenaria como por grupos de trabajo y en un ambiente relajado y de camaradería.

La visita marca un regreso de Rusia al Medio Oriente, ya en el marco de la nueva política rusa hacia «Occidente», como resultado de los acontecimientos registrados últimamente alrededor de la crisis ucraniana, que pareció acaparar la atención de Moscú durante los dos últimos meses.

Las dos partes adoptaron al parecer tres importantes decisiones en los sectores económico, militar y financiero:

- En 2015, la Comisión Económica Euroasiática creará una zona de libre comercio con la Unión Aduanera –cuyos miembros son Rusia, Bielorrusia y Kazajstán– y Siria participará en dicha zona.

- La Federación Rusa seguirá proporcionando a Siria armamento autorizado por el Consejo de Seguridad de la ONU. El ministro de Defensa sirio, general Fahd al-Freij, viajará en agosto a Moscú para firmar un tratado detallado sobre la cooperación entre ambos países. Dicho acuerdo debe incluir la ampliación del puerto militar ruso en la ciudad siria de Tartus así como el acceso de Siria a las imágenes provenientes de los satélites rusos.

- La Federación Rusa seguirá financiando ampliamente la reconstrucción en Siria, de forma tal que Siria no tenga que vender un derecho de paso a gasoductos sauditas y qataríes a través del territorio sirio.

miércoles, 28 de mayo de 2014

Rendiciones


Bueno, parece que los “rebeldes” “sirios” comienzan a rendirse de a cinco mil por vez; signo de que la cosa termina pronto. Leemos en el sitio web en español de Al Manar: 

Título: Unos 4.700 militantes se rinden en el Sur de Damasco

Texto: Fuentes informadas han hablado de que militantes armados han llegado a un acuerdo de reconciliación con las autoridades sirias en áreas del Sur de Damasco como Mantaqati o Assali.

Según los detalles del acuerdo, más de 4.700 militantes rendirán sus armas y regularizarán su situación ante las autoridades sirias.

De acuerdo a las mismas fuentes, el acuerdo entrará en vigor después de que se produzca un cese el fuego el viernes por la noche. Fuentes militares han subrayado la importancia de este acuerdo de reconciliación que devolverá la normalidad a las zonas citadas.

Este acuerdo podría tener importantes repercusiones para el campo de refugiados palestinos de Yarmuk, cerca de las localidades mencionadas, donde combate un grupo de militantes que se hallan asediados allí.

Varias localidades de la provincia de Damasco han pasado al control del Ejército sirio sin disparar ni un solo tiro debido a la firma de este tipo de acuerdos.

Recientemente, otro acuerdo de este tipo fue suscrito en Homs y él llevó a la evacuación de un millar de terroristas de la ciudad.

Pocas luces

Hace unos días posteamos sobre las posibles consecuencias de la (re)incorporación de Crimea a Rusia sobre la explotación de petróleo en el Mar Negro (véase: “Política y Petróleo”, http://astroboy-en-multiverso.blogspot.com.ar/2014/05/politica-y-petroleo.html). Bien, ayer, los analistas militares Pierre Sprey y Franklin Spinney escriben en Counterpunch una nota que termina de cerrar el círculo (http://www.counterpunch.org/2014/05/23/crimea-an-eu-us-exxon-screwup/). ¡Ahora se entiende la cosa, chicos! Como lo señalan los autores, todavía más estúpidos que el triplete USA-UE-Exxon parecen ser los medios de Occidente a la hora de analizar las noticias. Ponemos entre corchetes los links a los que se alude en esta nota. Igual, los lectores de Astroboy ya conocen los dos links más importantes, ya que fueron objeto de oportunos posts en este blog. 

Título 1: Did a Neoliberal Energy Grab Backfire?

Título 2: Crimea: an EU-US-Exxon Screwup

Texto: On 17 May, William Broad’s piece, “In Taking Crimea, Putin Gains a Sea of Fuel Reserves” [http://www.nytimes.com/2014/05/18/world/europe/in-taking-crimea-putin-gains-a-sea-of-fuel-reserves.html?emc=edit_th_20140518&nl=todaysheadlines&nlid=38819743&_r=1], appeared in the New York Times.  Broad explained  how the annexation of Crimea by Russia changed the legal claims for exclusive access to the maritime resources for the littoral nations of the Black Sea and the Sea of Azov.  At the core of the change is the 200 NM exclusion zone promulgated by the Law of the Sea, 1982.  Typically for the Grey Lady, Broad spun this fact into an anti-Putin tapestry using a charged mix of verbs, adjectives, and adverbs.  Nevertheless, Broad’s report contains tantalizing information that hints at a fascinating alternative explanation for the events leading up to the Crimean annexation.

The facts in Broad’s report appear to come almost entirely from an interview Broad had with Dr. William B. F. Ryan, a marine geologist at the Lamont-Doherty Earth Observatory of Columbia University, including the maps showing each littoral country’s Law of the Sea exclusion zones.  Ryan’s facts are not in dispute.

A point not mentioned by Broad is that no geographic location in either the Black Sea or the Sea of Azov is more than 200 NM from a coastline of the six littoral nations — Russia, Ukraine, Romania, Bulgaria, Turkey, or Georgia.  This can be seen by superimposing the 200 NM scale on the map below. 


The overlap of all the “exclusion” zones covers 100% of both seas, with the six areas divvied up according to the separation rules codified by the Law the Sea.  The extensive overlap means that the change in the Ukraine-Russian border produces a profound shift in the exclusion zones belonging to Russia and Ukraine, as shown in  Dr. Ryan’s before and after maps (below).


The division of exclusion zones in the Black Sea is a big deal, because many geologists believe [http://www.iene.gr/6thSEEED/articlefiles/sessionIII/Hutta.pdf] the floor of the Black Sea, like that of the North Sea, contains massive reserves of oil and gas, especially in deep water.   We have added the 600 foot depth contour in red on Figure 1.  This contour marks the beginning of the medium blue transition zone between the shallow coastal shelf waters and the deep sea waters outlined by the 6000 feet contour enclosing the deep blue area in Figure 1. (note: the contour lines in Figure 1 are in fathoms; 1 fathom = 6 feet.)  With the exception of the northwestern portion of the Black Sea, coastal waters with depths of less than 600 feet cover only small distances from the national coastlines.

Now let’s turn our attention to the exclusion zones. The Ryan maps in Figure 2 break up the Black Sea and Sea of Azov into the six exclusion zones introduced above.  They show how Russia’s annexation of Crimea did not change anything for Romania, Bulgaria, Turkey, or Georgia.

According to Ryan’s maps, the annexation of Crimea added 36,000 square miles, more than doubling Russia’s legal claims from 26,000 square miles in the Black Sea and Sea of Azov to 62,000 square miles. Ukraine lost a corresponding amount.  More importantly, the overlay of the 600 foot contour shows that Ukraine no longer has access to any deep water.  This change is a verifiable consequence of annexation.

And it has profound implications.  Dr. Ryan also speculates the deep regions gained by Russia may be “the best” of the Black Sea’s deep oil reserves, although it must be remembered these reserves are not fully explored.  In fact, as of 2012, less than 100 exploratory wells have been drilled in the Black Sea’s deep water, and only one well has struck pay dirt.  That well, “Domino 1,” drilled in Romanian waters at a depth of 3200 feet, lies beyond the 600 foot contour line near the NE edge of the Romanian exclusion zone, close to what is now the Russian exclusion zone.

So, at first glance, it is easy to accept the picture slyly suggested by Broad’s charged verbs, adverbs, and adjectives: the annexation of Crimea by Russia was, at least in part, an aggressive energy grab by the Machiavellian Russian chess master, “Vlad the Bad” Putin.  Such a conclusion is certainly comforting to those in the US neoliberal establishment intent on starting a new cold war and grabbing control of even more state property of the former USSR via privatization, austerity economics, and good old fashioned bribery.

