viernes, 28 de marzo de 2014

Rescate

Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional. Ay, Christine

Parece que llega el blindaje a Ucrania nomás. El “primer ministro” “interino” de ese país, Arseni Yatseniuk, acaba de pedir al parlamento ucraniano apoyo para el “paquete de ayuda” del FMI. Todo tan conocido por estas pampas, que para qué burlarnos. Los que no dicen ni mu son los chicos del diario El País de Madrid, que hablan del “rescate” del FMI como si efectivamente fueran una solución para los problemas de Ucrania. Vayamos a la nota:


Título: El FMI impone duros recortes a Ucrania a cambio del rescate


Epígrafes: El Fondo anuncia un paquete de ayuda de 19.500 millones de euros a Kiev - “Si este país fuera una empresa, ya habría quebrado”, dice Yatseniuk ante el Parlamento


Texto: “Esgrimiendo los miles de millones de dólares robados al erario público por el expresidente Víctor Yanukóvich y su clan en una mano; y en la otra, el jarabe de austeridad que a partir de ahora deberán apurar los ucranios, el primer ministro interino, Arseni Yatseniuk, compareció este jueves ante la Rada Suprema (Parlamento) de Kiev para pedir apoyo al amplio paquete de reformas impuesto por el Fondo Monetario Internacional (FMI) a cambio de una ayuda de 19.000 millones de euros destinada a apuntalar una economía en caída libre.


“Si este país fuera una empresa, ya habría quebrado”, dijo ante el Parlamento Arseni Yatseniuk. Fueron 30 minutos de agónica comparecencia, repleta de números rojos. El déficit alcanzará este año los 26.000 millones de dólares, la mitad del presupuesto nacional (50.000 millones), mientras que el PIB registrará en 2014 un descenso del 3% en caso de que se adopten las medidas propuestas, y del 10% si la Rada las rechaza, amenazó Yatseniuk durante su discurso. La inflación se situará entre el 12% y el 14%.


El Gobierno interino de Ucrania ha debido convertir a toda prisa en proyecto de ley las reformas demandadas por el FMI y otros prestamistas internacionales, que inyectarán dinero durante los próximos dos años para ayudar al país a recuperarse de la gestión económica y el saqueo de Yanukóvich, pero también de la inestabilidad provocada por las revueltas del Maidán, que desembocaron en la sangrienta salida del poder de este, en febrero.


Las medidas tienen como objetivo, entre otras cosas, frenar el gasto público, con un tijeretazo inmediato a la Administración de 24.000 funcionarios (de los 249.000 existentes); incrementar la recaudación fiscal, con tasas extra incluso para el consumo de tabaco y alcohol, aunque se descarta de momento la puesta en marcha de un impuesto a los depósitos para evitar la huida masiva de capital; combatir la corrupción, también presente en Crimea —por ejemplo, en la venta fraudulenta de bienes públicos a próximos de Yanukóvich—, y, finalmente, implementar reformas estructurales en sectores clave, como el energético.


El aumento del precio del gas para el consumidor es el punto más sensible —e impopular, a solo dos meses de las elecciones del 25 de mayo, a las que este jueves anunció su candidatura la ex primera ministra Yulia Timoshenko— del paquete de reformas aprobado este jueves por mayoría absoluta. Yatseniuk ha advertido de que Ucrania pagará desde abril por el suministro de gas ruso 480 dólares los mil metros cúbicos, en vez de los 280 que costaban hasta ahora, y recordó también que los ucranios disfrutaban de uno de los precios más bajos en la región, menor incluso que el ruso. Para afrontar una subida tan drástica, el dirigente anunció subsidios en la compra de gas de hasta 500 grivnas al mes (35 euros) para cuatro millones de familias, es decir, el 30% de la población, de 46 millones de habitantes.


El jefe del Ejecutivo —quien califica a su Gobierno de “suicida” porque pagará con la autodestrucción la impopularidad de sus decisiones— responsabilizó de todos los males actuales al Gobierno de Yanukóvich, no solo por hacer desaparecer miles de millones del presupuesto —unos 37.000, en dólares—, sino también por malgastar 20.000 millones más en mantener una tasa de cambio ficticia, y desviar otros 70.000 a zonas offshore. El FMI solicitaba hacía meses que la grivna (una equivale a 0,07 euros) fluctúe libremente frente al dólar, una demanda a la que Yanukóvich se negó en redondo.


A todos esos agujeros se suma uno más reciente, la pérdida de propiedades militares en Crimea por valor de 1.700 millones de dólares tras la salida de las tropas ucranias, aún en curso.


Este préstamo de 19.000 millones por parte del FMI y otras instituciones internacionales se suma a otros por valor de 37.000 millones de dólares a los que el Gobierno anterior tuvo que recurrir para financiarse.”

jueves, 27 de marzo de 2014

Porcentajes

El mapa muestra los porcentajes de "población rusa" en distintos países de la Europa del Este y Asia Central, fronterizos con la Federación Rusa. Ojo; tal como lo señala la leyenda de arriba a la derecha, se incluyen en ella varias cosas: población rusohablante (sobre todo en Bielorusia y Ucrania), los rusos étnicos (Latvia, Kazakhstán), y a aquellos que portan pasaportes rusos (e.g., Transnitria, la franja naranja al este de Moldavia). La mancha morada al norte de Polonia y al sudoeste de Lituania es Kaliningrado. Al sur de Ucrania y al este de Transnitria, nos parecía sospechoso el hueco gris terminando casi en Odessa, por lo que fuimos a buscar otra fuente: el propio estado ucraniano (mapa de abajo). 

Nada. Para tener en cuenta nomás. 


miércoles, 26 de marzo de 2014

Gas



Nada. Por si hiciera falta aclarar de qué están hechas las amenazas y convicciones de los europeos, leemos la siguiente nota en Russia Today (aunque la foto de arriba lo dice todo: miren esas caripelas).
 

Título: Londres acuerda la compra de gas natural a Rusia pese a las sanciones por Crimea
 

Texto: “Paralelamente a las amenazas de sancionar a Moscú por su reunificación con Crimea y en medio de las tensiones diplomáticas, el Reino Unido está acordando la compra de gas natural a Rusia.

Centrica, la mayor empresa de energía del Reino Unido y propietaria de British Gas, en octubre de este año por primera vez importará gas natural directamente de Rusia, mientras que antes los suministros rusos llegaban a la isla a través de Alemania y otros gasoductos europeos.

Conforme al contrato firmado entre la multinacional británica y la empresa estatal rusa Gazprom en 2012, se prevé el suministro de 2.400 millones de metros cúbicos de gas a lo largo de un período de tres años, informa Reuters.

Mientras que el primer ministro del Reino Unido, David Cameron, advierte de que podría incluir en la 'lista negra' de las sanciones a algunos ciudadanos rusos como el magnate Román Abramóvich y amenaza con el aislamiento diplomático, la estatal Gazprom vende anualmente de 11.000 a 12.000 millones de metros cúbicos de gas al Reino Unido, lo que significa un 15% del total de suministros al país.

Pese a la retórica agresiva de Occidente, Rusia sigue siendo uno de los mayores actores en el sector energético, mientras que la producción de gas natural en el Reino Unido se reduce aproximadamente un 7% anual, lo que obliga a Londres a buscar más proveedores de energía pese a los juegos políticos."

Crimea y después


Reproducimos el último artículo del siempre original Thierry Meyssan para Red Voltaire. No deja de causar gracia la ironía del autor en relación a términos como «mundo libre» o «cortina de hierro». Se acaba el carnaval, chicos. ¿Qué van a hacer ahora?  

Título: ¿Será la pérdida de Crimea la primera de una larga serie?

Epígrafe: Más allá del enfático llanto de Occidente por la adhesión de Crimea a la Federación Rusa, lo verdaderamente interesante sería saber si se trata de un fenómeno aislado o si estamos ante el inicio de una tendencia más generalizada de Europa oriental a inclinarse hacia Moscú. Al no tener otra cosa que ofrecer, aparte de la ya harto conocida sumisión a la burocracia de Bruselas, la Unión Europea teme que sus actuales clientes puedan sentirse atraídos por la libertad y las posibilidades financieras de Moscú.

Texto: “Los occidentales siguen lanzando alaridos de denuncia contra la «anexión militar» de Crimea por parte de Rusia. Sostienen que Moscú, en un regreso a la «doctrina Brezhnev», amenaza la soberanía de todos los Estados que fueron miembros de la desaparecida Unión Soviética o del también desaparecido Pacto de Varsovia y que se prepara para invadirlos, al estilo de lo sucedido en Hungría –en 1956– y en Checoslovaquia –en 1968.

¿Es eso cierto? Es evidente que ni los propios occidentales están convencidos de la inminencia del peligro. A pesar de estar desplegando una retórica que asimila la «anexión» de Crimea por parte de Vladimir Putin a la de los Sudetes por Hitler, nada indica que de verdad piensen que el mundo se dirige hacia una Tercera Guerra Mundial.

Lo cierto es que no han hecho más que adoptar unas cuantas sanciones teóricas contra unos cuantos dirigentes rusos –incluyendo dirigentes de la propia Crimea– bloqueando sus cuentas bancarias, si las tuviesen o quisiesen abrirlas, o prohibiéndoles viajar a Occidente, si tuviesen ganas de hacerlo. Es cierto que el Pentágono envió 22 aviones de combate a Polonia y a los países bálticos, pero no tiene intenciones de pasar de ahí, al menos por el momento.

Entonces, ¿qué pasa? Sucede que desde la caída del muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989, y la posterior Cumbre de Malta, celebrada el 2 y el 3 de diciembre del aquel mismo año, Estados Unidos había estado ganando terreno, constantemente y violando una y otra vez sus propias promesas, al incluir uno a uno todos los Estados europeos –menos Rusia– en la OTAN.

El proceso comenzó sólo días después, durante la Navidad de 1989, con el derrocamiento de Ceausescu en Rumania y su reemplazo por otro dignatario comunista, Ion Iliescu, súbitamente convertido al liberalismo. Era la primera vez que la CIA organizaba un golpe de Estado a la vista de todos, poniéndolo en escena como si fuese una «revolución» gracias a un nuevo canal de televisión: CNN International. Comenzaba así una larga serie.

Seguirían una veintena de países, seleccionados como blancos y abatidos a través de medios igualmente fraudulentos: Albania, Alemania Oriental, Azerbaiyán, Bosnia-Herzegovina, Bulgaria, Croacia, Estonia, Georgia, Hungría, Kosovo, Letonia, Lituania, Macedonia, Moldavia, Montenegro, Polonia, Serbia, Eslovaquia, Eslovenia, la República Checa y Ucrania.

En la Cumbre de Malta no se firmó ningún documento. Pero el presidente George Bush padre, con Condoleezza Rice como consejera, contrajo un compromiso verbal: ningún Estado miembro del Pacto de Varsovia sería aceptado en la OTAN.

En realidad, la ex RDA o Alemania Oriental fue incorporadade facto a la alianza atlántica al pasar a formar parte de la RFA. Y así se abrió la puerta. Actualmente, son 12 los Estados ex miembros de la URSS o del Pacto de Varsovia que se han convertido en miembros de la OTAN. Los demás están en espera.

Pero, «hasta las mejores cosas se acaban». Hoy se tambalea el poderío de la OTAN y de su ala civil, la Unión Europea. Es cierto que la alianza atlantica nunca había tenido tantos miembros, pero sus ejércitos son poco eficaces. Su desempeño es satisfactorio cuando se trata de teatros de operaciones pequeños, como Afganistán, pero ya no pueden entrar en guerra contra China, ni contra Rusia sin tener la derrota como única garantía, como ya hemos podido ver en Siria durante el verano de 2013.

En definitiva, los occidentales se han quedado estupefactos ante la rapidez y eficacia de los rusos. Durante los juegos de Sochi, Vladimir Putin se abstuvo estoicamente de hacer cualquier comentario sobre lo que sucedía en la plaza Maidan. Pero reaccionó en cuanto tuvo las manos libres. Y todos pudieron comprobar entonces que estaba utilizando las cartas que había estado preparando durante su largo silencio. En pocas horas, fuerzas pro-rusas neutralizaron las tropas de Kiev presentes en Crimea mientras que se organizaba en Simferopol una revolución para llevar al poder un equipo pro-ruso.

El nuevo gobierno de Crimea convocó un referéndum de autodeterminación que registró un verdadero tsunami pro-ruso. Y después, las tropas oficiales rusas hicieron prisioneros a los militares que aún esperaban órdenes de Kiev. Y todo sin disparar un tiro, con excepción de los que hizo un francotirador ucraniano pro-OTAN arrestado en Simferopol cuando ya había abatido una persona de cada bando.

Hace 20 años, la población de Crimea seguramente habría votado en contra de Rusia. Pero hoy en día, y tratándose de garantizar su libertad, esa misma población confía más en Moscú que en Kiev, donde un tercio del gobierno está en manos de los nazis y los otros dos tercios se hallan en manos de los representantes de los oligarcas. Además, el Banco de Rusia se encargó inmediatamente de apuntalar la economía, hasta entonces en quiebra, de esa población mientras que –a pesar del FMI y de los préstamos prometidos por Estados Unidos y la Unión Europea– Kiev está condenado a un largo periodo de pobreza.

No hacía falta hablar ruso para tomar una decisión al respecto. Prueba de ello es el hecho que, contrariamente a lo que afirma la propaganda occidental, los musulmanes tártaros se pronunciaron en el mismo sentido que los rusófonos. Lo mismo decidió el 88% de los militares ucranianos estacionados en Crimea, y se pusieron del lado de Moscú con la firme intención de traer sus familias a Crimea y de obtener para ellas la nacionalidad rusa. También tomó esa decisión el 82% de los miembros de la Marina de Guerra de Ucrania que se hallaban en el mar. Muy felices de convertirse en rusos, esos marinos optaron por Rusia –con sus navíos y todo– sin haber sufrido ningún tipo de presión.

La libertad y la prosperidad, que Occidente utilizó como argumentos de venta durante casi 70 años, han cambiado de bando.

No se trata de afirmar aquí que Rusia es perfecta sino de tomar nota del hecho que para la población de Crimea, y en realidad para la mayor parte de los europeos, Rusia parece hoy más atractiva que el campo occidental.

Es por esa razón que la independencia de Crimea y su adhesión a la Federación Rusa constituyen una inversión de la situación. Por vez primera un pueblo ex soviético decide libremente reconocer la autoridad de Moscú. Lo que ahora temen los occidentales es que ese hecho tenga un efecto comparable a la caída del muro de Berlín, pero en el otro sentido. ¿Qué impide que Estados miembros de la OTAN –como Grecia– o simplemente miembros de la Unión Europea –como Chipre– sigan ese mismo camino? Se disolvería así el campo occidental y se hundiría en una fuerte depresión… como la Rusia de Yeltsin.

Se plantearía entonces la supervivencia de Estados Unidos. La disolución de la URSS supuestamente debía haber provocado la de su enemigo –y sin embargo interlocutor– ya que, también supuestamente, las dos superpotencias sólo existían por oposición entre sí.

Pero no fue eso lo que sucedió. Al verse libre de su competidor, Washington se lanzó a la conquista del mundo, globalizó la economía e instaló un nuevo orden. Hubo que esperar aún 2 años y un mes hasta la disolución de la Unión Soviética y la caída del muro de Berlín. ¿Quiere eso decir que asistiremos en poco tiempo a la disolución de Estados Unidos y de la Unión Europea en varias entidades, como dice Igor Panarin en los cursos que imparte en la Academia diplomática de Moscú? El derrumbe se aceleraría en la medida en que Washington reduzca las subvenciones a sus aliados y en que Bruselas recorte sus fondos estructurales.

No hay razón para ver con recelo el atractivo de Rusia ya que se trata de una potencia imperial pero no imperialista. Si bien Moscú tiene tendencia a tratar con rudeza a los pequeños países que protege, lo cierto es que su objetivo no es extender su hegemonía recurriendo al uso de la fuerza. Su estrategia militar es la «denegación de acceso» a su propio territorio. Sus fuerzas armadas son las primeras del mundo en materia de defensa antiaérea y de defensa antibuques. Son capaces de destruir flotas enteras de bombarderos y portaviones. Pero no están equipadas para lanzarse a la conquista del mundo, ni desplegadas en incontables bases militares en el extranjero.

Resulta particularmente sorprendente oír a los occidentales denunciar la adhesión de Crimea a la Federación Rusa como una violación de la Constitución de Ucrania y del derecho internacional. ¿No fueron ellos quienes desmembraron la URSS y Yugoslavia? ¿No fueron ellos quienes quebraron el orden constitucional en Kiev?