But putting aside the tendentious verbiage, there are facts in Broad’s reportage that suggest quite a different picture.  Note Broad’s several references to Exxon’s involvement and investment in Ukraine during 2012.  Does this not raise the possibility that the US and EU-inspired putsch in Ukraine may have been allied with the lust of western oil and gas multinationals for a stranglehold on European energy supplies?  If so, the figures compiled by Dr. Ryan may show how that coup blew up in our face.

To fully savor the possible dimensions of a US-EU-Exxon screw-up, let’s look at a chronology of the recent, none-too-subtle moves on the EU-Ukraine-Russian chessboard.

The EU started openly pushing Ukraine for a really raw, exploitative trade deal in March 2012. A month later, in April 2012, Putin signed up with ENI-Italy to explore Russian Black Sea oil/gas. In August 2012 Exxon put up big bucks to outbid Russia’s Lukoil for exploring Ukrainian Black Sea oil/gas (a deal crucial to Exxon’s breaking of Russia’s stranglehold on gas supplies for Europe). Over the next year, Yanukovych (no doubt convinced by massive contributions to his Bahamian bank accounts) pushed the Ukrainian parliament to pass all the laws required to meet the EU/IMF’s draconian austerity requirements. (see Michael Hudson’s “New Cold War Ukraine Gambit” [http://michael-hudson.com/2014/05/the-new-cold-wars-ukraine-gambit/] for an explanation of neoliberal looting economics.) When it looked like he might succeed, Putin quickly imposed the gas/trade embargo on Ukraine in August 2013, starting a precipitous drop in the Ukrainian economy–and Yanukovych started backing away from the EU deal.

That’s when the EU-US-EXXON made their monumentally stupid move of unleashing the coup against Yanukovych, beginning with the November 2013 Maidan protests leading to the neo-fascist incited riots that ended in the coup of 27 February 2014.  The US-EU inspired coup, of course, gave Putin the perfect opening to welcome the grateful Crimeans back into the Russian fold–thereby swelling Putin’s domestic approval ratings enough to keep him in power for the next ten years. (For a good analysis of how Putin may view the world, see Mark Ames’  analysis [http://pando.com/2014/05/14/sorry-america-the-ukraine-isnt-all-about-you/] of how he is exploiting the politics of resentment in Russia, Nixon-style.) And, perhaps not coincidentally, welcoming the grateful Crimeans also happened to more than double Putin’s Black Sea oil/gas holdings, while ruining Exxon’s chances for breaking his stranglehold on European gas supplies.

Putin certainly isn’t the greatest European strategist since Bismarck. But it doesn’t take much to win when opposed by dumb, ultra-greedy opponents guided by the arrogance of ignorance.  All Putin needed was seeing one tiny move further ahead.

The only thing dumber than the transparent US-EU-Exxon moves was the American and European media’s slavish coverage of the same.

martes, 27 de mayo de 2014

Inevitabilidad de la Guerra


Ya hemos posteado varias notas de Paul Craig Roberts en nuestro blog. Cada vez más sombrío este muchacho. Y con razón. El siguiente artículo apareció el domingo pasado en su sitio web (http://www.paulcraigroberts.org/).

Título: Why War Is Inevitable

Texto: Memorial Day is when we commemorate our war dead. Like the Fourth of July, Memorial Day is being turned into a celebration of war. Those who lose family members and dear friends to war don’t want the deaths to have been in vain. Consequently, wars become glorious deeds performed by noble soldiers fighting for truth, justice, and the American way. Patriotic speeches tell us how much we owe to those who gave their lives so that America could remain free.

The speeches are well-intentioned, but the speeches create a false reality that supports ever more wars. None of America’s wars had anything to do with keeping America free. To the contrary, the wars swept away our civil liberties, making us unfree.

President Lincoln issued an executive order for the arrest and imprisonment of northern newspaper reporters and editors. He shut down 300 northern newspapers and held 14,000 political prisoners. Lincoln arrested war critic US Representative Clement Vallandigham from Ohio and exiled him to the Confederacy. President Woodrow Wilson used WWI to suppress free speech, and President Franklin D. Roosevelt used WWII to intern 120,000 US citizens of Japanese descent on the grounds that race made them suspect. Professor Samuel Walker concluded that President George W. Bush used the “war on terror” for an across the board assault on US civil liberty, making the Bush regime the greatest danger American liberty has ever faced.

Lincoln forever destroyed states’ rights, but the suspension of habeas corpus and free speech that went hand in hand with America’s three largest wars was lifted at war’s end. However, President George W. Bush’s repeal of the Constitution has been expanded by President Obama and codified by Congress and executive orders into law. Far from defending our liberties, our soldiers who died in “the war on terror” died so that the president can indefinitely detain US citizens without due process of law and murder US citizens on suspicion alone without any accountability to law or the Constitution.

The conclusion is unavoidable that America’s wars have not protected our liberty but, instead, destroyed liberty. As Alexander Solzhenitsyn said, “A state of war only serves as an excuse for domestic tyranny.”

Southern secession did pose a threat to Washington’s empire, but not to the American people. Neither the Germans of WWI vintage nor the Germans and Japanese of WWII vintage posed any threat to the US. As historians have made completely clear, Germany did not start WWI and did not go to war for the purpose of territorial expansion. Japan’s ambitions were in Asia. Hitler did not want war with England and France. 

Hitler’s territorial ambitions were mainly to restore German provinces stripped from Germany as WWI booty in violation of President Wilson’s guarantees. Any other German ambitions were to the East. Neither country had any plans to invade the US. Japan attacked the US fleet at Pearl Harbor hoping to remove an obstacle to its activities in Asia, not as a precursor to an invasion of America.

Certainly the countries ravaged by Bush and Obama in the 21st century–Iraq, Afghanistan, Libya, Somalia, Syria, Pakistan, and Yemen posed no military threat to the US. Indeed, these were wars used by a tyrannical executive branch to establish the basis of the Stasi State that now exists in the US.

The truth is hard to bear, but the facts are clear. America’s wars have been fought in order to advance Washington’s power, the profits of bankers and armaments industries, and the fortunes of US companies. Marine General Smedley Butler said, “ I served in all commissioned ranks from a second Lieutenant to a Major General. And during that time, I spent most of my time being a high-class muscle man for Big Business, for Wall Street, and for the bankers. In short, I was a racketeer for capitalism.”

It is more or less impossible to commemorate the war dead without glorifying them, and it is impossible to glorify them without glorifying their wars.

For the entirety of the 21st century the US has been at war, not war against massed armies or threats to American freedom, but wars against civilians, against women, children, and village elders, and wars against our own liberty. Elites with a vested interest in these wars tell us that the wars will have to go on for another 20 to 30 years before we defeat “the terrorist threat.”

This, of course, is nonsense. There was no terrorist threat until Washington began trying to create terrorists by military attacks, justified by lies, on Muslim populations. Washington succeeded with its war lies to the point that Washington’s audacity and hubris have outgrown Washington’s judgment.

By overthrowing the democratically elected government in Ukraine, Washington has brought the United States into confrontation with Russia. This is a confrontation that could end badly, perhaps for Washington and perhaps for the entire world.

If Gaddafi and Assad would not roll over for Washington, why does Washington think Russia will? Russia is not Libya or Syria. Washington is the bully who having beat up the kindergarden kid, now thinks he can take on the college linebacker.

The Bush and Obama regimes have destroyed America’s reputation with their incessant lies and violence against other peoples. The world sees Washington as the prime threat.

Worldwide polls consistently show that people around the world regard the US and Israel as the two countries that pose the greatest threat to peace. http://www.ibtimes.com/gallup-poll-biggest-threat-world-peace-america-1525008 and
http://www.jewishfederations.org/european-poll-israel-biggest-threat-to-world-peace.aspx

The countries that Washington’s propaganda declares to be “rogue states” and the “axis of evil,” such as Iran and North Korea, are far down the list when the peoples in the world are consulted. It could not be more clear that the world does not believe Washington’s self-serving propaganda. The world sees the US and Israel as the rogue states.

The US and Israel are the only two countries in the world that are in the grip of ideologies. The US is in the grip of the Neoconservative ideology which has declared the US to be the “exceptional, indispensable country” chosen by history to exercise hegemony over all others. This ideology is buttressed by the Brzezinski and Wolfowitz doctrines that are the basis of US foreign policy.