El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, deplora una supuesta voluntad rusa de «cortar Europa en dos». Pero la Rusia que se liberó de la dictadura burocrática soviética no tiene intenciones de restaurar la cortina de hierro. Es Estados Unidos quien pretende dividir Europa en dos partes para evitar la hemorragia hacia el este. Conclusión: la nueva dictadura burocrática no está en Moscú sino en Bruselas y se llama Unión Europea.

Washington ya está tratando de “amarrar” a sus aliados para que se mantengan en su propio bando, desarrollando su cobertura en materia de misiles en Polonia, Rumania y Azerbaiyán. Ya se sabe que su famoso «escudo» nunca estuvo concebido para detener misiles iraníes sino para atacar Rusia. También está tratando de empujar a sus aliados europeos a la adopción de sanciones económicas que paralizarían el continente y provocarían una huida masiva de los capitales hacia… ¡Estados Unidos!

El alcance de esos ajustes es de tal magnitud que el Pentágono está analizando la posibilidad de interrumpir su «giro hacia el Extremo Oriente», o sea el desplazamiento de sus tropas de Europa y del Medio Oriente para posicionarlas con vistas a una guerra contra China. En todo caso, toda modificación de su estrategia a largo plazo desorganizaría todavía más sus fuerzas armadas, tanto a corto como a largo plazo. Y mucho más de lo que esperaba Moscú, que mientras tanto observa con deleite las reacciones de la población en el este de Ucrania y –¿por qué no?– también en Transnistria.”

martes, 25 de marzo de 2014

Breves

Neonazis en Kiev

La riqueza de los acontecimientos de Ucrania no da respiro. Cualquier similitud con la década de 1930 no parece pura coincidencia. Acá van unas perlitas que manda la versión en español de Russia Today (http://actualidad.rt.com). Todo, absolutamente todo, puede suceder.

Título: Conversación filtrada de Timoshenko: "Hay que tomar las armas y matar a los malditos rusos"

Epígrafe: En YouTube se ha publicado la grabación de una conversación telefónica en la que ex primera ministra de Ucrania Yulia Timoshenko dice que habría que tomar las armas y matar a los rusos.

Texto: Los interlocutores de la grabación son Yulia Timoshenko, recién liberada de la prisión por los insurrectos de Maidán, y el exviceministro de Seguridad Nacional y Defensa del país, Néstor Shufrich.

"Estoy consternado", dice una voz masculina, presumiblemente perteneciente a Shufrich, "por la situación en torno a Crimea. Acabo de hablar hoy con un amigo y él estuvo a punto de llorar".

La voz de mujer dice con vehemencia: "¡Yo misma estaría dispuesta a agarrar una metralleta e ir a disparar a ese bastardo en la frente!".  

"Ayer dije que si, Dios no lo quiera, estalla una guerra (yo soy oficial de la reserva y mi hijo mayor también), tomamos las armas y vamos a defender el país", dijo Shufrich. 

La mujer parece aún más decidida: "Esto ya traspasa todos los límites. ¡Malditos sean! Hay que tomar las armas ya e ir a cargarse a los 'katsap' [apodo despectivo de los rusos en Ucrania], junto con su líder. Siento no haber podido estar ahí para encabezar estos procesos. ¡Ni de broma les hubiera dejado quedarse con Crimea!", exclama la voz femenina.  

Cuando el supuesto Shufrich contesta que no disponen de fuerzas suficientes, ella exclama: "Encontraría el método de cargarme a esos malditos rusos y espero tener la posibilidad de involucrar a todas las personas que me conocen para levantar al mundo entero tan pronto como me sea posible, para que de esta maldita Rusia ni quede ni un campo quemado!". 

Nestor Shufrich también está de acuerdo en participar en esta lucha. "Estoy a tu lado. Esta mañana hubo una reunión de los líderes de las fracciones [del Parlamento] y luego hablé con Víktor. Me dijo '¿Qué vamos a hacer con los ocho millones de rusos que se han quedado en el territorio de Ucrania? ¡Que son marginados!", clamó. 

"Malditos sean, hay que cargárselos con armas nucleares", reacciona inmediatamente Timoshenko. 

Timoshenko ha confirmado la autenticidad de la cinta, pero afirma que fue editado el final de la conversación. "La conversación tuvo lugar, pero lo de los 8 millones de rusos en Ucrania es una falsificación. Dije que los rusos de Ucrania son ucranianos. ¡Saludos al FSB! [Servicio Federal de Seguridad ruso] Lo siento por las frases obscenas" 

-----------------------------------------

Título: "Timoshenko cometió un suicidio político aplicando la retórica antirrusa"

Epígrafe: La ex primera ministra de Ucrania, Yulia Timoshenko, se ha suicidado políticamente al aplicar la retórica antirrusa que se filtró a la Red, según señaló a RT el historiador Mark Almond.

Texto: "Timoshenko, liberada hace poco de la cárcel por los insurrectos de Maidán, reconoció la autenticidad de su conversación con el exviceministro de Seguridad Nacional y Defensa del país, Néstor Shufrich, en la que incita a tomar las armas y matar a los rusos. "Encontraría el método de cargarme a esos malditos rusos y espero tener la posibilidad de involucrar a todas las personas que me conocen para levantar al mundo entero tan pronto como me sea posible, para que de esta maldita Rusia no quede ni un campo quemado", dijo la ex primera ministra a su interlocutor en un momento de la conversación.

Según Almond, el hecho de que Timoshenko lo diga en una conversación privada con un tono extremadamente acalorado deja pensar que es una manera muy irresponsable de tratar los asuntos de la política internacional.

Este comportamiento lo que hace es minar su imagen como posible candidata de compromiso, como una figura que podría, tal vez, satisfacer a los ucranianos y al mismo tiempo disminuir las tensiones, opina el historiador.

Al reconocer la autenticidad de este tipo de conversación llevada a cabo en privado con otra figura política influyente, Timoshenko lo que hace es quemar todos los puentes, asegura Almond.

El historiador señala que pronto podríamos ser testigos de una competición entre los candidatos a la Presidencia de Ucrania (a la que aspira también Timoshenko) que optan por una retórica antirrusa cada vez más feroz, con independencia de lo que crean realmente, y es un camino peligroso ya que "no es obvio que exista una solución del problema ucraniano sin que haya una buena relación con Rusia".

Comentando las palabras del ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, sobre la necesidad de llevar a cabo unas reformas constitucionales en Ucrania dirigidas a legitimar las autoridades actuales antes de que se celebren las elecciones (programadas para mayo de este año), el historiador apuntó que de hecho se trata de un serio problema.

Gran parte de los diputados del Parlamento actual de Ucrania están intimidados por los grupos radicales de la derecha y, por lo tanto, las leyes redactadas no tienen una base legal.

Si no se hacen cambios que realmente satisfagan a grandes grupos de personas a los que no les gusta lo que está pasando y que están alarmados con lo que sucede, podría tratarse de unas elecciones ficticias. "Lo que estamos viendo es un golpe de Estado más que un cambio democrático", resume el historiador.

---------------------------------------

TítuloMuerte del líder de la ultraderecha ucraniana: ¿Se deshace Kiev de los radicales?

Epígrafe: El historiador y periodista Ingo Niebel cree que dos meses antes de las elecciones la oposición ucraniana "está poniendo orden en sus filas", abatiendo con ayuda del Gobierno autoproclamado a radicales que "cumplieron su papel" en el golpe de Estado.

Texto: Comentando la muerte a balazos de uno de los líderes del partido radical ucraniano Sector Derecho, Alexánder Muzychko -conocido como 'Sashko Biliy'-, el historiador y periodista Ingo Niebel dijo a RT que dos meses antes de las elecciones en Kiev "parece que la polifacética oposición ucraniana está poniendo orden en sus filas y empiezan las peleas de unos con otros. En este marco, sí parece que ya no se necesita Sector Derecho y por eso alguien puede haber empezado a quitar actores del tablero ucraniano", subrayó.

"Para ciertas personas en Europa Occidental y en EE.UU. este tipo de personas ha sido adecuado para llevar a cabo el cambio de Gobierno en Kiev y ahora que ha cumplido este papel, ya, ha muerto tal y como ha vivido", concluyó el experto.

El operativo especial contra el ultranacionalista Alexánder Muzychko fue realizado por el Servicio de Seguridad de Ucrania, en particular, bajo la orden y supervisión directa del jefe del servicio, Valentín Nalivaychenko. Además, la operación se llevó a cabo con el consentimiento del Ministerio del Interior, según dijo a RIA Novosti un ex alto miembro del Servicio de Seguridad ucraniano.

El objetivo de la operación no era detener, sino acabar con Muzychko

"El objetivo de la operación no era detener, sino acabar con Muzychko, quitarle de la escena", explicó a RIA Novosti la fuente, que indicó que el radical desacreditaba al Gobierno autoproclamado de Ucrania, interpretando a su manera las instrucciones que llegaban desde la sede del Sector Derecho.

Unas horas antes, el viceministro del Interior de Ucrania, Vladímir Evdokimov, confirmó la muerte de Alexánder Muzychko en un "operativo especial". El funcionario dijo que entre las fuerzas policiales y Muzychko se desencadenó un tiroteo en el que el radical fue herido de muerte.

-------------------------------------

Título: Nacionalistas ucranianos amenazan con vengarse por la muerte del líder de la extrema derecha

Epígrafe: El grupo nacionalista ucraniano Sector Derecho ha anunciado que responsabiliza al ministro del Interior Arsén Avakov por la muerte del reconocido radical Alexánder Muzychko y amenaza con vengar su muerte, según medios de comunicación ucranianos.

Texto: "Muzychko, conocido como 'Sashko Biliy', fue asesinado a tiros la noche del lunes, según el viceministro del Interior de Ucrania, Vladímir Evdokimov.

"Vamos a tomar venganza contra Arsén Avakov por la muerte de nuestro hermano", dijo el coordinador del Sector Derecho de la ciudad de Rovno, Roman Koval, citado por el portal de noticias charivne.info. "La muerte de Sashko Bily [Muzychko] es un asesinato ordenado por el ministro. Muzychko nunca recibió ningún aviso relacionado con delitos penales y nunca fue llamado a comparecer en ningún lugar". 

"Esta noche la Policía junto con las fuerzas especiales llevaron a cabo un operativo especial. Lo encontraron [Muzychko] en una aldea cerca de la ciudad de Rovno y decidieron detenerlo. Pero 'Biliy' se resistió, abrió fuego contra la Policía e intentó escapar", informó el viceministro del Interior de Ucrania, Vladímir Evdokimov, que explicó que entre las fuerzas policiales y Muzychko se desencadenó un tiroteo en el que el radical logró herir a unos agentes y al final resultó baleado. "Los médicos que llegaron a la escena constataron su muerte", manifestó el funcionario ucraniano.  

En un primer momento los medios locales y la cuenta de Facebook de la Rada Suprema de Ucrania informaron que Muzychko fue asesinado en la calle por un grupo de hombres armados no identificados en la ciudad de Rovno, en el oeste de Ucrania. 

A principios de este marzo el Comité de Investigaciones de Rusia lanzó una causa criminal por bandidaje contra el ultranacionalista ucraniano, acusado de tener vínculos con terroristas chechenos. Muzychko era sospechoso de torturar y asesinar a soldados rusos en Chechenia.    

Muzychko es un conocido líder nacionalista. Ya en 2007 se comprometió a luchar contra "los comunistas, los judíos y los rusos mientras tenga sangre en las venas", diciendo públicamente que liderar la lucha contra los citados grupos es su "credo".

-------------------------

Título: El Gobierno autoproclamado de Ucrania "buscará refugio en Occidente en 2014"

Epígrafe: "El poder que actualmente dirige Ucrania será expulsado fuera del país este año y tendrá que buscar refugio en Occidente", opina el primer ministro de Crimea, Serguéi Axiónov.

Texto: "Su argumento es que el autoproclamado Gobierno de Ucrania no puede controlar lo que está pasando en el país y una gran parte de los ciudadanos no apoya sus acciones. "Las autoridades no controlan nada en absoluto. Es una situación de bandidismo", comentó Axiónov en una rueda de prensa en referencia al caso de Alexánder Muzychko -conocido también como 'Sashko Biliy'-, líder del grupo ultranacionalista radical ucraniano Sector Derecho que fue asesinado a tiros la noche del lunes. Según el Ministerio del Interior de Ucrania, Muzychko falleció durante una operación policial mientras los agentes intentaban detenerle. Ahora los nacionalistas ucranianos amenazan con vengarse por la muerte de su líder.

Axiónov comunicó que Crimea está actualmente organizando centros de asistencia para los ucranianos que llegan a la región buscando refugiarse de las persecuciones. "La gente ahora llega a Crimea intentando salvar sus vidas, su salud, a sus hijos, intentan encontrar un asilo aquí. Vamos a ayudar a esta gente", aseguró, aunque no dio ninguna estadística oficial sobre el posible número de refugiados.

La península de Crimea, que sirvió de balneario popular y de base principal de la Flota del mar Negro durante la época de la Unión Soviética, realizó el pasado 16 de marzo un referéndum en el que el 96,77% de los participantes votó a favor de dejar de ser una república autónoma de Ucrania y reintegrarse en la Federación de Rusia (la transferencia del territorio ruso de Crimea a Ucrania fue una decisión personal del líder soviético Nikita Jruschov tomada en 1954). Dos días después del referéndum, el 18 de marzo, se firmó en Moscú el histórico acuerdo de reunificación de la República de Crimea y la ciudad de Sebastopol con Rusia.

--------------------------------------------------------

Título: El Parlamento de Ucrania acepta la dimisión del ministro interino de Defensa

Epígrafe: El Parlamento de Ucrania ha aceptado la renuncia del ministro interino de Defensa, Igor Teniuj, según informa Itar-Tass.

Texto: Durante su intervención de este martes en el Parlamento, Teniuj anunció que presentaba su renuncia, la cual pasó a votación de los parlamentarios. La dimisión del ministro fue aprobada por 228 diputados, superando el mínimo requerido para que sea oficial que es de 226 votos. 

Como reemplazo de Teniuj, el Parlamento eligió de forma casi instantánea a Mijaíl Koval como nuevo ministro interino de Defensa.  

Según datos anteriores, la dimisión del ahora exministro había sido sustentada por 197 parlamentarios, aunque aún se desconocen las circunstancias que llevaron a este segundo resultado que conllevó a la aprobación final de su renuncia.

El saliente ministro es miembro del partido neonacionalista Svoboda desde 2012, fue uno de los participantes de la Revolución Naranja en 2004 y, según informa RIA Novosti, es uno de los autores y ideólogos de la guerra informativa contra la base de la Flota rusa del Mar Negro en Crimea.   

----------------------------------

Título: "Ucrania busca un pretexto para iniciar la reconstrucción de las armas nucleares"

Epígrafe: En opinión del periodista y bloguero británico Graham Phillips, Ucrania está buscando una excusa para militarizar su programa nuclear.

Texto: "Ucrania depende en gran medida de la energía nuclear ya que con su ayuda se puede producir más de la mitad de toda la electricidad del país. En el territorio ucraniano se encuentran varias plantas y otras instalaciones nucleares.

En el contexto de la reciente escalada de delincuencia e inestabilidad tras el golpe de Estado en Kiev, las autoridades se ven obligadas a reforzar las medidas de seguridad de protección de almacenamiento de componentes nucleares, ya que existe el peligro de que los materiales radiactivos caigan en manos de los radicales.

En Kiev se plantea la cuestión de la restauración de su capacidad nuclear 

El bloguero británico Graham Phillips, que vive en Ucrania, dijo en declaraciones a RT que Kiev busca una excusa para militarizar su programa nuclear. "En Kiev se plantea la cuestión de la restauración de su capacidad nuclear. Antes de la aprobación del Memorando de Budapest en 1994, Ucrania ocupaba el tercer lugar en el 'ranking' de los mayores arsenales de armas nucleares del mundo", subraya el experto.

"Estamos hablando de una gran potencia nuclear. Ha habido muchas especulaciones sobre la presencia masiva de militares rusos en el país. Ucrania está buscando un pretexto para iniciar la reconstrucción de las armas nucleares", cree Phillips.

En este sentido el periodista recuerda que la "junta militar" derrocó el Gobierno democrático en Kiev. "A esta altura de los acontecimientos, se hace evidente que el partido neonazi Svoboda simplemente tomó el poder", señaló.