The Israeli government is in the grip of the Zionist ideology that declares a “greater Israel” from the Nile to the Euphrates. Many Israelis themselves do not accept this ideology, but it is the ideology of the “settlers” and those who control the Israeli government.

Ideologies are important causes of war. Just as the Hitlerian ideology of German superiority is mirrored in the Neoconservative ideology of US superiority, the Communist ideology that the working class is superior to the capitalist class is mirrored in the Zionist ideology that Israelis are superior to Palestinians. Zionists have never heard of squatters’ rights and claim that recent Jewish immigrants into Palestine–invaders really–have the right to land occupied by others for millenniums.

Washington’s and Israel’s doctrines of superiority over others do not sit very well with the ”others.” When Obama declared in a speech that Americans are the exceptional people, Russia’s President Putin responded, “God created us all equal.”

To the detriment of its population, the Israeli government has made endless enemies. Israel has effectively isolated itself in the world. Israel’s continued existence depends entirely on the willingness and ability of Washington to protect Israel. This means that Israel’s power is derivative of Washington’s power.

Washington’s power is a different story. As the only economy standing after WWII, the US dollar became the world money. This role for the dollar has given Washington financial hegemony over the world, the main source of Washington’s power. As other countries rise, Washington’s hegemony is imperiled.

To prevent other countries from rising, Washington invokes the Brzezinski and Wolfowitz doctrines. To be brief, the Brzezinski doctrine says that in order to remain the only superpower, Washington must control the Eurasian land mass. Brzezinski is willing for this to occur peacefully by suborning the Russian government into Washington’s empire. ”A loosely confederated Russia . . . a decentralized Russia would be less susceptible to imperial mobilization.” In other words, break up Russia into associations of semi-autonomous states whose politicians can be suborned by Washington’s money.

Brzezinski propounded “a geo-strategy for Eurasia.” In Brzezinski’s strategy, China and “a confederated Russia” are part of a “transcontinental security framework,” managed by Washington in order to perpetuate the role of the US as the world’s only superpower.

I once asked my colleague, Brzezinski, that if everyone was allied with us, who were we organized against? My question surprised him, because I think that Brzezinski remains caught up in Cold War strategy even after the demise of the Soviet Union. In Cold War thinking it was important to have the upper hand or else be at risk of being eliminated as a player. The importance of prevailing became all consuming, and this consuming drive survived the Soviet collapse. Prevailing over others is the only foreign policy that Washington knows.

The mindset that America must prevail set the stage for the Neoconservatives and their 21st century wars, which, with Washington’s overthrow of the democratically elected government of Ukraine, has resulted in a crisis that has brought Washington into direct conflict with Russia.

I know the strategic institutes that serve Washington. I was the occupant of the William E.Simon Chair in Political Economy, Center for Strategic and International Studies, for a dozen years. The idea is prevalent that Washington must prevail over Russia in Ukraine or Washington will lose prestige and its superpower status.

The idea of prevailing always leads to war once one power thinks it has prevailed.

The path to war is reinforced by the Wolfowitz Doctrine. Paul Wolfowitz, the neoconservative intellectual who formulated US military and foreign policy doctrine, wrote among many similar passages:

“Our first objective is to prevent the re-emergence of a new rival, either on the territory of the former Soviet Union or elsewhere [China], that poses a threat on the order of that posed formerly by the Soviet Union. This is a dominant consideration underlying the new regional defense strategy and requires that we endeavor to prevent any hostile power from dominating a region whose resources would, under consolidated control, be sufficient to generate global power.”

In the Wolfowitz Doctrine, any other strong country is defined as a threat and a power hostile to the US regardless of how willing that country is to get along with the US for mutual benefit.

The difference between Brzezinski and the Neoconservatives is that Brzezinski wants to suborn Russia and China by including them in the empire as important elements whose voices would be heard, If only for diplomatic reasons, whereas the Neoconservatives are prepared to rely on military force combined with internal subversion orchestrated with US financed NGOs and even terrorist organizations.

Neither the US nor Israel is embarrassed by their worldwide reputations as the two countries that pose the greatest threat. In fact, both countries are proud to be recognized as the greatest threats. The foreign policy of both countries is devoid of any diplomacy. US and Israeli foreign policy rests on violence alone. 

Washington tells countries to do as Washington says or be “bombed into the stone age.” Israel declares all Palestinians, even women and children, to be “terrorists,” and proceeds to shoot them down in the streets, claiming that Israel is merely protecting itself against terrorists. Israel, which does not recognize the existence of Palestine as a country, covers up its crimes with the claim that Palestinians do not accept the existence of Israel.

“We don’t need no stinking diplomacy. We got power.”

This is the attitude that guarantees war, and that is where the US is taking the world. The prime minister of Britain, the chancellor of Germany, and the president of France are Washington’s enablers. They provide the cover for Washington. Instead of war crimes, Washington has “coalitions of the willing” and military invasions that bring “democracy and women’s rights” to non-compliant countries.

China gets much the same treatment. A country with four times the US population but a smaller prison population, China is constantly criticized by Washington as an “authoritarian state.” China is accused of human rights abuses while US police brutalize the US population.

The problem for humanity is that Russia and China are not Libya and Iraq. These two countries possess strategic nuclear weapons. Their land mass greatly exceeds that of the US. The US, which was unable to successfully occupy Baghdad or Afghanistan, has no prospect of prevailing against Russia and China in conventional warfare. Washington will push the nuclear button. What else can we expect from a government devoid of morality?

The world has never experienced rogue states comparable to Washington and Israel. Both governments are prepared to murder anyone and everyone. Look at the crisis that Washington has created in Ukraine and the dangers thereof. On May 23, 2014, Russia’s President Putin spoke to the St. Petersburg International Economic Forum, a three-day gathering of delegations from 62 countries and CEOs from 146 of the largest Western corporations.

Putin did not speak of the billions of dollars in trade deals that were being formalized. Instead Putin spoke of the crisis that Washington had brought to Russia, and he criticized Europe for being Washington’s vassals for supporting Washington’s propaganda against Russia and Washington’s interference in vital Russian interests.
Putin was diplomatic in his language, but the message that powerful economic interests from the US and Europe received is that it will lead to trouble if Washington and European governments continue to ignore Russia’s concerns and continue to act as if they can interfere in Russia’s vital interests as if Russia did not exist.

The heads of these large corporations will carry this message back to Washington and European capitals. Putin made it clear that the lack of dialogue with Russia could lead to the West making the mistake of putting Ukraine in NATO and establishing missile bases on Russia’s border with Ukraine. Putin has learned that Russia cannot rely on good will from the West, and Putin made it clear, short of issuing a threat, that Western military bases in Ukraine are unacceptable.

Washington will continue to ignore Russia. However, European capitals will have to decide whether Washington is pushing them into conflict with Russia that is against European interests. Thus, Putin is testing European politicians to determine if there is sufficient intelligence and independence in Europe for a rapprochement.

If Washington in its overbearing arrogance and hubris forces Putin to write off the West, the Russian/Chinese strategic alliance, which is forming to counteract Washington’s hostile policy of surrounding both countries with military bases, will harden into preparation for the inevitable war.

The survivors, if any, can thank the Neoconservatives, the Wolfowitz doctrine, and the Brzezinski strategy for the destruction of life on earth.

The American public contains a large number of misinformed people who think they know everything. These people have been programmed by US and Israeli propaganda to equate Islam with political ideology. They believe that Islam, a religion, is instead a militarist doctrine that calls for the overthrow of Western civilization, as if anything remains of Western civilization.

Many believe this propaganda even in the face of complete proof that the Sunnis and Shi’ites hate one another far more than they hate their Western oppressors and occupiers. The US has departed Iraq, but the carnage today is as high or higher than during the US invasion and occupation. The daily death tolls from the Sunni/Shi’ite conflict are extraordinary. A religion this disunited poses no threat to anyone except Islamists themselves. Washington successfully used Islamist disunity to overthrow Gaddafi, and is currently using Islamist disunity in an effort to overthrow the government of Syria. Islamists cannot even unite to defend themselves against Western aggression. There is no prospect of Islamists uniting in order to overthrow the West.