Este lunes el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, advirtió que las amenazas recientes de Ucrania de volver a ser una nación nuclear podrían extender la presencia mundial de las armas atómicas. "Ha llegado el momento de fortalecer la aplicación de la ley acerca del desarme y la no proliferación", añadió.  

----------------------------------------

Título: ONU: La crisis de Ucrania podría aumentar la presencia global de armas nucleares

Epígrafe: Las amenazas recientes de Ucrania de volver a ser una nación nuclear podrían extender la presencia mundial de las armas atómicas, advirtió el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Texto: "Las implicaciones de tal paso serían profundas, tanto para la seguridad regional como para la integridad del régimen de la no proliferación nuclear. (…) Solo aumentaría la inseguridad y el aislamiento", puntualizó Ki-moon dirigiéndose a la III Cumbre Internacional de Seguridad Nuclear, que arrancó este lunes en La Haya (Países Bajos).

Ha llegado el momento de fortalecer la aplicación de la ley acerca del desarme y la no proliferación 

"Ha llegado el momento de fortalecer la aplicación de la ley acerca del desarme y la no proliferación", añadió y exhortó a los delegados a que "atiendan el interés legítimo de los estados no nucleares de recibir garantías de seguridad inequívocas y jurídicamente estipuladas". "Debemos asegurarnos de que las armas nucleares son vistas por los estados como un pasivo, no como un activo", insistió.

El llamamiento del secretario general de la ONU llega poco después de que el partido Batkivshina (Patria), liderado por el actual primer ministro interino del autoproclamado Gobierno de Ucrania, Arseni Yatseniuk, y el partido UDAR presidido por Vitali Klichkó introdujeran en el Parlamento del país un proyecto de ley que pide la retirada de Kiev del Tratado de No Proliferación Nuclear. Cabe recordar que en 1994 Ucrania acordó ser una nación no nuclear y deshacerse de sus arsenales atómicos de la época soviética. De momento, se desconoce cuándo debatirán los parlamentarios el borrador de la reforma."

lunes, 24 de marzo de 2014

Señales



Via Pajaro Rojo (http://www.pajarorojo.info/) llegamos a este artículo de Rafael Poch para La Vanguardia de Barcelona. Sin desperdicio.

Título: Después de Crimea

Epígrafe: La Unión Europea puede ignorar la señal, hacer como si no ha pasado nada y seguir contribuyendo a la violencia en Ucrania y a la bronca global. Crimea significa que las cosas ya no van a ser como antes en Europa. 

Texto: "No se puede seguir abusando de Rusia. Quien no lo entienda debe volver a escuchar el discurso de Putin (http://www.mundiario.com/video/videos/discurso-integro-putin-situacion-peninsula-crimea/20140319050440016380.html), y observar su coreografía. No hay marcha atrás. Rusia, que siendo una autocracia tiene una política exterior mucho más prudente, responsable y constructiva que la de sus socios europeos, ha hablado a Occidente en el lenguaje que este utiliza y entiende: el lenguaje de la fuerza y del desprecio a la legalidad.

Desde la firma de la Carta de París para una nueva Europa de noviembre de 1990 (“¿Qué es eso?”, se preguntan los inútiles expertos de nuestros think tanks atlantistas), Occidente ha venido pisoteando el acuerdo general que puso fin a la guerra fría: crear una seguridad continental integrada, no a consta de la seguridad del otro y renunciando a bloques y arrinconando a Rusia; ocupando y militarizando todos los espacios que su ejemplar retirada dejó libres, avanzando la OTAN, instalando escudos antimisiles de inequívoco sentido estratégico y bloqueando y deslegitimando como “intento imperial de reconstruir la URSS” cualquier intento de consolidación de Moscú por crear una gran zona comercial y aduanera. Eso ha pasado en Europa Oriental, en el Báltico, en Transcaucasia y en Asia Central. En Ucrania ha chocado con una línea roja.

El cambio de régimen inducido en Kíev, aprovechando una legítima revuelta popular y sobre un script de Estados Unidos con protagonismo polaco y acompañamientos europeos, ha sido un exceso. Incluso si la mitad de lo que ha revelado el General Aleksandr Yakimenko (http://rt.com/op-edge/mercenaries-at-maidan-ukraine-558/), ex jefe de los servicios secretos ucranianos, en materia de financiación, francotiradores, papel de las embajadas, campos de entrenamiento, etc., no fuera cierto, estamos ante un caso de manual. Y el resultado de este exceso, un gobierno llegado al poder de forma irregular que no es reconocido por la mitad del país, anuncia una larga inestabilidad. Reducir a “agitación moscovita” el desagrado que la administración de Kíev siembra con sus torpes decisiones(anulación de la ley sobre cooficialidad de lenguas, introducción de visados con Rusia donde trabajan 3 millones de ucranianos, venganzas y represaliascontra los líderes de la disconformidad hacia todo ello) a menudo aplicadas por la fuerza ultraderechista tan bien representada en el gobierno, los ministros de fuerza y la justicia, es una locura.

En Crimea Rusia ha avisado de que no va a ceder más porque ya no le queda terreno al que replegarse. “Continuamente nos arrinconan porque tenemos una posición independiente (en el mundo) pero todo tiene sus límites y con Ucrania nuestros socios occidentales lo han traspasado de forma grosera e irresponsable”, ha dicho Putin.

Dos opciones 

Después de Crimea la Unión Europea tiene dos opciones. Una es reconocer que Rusia tiene intereses geopolíticos legítimos, tanto relativos a seguridad como a economía, que hay que tener en cuenta. Para eso es necesario corregir algunos errores de bulto y comenzar a pensar en un sistema de seguridad continental integrado, en línea con la Carta de París de 1990. Tomar consciencia de que Ucrania no será estable con un gobierno hostil a Rusia, que solo mira a Occidente y con el que la mitad del país se impone a la otra mitad. Eso puede ser muy bueno para lograr bases militares en las barbas de Moscú, pero es una perspectiva de guerra civil. Contra eso la solución es obvia: un gobierno representativo de la diversidad de Ucrania, garantías de neutralidad y relaciones dobles y no excluyentes hacia el Este y el Oeste. Para esta opción se precisan políticos y estadistas europeos prudentes, con amplitud de miras y conscientes de que en tiempos de crisis tentar a la violencia con propuestas excluyentes en Ucrania es una doble temeridad.

Todo esto supone autocrítica y replanteamiento. También cierta emancipación de Estados Unidos en el diseño de la política exterior europea por parte de países como Alemania y Francia. La primera está fortaleciendo claramente su vector militar intervencionista que tanto desagrada a su ciudadanía. La segunda ha sido vergonzosa protagonista de aventuras como la de Libia (http://www.independent.co.uk/voices/commentators/three-years-after-gaddafi-libya-is-imploding-into-chaos-and-violence-9194697.html), de la misma factura criminal que la de Irak, de cuyo desastroso resultado ni siquiera se habla.

La segunda opción es seguir con más de lo mismo. Seguir metiéndole el dedo en el ojo al oso ruso, más militarización en las barbas de Rusia, más demonización de Putin, más dobles raseros y más sanciones. Es decir, continuar como si el vuelco de la política rusa que Crimea ha evidenciado –ese “hasta aquí podíamos llegar”- no hubiera tenido lugar. Ucrania es el terreno perfecto para empujar a la Europa en crisis hacia una dinámica destructiva y militarizada que degenere en serios conflictos armados en Europa y en una nueva guerra fría de ámbito mundial. Si para la primera opción se precisan políticos prudentes, para ésta basta con un puñado de cretinos irresponsables en Bruselas, Berlín y Varsovia. Hay que decir que los hay: esta segunda opción sería la continuación lógica de la indecente y antisocial política que hemos visto en el continente en materia bancaria y monetaria en los últimos años.

Sanciones y efectos 

No hay duda de que, metidos en sanciones, Occidente es más poderoso que Rusia. Mucho más. Solo la caída de la bolsa de Moscú que se ha propiciado ya le ha costado a Rusia 60.000 millones de dólares, más que los juegos de Sochi. El abultado accionariado occidental de empresas estratégicas rusas como Gazprom o Rosneft permite todo tipo de chantajes a Moscú allí donde más duele. Europa también puede plegarse a laestrategia que se apunta desde Washington, con fuertes ecos en Varsovia, de acabar con la “dependencia” europea del gas ruso, echando mano del desastre medioambiental del gas de esquisto y construyendo las infraestructuras necesarias para su recepción licuada desde América. Para ello basta con abandonarse a la rodada inercia de la guerra fría y olvidar el pensamiento más básico de los padres fundadores de la Unión Europea como Jean Monnet, a saber; que la interdependencia es clave de la paz y alternativa al enfrentamiento.