Even if Islam could do so, it would be pointless for Islam to overthrow the West. The West has overthrown itself. In the US the Constitution has been murdered by the Bush and Obama regimes. Nothing remains. As the US is the Constitution, what was once the United States no longer exists. A different entity has taken its place.

Europe died with the European Union, which requires the termination of sovereignty of all member countries. A few unaccountable bureaucrats in Brussels have become superior to the wills of the French, German, British, Italian, Dutch, Spanish, Greek, and Portuguese peoples.

Western civilization is a skeleton. It still stands, barely, but there is no life in it. The blood of liberty has departed. Western peoples look at their governments and see nothing but enemies. Why else has Washington militarized local police forces, equipping them as if they were occupying armies? Why else has Homeland Security, the Department of Agriculture, and even the Postal Service and Social Security Administration ordered billions of rounds of ammunition and even submachine guns? What is this taxpayer-paid-for arsenal for if not to suppress US citizens?

As the prominent trends forecaster Gerald Celente spells out in the current Trends Journal, “uprisings span four corners of the globe.” Throughout Europe angry, desperate and outraged peoples march against EU financial policies that are driving the peoples into the ground. Despite all of Washington’s efforts with its well funded fifth columns known as NGOs to destabilize Russia and China, both the Russian and Chinese governments have far more support from their people than do the US and Europe.
In the 20th century Russia and China learned what tyranny is, and they have rejected it.

In the US tyranny has entered under the guise of the “war on terror,” a hoax used to scare the sheeple into abandoning their civil liberties, thus freeing Washington from accountability to law and permitting Washington to erect a militarist police state. Ever since WWII Washington has used its financial hegemony and the “Soviet threat,” now converted into the “Russian threat,” to absorb Europe into Washington’s empire.

Putin is hoping that the interests of European countries will prevail over subservience to Washington. This is Putin’s current bet. This is the reason Putin remains unprovoked by Washington’s provocations in Ukraine.

If Europe fails Russia, Putin and China will prepare for the war that Washington’s drive for hegemony makes inevitable.

domingo, 25 de mayo de 2014

Mientras tanto, en Libia...

Da tanta tristeza leer las noticias sobre Libia en estos días que dudamos antes de ponernos a leer este artículo de Hassan Hamadé para Red Voltaire. En fin.  La nota va acompañada de seis figuras/links, no reproducidas acá (aunque sí sus respectivas leyendas). Como suele ocurrir, no siempre estamos de acuerdo con todo lo que se dice, pero bueno, ustedes son grandes. Sabrán discernir por su cuenta. Acá va la nota:

Título: Carta abierta a los europeos atrapados tras la cortina de hierro israelo-estadounidense

Epígrafe: Desde la perspectiva de Occidente, la OTAN lucha contra el terrorismo. Fuera de ese mundo bien ordenado, la verdad es muy diferente: la OTAN es el amo del terrorismo internacional, protege campos de entrenamiento de al-Qaeda en Libia e instala otros en el territorio de Turquía, país miembro de la OTAN. Al-Qaeda nunca ha derrocado un gobierno ni conquistado ningún país. Lo que ha hecho es destruir sociedades aplicando, en beneficio de Washington, la doctrina straussiana del «caos constructor». Para Hassan Hamadé, la civilización comenzó en Siria, mientras que Europa, Norteamérica e Israel todavía siguen en la fase de la barbarie. ¿Se creen ustedes superiores? Hassan Hamadé les invita a que abran los ojos.

Figura 1: Abdelhakim Belhaj, comandante del Grupo Islámico Combatiente en Libia (GICL). Financiado por el MI6, Belhaj trató de asesinar al líder libio Muammar el-Kadhafi en 4 ocasiones. Llegó a ser el tercer responsable de al-Qaeda. Refugiado en Qatar, en 2010, regresa a Libia en un avión militar y la OTAN lo nombra gobernador militar de Trípoli. Actualmente sigue estando reclamado por el Comité de Sanciones de las Resoluciones 1267 (de 1999) y 1989 (de 2011) de la ONU.

Texto: Voy a contarles varias cosas muy graves que la cortina de hierro impuesta a la Unión Europea no permite que ustedes sepan. Voy a hablarles de la peligrosa relación que los une a ustedes los europeos, sin que ustedes mismos lo sepan, con la más temible de las nebulosas terroristas que operan en la escena internacional: ¡al-Qaeda!

Sí. Me refiero esa misma al-Qaeda que el diccionario político-securitario del «Occidente» donde ustedes viven define como la madre de la más cruel de todas las tendencias terroristas que se dicen seguidoras del islam.

Al-Qaeda está considerada como el enemigo estratégico del «mundo civilizado», aunque constituye a la vez una amenaza constante para todos los países que ustedes se imaginan como «en vías de desarrollo». Y para que esos países puedan seguir la vía de ustedes es necesario protegerlos de ese peligro terrorista que los acecha. Es por eso que todo contacto con al-Qaeda o con sus ramificaciones, con sus redes o sus derivados está estrictamente prohibido, condenado y, de ser necesario, hay que reprimirlo. Es este un principio indiscutible establecido por Estados Unidos, país que se ha arrogado el derecho –que además monopoliza– de velar por el estricto respeto de ese principio y de controlar su aplicación. Pero ese respeto nunca ha sobrepasado los límites del discurso político-mediático, o sea no ha ido más allá de la propaganda en su expresión más simple y ordinaria porque en los países de ustedes, en el espacio atlantista, ya no se puede hablar de medios de prensa libres sino más bien de herramientas de propaganda.

Esa propaganda ha resultado más falsa que nunca en el teatro de operaciones sirio, donde ciertas ramas y grupos derivados de al-Qaeda –como el Frente al-Nusra y el Emirato Islámico en Irak y el Levante [conocido como EIIL o Daesh]– han obtenido notoriedad mundial participando en la guerra de exterminio que el eje israelo-estadounidense ha desatado contra el país más antiguo del mundo, que es Siria.

Durante estos 3 años de guerra de agresión, la nebulosa al-Qaeda ha demostrado una disciplina ejemplar en la aplicación más estricta y rigurosa de los planes trazados por el mando estadounidense. Ha demostrado ser la más capaz en la ejecución de la estrategia del «caos constructor», que exige la destrucción de la sociedad siria así como la destrucción de la infraestructura económica y del Estado mismo de ese país. Se trata de una invasión de la barbarie para destruir la civilización.

La OTAN, en escrupulosa aplicación de las directivas de Washington, aporta su protección inmediata a la formación y funcionamiento del frente armado implicado en el proyecto israelo-estadounidense de destrucción de Siria, transformando esa cuna compartida de la cristiandad y del imperio árabe en «campos de carnicería donde triunfa la muerte» [1]. Esta obra apocalíptica se inscribe en la categoría de los crímenes supremos que forman parte del sanguinario orgullo anglosajón, como Hiroshima y Nagasaki (1945), la Palestina posterior a 1948, la guerra de Vietnam (de 1962 a 1975) y la guerra de Irak (desde 1991), por citar solamente algunos ejemplos escogidos en las décadas más recientes.

La mentira, siempre la mentira, principal instrumento de la propaganda de Estados Unidos, tanto en materia de política como de seguridad o en el sector económico, se manifiesta a través de la técnica puesta en manos del famoso Observatorio de la mentira orwelliana en esta implacable empresa guerrerista que se ha puesto en marcha agitando las banderas de la «Democracia» y de los «Derechos Humanos». Los gobiernos que actúan como contratistas a cargo de hacer funcionar esta empresa se hacen llamar «los amigos de Siria». Los combatientes de a pie, decenas de miles de yihadistas de 80 nacionalidades diferentes, son designados como «opositores armados» o «combatientes de la libertad». ¡Imposible ser más mentiroso!