Sin duda Rusia sufrirá mucho más que la UE en esta necia escalada. Pero Rusia tiene una capacidad de aguante enorme. Enfrentada a verdaderas sanciones, si se le cortan las venas de su exportación energética a Europa –algo posible a seis o siete años vista- se hará ciertamente aún menos democrática hacia adentro.

Putin maneja desde hace tiempo lo que puede considerarse como un particular proyecto neocón eslavo-ortodoxo alternativo a la “decadencia de Occidente”. Ese proyecto toma fuerza en las experiencias que el país ha acumulado desde los años ochenta; la certeza de que el mundo no respeta a los débiles, de que el liberalismo como regla interior y la confianza en materia exterior solo conducen al abuso y al intento de dominio de Rusia. Todo eso empuja hacia un nuevo nacionalismo elitario, al reflejo de reducir la interdependencia, al regreso a la mentalidad soviética de fortaleza asediada, a un vuelco hacia Oriente y a rechazar lo poco que queda del espíritu democrático que aportó la perestroika de Gorbachov. (Andrei Medushevski enwww.gorby.ru). Y, por supuesto, empuja también hacia una “respuesta consecuente”.

En los últimos días se ha registrado una retirada de capital de los fondos de Estados Unidos sin precedentes (100.000 millones) que se atribuye a fondos rusos. Llevada a su extremo la respuesta rusa a las sanciones europeas precipitaría a Alemania (y con ella a Europa) definitivamente a la recesión. En el peor de los escenarios, Moscú prepara represalias que incluyen la incautación de los bienes de las 6000 empresas alemanas allá presentes se advierte en medios empresariales alemanes. En seis o siete años Rusia también puede trazar nuevas venas exportadoras hacia China –algo de eso ya se ha hecho. Se dibujaría algo parecido a una nueva bipolaridad Este/Oeste que al parecer es el único esquema con el que los estrategas del complejo militar-industrial y energético de Estados Unidos saben operar, y en el que ni Pekín ni Moscú están interesados. ¿Lo está Europa?

Invitando al desastre 

Metida en una crisis disolvente que está acabando con las últimas apariencias de aquel “club de iguales y prósperos” que nos vendieron dispuesto a diseminar por el mundo su benévolo “soft power”, la Unión Europea, con el maltrato de su periferia y las ínfulas hegemónicas y autoritarias de su centro, camina decidida hacia su potencial desintegración interna, mientras reafirma hacia afuera su histórico vicio colonial-imperial, bien patente en la presencia militar en Afganistán, Libia, África, Siria, y de forma general en la doctrina de seguridad alemana.

No faltan necios que ven en Ucrania la gran oportunidad para que Europa se decida de una vez por una “política exterior coherente” y agresiva. La enorme y chapucera estupidez ucraniana, “podría ser el principio de algo grande” dicen ciertos cretinos desde los correspondientes “think tanks” (Carnegie Europe: http://carnegieeurope.eu/strategiceurope/?fa=55002). No falta quien recomienda a Ucrania armarse y dotarse del arma nuclear (Andrei Illarionov en Pravda.com: http://www.pravda.com.ua/rus/articles/2014/03/17/7019339/).

Después de Crimea, cuando todos los indicadores sugieren prudencia y moderación, todo un ejército de irresponsables está invitando a la bronca, pidiendo mano dura desde los medios de comunicación. Ante tanta ceguera, después de Crimea hay que tener bien a mano aquellos argumentos contra la guerra de Irak y aquellas voluntades del movimiento por la paz alemán de principios de los ochenta. En tiempos de crisis los generales y los exportadores de armas cotizan al alza en Europa y la extrema derecha en auge –no solo en Ucrania- es particularmente sensible al redoblar de los tambores."

Cada tanto

Bombardeos de la NATO en Belgrado, Serbia, Marzo de 1999. Cada tanto alguien se acuerda.

Por suerte, cada tanto hay gente que recuerda. Hoy lo hace Nenad Blagojevic en el sitio Strategic Culture Foundation.

Título: Remembrance

Texto: "Carlo the Great issued a clear statement in the ninth century: «If the Czechs attack his Frankish Empire then to raise a third of army. But if the Serbs attack then raise an army». Eleven centuries later, the «New World Order» in the guise of NATO, issued an order: «If the Serbs defend their own, then bomb them. And if they don’t, bomb them anyway».

And on the March 24th 1999 Year of the Lord, the command of execution issued.  For those who think I overestimated the order and that it wasn’t like that, I will mention some of the statements of senior West officials delivered between 1991 and March 24th 1999. This was only a preparation for issuing command of execution.

«The Serbs should be brought to their knees» (Klaus Kinkel Foreign Minister of Germany, 1992)

«Stop the Serbs. Immediately. Forever» (Margaret Thatcher, former Prime Minister of Great Britain, 1994)

«I pray that the fire of Heaven crashing down on the Serbs» (Father Pierre, the famous French priest - «humanitarian», 1995)

«You should bomb the Serbs» (Pope John Paul II, 1995)

«The Serbs are a people without law and religion. It is a nation of thugs and terrorists» (Jacques Chirac, President of France, 1995)

«Serbs are not very smart ... Serbian children will no longer laugh» (Lawrence Eagleburger, former U.S. Secretary of State

«Let the Serbs drown in their own stench» (Helmut Kohl, Chancellor of Germany, 1998)

«The war against the Serbs is not only a military conflict. It is a battle between good and evil, between barbarism and civilization» (Tony Blair, UK PM, 1999)

That who wasn’t born back then doesn’t remember those words and those people. Therefore it is important for us to remind this generation on that. Only those who forgets: two-year old Marko Simic, tree-year old Milica Rakic, graduates Milan Ignatovic and Gordana Nikolic, Stefan an Dajana Pavlovic, their father Vladimir, Julijana Brudar, Miroslav Kneyevic, Olivera Maximovic- children who have just set foot on the path of life, children which future together with their lives was taken away, could call them friends. These kids have just walked through life like Sanja Milenkovic where, some say, crouched new Putin or Tesla If that was so, unfortunately we’ll never know ... Today only hypocrites can call them friends. Hypocrites who can, without shame and guilty, look at the parents, relatives, friends, brothers and sisters, which wounds will never heal, because NATO took care of it.

We, the Serbs, who listened, during 78 days and nights, sirens and watched uninvited ones flying sky, we have no rights to forget that during over 30,000 flights of the most powerful global forces back then, they throw more than 20,000 tons of bombs and over 600 cruise missiles. Those 3000 innocent souls were killed, among them 79 children. We mustn’t forget that 280, 000 Serbs left Kosovo and Metohija then, and 800,000 Albanians settled on Serbian Holly ground. We must never erase the face of innocent Ljiljana Spasic which «Angel of Mercy» took away in the seventh month of pregnancy.

Strength of the nation lies in its remembrance… They mature within the exchange of stronger and weaker waves, feelings caused by such remembrance. That is a long process which full clarity gains in crucial moments of history when spiritual moria happens. That necessary strength, which manifests in hardest moments, must be kept by remembrance. This guards soul of the people and make them alive. As tree cannot stands without a roof, house without foundation, there is no nation if there is no remembrance. It gives us clear image of who are our friends and how to move forward. Based on this experience, saved from oblivion, it shows a path and values which we should convey to our forthcoming generations in order to preserve freedom, dignity, faith and Fatherland.

Even today, fifteen years later, when I look up to the sky, I see past days during which they bombed us for their interest only. Despites the costs of lives. I remember my children running into my embrace every time when they hear sirens announcing the wicked ones. I remember their tears and strong embrace caused by fear. This memory tells me: I won’t forgive them children’s tears! Each of us should act according to conscience, Goethe once said: «Only one evil is incurable, if the people give up on themselves». May the remembrance on tyrants which bombed us make us strong for the battle - never to be a slave to one worse then ourselves. We owe that to our ancestors from whom we gain everything, and even more to our descendants from which we borrowed all. And in front of which we must stand with dignity. Albert Einstein said, «The world is a dangerous place to live, not because of the people who are evil, but because of the people who don’t do anything about it». After all, remembrance should help us all to understand why we are not in NATO; and conscience to show us what it takes not to be there."