Ya antes fue también con la mentira que se designó este gigantesco movimiento de desestabilización contra el mundo árabe con la apelación de «primavera árabe». Los hechos han demostrado que por donde pasa esa «primavera» se instala la Hermandad Musulmana. A su sombra se desarrollan las organizaciones terroristas más violentas y se inicia el proceso de destrucción de la sociedad.

Son numerosos los ejemplos que así lo demuestran, comenzando por el de Libia, cuya parte sur –la región de Fezzan– se ha convertido en un santuario de campamentos militares de al-Qaeda, entre las ciudades de Ghat (cerca de la frontera argelina) y de Sabbah (cerca de Níger). Según los servicios atlantistas existen allí 3 campamentos de formación de terroristas especializados (expertos en explosivos y en la preparación de coches-bomba, etc.) en función de las necesidades del entorno africano (Mali, Níger, Chad, Argelia, Nigeria). Estos terroristas de un estilo muy particular mantienen relaciones muy sólidas con organizaciones extremistas como Aqmi y Boko Haram. Sus universidades del terrorismo cubren las «necesidades» de otros países, como Siria, convertida en estos tiempos en destino preferido de los «alumnos». A cargo de los cursos de formación hay «profesores» pakistaníes, egipcios, sauditas, yemenitas y de otras nacionalidades. Sólo en diciembre de 2013 y enero de 2014, esta prestigiosa universidad del terrorismo envió a Siria 5 000 yihadistas de numerosas nacionalidades diferentes [2].

El almirante Edouard Guillaud, ex jefe de Estado Mayor de las fuerzas armadas de Francia, ofreció un panorama de la situación existente en esa zona durante un encuentro que sostuvo en París con una veintena de periodistas el 26 de enero de 2014, una semana antes de su paso a retiro. Según el almirante Guillaud:

«El sur de Libia se ha convertido en un verdadero agujero negro (…) en un espacio de regeneración, de abastecimiento de armas para los terroristas. Es el nuevo centro gravitacional del terrorismo.»

Graves revelaciones, sobre viniendo de un hombre que no vaciló ante la misión que se le confió en Libia, la cual ejecutó en estrecha coordinación con su homólogo británico. Pero, por muy chocantes que puedan parecer, sus revelaciones tienen al menos el mérito de ser ciertas. Pero no terminan ahí sus confesiones. El almirante Guillaud va mucho más lejos y llega incluso a proponer una nueva intervención militar (lo cual quiere decir una nueva campaña de destrucción de lo que todavía no quedado totalmente destruido en Libia). El almirante Guillaud declara, y citamos fielmente sus palabras:

«Lo ideal sería montar una operación internacional con el consentimiento de las autoridades [libias]. Y algún día no tendremos otra salida que plantearnos la posibilidad de una intervención. El problema es que primero tendría que existir un Estado en el norte del país.» [3].

La OTAN y la «comodidad de la mentira»

Al escuchar las confesiones del almirante Guillaud tal parece que Francia no tuvo nada que ver con la guerra de agresión desatada contra Libia en 2011, ni con la destrucción del Estado libio y la transformación de su vasto territorio en un «nuevo centro gravitacional del terrorismo». ¿No fue acaso la participación [de Francia] en una de las operaciones de guerra más sucias, más criminales y más mentirosas presentada de forma deshonesta como una noble contribución de Francia y del Reino Unido a la supuesta «primavera árabe»? Sin hablar de las 160 víctimas de las innumerables masacres y matanzas que acompañaron aquella guerra de agresión [4].

Hablemos un poco de la «comodidad de la mentira» [5], característica del discurso atlantista sobre la gigantesca campaña de desestabilización que hoy está afectando varios países seleccionados como blancos para la aplicación de la estrategia estadounidense del «caos constructor». Esta «comodidad de la mentira», amplificada por el terrorismo intelectual del sistema mediático, pretende hacerles creer a ustedes –y también a nosotros– que la OTAN no tiene cómo paralizar esas fábricas de terroristas y que la única manera de hacerlo sería destruyéndolas físicamente. La realidad de los hechos, en el terreno, desmiente de manera categórica e indiscutible esas mentiras, por demás grotescas cuando sabemos que la aviación franco-británica domina perfectamente el espacio aéreo de Libia y que el sur de ese país está bajo constante vigilancia de los satélites «occidentales», a los que no escapa el menor movimiento ni el menor ruido que se producen en la inmensidad del Sahara y que prestan especial atención a los «3 centros de entrenamiento acelerado para la yihad». Nadie ignora las condiciones extremadamente precarias de esas academias del terrorismo, situadas a cielo abierto, en pleno desierto, sin la menor posibilidad de enmascaramiento, lo cual las convierte en blanco fácil de cualquier enemigo que venga del cielo.

Cuando se sabe lo anterior, es fácil comprender que la aviación franco-británica en realidad garantiza la verdadera protección de esas 3 bases de al-Qaeda en el sur de Libia. Esa realidad, por muy perversa que pueda parecer –realidad que la cortina de hierro israelo-estadounidense oculta al conocimiento de ustedes– constituye el mejor desmentido a las mezquinas alegaciones de París, de Londres y de las demás capitales de Alianza de la Mentira Cómoda, que siguen afirmando que el bloque «occidental» está decidido a cumplir con la enorme y pesada tarea de aterrorizar a los terroristas, de «destruirlos», según la expresión del presidente francés Francois Hollande.

Propongo que tratemos de sobrevolar juntos el vacío de la placidez, dejándonos guiar por los pedagógicos discursos de los dirigentes atlantistas de ustedes y orientados siempre por el pensamiento único que propagan los medios de prensa... de ustedes, según el código de conducta definido en el diccionario de lo políticamente correcto, y que imaginemos al presidente francés asumiendo seriamente su voluntad de «destruir» ese terrorismo. Si lo hiciese, nosotros seríamos los primeros en aplaudirlo.

El presidente está entonces ante 3 blancos fáciles de destruir. Un verdadero juego de niños, ya que cuenta con perfecto dominio del aire. Cualquiera sabe que en una zona geográfica desértica, como el Fezzan libio, quien cuenta con dominio aéreo controla también el suelo. Conclusión: ¡El presidente tiene que pasar al ataque! Y sin perder más tiempo. Tiene todo a su favor para hacerlo, sobre todo sabiendo que en esas temibles fábricas de terroristas se entrenan los combatientes más peligrosos que amenazan los «intereses franceses» en Mali, en toda la región del Sahel y en otras regiones del continente africano.

Boko Haram, Alepo y «Damasco en escena»

El caso de Boko Haram [6], al agregarse al panorama, pone de relieve una vez más la perversión de los gobiernos totalmente sometidos a Washington.

En primer lugar, Boko Haram, que no pasa de ser un movimiento de imbéciles y criminales, encuentra los «terroristas calificados» que puede necesitar en la ya mencionada “Academia de Altos Estudio de Terrorismo” del Fezzan libio.

¿A qué vienen entonces todas estas declaraciones teatrales –la farsa más burda de todas fue la que se organizó en París, en forma de conferencia que reunió, alrededor de un personaje excesivamente mediocre, 5 presidentes africanos directamente afectados por el problema en cuestión, todo ello bajo estricto control de Estados Unidos– en vez de atacar directamente la fuente misma del problema, en el Fezzan libio?

Habría que ser totalmente estúpido para tomar en serio el repentino ataque de humanismo de la Casa Blanca, del presidente de Francia y del primer ministro británico. O para creer que son reales las lágrimas –de cocodrilo– de las esposas y amantes de los jefes de Estado de los países miembros de la OTAN.

Mientras tanto, esas mismas personas –todas y todos– no solo se mantienen insensibles a los pedidos de auxilio de los habitantes de la ciudad mártir de Alepo –cuya población, rehén de los terroristas takfiristas, sufre por la escasez de agua y de alimento, además del derramamiento de sangre– sino que incluso expresan públicamente su más enérgico respaldo a los terroristas que, como declarara el ministro francés de Relaciones Exteriores Laurent Fabius, «están haciendo un buen trabajo» [7].

Figura 2: El jefe de la “diplomacia” francesa, Laurent Fabius, exhorta a asesinar al presidente sirio Bachar al-Assad. Traducción íntegra de su declaración en la siguiente nota al pie [8].

No olviden ustedes que Boko Haram, el Frente al-Nusra, el Emirato Islámico en Irak y el Levante, el Frente Islámico y otros más son todos hermanos gemelos en el árbol genealógico de la Hermandad Musulmana, amamantados desde su nacimiento por las monarquías del Golfo, siempre bajo las órdenes de los anglosajones. Y todos esos hermanos gemelos reconocen a al-Qaeda el derecho que se otorga a todo hermano mayor, derecho confirmado por una hoja de servicios que se remonta a la famosa guerra de Afganistán contra la URSS, en los años 1980.

Lo que explica la excepcional fuerza de inercia del presidente francés Hollande, al igual que la del primer ministro británico David Cameron, es el hecho que donde se toman las decisiones es única y exclusivamente en Washington. O sea, para hacer uso de la fuerza hay que tener permiso de Washington. En efecto, ha leído usted bien: permiso de Washington.

«Tenemos que esperar la decisión del Congreso [de Estados Unidos]», eso dijo el presidente francés Hollande. Fue el 6 de septiembre de 2013. La Casa Blanca acababa de retroceder… sin avisar previamente a sus aliados, ante la advertencia del presidente ruso Vladimir Putin, quien no había vacilado en calificar solemnemente a su visitante, el secretario de Estado John Kerry, de «mentiroso» cuando Kerry acusó al gobierno sirio de haber utilizado armas químicas contra su propia población. Así que es pronto, incluso demasiado pronto, para que olvidemos esa famosa declaración del presidente Hollande, que denotaba su evidente relación de vasallaje hacia su superior jerárquico otanesco. Es el tipo de declaraciones que queda grabado en los anales de las relaciones internacionales porque dice mucho sobre la verdadera naturaleza de las relaciones transatlánticas, sería mejor decir de las relaciones que existen entre el ocupante estadounidense y el ocupado europeo. El primero da las órdenes, en función de sus intereses, por supuesto. Y el segundo, obedece. Y, ¿qué pasa con los intereses de los europeos?

Figura 3: Francois Hollande, presidente de Francia, anuncia que no intervendrá en Siria sin aval… del Congreso de Estados Unidos.  Traducción íntegra de su declaración en la nota al pie [9].

Surge en esa coyuntura la combinación diabólica entre el dirigente europeo y la violencia de la cortina de hierro, cuya función fundamental es evitar que el público tenga acceso a la verdad. Se trata de un continuo acto de prestidigitación que nos regala la máquina mediática. A través de la «info-flación» [10] el público es sometido a un trabajo de descerebramiento masivo con el cual el sistema mediático alcanza su más alto grado de terrorismo aplicado a la opinión. Es precisamente en ese plano que se sitúa la dimensión invisible que caracteriza la cortina de hierro israelo-estadounidense y la diferencia de la que existió en el antiguo bloque del este.

El papel de esta cortina de hierro es ocultar las importantes contradicciones estratégicas que existen entre los intereses de los europeos y los intereses de Estados Unidos para que ustedes –el público [europeo] atrapado tras esa cortina de hierro– no puedan ver que sus propios dirigentes están al servicio de los intereses del Imperio [estadounidense] en vez de defender los intereses de los europeos.

Es por culpa de esos mediocres personajes que los gobiernan a ustedes [los europeos] que desde hace 3 años están ustedes metidos –sin saberlo– en una relación vergonzosa y criminal con al-Qaeda y sus ramificaciones, es por culpa de esos gobernantes que están ustedes en el mismo bando que individuos que se dedican a decapitar niños, abrirles el vientre a mujeres, que cometen actos de canibalismo, y que se ven ustedes [europeos] marchando codo con codo con la Hermandad Musulmana y participando cada vez más activamente en la destrucción de Siria, nuestra madre-nación, cuna de la cristiandad, tierra que siempre ha dado un insólito ejemplo de convivencia entre diversas religiones, confesiones y etnias. Es así como los gobiernos atlantistas siguen exonerando a los organizaciones terroristas de todas las masacres que sus decenas de miles de combatientes extranjeros están perpetrando en suelo sirio y como atribuyen esas matanzas a las fuerzas del gobierno.

Figura 4: Un yihadista se come el hígado de un soldado sirio

Misiones sospechosas de las 3 bases de al-Qaeda en Turquía

La propaganda atlantista es tan primitiva que sus autores y depositarios se indignan cada vez que su versión oficial se pone en duda. Así sucedió con el embajador de Francia ante la ONU, Gerard Araud, individuo con vocación de mentiroso, ultrasionista por adopción, personaje carente de convicciones, quien no encontró otro calificativo que el término «agente» para tratar de hacer callar al muy serio corresponsal del canal panárabe Al-Mayadeen, Nizar Abboud, cuando este último cometió el gravísimo crimen de atreverse a pedirle muy cortésmente al diplomático francés una aclaración sobre las relaciones triangulares Qatar-Francia-al-Qaeda.

Es exactamente la misma mediocridad abrupta y arrogante que despliega con soberbia el ministro francés de Relaciones Exteriores Laurent Fabius, quien no vacila en expresar públicamente su afecto por el Frente al-Nusra al calificar sus abominables crímenes de «buen trabajo» [11]. Y lo hizo además precisamente en momentos en que al-Nusra anunciaba una «buena noticia a los hermanos yihadistas del mundo entero»: la fusión total de sus estructuras organizativas con las del tan temido al-Qaeda Fi Bilad Ar-Rafidein (al-Qaeda en Mesopotamia), que no es otra cosa que la versión iraquí del Aqmi (al-Qaeda en el Magreb Islámico) y del Boko Haram nigeriano. Yo siento mucho tener que volver a mencionar esas declaraciones, pero se hace necesario en aras de defender la verdad que la info-inflación trata de ocultarles a ustedes.

Figura 5: Gerard Araud, embajador de Francia en la ONU, califica de «agente» al periodista Nizar Abboud. Traducción íntegra del intercambio en la siguiente nota al pie [12].

Esa declaración del jefe de la diplomacia francesa, reveladora de un absoluto sadismo, significa que los graduados de la “Academia Terrorista” del Fezzan libio están haciendo un «buen trabajo» cuando se van derechitos a Siria pero que su «trabajo» es «malo» si se unen a Boko Haram en el norte de Nigeria y si actúan en los alrededores del Sahel. Pero la “prestigiosa academia” sigue enviando “graduados” a ambos destinos, siguiendo así las directivas de Washington, las mismas directivas que los gobiernos de ustedes [europeos] se empeñan en seguir aplicando al pie de la letra.

También en el marco de las directivas de Washington se mantiene el flujo de petrodólares de las monarquías del Golfo que financia la enorme logística desplegada para garantizar el transporte de los yihadistas de un país a otro, o de un continente a otro –transporte que también goza de total fluidez, libre de obstáculos, por vía aérea, marítima y terrestre–, así como la necesaria organización de su acogida y albergue. Porque hay que tener en cuenta que estamos hablando de decenas de miles de feroces combatientes provenientes del Cáucaso, del Magreb, de Egipto, de Pakistán, Afganistán, Arabia Saudita, etc. En abril de 2013, el enviado especial del secretario general de la ONU Lakhdar Brahimi mencionaba una cifra aproximativa de entre 30 000 y 40 000 combatientes extranjeros [13]. Pero estimados mucho más serios hablan de más de 100 000 combatientes que son enviados al país que se quiere destruir. El caso más ilustrativo y elocuente es el de Siria.

Agredido por estos «combatientes de la libertad», infiltrados a través de las 5 fronteras terrestres de Siria con Líbano, Israel, Jordania, Irak y Turquía, e incluso por las costas del Mediterráneo, el Estado sirio resiste desde hace más de 3 años. Es precisamente gracias a esa resistencia que han ido cayendo las máscaras ante la opinión pública internacional y que se está produciendo además el derrumbe final en el plano ideológico.