Actualización: Acá hay un link a un documental recordatorio de los 15 años de los bombardeos: http://actualidad.rt.com/programas/especial/view/123055-por-que-documental-serbia-yogoslavia-otan.  En Russia Today, claro, ¿quién, si no?

viernes, 21 de marzo de 2014

Novorrosiya

El mapa muestra el actual territorio ucraniano. Crimea, al sur, está incluida en el mismo

Un nuevo artículo del notable analista Israel Shamir, aparecido hoy en Global Research, (http://www.globalresearch.ca/) aporta información para comprender los movimientos rusos en torno a los sucesos de Ukrania. No dejen de leerlo.

Título: Crimea: Putin’s Triumph. Now the Confrontation Moves East to “New Russia”

Subtítulo: Novo Rossia: The Eastern and Southeastern Mainland Provinces of Ukraine

Texto: “Nobody expected events to move on with such a breath-taking speed. The Russians took their time; they sat on the fence and watched while the Brown storm-troopers conquered Kiev, and they watched while Mrs Victoria Nuland of the State Department and her pal Yatsenyuk (“Yats”) slapped each other’s backs and congratulated themselves on their quick victory.

They watched when President Yanukovych escaped to Russia to save his skin. They watched when the Brown bands moved eastwards to threaten the Russian-speaking South East. They patiently listened while Mme Timoshenko, fresh out of jail, swore to void treaties with Russia and to expel the Russian Black Sea Fleet from its main harbour in Sevastopol.

They paid no heed when the new government appointed oligarchs to rule Eastern provinces. Nor did they react when children in Ukrainian schools were ordered to sing “Hang a Russian on a thick branch” and the oligarch-governor’s deputy promised to hang dissatisfied Russians of the East as soon as Crimea is pacified. While these fateful events unravelled, Putin kept silence.

He is a cool cucumber, Mr Putin. Everybody, including this writer, thought he was too nonchalant about Ukraine’s collapse. He waited patiently. The Russians made a few slow and hesitant, almost stealthy moves. The marines Russia had based in Crimea by virtue of an international agreement (just as the US has marines in Bahrain) secured Crimea’s airports and roadblocks, provided necessary support to the volunteers of the Crimean militia (called Self-Defence Forces), but remained under cover. The Crimean parliament asserted its autonomy and promised a plebiscite in a month time. And all of a sudden things started to move real fast!

The poll was moved up to Sunday, March 16. Even before it could take place, the Crimean Parliament declared Crimea’s independence. The poll’s results were spectacular: 96% of the votes were for joining Russia; the level of participation was unusually high – over 84%. Not only ethnic Russians, but ethnic Ukrainians and Tatars voted for reunification with Russia as well. A symmetrical poll in Russia showed over 90% popular support for reunification with Crimea, despite liberals’ fear-mongering (“this will be too costly, the sanctions will destroy Russian economy, the US will bomb Moscow”, they said).

Even then, the majority of experts and talking heads expected the situation to remain suspended for a long while. Some thought Putin would eventually recognise Crimean independence, while stalling on final status, as he did with Ossetia and Abkhazia after the August 2008 war with Tbilisi. Others, especially Russian liberals, were convinced Putin would surrender Crimea in order to save Russian assets in the Ukraine.

But Putin justified the Russian proverb: the Russians take time to saddle their horses, but they ride awfully fast. He recognised Crimea’s independence on Monday, before the ink on the poll’s results dried.  The next day, on Tuesday, he gathered all of Russia’s senior statesmen and parliamentarians in the biggest, most glorious and elegant St George state hall in the Kremlin, lavishly restored to its Imperial glory, and declared Russia’s acceptance of Crimea’s reunification bid. Immediately after his speech, the treaty between Crimea and Russia was signed, and the peninsula reverted to Russia as it was before 1954, when Communist Party leader Khrushchev passed it to the Ukrainian Soviet Republic.

This was an event of supreme elation for the gathered politicians and for people at home watching it live on their tellies. The vast St George Hall applauded Putin as never before, almost as loudly and intensely as the US Congress had applauded Netanyahu. The Russians felt immense pride: they still remember the stinging defeat of 1991, when their country was taken apart. Regaining Crimea was a wonderful reverse for them. There were public festivities in honour of this reunification all over Russia and especially in joyous Crimea.

Historians have compared the event with the restoration of Russian sovereignty over Crimea in 1870, almost twenty years after the Crimean War had ended with Russia’s defeat, when severe limitations on Russian rights in Crimea were imposed by victorious France and Britain. Now the Black Sea Fleet will be able to develop and sail freely again, enabling it to defend Syria in the next round. Though Ukrainians ran down the naval facilities and turned the most advanced submarine harbour of Balaclava into shambles, the potential is there.

Besides the pleasure of getting this lost bit of land back, there was the additional joy of outwitting the adversary. The American neocons arranged the coup in Ukraine and sent the unhappy country crashing down, but the first tangible fruit of this break up went to Russia. A new Jewish joke was coined at that time:

Israeli President Peres asks the Russian President:
-          Vladimir, are you of Jewish ancestry?
-          Putin: What makes you think so, Shimon?
-          Peres: You made the US pay five billion dollars to deliver Crimea to Russia. Even for a Jew, that is audacious!

Five billion dollars is a reference to Victoria Nuland’s admission of having spent that much for democratisation (read: destabilisation) of the Ukraine. President Putin snatched victory from the jaws of defeat, and US hegemony suffered a set-back.

The Russians enjoyed the sight of their UN representative Vitaly Churkin coping with a near-assault by Samantha Power. The Irish-born US rep came close to bodily attacking the elderly grey-headed Russian diplomat telling him that “Russia was defeated (presumably in 1991 – ISH) and should bear the consequences… Russia is blackmailing the US with its nuclear weapons,” while Churkin asked her to keep her hands off him and stop foaming at the mouth. This was not the first hostile encounter between these twain: a month ago, Samantha entertained a Pussy Riot duo, and Churkin said she should join the group and embark on a concert tour.

The US Neocons’ role in the Kiev coup was clarified by two independent exposures. Wonderful Max Blumenthal and Rania Khalek showed that the anti-Russian campaign of recent months (gay protests, Wahl affair, etc.) was organised by the Zionist Neocon PNAC (now renamed FPI) led by Mr Robert Kagan, husband of Victoria “Fuck EC” Nuland. It seems that the Neocons are hell-bent to undermine Russia by all means, while the Europeans are much more flexible. (True, the US troops are still stationed in Europe, and the old continent is not as free to act as it might like). 

The second exposé was an interview with Alexander Yakimenko, the head of Ukrainian Secret Services (SBU) who had escaped to Russia like his president. Yakimenko accused Andriy Parubiy, the present security czar, of making a deal with the Americans. On American instructions, he delivered weapons and brought snipers who killed some 70 persons within few hours. They killed the riot police and the protesters as well.

The US Neocon-led conspiracy in Kiev was aimed against the European attempt to reach a compromise with President Yanukovych, said the SBU chief. They almost agreed on all points, but Ms Nuland wanted to derail the agreement, and so she did – with the help of a few snipers.

These snipers were used again in Crimea: a sniper shot and killed a Ukrainian soldier. When the Crimean self-defence forces began their pursuit, the sniper shot at them, killed one and wounded one. It is the same pattern: snipers are used to provoke response and hopefully to jump-start a shootout.

Novorossia

While Crimea was a walkover, the Russians are far from being home and dry. Now, the confrontation moved to the Eastern and South-Eastern provinces of mainland Ukraine, called Novorossia (New Russia) before the Communist Revolution of 1917. Alexander Solzhenitsyn in his later years predicted that Ukraine’s undoing would come from its being overburdened by industrial provinces that never belonged to the Ukraine before Lenin, – by Russian-speaking Novorossia. This prediction is likely to be fulfilled.

Who fights whom over there? It is a great error to consider the conflict a tribal one, between Russians and Ukrainians. Good old Pat Buchanan made this error saying that “Vladimir Putin is a blood-and-soil, altar-and-throne ethno-nationalist who sees himself as Protector of Russia and looks on Russians abroad the way Israelis look upon Jews abroad, as people whose security is his legitimate concern.” Nothing could be farther away from truth: perhaps only the outlandish claim that Putin is keen on restoring the Russian Empire can compete.