El «Occidente» donde ustedes viven ya no tiene ningún derecho a opinar en materia de terrorismo. El «Occidente» de ustedes ya no puede seguir ocultando su verdadero rostro de principal fabricante de terroristas. Es «Occidente» quien los protege, los financia, les da órdenes y los dirige. ¡Triste realidad!

El terrorismo constituye uno de los principales componentes del arsenal militar de la OTAN de ustedes. Otra realidad constantemente probada y certificada. La existencia del eje OTAN-al-Qaeda salta a la vista de cualquiera que tenga ojos para ver y oídos para oír. En este mismo momento existen en pleno centro del territorio turco, o sea en medio del escudo oriental de la alianza atlántica, 3 campamentos militares de al-Qaeda con varios miles de combatientes cada uno, repartidos en 3 regiones de gran importancia [14]:

1. El campamento de Sanhurfa, en la zona fronteriza con Siria. Sirve de punto de partida y base de retaguardia para las incursiones de al-Qaeda en territorio sirio. De ese campamento partieron las tropas de choque que atacaron recientemente la tan simbólica región de Kassab, uno de los bastiones de la resistencia armenia en Siria y ejemplo vivo de la apertura sociocultural de la que tanto se enorgullece el patriotismo sirio  [15].

2. El campamento de Osmaniye merece particular atención ya que demuestra cosas que la cortina de hierro oculta cuidadosamente. Su emplazamiento mismo resulta tan extraño como revelador del nivel de intimidad que existe entre la CIA y al-Qaeda ya que este campamento se encuentra dentro de una zona altamente protegida donde se halla la gigantesca base militar que posee la US Air Force en Incirlik. Se trata, por tanto, de una relación de vecindad altamente significativa. Pero eso no es todo.

No lejos de estas dos bases de una entidad que supuestamente es el enemigo número 1 del «mundo cvilizado» se encuentran además las intersecciones de los oleoductos y gasoductos provenientes de Irak y del Asia Central y que desembocan en el puerto turco de Ceyhan, en el litoral mediterráneo.

¡Un momento! Al-Qaeda, oleoductos, gasoductos… esta combinación debe traernos a la mente algo que la cortina de hierro no quiere que ustedes recuerden: la Argelia de los años 1990.

¿Recuerdan ustedes, amigos europeos, que en momentos en que los intereses de ustedes eran constantemente blanco de ataques y sufrían daños, los miles de kilómetros de pipeline que pasaban –y que siguen pasando– por el inmenso territorio de Argelia nunca fueron atacados ni dañados? De hecho, fueron incluso protegidos. No es por casualidad que reina la confianza entre el Imperio estadounidense y sus supuestos enemigos. El Imperio los responsabiliza con la seguridad de su arteria vital. Así, amigos europeos, no confíen ustedes en la belleza del discurso oficial y busquen la verdad que se esconde entre lo que no se dice oficialmente.

3. El campamento de Karaman, en la noroeste de la provincia turca de Adana, considerado como una academia de estudios avanzados en materia de terrorismo aplicado. Este campamento está más cerca de Estambul que de la frontera siria. Parece menos implicado en la guerra que los otros dos. Lo cual plantea varias interrogantes sobre el verdadero objetivo de su implantación en territorio turco. En todo caso, lo que debe servirnos de brújula en toda investigación sobre al-Qaeda y sus “hijos” es la convicción de que no podemos esperar nada bueno de esa nebulosa infernal.

En el caso de las bases instaladas en territorio turco sería interesante saber qué papel tendrá en el futuro Turquía en la lógica del «caos constructor» que actualmente se está aplicando en la región. Y para averiguarlo no debemos excluir ninguna hipótesis, ni siquiera los escenarios más catastróficos ni las comparaciones que puedan venirnos a la mente, dada la violencia de lo que ya estamos viendo en Pakistán y en Ucrania. ¿No fue acaso la extrema gravedad de lo que está en juego lo que llevó a Kemal Kilicdaroglu, presidente del Partido Republicano del Pueblo, organización kemalista y principal fuerza la oposición turca, a advertir al primer ministro Recep Tayyip Erdogan, durante la reciente batalla de las municipales, que debería romper de inmediato sus relaciones con al-Qaeda para evitar a Turquía consecuencias que pueden ser nefastas para su propia seguridad nacional? Este dirigente político declaró:

«Hemos pedido a Erdogan que se separe de al-Qaeda porque puede resultar peligroso para la seguridad nacional de Turquía.»

La ambigüedad alrededor de la existencia de esos campamentos en Turquía exige una vigilancia constante y justifica todos los temores sobre esta presencia de al-Qaeda en la línea del frente de la OTAN, cuando este bloque militar dice estar a la cabeza de la «guerra contra el terrorismo».

Figura 6: En junio de 2010, la Hermandad Musulmana organiza la Flotilla de la Libertad hacia Gaza y esta es blanco de un ataque israelí en medio del Mediterráneo. El primer ministro turco visita entonces a uno de los heridos, Mahdi al-Harati, presentado a la prensa como un militante turco-islandés. En realidad era un agente de la CIA y miembro de al-Qaeda. En 2011, este mismo Mahdi al-Harati dirige, junto a varios oficiales franceses, el asedio del hotel Rixos de la capital libia, donde Muammar el Kadhafi había buscado refugio. En 2012, Mahdi al-Harati dirige una unidad del Frente al-Nusra en Siria.

Esto un pequeño ejemplo, entre los muchos que existen, sobre cómo han ido cayendo las máscaras y sobre el derrumbe del castillo de mentiras que durante décadas se ha construido alrededor de la OTAN. El «Occidente» que ustedes creen conocer y sus peligrosas amistades amenazan la paz del mundo y el futuro de la humanidad. La extrema ligereza de los dirigentes de ustedes [europeos] así como sus engañifas y su codicia criminal transforman sus regímenes políticos en dictaduras depredadoras incompatibles con la existencia misma de un Estado de derecho. La política que esos individuos están aplicando en nombre de ustedes conduce inevitablemente hacia el totalitarismo.

Es duro oír esta verdad, pero tiene el mérito de ser sincera.

Notas:       

[1] Pierre Corneille en Le Cid.

[2] «Ouverture tardive de la chasse au Jihad en Libye» (En español, “Apertura tardía de la caza de yihadistas”, por C.A., Le Canard enchaîné (semanario satírico francés), 5 de febrero de 2014.

[3] «L’idéal serait de monter une opération internationale avec l’accord des autorités [libyennes]. Et il faudra bien, un jour, se poser la question d’une intervention. Mais le problème, c’est qu’il faudrait d’abord qu’il y ait un État dans le Nord du pays.» Citado in Le Canard Enchaîné, 5 de febrero de 2014.

[4] Estimación según los informes internos de la Cruz Roja Internacional.

[5] La raison assiégée, por Al Gore, Seuil. 2008. Ver el capítulo dedicado a esta comodidad.

[6] «"La face cachée de l’Affaire Boko Haram (Africom Brezynski, Plan Yinon)"», Reggan Lawson, YouTube, 17 de mayo de 2014.

[7] Citado in «Pression militaire et succès diplomatique pour les rebelles syriens», por Isabelle Mandraud (con Gilles Paris), Le Monde, 14 de diciembre de 2012.

[8] Laurent Fabius, ministro francés de Relaciones Exteriores: Las personas que acabo de ver, que son sirios de una aldea que fue bombardeada justo al otro lado de la frontera, sus testimonios son absolutamente conmovedores. Dije a mis interlocutores que cuando uno oye eso –y estoy consciente de la fuerza de lo que estoy diciendo– el señor Bachar al-Assad no merece estar sobre la tierra porque es una operación de destrucción de un pueblo lo que está haciendo.

[9] Francois Hollande, presidente de Francia: El presidente Obama ha querido pedir al Congreso la aprobación. No estaba obligado a hacerlo. Ha pensado que esa era una forma de reforzar la decisión que él tendría que tomar. Así que yo espero por la respuesta porque tendrá consecuencias sobre la coalición que tendremos que formar. Ya he dicho que Francia no podría actuar sola, que sólo puede actuar en el marco de una amplia coalición, lo más amplia posible. Es verdad que sería mucho mejor tener una resolución del Consejo de Seguridad. Yo soy muy partidario de la legalidad internacional. Pero si, sobre esta cuestión, el Consejo de Seguridad está bloqueado desde hace 2 años todos saben que no podemos utilizar esa vía.

[10] O sea la inflación informativa. El sistema occidental de propaganda se basa en el exceso de información como medio de esconder lo realmente importante. Nota de la Redacción.

[11] Op. Cit.

[12] Periodista Nizar Abboud del canal de televisión libanés Al-Mayadeen: El médico sirio Nizar Eskaf presentó el caso de 18 000 niños víctimas de tráfico de órganos en Turquía. ¿Por qué ocultó usted esas revelaciones? El informe que usted presenta tiene el respaldo de Francia y Qatar, dos países acusados de apoyar organizaciones terroristas como al-Nusra. Y ya que están ustedes tan interesados en conocer la verdad, ¿estarían ustedes dispuestos a abrir los archivos franceses sobre la muerte de un millón y medio de argelinos durante la guerra de independencia?
Embajador de Francia Gerard Araud: Usted no es un periodista. Usted no es un periodista. Usted es un agente.
Periodista Nizar Abboud: No, señor. Yo no soy un agente. Soy un periodista conocido.
Embajador Araud: ¿Periodista? Ah, sí… ah, sí… ¿un periodista conocido? Sobre su pregunta, no quiero entrar en una polémica sobre otra cosa. Dirigirse a la Corte Penal Internacional (CPI) sería la respuesta a su pregunta. Cuando digo que hay que dirigirse a la CPI, eso es lo que nos interesa. No sólo queremos someter a la CPI las pruebas de los crímenes cometidos por el régimen sino hacer también un panorama sobre la situación en Siria en su conjunto, incluyendo las alegaciones sobre presuntos tráficos de órganos. Pero la gran diferencia es que nosotros tenemos pruebas flagrantes únicamente sobre el primer caso y no del segundo… no queremos politizar la cuestión…

[13] «Briefing to the Security Council by the Joint Special Representative of the United Nations and the League of Arab States for Syria», por Lakhdar Brahimi, 19 de abril de 2013.

[14] “Israeli general says al Qaeda’s Syria fighters set up in Turkey”, por Dan Williams, Reuters, 29 de enero de 2014.

[15] «El ejército turco ayuda a los mercenarios extranjeros a entrar en Siria»; «Turquía derriba un avión sirio de combate»; «Se niega el Consejo de Seguridad a condenar ataque turco-terrorista contra ciudad de Siria»,Red Voltaire, 22, 24 de marzo y 5 de abril de 2014.

viernes, 23 de mayo de 2014

¿Suicidio europeo?

Ojo! El "documento" aludido en este breve artículo de Russia Today fue lanzado por los chongos de Reuters, agencia de operaciones, y a veces de noticias, con sede en Londres. O sea, desde el corazón europeo del eje anglosajón, ese que no quiere que se consoliden relaciones normales entre Rusia y Europa. De todos modos, los líderes europeos han demostrado un nivel de imbecilidad importante con lo de Ucrania. ¿Entrarán como caballos también en esta movida? Miren la infografía de más arriba. quién pierde realmente con el enfriamiento de relaciones entre Rusia y Europa?

Título: La Unión Europea se plantea rechazar el gas y el petróleo ruso: ¿un camino al abismo?

Texto:  Los líderes de la Unión Europea celebrarán la próxima semana su primera discusión detallada sobre las medidas concretas que tomarán contra Rusia. Entre las restricciones a las importaciones se podrían incluir productos de lujo, armas, gas y petróleo.

En la actual crisis que se vive en Ucrania el próximo 27 de mayo los Estados miembro de la Unión Europea discutirán las sanciones que tomarán contra Rusia. Un documento de dos páginas, al que Reuters ha tenido acceso, establece tres escenarios posibles: sanciones de baja, media y alta intensidad. 

En un escenario de baja intensidad, la Unión Europea impondría restricciones a las importaciones de artículos de lujo, incluidos diamantes, metales preciosos y pieles, así como vodka y caviar. En cuanto a las exportaciones, la UE podría restringir la venta a Rusia de fertilizantes, productos químicos o neumáticos y también se plantea la posibilidad de aplicar sanciones a las importaciones y exportaciones de armas. 

En caso de tomar medidas más severas contra Rusia, la Unión Europea consideraría limitar el mercado de capitales, la prohibición potencial de nuevas inversiones en Rusia o una completa prohibición de las importaciones de petróleo y gas. No obstante, los expertos y empresarios ya han advertido que en caso de incluir en la lista de sanciones el gas y petróleo rusos, la economía europea se vería fuertemente afectada, ya que para sus necesidades energéticas importan desde Rusia alrededor del 30% de estos productos. 

Si la Unión Europea no sigue adelante con las restricciones más duras sería frustrante para los Estados Unidos, ya que Washington tiene mucho interés en que Bruselas sea más severa con Moscú, reseña Reuters. 

Algunos países con estrechos vínculos comerciales y energéticos con Rusia, como Italia, Grecia y Alemania, están preocupados por el posible impacto que en sus economías podrían tener unas eventuales sanciones severas. La semana pasada el comisario europeo de Energía, Günther Oettinger, señaló que las posibles sanciones contra Rusia no deberían contemplar el campo energético.

Eje en Asia


Continúan las movidas estratégicas en Asia. Como que hay cierto apuro, antes de que pase algo. Comienza a consolidarse un eje China-Rusia-Irán. Leemos en el sitio web de Al-Manar:

Título: Xi Jinping propone una estructura de seguridad en Asia con Rusia e Irán

Texto: El presidente chino, Xi Jinping, pidió el martes la creación de una nueva estructura de seguridad en Asia basada en un grupo regional que incluiría a Rusia e Irán y excluiría a EEUU.

El presidente Xi habló así durante un encuentro de la Conferencia sobre la Interacción y Medidas de Confianza en Asia, (CICA), un obscuro grupo establecido en 1992 a propuesta de Kazajistán, que ha adquirido relevancia en un momento en el que Pekín busca extender su influencia en Asia y el mundo.

“Necesitamos incrementar nuestra cooperación en temas de seguridad y establecer una nueva estructura de seguridad,” dijo Xi hablando a una audiencia que incluía al presidente Vladimir Putin de Rusia, al presidente Hassan Rohani de Irán y a los líderes de los países de Asia Central.

La CICA, cuyos 24 miembros también incluyen a Corea del Sur, Tailandia y Turquía, debería convertirse en “una plataforma para el diálogo y la cooperación en temas de seguridad”, dijo Xi. “También debería establecerse un mecanismo de consulta en temas de defensa” y un “centro de respuesta de seguridad” para los casos de crisis.

Esta propuesta supone la última iniciativa de Pekín en temas de defensa en Asia y el contexto de los países en vías de desarrollo y busca, entre otras cosas, reducir o eliminar la influencia de EEUU y otros estados occidentales en esas áreas.

En 2001, China fundó la Organización de Cooperación de Shanghai, junto con Rusia y cuatro naciones de Asia Central, para contrarrestar la entonces creciente influencia estadounidense en la región tras la invasión de Afganistán y combatir a los movimientos extremistas y separatistas. China es también uno de los promotores del BRICS, que reúne además a Rusia, India, Brasil y Sudáfrica.

Pekín acusa a Washington de incrementar su presencia militar en las inmediaciones de China, en el marco del “giro hacia Asia” de la Administración Obama, y de alimentar tensiones en la región.
Xi considera que las naciones asiáticas necesitan responder colectivamente a los crecientes problemas, incluyendo el terrorismo, la seguridad en el ciberespacio y los desastres naturales.

“Debemos mostrar una tolerancia cero con respecto al terrorismo, el separatismo y el extremismo, y debemos reforzar la cooperación internacional e incrementar la lucha contra estas tres fuerzas”, señaló.