Putin is not an empire-builder at all (to great regret of Russia’s communists and nationalists). Even his quick takeover of Crimea was an action forced upon him by the strong-willed people of Crimea and by the brazen aggression of the Kiev regime. I have it on a good authority that Putin hoped he would not have to make this decision. But when he decided he acted.

The ethno-nationalist assertion of Buchanan is even more misleading. Ethno-nationalists of Russia are Putin’s enemies; they support the Ukrainian ethno-nationalists and march together with Jewish liberals on Moscow street demos. Ethno-nationalism is as foreign to Russians as it is foreign to the English. You can expect to meet a Welsh or Scots nationalist, but an English nationalist is an unnatural rarity. Even the English Defence League was set up by a Zionist Jew. Likewise, you can find a Ukrainian or a Belarusian or a Cossack nationalist, but practically never a Russian one. Putin is a proponent and advocate of non-nationalist Russian world. What is the Russian world?

Russian World

Russians populate their own vast universe embracing many ethnic units of various background, from Mongols and Karels to Jews and Tatars. Until 1991, they populated an even greater land mass (called the Soviet Union, and before that, the Russian Empire) where Russian was the lingua francaand the language of daily usage for majority of citizens. Russians could amass this huge empire because they did not discriminate and did not hog the blanket. Russians are amazingly non-tribal, to an extent unknown in smaller East European countries, but similar to other great Eastern Imperial nations, the Han Chinese and the Turks before the advent of Young Turks and Ataturk. The Russians did not assimilate but partly acculturated their neighbours for whom Russian language and culture became the gateway to the world. The Russians protected and supported local cultures, as well, at their expense, for they enjoy this diversity.

Before 1991, the Russians promoted a universalist humanist world-view; nationalism was practically banned, and first of all, Russian nationalism. No one was persecuted or discriminated because of his ethnic origin (yes, Jews complained, but they always complain). There was some positive discrimination in the Soviet republics, for instance a Tajik would have priority to study medicine in the Tajik republic, before a Russian or a Jew; and he would be able to move faster up the ladder in the Party and politics. Still the gap was small.

After 1991, this universalist world-view was challenged by a parochial and ethno-nationalist one in all ex-Soviet republics save Russia and Belarus. Though Russia ceased to be Soviet, it retained its universalism. In the republics, people of Russian culture were severely discriminated against, often fired from their working places, in worst cases they were expelled or killed. Millions of Russians, natives of the republics, became refugees; together with them, millions of non-Russians who preferred Russian universalist culture to “their own” nationalist and parochial one fled to Russia. That is why modern Russia has millions of Azeris, Armenians, Georgians, Tajiks, Latvians and of smaller ethnic groups from the republics. Still, despite discrimination, millions of Russians and people of Russian culture remained in the republics, where their ancestors lived for generations, and the Russian language became a common ground for all non-nationalist forces.

If one wants to compare with Israel, as Pat Buchanan did, it is the republics, such as Ukraine, Georgia, Uzbekistan, Estonia do follow Israeli model of discriminating and persecuting their “ethnic minorities”, while Russia follows the West European model of equality.

France vs Occitania

In order to understand the Russia-Ukraine problem, compare it with France. Imagine it divided into North and South France, the North retaining the name of France, while the South of France calling itself “Occitania”, and its people “Occitans”, their language “Occitan”. The government of Occitania would force the people to speak Provençal, learn Frederic Mistral’s poems by rote and teach children to hate the French, who had devastated their beautiful land in the Albigensian Crusade of 1220. France would just gnash its teeth. Now imagine that after twenty years, the power in Occitania were violently seized by some romantic southern fascists who were keen to eradicate “800 years of Frank domination” and intend to discriminate against people who prefer to speak the language of Victor Hugo and Albert Camus. Eventually France would be forced to intervene and defend francophones, at least in order to stem the refugee influx. Probably the Southern francophones of Marseilles and Toulon would support the North against “their own” government, though they are not migrants from Normandy.

Putin defends all Russian-speakers, all ethnic minorities, such as Gagauz or Abkhaz, not only ethnic Russians. He defends the Russian World, all those russophones who want and need his protection. This Russian World definitely includes many, perhaps majority of people in the Ukraine, ethnic Russians, Jews, small ethnic groups and ethnic Ukrainians, in Novorossia and in Kiev.

Indeed Russian world was and is attractive. The Jews were happy to forget their schtetl and Yiddish; their best poets Pasternak and Brodsky wrote in Russian and considered themselves Russian. Still, some minor poets used Yiddish for their self-expression. The Ukrainians, as well, used Russian for literature, though they spoke their dialect at home for long time. Nikolai Gogol, the great Russian writer of Ukrainian origin, wrote Russian, and he was dead set against literary usage of the Ukrainian dialect. There were a few minor Romantic figures who used the dialect for creative art, like Taras Shevchenko and Lesya Ukrainka.

Solzhenitsyn wrote: “Even ethnic-Ukrainians do not use and do not know Ukrainian. In order to promote its use, the Ukrainian government bans Russian schools, forbids Russian TV, even librarians are not allowed to speak Russian with their readers. This anti-Russian position of Ukraine is exactly what the US wants in order to weaken Russia.“

Putin in his speech on Crimea stressed that he wants to secure the Russian world – everywhere in the Ukraine. In Novorossia the need is acute, for there are daily confrontations between the people and the gangs sent by the Kiev regime. While Putin does not yet want (as opposed to Solzhenitsyn and against general Russian feeling) to take over Novorossia, he may be forced to it, as he was in Crimea. There is a way to avoid this major shift: the Ukraine must rejoin the Russian world. While keeping its independence, Ukraine must grant full equality to its Russian language speakers. They should be able to have Russian-language schools, newspapers, TV, be entitled to use Russian everywhere. Anti-Russian propaganda must cease. And fantasies of joining NATO, too.

This is not an extraordinary demand: Latinos in the US are allowed to use Spanish. In Europe, equality of languages and cultures is a sine qua non. Only in the ex-Soviet republics are these rights trampled – not only in Ukraine, but in the Baltic republics as well. For twenty years, Russia made do with weak objections, when Russian-speakers (the majority of them are not ethnic Russians) in the Baltic states were discriminated against. This is likely to change. Lithuania and Latvia have already paid for their anti-Russian position by losing their profitable transit trade with Russia. Ukraine is much more important for Russia. Unless the present regime is able to change (not very likely), this illegitimate regime will be changed by people of Ukraine, and Russia will use R2P against the criminal elements in power.

The majority of people of Ukraine would probably agree with Putin, irrespective of their ethnicity. Indeed, in the Crimean referendum, Ukrainians and Tatars voted en masse together with Russians. This is a positive sign: there will be no ethnic strife in the Ukraine’s East, despite US efforts to the contrary. The decision time is coming up fast: some experts presume that by end of May the Ukrainian crisis will be behind us.”

jueves, 20 de marzo de 2014

Otro día


Otro día que pasa, otra serie de barrabasadas por parte de los chicos de Occidente.  Noten, por un lado, cómo se idiotiza a la gente por la tele con el asunto del avión malayo (ahora lo llaman "malasio"), a los efectos de bajarle el tono a la discusión sobre Ucrania y empezar a relegar el tema a la página cuatro o cinco de los diarios. No obstante, la riqueza del tópico lo hace aflorar a cada rato. El "gobierno" ucraniano acaba de avisar que está realizando maniobras militares conjuntas con unidades de EEUU y Gran Bretaña (a tono con un comentario que hicimos ayer sobre el eje anglosajón). La embajadora de EEUU en las Naciones Unidas, Samantha Powers (foto de arriba; mirale esos ojitos), que en otro momento histórico hubiera sido una obediente camisa parda hitleriana, acaba de calificar a los rusos de "ladrones". El diario El País habla de reuniones clave en Paris o Madrid para "ajustarle las tuercas" a Vladimir Putin, como si los europeos sirvieran para algo más que servir café en las reuniones donde se decide algo geopolítico en estos días. Tranqui, Vladimiro. Un buen artículo de Pepe Escobar para Asia Times Online, sobre el papel de China en todo esto, acá: http://www.atimes.com/atimes/Central_Asia/CEN-02-200314.html. En fin, es lo que hay.